EL RENACER

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

descarga (8)Comienza un nuevo año y con ello debe renacer en nosotros la fe y la esperanza que será un año mejor.

Pero para ello debemos nacer de nuevo en muchos aspectos de nuestra vida.

Deben existir cambios.

Dejar atrás rencores, pesares, miedos y ataduras.

El renacer nos da fuerza, nos da vitalidad y ganas de seguir viviendo.

Renacer con el propósito de hacer el bien, sin hacer mal a nadie y entonces seremos más humanos, más solidarios, más productivos, dejando de ser aquellos seres que caminan dando lástima, inútiles para la sociedad, inútiles para la familia, para pasar a ser seres dignos para uno mismo, para los otros, para la familia, para los amigos y para la comunidad.

Renacer para vivir una vida feliz después de aceptar que el pasado es inmodificable y de aceptar que lo único que podemos cambiar es nuestra propia actitud, y no los hechos del pasado.

Podemos dejar de vivir en el pasado y dejar renacer, esa esperanza que perdimos, entonces, vuelve a surgir una nueva esperanza.

Aquel día que perdimos nuestra paz interna, que se produjo una conmoción interna de todo nuestro ser y por el camino del Renacer es posible recomponer aquella paz perdida y finalmente podemos decir que de la misma manera que se fue, en su momento, hoy podemos generarla.

A menudo se vive, como una segunda oportunidad, el renacer. Nos da una segunda oportunidad, nuestro propio Ser que, tras sufrir un grave acontecimiento a nivel emocional, nos zarandea, nos descoloca y nos abre ésa puertecita a un terreno desconocido hasta ése momento: una profunda tristeza, una desesperación interminable, algo que nos hace sentir peor que la propia muerte.

ontrarnos con nuestro Ser, no sólo a nivel emocional, también a nivel mental, corporal y espiritual.

Las crisis y los sucesos traumáticos que vivimos puede llegar a ser los detonantes de que nos replanteemos nuestra vida, nuestro pasado en este mundo y nuestro próximo futuro en él.

Así, un acontecimiento que remueve nuestros propios cimientos puede convertirse en una fuente de sufrimiento y rabia, o bien, en un despertar, un renacer.

Son oportunidades que nos ofrece la vida para volver a enc

La batalla interna en estos periodos, y generalmente inconsciente, será entre permanecer y aferrarnos a la desdicha o conectar con la necesidad de pedir ayuda, abrirnos a otras opciones que antes ni siquiera contemplábamos.

Si nos dejamos llevar por nuestros miedos acabaremos en la desdicha, volviendo a nuestra vida anterior, inconsciente, dormida, desconectada de nuestra esencia más pura, el Ser.

Sin embargo, si nos enfrentamos a dichos miedos, reconocemos nuestras limitaciones, dejamos a un lado nuestro orgullo y asumimos lo perdidos que estamos, podemos llegar a un rincón muy profundo: el valor, la certeza, la humildad.

Con estas herramientas, podemos decidir qué hacer, decidir cómo elegimos sentir, percibir y vivir nuestro renacer, nuestra nueva vida.

No será fácil, tendremos trabas externas y, las más relevantes, trabas internas, pero ya estamos despertando, ya estamos renaciendo de nuevo, eliminando barreras internas.

Renacer para realizar un cambio permanente.

Asumiendo los cambio como retos cotidianos.

Desarrollar al máximo nuestro potencial, nuestros valores y nuestros compromisos.

La importancia del renacer es hacer de nuestra vida un proceso permanente de cuestionamiento.

Que cada día sea el primero del resto de nuestra vida.

Que cada crisis sea una oportunidad.

Que tengamos una visión clara hacia donde vamos.

A quien le falta la ilusión de renacer, se le empequeñece y empobrece la vida.

Que tengamos nosotros siempre puesta la meta en un nuevo renacer. En renacer permanentemente, dejándonos alcanzar por la corriente de vida eterna que es para nosotros la gracia de Dios.

Renacer es experimentar en vuestra vida un segundo nacimiento. Obviamente no se trata de un nacimiento físico, es decir, volver a ser niño, sino un renacimiento espiritual.

La palabra “renacer” implica muerte, pero en este caso no se trata de una muerta física, sino de morir a todo aquello que no ayuda a crecer como persona.

Algunos después de una enfermedad, casi mortal, han nacido de nuevo porque han sabido descubrir a Dios en el sufrimiento.

¿Qué experiencia tienes tú?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

COMO VIVIR EN EL PRESENTE

imagesCuando vas creciendo te vas dando cuenta la importancia de vivir en el presente.

Te vas dando cuenta que es el tiempo real que tienes.

Que el pasado no lo puedes cambiar.

Que el futuro no lo sabes.

Muchas veces se convierte en una manía vivir de recuerdos.

Vivir pensando en lo que ya paso.

Lo que paso lo único que tiene que servirme es de experiencia para lo que vivo hoy.

De nada me sirve, si solo lo recuerdo para cargarme de melancolía, tristeza o miedos.

Debo liberarme de ese pasado y darle paso a este nuevo día.

Sanar esos sentimientos que me ponen triste.

Convertir esas malas experiencias pasadas en buenas experiencias del presente.

Tampoco puedo cambiar el pasado por vivir pensando en el futuro.

Ese futuro que nadie lo sabe.

Ese futuro que puede llegar a quitarte disfrutar de este maravilloso día.

Entonces aprendamos a vivir el día de hoy.

Con esto no quiero decirles que se gasten todo, que compren sin pensar si lo pueden pagar mañana.

