DIFERENCIAS ENTRE TE AMO Y TE QUIERO

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

descarga (17)Amar es desear lo mejor para el otro, aún cuando tenga otras motivaciones distintas a las mías.

Amar es permitir que seas feliz, aún cuando tu camino sea diferente al mío. Es un sentimiento altruista y desinteresado. Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento.

Querer lleva la supuesta idea de posesión. Te quiero para algo, para que estés conmigo, para que me acompañes, para que compartas alguna actividad, etc.

Amar produce un gozo profundo. Es la alegría de dar. La única manera de darse cuenta de esto es empezar a aprender a amar.

Se puede comenzar por actos pequeños, con las personas a quienes más queremos. Luego, debe extenderse a todas las personas, en todo momento.

Es difícil encontrar que alguien me ame. Es más fácil encontrar que alguien me quiera para algo, mientras sea necesario y útil para alguien. Pero son pocas las personas que dan amor altruista y desinteresado.

Amar, es un verbo, que proviene de la palabra “amor”, que significa: acción de expresar un sentimiento intenso, que por su iniciativa busca encontrarse y unirse con otro ser, que tiene una innata atracción, inclinación y entrega de una persona hacia otra, y el objetivo es procurar la reciprocidad en el anhelo de la unión de dos seres; y ello implica comunicación, convivencia, complemento y una relación afectiva, basada en la decisión y consentimiento de sus propias voluntades. 

Querer, es también un verbo que significa que una persona pretende cumplir su deseo, es decir busca poseer o aspirar algo o a alguien, para su propia satisfacción personal, es decir, hay una inclinación, un interés, teniendo una connotación egoísta y posesiva. 

A menudo se confunden ambos términos cuando tratamos de exagerar nuestro gusto por algo. Decimos “amo los chocolates” o  “amo el vino”, cuando bastaría expresar que solo nos gusta.

La palabra querer también puede manifestar un deseo por algo, sin que lleve por medio un sentimiento amoroso, como por ejemplo, “quiero un jugo ” o “quiero ir a la fiesta”.

Si se dicen con sentimiento, querer y amar son de la misma magnitud, sin diferencias, si bien es cierto que el término querer es más general, y se usa con familiares y amigos; pero amar se deja exclusivamente para el uso de las parejas.

Querer es un sentimiento que nos impulsa a dirigir nuestro cariño y aprecio a una persona, a un objeto, a un lugar e inclusive a una situación.

Amar en cambio va mucho más allá del querer, es un acto, es Ser, es principalmente aceptación pura, libre de juicio, y cuando experimentamos amor, nos elevamos, nos conduce a un elevado estado de conciencia. 

El amor no es ciego, ciego nos hace estar enamorados porque ensoñamos en lugar de apreciar.

El enamorado, dada su obsesión, proyecta su ilusión en el otro, haciéndole coincidir artificialmente con las características de alguien que sólo existe en su mente (una construcción previa). 

Porque amar va más allá del querer, es una perspectiva en la que se reconoce al otro como un individuo valioso en toda su dimensión, incluyendo la que no somos capaces de apreciar.

Amar también es una fuerza, un campo que enlaza y crea, su accionar está más allá de la distancia y del tiempo. Cuando amamos, no importa cuán lejos esté o estemos unos de otros, el amor se manifiesta de igual forma. Tampoco requiere reciprocidad, porque cuando amamos se enciende en nosotros una llama que no es más que el amor infinito fluyendo a través de nuestro ser. Ese fluir también se manifiesta como una fuerza, como una energía autónoma, que no requiere nada a cambio.

Amar implica vernos reflejados en el otro, de verlo y reconocer sus atributos, sus cualidades, sus características como potencial de lo que somos. Amar implica la aceptación más allá del juicio que califica o condena. A través del amor, observamos y disfrutamos la plenitud de Ser y es el punto de comunión que nos conecta con todos y con todo. 

