DESTINO Y LIBRE ALBEDRÍO

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

descarga (3)Aunque todos los seres humanos tenemos un destino, también disponemos del libre albedrío, de tal modo que nuestras vidas, y la de los que nos rodean, se ven afectadas por las elecciones que hacemos mientras experimentamos esta existencia dentro de este estado físico en el que estamos aquí y ahora.

Destino y libre albedrío coexisten e interactúan constantemente sin estorbarse, ya que se complementan dentro del círculo de la vida.

Está escrito en los padres que tenemos; en el número de hermanos; en nuestro nombre propio; en el día de la muerte; en el día del nacimiento; en los hijos que tendremos.

“La paradoja de la predestinación, o destino, establece que todos los actos que están ocurriendo y que van a dar lugar a un resultado futuro, no pueden ser modificados de ninguna manera. Lo que tiene que ocurrir, ocurrirá, es inevitable”.

El libre albedrío hace referencia a la capacidad de tomar nuestras propias decisiones y de poder conducirlas hasta lograr la resolución o meta.

El ser libre sin actuar de acuerdo a las emociones, decidiendo actuar de una manera, como nosotros lo hemos elegido, independientemente de cómo nos sentimos.

Hay personas que prefieren creer que todo en la vida es azar y está sometido exclusivamente a los caprichos de la casualidad.

Este es un punto de vista tranquilizador en cierta medida, porque mitiga la carga de la responsabilidad personal.

También hay personas que creen que la vida fluye totalmente de acuerdo con la predestinación derivada del karma de cada uno, de los efectos de causas que arraigan en encarnaciones pasadas; y esta posición también es consoladora, porque lo absuelve a uno de responsabilidad en el presente.

Finalmente, hay quienes creen que la propia voluntad es el factor determinante de nuestro destino, y ésta es una actitud un poco menos reconfortante, porque habitualmente la vida nos pone frente a cosas que no es posible alterar por un esfuerzo de la voluntad, ni siquiera de la más poderosa.

Evidentemente, en muchos de nosotros hay una especial oposición a hacer frente de manera creativa a esta cuestión del destino y el libre albedrío, ya que profundizar demasiado en ella sería el equivalente de asumir una responsabilidad para la cual no estamos preparados, e incluso, quizás, ni siquiera equipados. Sin embargo, debemos creer hasta cierto punto en el poder de la elección porque sin ella nos hundimos en el desamparo y la apatía, y debemos tener cierta fe en las leyes mismas de la vida que nos guían, para que con su funcionamiento no nos dejen irreparablemente destruidos.

Evidentemente, en muchos de nosotros hay una especial oposición a hacer frente de manera creativa a esta cuestión del destino y el libre albedrío, ya que profundizar demasiado en ella sería el equivalente de asumir una responsabilidad para la cual no estamos preparados, e incluso, quizás, ni siquiera equipados. Sin embargo, debemos creer hasta cierto punto en el poder de la elección porque sin ella nos hundimos en el desamparo y la apatía, y debemos tener cierta fe en las leyes mismas de la vida que nos guían, para que con su funcionamiento no nos dejen irreparablemente destruidos.

El problema del destino y del libre albedrío está en la base de uno de los conceptos erróneos de más difusión popular en astrología. Y eso se debe en gran parte a que en el nivel popular hay muy poca comprensión de lo que la astrología tiene que decir al respecto.

Hemos visto ya cómo sus proyecciones inconscientes pueden llevar a un individuo a enfrentamientos, relaciones y situaciones que, aunque asuman un apariencia de destino, están reflejando su propia lucha por llegar a la conciencia de sí mismo.

Una breve consideración de cómo funciona la sombra, las imágenes de los padres que residen en las profundidades de la psiquis.

La carta natal es la semilla, y es verdad que de las semillas de pera nacen perales; nos asombraría que fuese de otra manera. No es difícil ni siquiera para el pensador pragmático apreciar que el horóscopo natal no es más que el reflejo de una reserva de potencialidades y que esto depende de su nivel de conciencia, el individuo puede utilizar para actualizar el mito que es su propia vida.

Entre esa interminable maraña de posibilidades que se forma con la mezcla de lo inevitable con las decisiones que tomamos haciendo uso de nuestra parte de libre albedrío, así como de la incidencia de variables naturales y variables humanas, es decir, de múltiples cosas que interactúan dinámicamente para generar cambios constantemente, fluye nuestro diario vivir.

