LA CONFIANZA EN TI MISMO

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

descarga (1)La confianza en uno mismo, te ayuda a llegar a donde quieras ir.

Es uno de los elementos importantes para lograr nuestras metas.

Al confiar en uno mismo, uno sigue sabiendo que lo logrará.

La confianza en uno mismo es ese motor que te ayuda a seguir adelante a pesar de las dificultades.

El que hace que perseveres y no abandones.

El que escuches lo que te dicen para seguir avanzando.

La confianza en uno mismo te hace capaz de expresar una opinión o decir cómo te sientes; pedir lo que deseas o necesitas; expresar tu desacuerdo de manera respetuosa; hacer sugerencias o dar a conocer tus ideas; decir “no” sin sentirte culpable y además, que puedas defender a otra persona.

Al tener confianza o seguridad en ti, no tienes dudas con respecto a tus capacidades, puedes decir “no puedo” en vez de “sí puedo”, no permites que la gente te menosprecie y no te menosprecias tú, auto saboteándote.

No das tanta importancia a lo que digan hagan o piensen los demás de ti, eres capaz de decir ¡no!, cuando algo no te gusta, te atreves a entablar conversación con extraños, hablar en público, en una reunión o frente a un grupo de personas sin echarte para abajo todo el tiempo, signos de complejo de inferioridad.

La vida no es para vivirla pensando en lo que no hiciste, en lo que deberías haber hecho o en lo que quisiste hacer pero no pudiste.

Quedar atrapado en los aspectos negativos de nuestros actos no te ayuda a superar y crecer. Puedes quedar atrapado en un lamento y desmotivarte.

Mejor reconócete lo que has logrado y desde ahí ten en cuenta que si sucedió una vez, es posible otra vez más. Siente orgullo por las cosas que has hecho y haces. Céntrate en los aspectos positivos de tu vida.

Hay que empezar a hacer las cosas para perderles el miedo.

Muchas veces lo que ocurre es que le tenemos miedo a lo desconocido y cuando nos damos oportunidad de conocer la situación nos damos cuenta de que en realidad no había nada que temer.

Por ejemplo: si te da miedo hablar en público, empieza a hacerlo enfrente de un espejo. Si te dan miedo las alturas, súbete a un edificio más alto cada día.

Muy a menudo otorgamos excesiva importancia a los potenciales problemas que pueden surgir si intentamos algo.

 Nos enfocamos en todos los contra, en lo que nos frena, en vez de todo lo positivo.

Al intentarlo lo que te pueden decir es que no, y recuerda que cada “no”, te acerca más al “sí” que deseas.

Usemos toda nuestra energía en lograr nuestras metas, en lugar de gastarlas preocupándonos de lo que podría ocurrir.

Si estás asustado porque vas a hacer algo por primera vez…Imagina que ya lo has hecho en el pasado. Imagínate entonces a ti mismo, de la forma más realista posible, culminando con éxito lo que ahora vas a hacer por primera vez.

Siéntelo, conoce la sensación que se tiene. Recuerda que la mente realmente no sabe diferenciar entre algo imaginado con mucho detalle, de algo real. Lo confunde. Habrás superado el miedo a la primera vez.

Investiga y conoce la historia de quienes ya han logrado lo que tu  deseas.

Encuentra a alguien que ya demuestra confianza en ese área, e imítalo.

Toma como modelo su comportamiento, su actitud, sus valores, sus creencias… y aplícalo, de la forma que puedas, en el contexto que tú necesitas.

Si tienes la posibilidad habla con él, y si no, pues trata de acercarte, y de observarlo lo más que puedas. Aprende de él. Hay muchos libros con las biografías y anécdotas de personas que cuentan cómo lograron algo que deseamos y así nos muestran el camino corto, pues nos dicen qué debemos de evitar y de esta manera no gastaremos energía intentando algo que está probado no funciona.

Anula a la molesta y negativa vocecilla interna que te dicta como actuar.

Descubre las cosas en las que sobresales y luego enfócate en tus talentos. Permítete estar orgulloso de ellos.

La inferioridad es un estado mental en el cual te declaras a ti mismo como una víctima. No permitas victimizarte.

Exprésate, ya sea a través del arte, la música, la escritura o la danza.

