CONTACTO CON LOS ÁNGELES

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (23)Lo importante a tener en consideración para iniciar este camino de comunicación con los ángeles guardianes es:

Creer en que tenemos ángeles guardianes a nuestro lado.

Querer establecer ese contacto directo con ellos. Algunas personas dicen “quiero sentir a mis ángeles!”, “quiero recibir sus mensajes!” pero luego dicen “me daría miedo escuchar una voz o sentir algo extraño!”. Es importante tener esa claridad de que realmente queremos establecer esa comunicación con ellos. No lo olvidemos… ellos son seres creados por Dios y por lo tanto estamos en ‘terreno seguro’.

Tener disposición y disciplina para practicar.

Pedir! Lo que los ángeles más respetan es nuestro libre albedrío así que es fundamental pedir a Dios y a los ángeles guardianes que deseamos sentir claramente sus señales y mensajes.

No presionar. Cuando comencemos nuestro proceso, vayamos despacio. No los presionemos. Aunque en muchas ocasiones sucede que las señales se comienzan a manifestar pronto, en otras puede pasar algún tiempo para que podamos verlas más claramente. No decaigamos. Sigamos practicando y veremos que esa comunicación con nuestros ángeles se dará!!

Dios los creó para ayudarnos a ser mejores, a superar las dificultades, a conectarnos con nuestra divinidad, y si muchas veces sentimos que no nos ayudan es porque simplemente no hemos pedido su ayuda, pues si no se lo pedimos no acudirán a nosotros. 

Todos los días pasamos y superamos,  pequeños problemas, toma de decisiones, relaciones con el mundo, etc. y a veces no salimos satisfactoriamente de ellas.

Junto a nosotros hay seres de luz dispuestos a ayudarnos. Estos seres de luz, son los ángeles. Los ángeles son guías, colaboradores y amigos. Hay que pedir su ayuda y ofrecer la nuestra a ellos.

Para atraer a los ángeles construyamos espacios de armonía y de amor. Como una casa limpia y ordenada.

Les gustan los espacios claros, pulcros, alegres y nada recargados. Eliminemos el exceso de adornos en nuestro hogar, porque los hace sentir incómodos. Tengamos flores frescas, porque les encanta sus olores. Pasemos algún tiempo en silencio. La paz y la tranquilidad son estados que atraen a los seres celestiales. Elijamos un momento del día en el que podamos estar solos, en tranquilidad para meditar. Sentándonos cómodos y relajándonos. Visualizando cómo a los ángeles les encanta nuestro hogar fresco, cálido y limpio. Disfrutemos de los sonidos de la naturaleza, acudiendo a lugares naturales como el campo, las hojas movidas por el viento es uno de los sonidos favoritos de los ángeles. 

Ellos son muy eficientes cuando se trata de resolver  y ayudar en los problemas, concretar proyectos, aclarar enigmas o dirimir conflictos.

Un ejercicio para contactar con los ángeles de manera inmediata es con un lápiz o bolígrafo, tres hojas blancas, un reloj y una grabadora (si quieres) Si está familiarizado con ordenadores, crea un archivo para los ángeles y prepárate para que tus dedos tecleen solos el teclado.

Enciende la grabadora y registra los pasos. Debes hacer pausas de dos minutos cuando se te indique. Luego escucha la lista, una vez que estés listo para realizar el ejercicio.

Cierra los ojos. Respira profundamente y relájate. Otra vez. Una vez más. Deja de lado todas las preocupaciones del día. Siéntete cada vez más lejos.

Abre los ojos y escribe la palabra ÁNGEL al comienzo de una hoja. Durante dos minutos, y solo dos minutos, escribe palabras y frases que para vos estén vinculadas con los ángeles. No importa si son extrañas tus asociaciones, simplemente déjate llevar. Al cabo de dos minutos deja tu bolígrafo. Respira profundamente.

Cierra los ojos y respira otra vez profundamente. Visualiza a los ángeles circulando a tu alrededor. Guíate por tus sentimientos más que por tus pensamientos. Abre los ojos y escribe la palabra UNIVERSO arriba. Durante dos minutos escribí palabras y frases que asocies con el universos, anota todo cuanto te surja. Pasado los dos minutos soltá el bolígrafo y respira profundamente. Relájate.