Como siempre pienso el equilibrio es lo importante.

Tengamos claridad en lo que queremos.

Nuestros sueños, nuestras metas quizás no estén en el tiempo presente.

Nunca lo están, porque siempre sino nos quedamos en la zona de confort, nacerán nuevos sueños, nuevas metas a cumplir.

Pero lo importante es que hacemos hoy por ellas.

Que disfrutamos hoy de lo que tenemos.

Que tiempo le dedicamos hoy a nuestro ser.

Que hacemos hoy por nuestro cuerpo, que comemos, que actividad física hacemos.

Con quienes estamos hoy y cómo lo disfrutamos.

Cuánto tiempo hoy le dedico a lo que me gusta.

Que aprendí hoy por estar mejor.

No gastes tu tiempo pensando como será.

Como debería ser o peor dejar todo para después.

Primero el estudio, después la casa, después el auto, después la pareja, después los hijos, y nunca el disfrutar, el ser feliz

Aprendamos a caminar, dejemos de correr.

Al correr nos perdemos lo valioso que existe a nuestro alrededor.

Al correr no podemos utilizar nuestros sentidos.

No podemos ver la belleza que existe en cada uno

No podemos acariciar, abrazar y demostrar a quienes nos rodean lo mucho que lo queremos y lo importante que son para nosotros.

No podemos escuchar lo que sienten, lo que saben y lo que nos pueden dar.

No podemos oler el perfume de las flores, el olor de un rico café que compartido se hace mas rico.

No podemos acariciar, abrazar y demostrar a quienes nos rodean lo mucho que lo queremos y lo importante que son para nosotros.

No podemos escuchar lo que sienten, lo que saben y lo que nos pueden dar.

No podemos oler el perfume de las flores, el olor de un rico café que compartido se hace mas rico.

El poder disfrutar del sabor de un rico chocolate.

Cuantas veces por correr nos perdemos de la belleza de lo más sencillo.

Nos angustiamos pensando en complicaciones que podrían llegar a pasar.

Vive, disfruta, ocúpate fuera las preocupaciones.

El poder disfrutar del sabor de un rico chocolate.

Levántate cada día sintiendo esa emoción interna al percibir un nuevo hermoso día, con un sol que iluminará de una forma distinta, tan pura, tan fresca, tan renovada… entonces el día estará hermoso… y tú corazón vibrará en unidad…con admiración…

y todo irá mejor.

¿Qué harás? ¡Cuéntame!

AMAR A LA VIDA

AMA LA VIDATodos debemos amar la vida es lo más bello que tenemos.

Muchas veces no la valoramos como deberíamos.

Otras veces la valoramos cuando ya la termino alguien a quien amamos.

El amor es la esencia básica del ser humano.

A medida que uno está más conectado con uno mismo está más conectado con el amor y la esencia del amor.

Así uno puede enamorarse de todo: de una persona, de los amigos, de los hijos, de la familia, de los animales, del mundo que nos rodea, uno puede amar a la vida entera.

El ser humano está muy confundido, y está buscando la felicidad donde no está.

La busca donde hay más lujos y muchas veces donde las cosas más brillan no está la felicidad.

Confundido en la droga, prostitución, una vida fácil, de vidas reemplazables y eso lo conduce a un camino que no es la felicidad.

La gente se involucra a muy corto plazo entonces “si no me gusta, lo reemplazo”.

La gente más joven está muy pegada al sexo y al cuerpo, como si fuera allí donde está la felicidad.

Pero cuando crecemos, nos damos cuenta que no está allí la felicidad, eso no es la felicidad.

Y es que en muchas circunstancias de la vida por el profundo dolor que nos producen estas, no somos conscientes de todo lo que tenemos a nuestro alrededor.

Bien es cierto, que muchas veces el miedo, la tristeza, el agobio, la codicia, hace que sintamos que nuestra vida no la queremos y es mas, hace que sintamos odio hacia ella, y esto solo nos traerá más de ese odio y más malas circunstancias para pasarlo mal en nuestra vida.

Por eso, cada día, hay que despertarse con una sonrisa, ir al trabajo, cumplir con nuestras obligaciones, al médico, a ver a tu familiar, a ver a esa persona con la que ayer discutiste y no solo perdonarla sino quererla más que nunca.

Sentir que cada día es una oportunidad más para seguir con lo que ayer dejamos, un viaje que no hicimos, la película que no vimos, decirle algo especial a quien no nos animamos, sentirnos a gusto con nuestro cuerpo.

Tenemos que ser constantes en nuestros pensamientos, con las cosas que de verdad queremos, con nuestros sentimientos verdaderos.

Tener claro lo que queremos pedir y que queremos ver en nuestra vida.

Cada día hay que descubrir por que amamos nuestra vida.

Pedir todo aquello que queremos en ella, aprendiendo a resaltar todo lo que nos gusta, y sabiendo que lo que no tenemos aun es por que no queremos, o por que no creemos posible que pueda pasar, ya que la mayoría de las personas piensan que la vida es muy dura, hay que luchar por todo, y que las cosas no son nada fáciles.

La vida es la oportunidad que tenemos para estar en un mundo, que nos ofrece infinitas posibilidades, y lo bueno de todo esto es que hay de todo y para todos por que los recursos son infinitos y todos queremos cosas diferentes.

Debemos salir cada día de nuestra casa con una sonrisa y la tranquilidad de que nos gusta lo poco o mucho que tenemos y sobretodo vamos todos a AMAR LA VIDA, solo de esta manera seremos los seres más afortunados del mundo.