Casi siempre los extremos son malos. Y en este caso, ambas filosofías totalmente contundentes y radicales parecen ser extremos.

El punto correcto, si existe, estará por allí, entre ambos extremos, en un punto de equilibrio que no necesariamente esté ubicado en el medio de ambos… y que seguramente también precise de estar cambiando constantemente de posición.

Si hay algo que todos compartimos es un destino cierto, todos tenemos fecha de caducidad. Incluso aquellos que pretenden burlarlo metiéndose en un congelador.

Ahora bien, si todos los caminos llevan a Roma, puede uno dejarse llevar, o bien decidir, cuál es el que quiere seguir y cómo hacerlo. Libre albedrío.

Podemos entender esto a través de un ejemplo:

… Un experto zapatero fabricaba los mejores zapatos que uno pudiera imaginar, pero nació en un país donde las personas carecían de pies. Es el destino. Mas el hombre no se asustó y aprovechó todas sus habilidades para fabricar guantes. Eso es el libre albedrío.

En pocas palabras: “El libro del destino existe pero, gracias a los dioses, los humanos no tenemos acceso a él”. Esto nos proporciona la capacidad de equivocarnos y sentir que nuestras acciones son completamente libres.

Muchos científicos encontraron en la física cuántica la solución a este problema. Para la física cuántica no hay certezas sólo probabilidades. Bajo este esquema el hombre es capaz de escoger su destino porque la realidad se está creando constantemente. No hay nada predeterminado, todo está abierto.

¿Qué destino será el tuyo?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

EL MUNDO DE LAS ALMAS Y ESPÍRITUS

imagesExiste una confusión con respecto, a lo que es alma y espíritu. Todo ser espiritual o quien participa en esta línea de pensamiento, debe conocer y diferenciar ambos términos.

El hombre es un espíritu que habita en un cuerpo y que tiene un almaEspíritu se es, alma se tiene.

El espíritu es la parte divina, inmortal y eterna, la chispa divina o emanación de Dios, que portamos en lo más profundo, de nuestro ser.

Esta es la fuerza de Dios, la luz eterna e inextinguible, que nos ilumina en los momentos cruciales, de nuestra vida. Podríamos comparar a Dios, con un gran dínamo que al girar vertiginosamente, hubiera desprendido miles de millones de (átomos) electrones negativos.

Cada uno de esos átomos equivale al espíritu de un hombre. Por lo tanto, el hombre es un espíritu encarnado en un cuerpo.

El alma, es la parte animal inteligente, o sea lo que llamamos personalidad, que se forma gradualmente como producto de la unión espíritu-cuerpo. Que se manifiesta en el instante en que el espíritu energiza la mente y el cuerpo. Cuando un sujeto tiene pena o sufre de profunda tristeza, es el alma la que está sintiendo esto. En cambio, cuando alguien dice “yo soy el que soy”, es el espíritu el que se ha manifestado. Lo que indica que nuestro espíritu puede re-potenciar nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestra alma.

El espíritu es una energía que está localizada en cada célula y en cada átomo y si somos más rigurosos podemos ir más allá.

Cada átomo ejecuta una labor energética, por medio de turbinas electromagnéticas, que giran alrededor del núcleo (electrones), los cuales se nutren de energía constantemente, por medio del aire que respiramos y del sol. La energía da vida a la materia bioquímica.

El objetivo máximo del ser humano consiste en realizar la amistad eterna del alma y espíritu, para lo cual es necesario cultivar el alma, dándole  conciencia e inteligencia, actualizando su contenido y sentido de vida. Es como un animalito o niño pequeño, al cual debemos imponer nuestra voluntad, para enseñarle a obedecernos en todo momento, y no ser nosotros los que obedezcamos a la parte animal.

Cuando el alma adquiere conciencia o inteligencia, podemos actuar a voluntad, con las fuerzas de la naturaleza. La ley de la correspondencia dice, “como es arriba es abajo, como abajo es arriba” o como dice la iglesia,, ” así como en la tierra es en el cielo.”.

Si aplicamos esta ley universal, a este caso en particular, podemos afirmar, que todo lo que está dentro de nosotros, también está fuera y por lo tanto, aquel que conquiste su naturaleza interna, alcanzará también el dominio de la externa.

La alquimia, arte tradicional del ocultismo, enseña a transmutar los metales viles en oro. En el aspecto espiritual, esto simboliza la transmutación de las bajas pasiones en virtudes.