Jamás sabemos si inspiramos amor en alguna persona específica, pero si podemos saber cuándo el amor está manifestándose en nosotros, por lo que se puede decir que amar es un acto individual que ocurre en lo más profundo de nuestro ser.

Otras de las características del amor es la confianza, la Fe, la intención, la acción, el comprender y el aprendizaje.

¿Espero que me cuentes que piensas tú?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

EL AMOR NO TIENE EDAD

images (37)El amor es un sentimiento entonces nadie puede decirnos que edad es la correcta o incorrecta.

Tampoco nos pueden decir si es amor o no es amor, lo que nosotros sentimos.

Enamorarse de niño o de niña evidentemente no tiene la misma connotación que enamorarse de adulto.

Es cierto que los niños poseen sentimientos intensos, que muchas veces son volcados hacia sus compañeros de juego de quienes se sienten atraídos, pero así de intenso, tal como aparece, desaparece.

Los sentimientos que nacen con el enamoramiento del niño o niña son sublimes, muy llenos de ternura y fascinación por la bondad y belleza del ser objeto de ese enamoramiento.

Cada uno lo sentirá a su forma, lo vivirá como se lo dicta su corazón.

Despertará una gran variedad de sentimientos que no habíamos experimentado antes por nadie.

Será diferente según la etapa de nuestra vida para ubicarnos en otra donde nos sentimos crecidos, plenos y totalmente vulnerables. Sinceros y dispuestos a entregarlo

Vemos las cosas de mejor humor, sonreímos y somos más accesibles.

Nuestra autoestima se eleva, ya que nos sentimos más seguros porque de alguna forma a través de nuestra pareja, nos vamos conociendo, nos aceptamos y queremos.

Iniciar en el amor da paso a numerosas sensaciones; con el puede venir el primer beso y la primer caricia que nos hacen estremecer, nos hace sentir ese cosquilleo por todo el cuerpo.

Así también al amor, algunos, lo celan profundamente, en el sentido de pertenencia, algo muy fuerte y ante la desilusión o traición, experimentan un enojo incontrolable y al mismo tiempo una fuerte depresión; estados de ánimo que a veces ni ellos mismos conocían que podían responder de esa

El amor comúnmente aparece en la adolescencia, etapa donde la presencia o el recuerdo de ese primer amor es mucho más fuerte ya que también entran en juego las hormonas, provocando en los chicos: deseos, necesidad y al mismo tiempo ansiedad.

Es como si la evolución nos hubiera enseñado a apreciar primero las cualidades espirituales, psíquicas, emocionales, sociales, mucho antes de valorar los atributos sexuales propiamente dichos.

El peligro está en la actitud de los padres, de los maestros, de los adultos.

Si no sabemos cuidar de esas primeras experiencias amorosas y no las tratamos con el respeto que merecen, sino que reprimimos, criticamos condenamos esas manifestaciones tan sanas o, peor nos burlamos de ellas, la destrucción de la capacidad de amar puede ser terrible.

No nos llame la atención que de allí surja el resentimiento, la violencia , la promiscuidad, ya que se habrá logrado disociar el amor y el sexo, que de todos modos va a llegar, inexorablemente, con las hormonas.

No nos llame la atención entonces si nuestros hijos se enamoran de hombres que no saben amar, si viven promiscuamente y si los varones se tornan violentos contra sus padres, sus parejas, sus esposas y luego sus hijos.

Ahora también es más común ver la diferencia de edad, sea de uno, cinco, 10 o más años, pero el amor verdadero triunfará sobre todo lo demás.

Amar es mucho más importante que cualquier diferencia de edad entre dos personas que dicen amarse mutuamente.

Se aman el uno al otro y han aprendido qué significa el sentirse respetados dentro de una relación, saben ahora lo que es la confianza y la honestidad mutua (ambos valores específicos de una relación exitosa) y se valoran uno al otro como seres humanos dignos del mayor respeto, admiración y cariño.

