ALMAS GEMELAS

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (39)Una de las grandes misiones que tenemos es encontrar a esa otra parte que es de nosotros y a la cual, a su vez, pertenecemos, porque el alma gemela es uno de los factores que más ayuda a los seres del universo para su evolución.

Por ello es muy importante que sepamos esto, porque a partir de que seamos capaces de hallar a ese complemento tendremos la fuerza necesaria para luchar contra todo lo que debemos sacar de nuestra vida y así transformarnos en seres que únicamente buscan la felicidad y el amor.

Si nosotros desde un principio de la humanidad hubiéramos buscado a esa persona para solamente celebrar uniones con el ser adecuado, este mundo sería completamente diferente porque los hijos nacerían como seres muy equilibrados, con un nivel elevado de evolución.

Esto es porque cuando se nace en parejas que no son las adecuadas, los bebés llegan ya con muchos problemas emocionales y físicos, que por lo general son debidos a que sus padres no comparten una misma energía y ellos no pueden asimilar esto en sus cuerpos.

El saber con claridad que estamos frente a la persona que tanto hemos esperado es algo que sólo nuestro corazón nos dirá, por lo que únicamente debemos de escucharlo a él.

Que alegría se siente al haber encontrado a nuestra alma gemela, a quién podemos  leer como un libro abierto.

Conectándonos con fervor en todos los niveles del ser.

Pudiendo  terminar las frases del otro.

Tomando el teléfono para llamarnos  al mismo tiempo, queriendo estar siempre juntos.

Sabiendo responder a sus señales emocionales, estando cerca, dándonos toda nuestra atención, moviéndonos para responder a sus necesidades, tocando la mano cuando está un poco inseguro, dándole un abrazo cuando está contento, y que te reconforta con ternura cuando estás sufriendo.

Esa voz en tu cabeza, una sensación de reconocimiento o una corazonada de que se trata de alguien especial para ti.

Esa electricidad que se siente no sólo en un nivel sexual. Al tomar de la mano a tu alma gemela lanza tu espíritu en un torbellino, incluso después de muchos años en la relación.

Conectarse con esa facilidad y mostrarse completamente sin temor al juicio.

Una sensación de comodidad alrededor de la otra persona, con la cual es más fácil relajarse y permitirse ser vulnerable.

Con la cual te abrís, dejas entrar, para que pueda verte. Tomando riesgos y compartiendo tu mundo interior, tus emociones y tus necesidades.

La diferencia es que las circunstancias de la vida y los retos difíciles son una fuente de fortalecimiento que se convierte en el pegamento que los mantiene unidos a través de los tiempos difíciles y ayuda a cada uno a convertirse en su yo más auténtico.

Lo que es más, nos apoyamos en nuestras almas gemelas para ayudarnos a evolucionar como personas. Puedes encontrar una relación de alma gemela que sea rocosa, y que tu pareja sea una persona que te saca de tus casillas y que te exaspera al principio porque trae con ella algunas de las lecciones más difíciles para el alma.

Una relación de alma gemela no significa necesariamente que la pareja siempre comparta los mismos puntos de vista, sino que sus metas y ambiciones globales calcen. Muchas opiniones insignificantes serán diferentes, pero las almas gemelas en general tienen las mismas virtudes y valores, y ven el mundo a través de un lente similar.

Cuando estás con la persona equivocada; estás inseguro acerca de la relación y te preocupa que un movimiento en falso hará que tu pareja se vaya. Ese no es el caso de las almas gemelas.

Te sientes seguro de que tu pareja estará contigo en el largo plazo. No importa lo que pase en nuestras vidas, ambos estamos de acuerdo en que somos compañeros de equipo y pasaremos por eso juntos. Nuestra voz interior nos dice que estamos en una relación sana. Confiamos el uno del otro, nos sentimos seguros y cómodos con el otro y seguros al discutir temas difíciles de una manera madura.

Reconocemos que somos dos partes de un mismo todo, y ninguna influencia externa puede romper nuestro vínculo.

La historia, dice que las almas gemelas son las dos mitades de un alma que se buscan,  para volver a unirse.

Son espíritus que vibran en un acorde determinado, producido en repercusión con otro espíritu.

Con respecto a,  las afinidades, las almas gemelas solo tienen afinidad verdadera, en los planos de Luz, porque en los planos inferiores, su resonancia no es garantía de compatibilidad.