Cerrá los ojos una vez más y respirá profundamente. Visualizá un ángel tocando tu hombro. Es tu ángel guardián. Abrí los ojos y escribí la palabra MENSAJE al comienzo de la tercera hoja. Durante dos minutos escribí todo lo que se te ocurra, cualquier cosa que esté en tu mente. Pasados los dos minutos dejá el bolígrafo y respirá profundamente, cerrá los ojos y decí ´´ gracias “ porque te habrás comunicado con las tropas angelicales. Es así de fácil.

Lee tus papeles. No trates de descifrar su significado de inmediato. Si surge un pensamiento déjalo flotar, pero no trates de desentrañarlo.

Veinticuatro horas después, lee lo que has escrito ¿encuentras algo nuevo? Lo más probables es que sí lo encuentres.

Puedes realizar este ejercicio para esclarecer cualquier proyecto que tengas. Lo más difícil de la tarea es comenzar. Pero recuerda que a los ángeles les gusta ayudar a las personas que acuden a ellos. Cuanto más practiques este ejercicio más provechoso te será.

¿Qué te dijeron a ti?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

NUESTRA FUENTE DE SABIDURÍA

En este mundo moderno muchas veces nos olvidamos de introducirnos en nosotros mismos, olvidamos ir al lugar en donde está nuestra mayor fortaleza y nuestra fuente de sabiduría.

La vida moderna parece estar hecha para evitar, en todo momento, la mirada interna.

Se han alcanzado grandes logros en el campo de la tecnología pero no sabemos introducirnos en nosotros mismos, no sabemos buscar la fuente que nos calma la sed y nos da el equilibrio necesario para vivir mejor.

Debemos experimentar esa gran aventura interna que comienza con la meditación. La puerta de entrada a los parajes secretos de tu mundo interno.

Conocer ese método que te lleva al contacto con tu propia fuente de vida.

 Encaminándonos al reino de la luz y del amor porque solo, en lo profundo de nuestro corazón, encontraremos el equilibrio y la felicidad que hemos estado buscando.

Haremos que nuestras emociones y nuestra mente guarden silencio para que podamos escuchar la voz del alma, de ese ser Maravilloso y Divino que somos en verdad.

El objetivo de la meditación es hacer contacto con el alma. Allí está la fuente de sabiduría y de verdad, allí está el amor que se da sin pedir nada a cambio, allí están la fortaleza, el poder y la voluntad. Son tus tesoros, los de verdad, no como aquellos de hierro y de plástico, de cemento y de vidrio, de piedras y metales; y están compuestos de una sustancia muy sutil que tiene la particularidad de no desgastarse o acabarse; nadie te los puede robar y no se devalúan.

Cuando, a través de la meditación, te pones en contacto con tu alma, tu vida comienza a cambiar.

Es como si tuviéramos una llave del sitio donde fluye una energía muy especial que tiene el poder de hacer nuevas todas las cosas.

Algo parecido a cuando te enamoras. El sol parece que alumbra mucho más y las estrellas toman un nuevo brillo. Nos inspiramos y sorpresivamente nos hacemos poetas.  Si observas bien te darás cuenta que el amor contiene el poder de hacer nuevas todas las cosas porque, cuando nos enamoramos, vemos las cosas distintas, encontramos belleza en todo. Y hasta nosotros mismos expresamos la belleza a través de la mirada, los gestos y el rostro.

Esta misma transformación ocurre cuando,  por medio de la meditación, hacemos contacto con el alma.

Lo van a notar también tus familiares y amigos porque, como el amor, el contacto con el alma no se puede esconder, se nota.

El alma es la fuente de todo tu amor y hacer contacto con tu alma es como hacer contacto con tu otra mitad, con eso que te falta para sentirte completo.

Dios es amor y el alma es un pedacito de Dios. Es tu parte divina. Y es también la parte divina de todos. Lo divino en ti es lo mismo que lo divino en todos los demás seres humanos.

Es como una corriente de energía divina, de luz líquida que fluye en todos. Somos partes de un todo mayor que llamamos Humanidad y este hecho es la base real de la fraternidad humana. No es una razón sentimental, es un hecho.

Por eso es necesario que hagamos contacto con nuestra alma, que el amor aflore naturalmente y amemos a todos los seres para hacer contacto con esa corriente de vida y de amor que nos hace sentir uno con todos los demás.

¿Qué piensas?¡Cuéntame!