¿Tú que piensas? Escríbeme.

POESÍAS DE AMOR

images (35)El amor es una fuente inagotable de inspiración.

Es un sentimiento que va nutriendo para imaginar, recrear y dar sentido a muchas composiciones.

Así, se han escrito hechos de amor y desamor en textos y páginas literarias a lo largo de la historia, los han ido interpretando en secuencias y pasajes.

Inspirados en el amor que tienen o desean.

Alimentándose de lo más sublime que hay y que lo reflejan las letras, siempre armoniosas, entre la realidad y el misterio.

El mismo misterio que encierra un encuentro de dos almas que se intuían apenas en su propio universo, sin sospechar que estaban llamadas a protagonizar la concreción de un compromiso que tuvieron el valor de no eludir. 

Una fuerte fuente de sentimientos donde se escribe tanto para dejar huellas en este mundo para expresar lo que se siente.

Porque algunas cosas como la tristeza, el sufrimiento o el amor son tan fuertes que no puede contenérselos dentro de nuestro cuerpo y es enriquecedor transmitirlos aunque sea a una servilleta del café.

Cuando alguien nos gusta, se escribe para declararle el amor, que estamos loca por él, pero que, sin embargo, luego no somos capaces de decírselo directamente.

La poesía es como un refugio, un medio de comunicación, es la manera de decirle al mundo cuanto lo queremos.

Es un motor el amor, aunque hay algunos que escriben demasiados poemas tristes y hasta terriblemente solitarios, expresan lo deprimidos que están, allí liberan sus emociones.

La inspiración por escribir está vinculada a un estímulo espontáneo, que surge de nuestro interior.

La inspiración no aparece por esfuerzo o voluntad; por lo tanto, se diferencia del trabajo o del entrenamiento.

Por eso es importante fomentar la creatividad desde niños, para no desperdiciar quizás muchas mentes potencialmente brillantes.

Un ambiente apropiado, una disposición de multitud de herramientas, el planteamiento de problemas y las alternativas originales para la resolución de éstos, un continuo intercambio de ideas para aumentar el flujo de información y el fomento de una curiosidad activa por el medio, factores a tener en cuenta a la hora de estimular la habilidad de ser creativo.

Una habilidad que no debe ser subestimada, pues es fundamental para un satisfactorio desarrollo personal, una herramienta básica para lograr el éxito profesional, social e incluso familiar.

Más allá de lo espontáneo de la inspiración, podemos contribuir a que ésta aparezca.

Cada persona tiene sus rituales o costumbres que lleva a cabo con el deseo de hacer surgir a la inspiración.

Preparar un espacio en la casa, escuchar música, aromatizar el ambiente, visitar un determinado lugar o viajar, son algunas de las conductas habituales para fomentar la inspiración.

Se escriben piropos y cosas lindas para llamar la atención y conquistar a una persona que te gusta.

Para quien se quiere y aun no lo sabe, para quien no se puede tener o para quien no se puede olvidar.

Para declarar y confesar un amor prohibido o para quien solo es una ilusión.

Algunos quieren expresar sus sentimientos por primera vez, otros como una estrategia de conquista.

Para pedir perdón, para renovar la emoción y el entusiasmo romántico.

Si queremos escribir tenemos que tener nuestro objetivo, deberemos ordenar nuestras ideas y pensar sobre ellas, de manera tal que consigan expresarlo, lo mejor posible.

Si lo que escribimos no va a ser original, prestemos mucha atención.

Una cosa es inspirarse, tomar una frase bonita, citar un poema romántico, pero otra es hacer propias las palabras ajenas. Nadie como uno mismo para expresar lo que siente.

Pensemos en la persona amada suele ser muy inspirador. Imaginemos que tipo de sentimientos despertará en ella.

Evitemos aburrir. La brevedad hace lo que uno escribe más impactante y contundente.

No hagamos promesas que no surjan de nuestro corazón por la simple excusa de la conquista.