¿Tú la encontraste? ¿Qué piensas?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

ENERGÍAS QUE SE INTERCAMBIAN EN EL ACTO SEXUAL

parejaSiempre que nuestro cuerpo se une en un beso, en un abrazo o incluso en una simple caricia, se produce un intercambio de energías.

Si la unión es sensual, en un beso o acto sexual, la liberación energético-informativa hormonal que verificamos, es que se estimula todas las células del cuerpo y hace que la transferencia energética sea mucho más intensa.

La relación sexual es un intercambio íntimo de fluidos vitales, hormonas y energía sutil.

El clímax, en el orgasmo, es la cima en la formación de un vínculo energético entre los miembros de la pareja.

Se crea, una memoria energética celular común, un evento que vincula permanentemente a los dos compañeros.

Desde este punto de vista no hay sexo seguro, pues siempre habrá intercambio y vínculo energéticos que harán al compañero(a) permanecer en nosotros.

Dentro de la experiencia sexual hay un intercambio químico, hormonal y energético profundo.

Si el acto sexual se practica con personas fuera de sintonía con nuestra frecuencia personal, toda la basura de aquella persona vendrá a desarmonizar nuestra vibración.

Cada vez que invitamos al acto sexual o lo aceptamos, es en base a afinidad y confianza.

Establecemos entre ambos un circuito de fuerzas, así la pareja se alimenta psíquicamente de energías espirituales en régimen de reciprocidad.

Si amamos no somos posesivos y no buscamos incesantemente el sexo, pues por si solo ya es desapegado y fuente inagotable de placer.

Actualmente, cuando se habla de amor, se habla de satisfacción, de carencias del ego. Se ama con el cerebro y no con el corazón.

Ser atrayente sexualmente y libre es la moda actual, y se vive en busca de valores sensoriales.

A falta de una manera más profunda de vivir, nos sumergimos en el placer de los sentidos como una fuga, y el sexo es el mayor de esos placeres.

La sexualidad, que debería ser un puente en niveles más elevados de conciencia, se pierde en el instinto y en el apego sensorial, y equivoca el objetivo correcto que debería ser la espiritualidad y el vínculo espiritual/amoroso entre dos seres.

El sexo es espíritu y vida al servicio de la felicidad y de la armonía del universo.

Por consiguiente, reclama responsabilidad y discernimiento, dónde y cuándo se exprese.

Por eso necesitamos y debemos saber qué hacer con nuestra energía sexual.

Observando cómo, con quién y para quién se sirve de tales recursos, entendiéndose que todos los compromisos en la vida sexual están igualmente subordinados a la Ley de Causa y Efecto; y, según ese exacto principio, de todo lo que demos a otro en el mundo afectivo, ese otro también nos dará.

Una visión basada en el intercambio de fluidos, energías y niveles químicos y hormonales que se producen durante el acto sexual, viene a decir que hay que ser muy cuidadoso con quien se mantienen relaciones íntimas, sobre todo las mujeres.

Parece ser que una mujer que mantiene relaciones sexuales con un hombre queda impregnada con la energía de éste durante 7 años.

Esto ha podido visualizarse por medio del estudio previo del aura en varias mujeres y después de haber tenido relaciones con un hombre con el que nunca antes habían realizado el acto.

Otro punto válido para ambos sexos es que al fusionarse, la basura energética de uno se transmite al otro y viceversa, produciendo un desequilibrio orgánico. Porque está claro que si hay aportación positiva, también la habrá negativa.

En la modernidad en la que vivimos, el sexo es tomado como un instinto que provoca placer, su objetivo es ese y el saciar un deseo corporal-mental.

Las filosofías orientales milenarias como el Tantra o el Tao, reivindican su práctica, volviéndolo un ritual sagrado en el cual entran en juego una serie de actitudes en las que el amor verdadero, el gozo, el dejar de lado los complejos y prejuicios, el sentir y estar en el momento presente, son todos factores que tienen como objetivo el despertar de la conciencia.

Lo ideal es elegir a nuestra pareja teniendo en cuenta algunos aspectos (sexo y karma).

Por ejemplo, si la persona es violenta, melancólica o desganada y convivimos con ella, su energía tarde o temprano se convertirá en parte de la nuestra, los lazos kármicos que tiene esa persona se unen a nuestro flujo energético en el intercambio sexual.

Por otra parte también debemos considerar el dar y recibir, por lo que si entras en un circulo poco saludable para ti, lo más probable es que te lleve un tiempo considerable salir de él, inevitablemente cuando recibas actitudes insanas, a cambio de forma inconsciente devolverás… lo mismo.

¿Qué piensas tú?