El alma que se desprende de los sentimientos y pasiones desenfrenadas, es cual brillante escudo de oro, que acoraza al individuo, en contra del mal y la miseria humana.

Como manifestación del alma, podemos apreciar el sello característico que el alma colectiva familiar imprime en todos los integrantes. No llevamos un parecido físico, solamente, sino también algo que llamamos “aire de familia”, algo que se siente en el ambiente al tratar a uno de ellos.

Esta alma colectiva puede convertirse, en algunos casos, en un verdadero tirano egoísta y pasional, que trae desgracia y miseria a los integrantes de este núcleo.

Si existe armonía y perfecta unión, puede brindarles prosperidad, protección, riqueza y felicidad.

En el aspecto colectivo, es interesante observar el alma de un país. Todos sus habitantes tienen una idiosincrasia similar, una manera especial de comportarse, que no nace de la vida conjunta.

Todos los extranjeros que llegan, son rápidamente tomados por esta fuerza colectiva y adoptan con rapidez el aire regional, hasta llegar a simular ser nativos.

En esta alma colectiva, gravitan todas las emociones, instintos, pensamientos y pasiones del pueblo y es a causa de esto que para poder triunfar, en cualquier sentido, para superar la mediocridad, es necesario elevarse sobre la vibración de esta alma colectiva, sometiéndose a una férrea disciplina personal.

Así como el ser humano tiene alma, también la tienen los animales, las plantas y aun los minerales, ya que la vida está en todo. Tal como afirma el principio hermético de vibración “nada es inmóvil, todo vibra”

La raza humana tiene un espíritu, pero no todos somos un espíritu. Sólo los creyentes, aquellos en quienes habita el Espíritu Santo, se dice que están “espiritualmente vivos” , así como los no creyentes están “espiritualmente muertos”. El espíritu es el elemento que le da al hombre la habilidad para tener una relación íntima con Dios. Siempre que se usa la palabra “espíritu”, se refiere a la parte inmaterial del hombre, incluyendo su alma.

La palabra “alma” se refiere no solamente a la parte inmaterial del hombre, sino también a la parte material. Más que el hombre tenga un “espíritu”, el hombre es un alma. En su significado más básico, la palabra “alma” significa “vida”. Sin embargo, la Biblia va más allá de la “vida” y se adentra en muchas áreas. Una de esas áreas es el deseo del hombre por pecar. El hombre tiene maldad por naturaleza y por consecuencia, su alma está corrompida. El “alma” como el “espíritu” es el centro de muchas experiencias espirituales y emocionales. Siempre que la palabra “alma” es usada, puede referirse toda la persona, viva o después de muerta.

El “alma” y el “espíritu” son similares en la manera en la cual son usadas en la vida espiritual del creyente. Son diferentes en sus referencias. El “alma” es la visión horizontal del hombre con el mundo. El “espíritu” es la visión vertical del hombre con Dios. Es importante entender que ambos se refieren a la parte inmaterial del hombre, pero sólo el “espíritu” se refiere al caminar del hombre con Dios. El “alma” se refiere al caminar del hombre en el mundo, ambos material e inmaterial.

¿Y tú por dónde y con quién caminas?

COMO SUPERAR LAS ADICCIONES

thCAUW2SUYLo primero es reconocer si esta en nosotros esa enfermedad física y emocional, que nos hace dependiente de una sustancia, actividad o relación debido a la satisfacción que nos causa.

Si están esos deseos que nos consumen los pensamientos y comportamientos cuando estamos lejos de ellas.

Si tenemos actividades diseñadas para conseguir la sensación o efecto deseado.

A diferencia de los simples hábitos o influencias consumistas, las adicciones nos hacen dependientes y traen graves consecuencias al adicto.

Estas consecuencias afectan negativamente la vida personal, social y de salud (física y mental), así como limita la capacidad de funcionar de manera efectiva.

Somos adictos si creemos que no podemos vivir sin la influencia de cierta sustancia química, y la consumimos en forma permanente y compulsiva.

No controlando la adicción, viviendo en función de ésta y condicionando toda nuestra rutina.

Si al salir repentinamente de esa rutina, nos vemos afectados por problemas de ansiedad y volvemos a caer en el consumo de la adicción.

También podemos ser adictos a cualquier actividad que seamos incapaz de controlar, llevándonos a conductas compulsivas y que perjudican nuestra calidad de vida, como lo pueden ser la adicción al sexo, al juego, a la pornografía, a la televisión, a las nuevas tecnologías y a las comidas rápidas.