Si somos correspondidos que nos amen por lo bueno que hay en nosotros. No busquemos dar lástima auto compadeciéndonos o lamentándonos innecesariamente.

El amor debe hacernos una persona feliz de estar enamorada. Tampoco esperemos ni mucho menos exijamos ser correspondidos. Tratemos de ser abiertos y generosos.

Seamos dulces, pero no empalaguemos.

El exceso de recursos retóricos no hace necesariamente más amorosos a los sentimientos. La belleza es simple.

Cuando uno esta enamorado quiere escribir las mejores dedicatorias de amor pero muchas veces no sabemos como hacerlo y ahí recurrimos a la ayuda de Internet, libros o amigos que sepan escribir mensajes de amor, pero lo mejor es buscar frases con la que uno se sienta identificado, que exprese lo que uno siente en pocas palabras mas que nada.

Si es para conquistar a alguien que sabemos que a veces es un poco difícil porque eso depende de cada persona pero siempre lindas palabras hacen el camino mas fácil.

Antes no se tenía la facilidad de Internet ni los celulares tenían que usar el correo que llegaba a tu casa, te enviaban cartas con tarjetas que tenían hermosas dedicatorias, algunas eran simplemente dibujos de enamorados o corazones con una simple frase, les digo que al guardarlas y verlas uno revivía esos momentos y  te hacia sentir muy bien.

Ahora se tiene la facilidad de Internet las puedan mandar por facebook, o twitter a la persona que quieren conquistar o a una novia o novio para hacerle saber lo enamorados que estamos de ellos.

Hay que decir los sentimientos por que el otro no es adivino, y la mejor forma de hacerlo es escribir mensajes de amor, frases de amor, tiernos mensajes, y mas que nada, expresar lo que a uno le pasa en el corazón que es sano para la mente, el alma.

Que podamos decir lo que pasa por nuestro corazón que esta abierto al amor que es lo más importante.

El amor tiene que ser algo mas que sincero tiene que ser honesto y puro para que funcione una relación.

Así que hacer honestos con la persona que aman, y regalen algunas tarjetas con frases de amor, si les cuesta escribir y no se hagan los poetas sino lo son.

Para ayudarte a escribir poesías, lee mucha poesía. Lee a los poetas clásicos y a los contemporáneos. Lee también lo que los críticos literarios escriben sobre  poesía, poemarios y poetas. Cuanto más leas, más aprenderás.

Escribe poesía. Si has escrito un buen poema, continúa escribiendo antes de que te abandone la inspiración. Siéntete libre de escribir también malos poemas: lo importante es escribir. Cuanto más escribas, más aprenderás.

Ten un cuaderno solo para escribir poesía. Llévalo siempre contigo, para que puedas escribir cuándo y dónde te llegue la inspiración.

Trata de escribir poesía ciñéndote a la métrica. Ejercítate en respetar el número de sílabas, los acentos y el ritmo.

Sírvete de metáforas.

Apúntate a un taller de poesía. Buscas foros de poesía en Internet. Contacta con otros poetas para compartir y discutir sobre el arte de escribir poesía.

Ten presente que cada verso es importante para el poema. Trabaja bien cada uno de ellos.

Enriquece tu vocabulario. Las palabras son la mejor herramienta del escritor.

Acude a lecturas de poesía, participa con aquellos que escriben.

Deja reposar los poemas que hayas escrito. Pasado un tiempo, vuelve sobre ellos: corrígelos, elimina palabras y versos superfluos.

Da a leer a alguien tus versos. Asegúrate de que tus poemas transmiten al lector aquello que deseabas transmitir.

No tengas miedo de experimentar, aléjate de lo trillado.

Y sobre todo deja que tu corazón hable por ti.

Luego con entrenamiento podrás aprender y mejorar tus poesías, pero nunca dejando de lado la esencia de lo que quiera transmitir.

¿Tú escribes? Espero tu poesía o lo que piensas.