¡Encuentra algo que disfrutes! Todos nacemos con talentos y fortalezas. Puedes desarrollarte y sobresalir en lo tuyo. Además, añadir una variedad de intereses a tu vida no solo te dará más confianza, sino que aumentará tus posibilidades de conocer amigos compatibles.

Las personas que confían en sí mismos creen en sus habilidades, sienten que tienen control sobre sus vidas y creen que son capaces de hacer lo que planean y esperan.

Tener confianza en sí mismo no significa que se pueda hacer todo. Las personas que confían en sí mismas tienen expectativas realistas. Incluso cuando sus intereses no se cumplen, ellos continúan siendo positivos y aceptan su manera de ser.

¿Qué piensas? ¡Comparte tu experiencia nos ayudará! ¡Gracias!

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

COMO MANTENERSE FUERTE, SEGURO Y CON SALUD MENTAL, FÍSICA Y EMOCIONAL

COMO MANTENERSE FUERTE, SEGURO Y CON SALUD MENTAL, FÍSICA Y EMOCIONAL 1Para mantenerte fuerte debes creer, tener fe, que así será.

No es cuestión de hacer grandes cosas, son las pequeñas cosas que podemos afrontar día a día las que hacen que crezca la fortaleza.

No se trata de realizar actos sobrehumanos.

Se trata de hacer de las pequeñas cosas de cada día una suma de esfuerzos, que pueden llegar a ser algo grande, una muestra de amor.

Es cuestión de hacer, de tomar acción, con creer solamente no basta.

Sin acción no hay cambios positivos en nuestras vidas.

Si te quedas quieto sin hacer nada, no habrá cambios en tu vida.

Debes ser fuerte y firme en las dificultades y ser constante y perseverante en la búsqueda de lo que quieres.

Resistir las tentaciones que surgen del pensamiento de la comodidad y del ego.

Con una visión mezquina de la vida nunca podrás llegar a desarrollar tu fortaleza.

La persona que no quiere mejorar, que es egoísta, que busca nada más que el placer, no tiene motivos para desarrollar la virtud de la fortaleza porque es indiferente y carente de sentido para su mente.

La fortaleza te llena de fuerza interior, de tal modo que sabemos reconocer nuestras posibilidades, y reconocer la situación real que nos rodea para resistir y realizar las acciones que se nos presentan en nuestro devenir, haciendo de nuestras vidas algo noble, entero y provechoso.

Muchas veces no tomamos acción, no por comodidad, sino por miedos, por baja autoestima.

Allí deberemos dedicarnos más a nosotros, a diferenciar lo que dicen de lo que somos.

A buscar los motivos por lo que no vemos nuestra belleza y nuestra luz.

La autoconfianza o seguridad en uno mismo, con esa emoción que vivimos cuando pensamos realizar una actividad en la cual nos vemos eficientes.

Esa confianza es la responsable de nuestra manera de actuar, nuestro entusiasmo, nuestra persistencia y la manera de enfrentar errores y fracasos en dicha actividad, muy diferente a la manera que lo hacemos si tenemos poca confianza en nosotros mismos para la mencionada actividad.

Obviamente no se trata de volverse un experto en todas las actividades que la vida nos hace enfrentar para finalmente lograr una autoconfianza sólida.

Tampoco se trata de adquirir o desarrollar todas las características y atributos que la sociedad propone como valiosos para lograr una autoestima fuerte.

La clave de una autoconfianza y una autoestima sólida es el correcto trabajo emocional de las reacciones mentales automáticas que se disparan en nuestra mente cuando algo activa nuestra Actitud frente a Nosotros Mismos.

Tenemos que dejar de estar en piloto automático y ser los dueños de nuestras vidas.

Cambiar los resultados de lo que no nos agrada.

La manera para cambiarlos es ver que hacemos y que nos hace tener buenos resultados y que nos lleva por el camino que no deseamos estar.

Si seguimos por donde no queremos el cuerpo es el primero que lo nota y nos avisa enfermándose.

Vivir tranquilos sin sobre exigirnos, no necesitamos hacer todo en un día.

El día tiene 24 horas, 8 son para descansar, 8 para trabajar y 8 para distraernos.

¿Tú que haces?