En este mismo plano, se encuentra el alcoholismo, la drogodependencia, la adicción a la comida y el tabaquismo, que conducen a un estado psicofisiológico, caracterizado por la modificación del comportamiento, a causa de un impulso irreprimible por consumir una droga o sustancia. No obstante, esta es la definición puramente bioquímica.

Son una conducta impulsiva e irresistible a ejecutar algo irracional o contrario a la voluntad de quien lo ejecuta. Es un padecimiento o síndrome, que presenta un cuadro muy exuberante de signos y síntomas característicos dependiendo de la sustancia adictiva.

Además de los tradicionales grupos disponibles para la rehabilitación y programas autoayuda, hay una variada gama de enfoques preventivos y terapéuticos para combatir la adicción.

Por ejemplo, una opción de tratamiento común para la adicción a los opiáceos es de mantenimiento con metadona.

Este proceso consiste en la administración de la droga, un opiáceo potente con algún potencial para el abuso, como una copa en un entorno clínico supervisado.

De esta manera, los niveles de opiáceos cerebrales aumentan lentamente sin producir la alta sino que permanecen en el sistema de tiempo suficiente para disuadir a los adictos de la inyección de la heroína.

Otra forma de terapia con medicamentos implica la buprenorfina, un medicamento que parece ser aún más prometedor que la metadona.

Un agonista parcial para ciertos receptores de opiáceos, este tratamiento bloquea los efectos de los opiáceos, pero produce sólo en sí reacciones leves.

Una nueva investigación indica que incluso puede ser posible desarrollar anticuerpos que combaten el efecto de un medicamento específico en el cerebro, haciendo los efectos placenteros nulos.

Recientemente, se han desarrollado vacunas contra la cocaína, la heroína, la metanfetamina, y la nicotina.

Estos avances ya están siendo probados en ensayos clínicos en humanos y muestran promesas serias como medida preventiva y de recuperación para adictos o aquellos propensos a la adicción.

Por otra parte, otro método de tratamiento para la adicción que se está estudiando es la estimulación cerebral profunda.

Estudios han coincidido y demostrado que la estimulación del núcleo accumbens, un área que es al parecer una de las regiones más prometedoras, permitieron a un hombre de setenta años de edad dejar de fumar sin ningún problema y alcanzar un peso normal

También se aplica a veces a las compras compulsivas y la adicción a la computadora o celulares.

A veces, la compulsión no es “hacer” algo, sino  “no hacer nada”, por evitar la tarea compulsiva.

Una recurrente compulsión por participar en alguna actividad específica, a pesar de las consecuencias nocivas, según se considere por el propio usuario para su salud individual, el estado mental, o la vida social.

Puede haber factores biológicos y psicológicos que contribuyen a estas adicciones

Investigaciones sobre adicción indican que los mecanismos biológicos están presentes.

Hay muchas variables en que los estudios no están de acuerdo, entre los principales factores contribuyentes.

Como la naturaleza biológica de las cualidades innatas individuales puede dar cuenta de muchas decisiones y acciones, como una historia familiar en la que la genética, el ADN, y otros trastornos mentales permanecen en estado latente durante generaciones y luego se desencadenan.

Los proveedores de tratamientos profesionales tienen diferentes opiniones sobre este tema.

El riesgo de un futuro trastorno adictivo se incrementa en gran medida si una persona se expone a una sobrecarga constante o se involucra en el abuso de drogas durante la adolescencia.

Ya que es una etapa del desarrollo neurológico crítico que es sensible a este tipo de experiencias o insultos.

La razón de que el abuso de sustancias y el estrés durante la adolescencia aumentan el riesgo de adicción se debe a los cambios que hace en el cerebro.

Varias regiones del cerebro también están involucradas, en los mecanismos biológicos de la adicción.

Más notablemente, la liberación de dopamina en los nucleus accumbens, que se desencadena por una amplia variedad de fármacos en una amplia variedad de formas, juega un papel en cualidades de refuerzo de estímulos.

Ya que la secreción de la dopamina es también característico de refuerzo naturales estímulos tales como alimentos, agua, y el sexo, es evidente que la naturaleza adictiva de la droga implica procesos que secuestran estos mecanismos.

Una vez identificadas a poner voluntad y a pedir ayuda por cualquier recaída no nos haga abandonar la recuperación. Y a seguir el plan para liberarnos ¿Tienes alguna adicción?