LA RAZÓN DEL CORAZÓN

la razon del corazonLas palabras del corazón no se si son del todo ciertas.

Pero se que no son tampoco del todo equivocadas.

No es lo mismo pensar que sentir, no es lo mismo razonar que hacer las cosas impulsivamente.

Si vivimos pensando quizás nunca nos arriesguemos, y no estemos dispuestos una vez en la vida a perderlo todo por lo que amamos.

Dispuestos a olvidar, sin estar ciegos y vacíos, dejando de lado todas las trivialidades de la vida por lo que amamos.

Teniendo en frente lo que amamos en nuestra vida, siendo capaces de quitarnos la careta y sentir…

Si uno no siente, se transforma en una roca, no es capaz de demostrar cariño y confianza, es un cuerpo sin alma.

Por eso uno debe jugarse por lo que siente… le puede salir bien o mal, puede equivocarse o vivir el resto de su vida con lo que ama.

Jamás uno se perdonaría si por rencor, miedo o desconsuelo no es capaz de tomar a lo que ama.

El amor se siente con el corazón, no con la cabeza.

En el silencio y sin palabras, el corazón, decide tomar el camino correcto y va tras el Amor…

Ambas son fuertes si están juntas. El corazón nos dicta lo que sentimos pero, no siempre lo que sentimos es bueno.

En un corazón herido puede haber odio y podemos desear dañar al otro. Entonces, no siempre funciona.

La razón, determina nuestra decisión hacia lo que es más conveniente.

No es razonable para mí; más cuando sé que el enojo que puedo sentir; al momento se irá.

Si alguien ama a un hombre casado  y le dijo que jamás dejaría a su esposa. Vale la pena estar así cuando puede empezar de cero con otro. 

La razón va a orientar nuestros sentimientos porque los sentimientos pueden ser engañosos al mismo tiempo que lo es nuestro corazón.

El corazón es nuestra naturaleza y la razón es nuestra civilización.

Parecería que un 50 % de emoción y un 50% de intelecto podría ser lo ideal, el problema es que cuando las emociones están en medio no es tan fácil mantener la cabeza fría.

Aunque quizás, el problema podría ser que no sabemos usar correctamente nuestras emociones.

Creo que hay que tomar decisiones con la cabeza, pero sin dejar de escuchar a nuestro corazón, lo que tiene que decirnos es importante.

Las emociones no son un obstáculo, sino que resultan fundamentales para decidir.

Una decisión tomada sin emoción, es altamente probable que sea equivocada.

Solo quiero destacar la importancia de la emoción, por lo que antes de tomar una decisión, debemos aprender también a escuchar a nuestro corazón, a tener en cuenta nuestras intuiciones y saber utilizarlas junto con nuestra racionalidad.

Se trata de armonizar la cabeza y el corazón.

¿Y tú que piensas o sientes?

COMO NOS RELACIONAMOS CON LOS CONFLICTOS

COMO NOS RELACIONAMOS CON LOS CONFLICTOS BISAl pasar el lunes pasado por una dificultad, note como cada uno enfrenta de diferentes maneras los conflictos.

Son distintos los sentimientos que surgen.

Y que mejor es compartirlos.

Al compartirlos, nos conoceremos más.

Seguiremos aprendiendo los unos de los otros.

Eliminaremos aquellos que no nos sirven para reemplazarlos por aquellos que nos benefician.

Elegí una pieza de un rompecabezas o puzzle como le dicen otros, porque para mi se parece bastante.

Cuando mis hijos eran chicos nos entreteníamos mucho armándolos y adquiriendo nuevos con más dificultad.

Nos hacia sentir muy bien, los logros que obteníamos, ya que con la practica cada vez era más fácil.

 

Pero cuando venía mi sobrino, que no estaba acostumbrado a armarlos, enseguida abandonaba y decía que era muy aburrido.

Ellos eran pequeños, no superaban los 10 años pero ¿cuántas veces reaccionamos así frente a los conflictos o dificultades nosotros?

De que lado estamos del que las dificultades son un desafío para resolverlo o la angustia de no sentirnos capaces de resolverlo.

También las reacciones surgen ante los conflictos en la salud.

Y aquí ya que se trata de conocernos más, a mi mente viene mi abuela materna.

Ella cuando ya tendría mas de 85 años, comenzó a tener dificultades para caminar y como no quería usar bastón ella colocaba las sillas estratégicamente para ir sosteniéndose de ellas y de la pared.

Falleció a los 98 años y solo pudo vivir un mes siendo atendida constantemente por los demás siempre se hacia todo.

Otra forma de encarar las dificultades, totalmente opuesta tenía la madre de mi cuñado.

Ella disfrutaba de ser atendida y de hacerse la víctima ante las dificultades.

Teniendo mucha menos edad, no llegando ni a los 70 años, por no caminar, no movía los brazos para alcanzarse una masita que estaba al dado de ella.

Esperaba que se la den los demás.

Pensemos como actuamos nosotros.

¿Cómo victimas o buscando cómo resolverlo?

En la vida se van presentando siempre conflictos, dificultades.

Si nunca se nos presenta nada, también tendremos que ocuparnos.

Aquel que en su vida nunca existe ningún conflicto, ninguna dificultad, tendrá que pensar si esta avanzando o esta en una zona de confort.

 

Zona de confort que está para evitar los conflictos, por comodidad, por miedo.

Cada dificultad o conflicto es un desafío para resolver.

Con el conocimiento se hace más fácil.

Cuando entramos a la sala y la cámara no prende pero ya la utilizamos muchas veces sabemos distintas formas de resolverlo, a veces por ensayo y error.

Lo mismo ocurre en nuestra vida tenemos que ir adquiriendo nuevos conocimientos para que sea todo más fácil.

Cuando nos damos por vencidos y no buscamos la solución, el problema si otra vez se nos presenta, será nuevamente un conflicto.

También se trata de saber quién sabe más y nos puede ayudar.

Como siempre lo decimos cada uno tiene un gran potencial y tiene mucho para dar.

Sepamos observar que distingue a cada uno, lo que a nosotros nos puede resultar difícil para otro es muy fácil.

Lo importante es que siempre seamos positivos, que no bajemos los brazos, a veces estamos muy cerca de resolverlo y por abandonar perdemos el éxito.

Recuerden “Persevera y triunfarás”.

Pero tengamos cuidado y observemos que no estemos intentando siempre de la misma manera, con mismas acciones mismos resultados.

Si hago algo y no resulta debo intentarlo de otra manera.

Si el conflicto lo tengo en las relaciones.

Tendré que ver como trato a los demás.

Muchas veces nos quejamos de los demás y no los estamos escuchando ni entendiendo.

¡Ahora espero que me cuentes vos!

RELACIÓN CON EL AMOR INCONDICIONAL

RELACION AMOR INCONDICIONALTenemos que preguntarnos ¿Cómo nos relacionamos nosotros con el amor incondicional? ¿En dónde se encuentra el amor incondicional? ¿En qué situaciones aplicamos nuestro amor incondicional y en cuáles solo es amor?

La relación viene desde nuestro interior.

Depende de nuestra relación con nosotros mismo. ¿Cómo te tratas? ¿Cómo te ves?

El Amor Incondicional es el gran desconocido de las relaciones, la mayoría de relaciones amorosas, sean de pareja, de amistad, de familia se basan en el amor condicional, es decir, te quiero si haces esto, si me llamas, si te portas bien, si me haces feliz, si te quedas en casa, etc. A eso se le ha llamado Amor.

Tal vez podemos empezar a amar desde lo incondicional y así no necesitaremos cambiar a nadie sino decidir si estamos con esa persona o no.