VOLUNTAD

VOLUNTAD 1Es la facultad que tenemos para decidir y ordenar nuestra propia conducta.

Propiedad que expresamos de forma consciente los seres humanos y los animales para realizar algo con intención con un resultado.

Es la facultad que nos permite gobernar nuestros actos, decidir con libertad y optar por un tipo de conducta determinado.

 La voluntad es el poder de elección con ayuda de la conciencia.

El actuar humano está orientado por todo aquello que aparece como la mejor opción, desde las actividades recreativas hasta el empeño por mejorar en el trabajo, sacar adelante a la familia o ser productivos y eficientes.

Siempre tenemos que elegir y la voluntad nos lleva a lo que creemos la mejor opción.

La voluntad opera principalmente en dos sentidos:

De manera espontánea, debido a la motivación y convencimiento de realizar ese algo, como salir a pasear con alguien, iniciar un pasatiempo, organizar una reunión, asistir a un entrenamiento.

De forma consciente, debido al esfuerzo u obligación a realizar determinadas cosas: terminar un informe a pesar del cansancio, estudiar una materia que no gusta o presenta dificultades, recoger las cosas que están fuera de su lugar, levantarse a pesar del sueño, etc. Todo esto representa un ejercicio de voluntad, porque se llega a la decisión de actuar contando con los inconvenientes.

La voluntad es fundamental, pues nos concede capacidad para llevar a cabo acciones contrarias a las tendencias inmediatas del momento.

 Sin voluntad no logramos objetivos planeados.

La función de la voluntad es la aptitud general para reaccionar ante los estímulos externos o internos.

Se diferencia de las demás actividades propias de la vida de tendencia en que la voluntad involucra la representación intelectual del objeto y es deliberada, si bien obra a base de hábitos e instintos.

En muchas ocasiones algo que iniciamos con gusto y entusiasmo, al poco tiempo se convierte en un verdadero agobio ya sea por su dificultad o por la presencia del aburrimiento.

Allí es cuando la voluntad toma un rol decisivo ya que cuando sea necesario e importante, esta nos ayudará a continuar y vencer el desafío.

En la Divina Voluntad no se trata de imitar a nadie, no se trata de ser otras personas, no, lo que se intenta es que cada uno de nosotros viva la Vida Divina.

Con las características específicas con las que Dios nos dotó a cada uno de nosotros, puesto que Él quería vivir su Vida y manifestar tal o cual característica en cada uno.

Por eso, todos somos bellos, con cualidades, dones, fortalezas, pero diferentes entre sí. 

Nuestro Amor, fija diversos grados y modos de santidad y de belleza para adornar al alma en nuestra Divina Voluntad.

 De ellas haremos una distinta de la otra, distintas en la belleza, en la santidad, en el amor, todas bellas, pero distintas entre ellas.

Imaginemos que todo lo creado tuviera inteligencia, razón y voluntad, y que todas estas obras hubieran acudido a una «comunidad» para saber cómo debían vivir y qué cosa hacer. 

Tendríamos una creación absurda, supongamos que el maestro de esta comunidad fuera el cielo, ¿qué podría enseñar?  Enseñaría a ser cielo, por lo que tendríamos un sol que querría actuar como cielo, un mar triste y sombrío por no poder ser cielo, y todo lo que no fuera cielo se vería frustrado en su finalidad, sin poder llegar a su plena realización, o sea, a manifestar lo que Dios quiso poner en ella como manifestación de una cualidad de Dios. 

Mira el cielo adornado de estrellas, es bello, pero también es bello el sol, pero distintos uno del otro, y el cielo hace un oficio, el sol otro.

El mar es bello, pero también es bella la tierra florida, la altura de los montes, las llanuras extendidas, pero tienen la belleza y el oficio distintos entre ellas. 

Un jardín es bello, ¿pero cuánta diversidad de plantas y de bellezas hay en él?  Está la pequeña florcita, bella en su pequeñez, esta la violeta, la rosa, el lirio, todas bellas pero distintas en el color, en el perfume, en la grandeza, está la plantita y el árbol más alto.

Por eso descubre lo bello que hay en ti todos los días con la voluntad de disfrutar de un nuevo día con muchas opciones y eligiendo siempre lo mejor.

¿Qué harás hoy?¿Qué disfrutarás?¿En que tendrás que poner un poco más de voluntad?