Es el miedo lo que nos separa de amar incondicionalmente, el miedo a perder, a quedarnos solos, a no gustar, a equivocarnos, a ser rechazados, el amor a nosotros mismos.

Aceptar las cosas como son es amarlas incondicionalmente.

Empieza por la gratitud: el amor incondicional aumenta agradeciendo, enfocarnos en agradecer lo que sea que estamos viviendo.

Por ejemplo si empezamos una relación y no nos llama cuando queremos, centrarnos en lo que vivimos con esa persona, agradecerlo y dejarlo ir.

Amarnos a nosotros incondicionalmente y ser feliz o estar en paz o como lo queramos llamar con nosotros mismos. Desde ahí si podremos amar incondicionalmente.

Observemos, aceptemos y aprendamos para ver como el amor incondicional crece y nos conecta con otras personas en el mismo proceso.

Podemos compartir si estamos completos, si no lo estamos, en lugar de compartir partimos ya que solo entregamos una parte y con condiciones.

El Amor condicional es: Te amo si….el Amor Incondicional es: Te amo hagas lo que hagas.

Es el amor que se da sin esperar recibir nada a cambio, ni siquiera amor.

Es el amor que reconoce, acepta y aprecia todas las cosas, incluso aquellas que no entiende.

Es el amor que nos llama a hacer brillar nuestra luz, aun cuando nadie esté mirando.

Es la forma en que debemos amarnos a nosotros mismos y el único tipo de amor que podemos compartir libremente con los demás.

El amor incondicional es la fuerza más poderosa en el universo y no hay nada en él que sea débil ni impotente, porque es una energía, que no debe confundirse con la emoción del amor.

La palabra ‘amor’ que utilizamos cuando describimos nuestras relaciones con aquellos a quienes quisiéramos o pensamos que deberíamos gustarles y deberían aceptarnos, es una energía de tercera dimensión, por lo que está sujeta a todos los matices, dudas y miedos que forman parte de nuestro mundo 3D.

 

En el amor emocional podemos ser débiles y vulnerables, inseguros y confusos. Las emociones tienen además su origen en el pasado – amamos según nuestro karma, ADN emocional, historia y dinámica del grupo álmico. El amor emocional es condicional y cuestionable; el amor incondicional no lo es.

El amor incondicional no tiene ninguna conexión con lo que sentimos por los demás.

Porque es ‘amor’, lo confundimos con un sentimiento.

Pero es más semejante al aire que respiramos, así lo entenderemos mejor de identificarnos con él. El aire está en todas partes, es esencial para la vida, es utilizado por todos, y está al alcance de todos. No juzga, condena, limita ni critica. Bendice y fomenta la vida, sin hacer preguntas. Podemos conectar con el aire o no, ésa es nuestra elección, así como los demás pueden conectar con nosotros o no, y nosotros con ellos, todo es elección. Pero cuando somos conscientes de estar en esta vibración, siempre atraemos los aspectos más elevados de la tercera dimensión porque estamos en este nivel de vibración.

Estamos en nuestra vibración más elevada al nivel del amor incondicional, y cuando retiramos la conexión emocional, estamos abiertos a dar y recibir esta energía.

Con cada inhalación, recibimos amor incondicional, y con cada exhalación lo compartimos con el mundo.

A medida que el amor pasa a través de nuestro campo vibratorio, nos bendice y nos eleva.

Y cuando lo damos libremente a los demás, les permitimos compartir esta bendición.

Cuando llevamos el amor incondicional a este nivel de simplicidad, se vuelve natural, y al ser conscientes de esta vibración también atraemos a nosotros todo el amor emocional que deseamos.

La energía del universo es amor en acción, si nos abrimos en forma consciente a esa fuerza, toda nuestra energía se potencia, y lo primero que sana, es el cuerpo físico.

Sólo se necesita amor incondicional, gratitud por la vida, entusiasmo, y una sensación de calma dichosa.

¿Y tú ya lo experimentaste?