COMO SER VALIENTES

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

imagesPara abordar este tema lo primero que tenemos que pensar es que es para nosotros ser valientes y para que queremos ser valientes.

Si yo les pregunto a los niños que es ser valientes, enseguida visualizarían a su súper héroe.

Pero en los adultos es diferente.

Para mi no se necesita una capa o súper poderes para ser valientes.

Muchas veces esta más cerca de lo que nos parece.

Para mi es cuestión de actitudes.

Es cuestión de liberarnos de esos miedos, de ese peso que no nos deja volar o avanzar.

Ser valiente significa sentir temor sin dejar de luchar.

Significa mirar de frente y tener paso firme.

Un ser valiente emprende, se mantiene y conquista sus metas.

Es ser valientes en el día a día.

Valientes para superar o enfrentar las dificultades o situaciones que se nos presentan.

Para mi es valiente aquella persona que se entera de una enfermedad y se ocupa de ella, en vez de victimizarse .

Es valiente aquel que se ocupa para salir adelante económicamente.

Es valiente aquel que se enfrenta a aquellas personas que van en contra de sus acciones o pensamientos.

Es valiente aquel que se enfrenta objetivamente con su Ser y se compromete a hacer cambios personales.

Pero el tema que compartimos no es solo para saber quienes son valientes o cuando somos valientes.

Es para, como siempre lo decimos, que haré yo para ser valiente.

Si estoy enferma que haré para estar mejor, física y mentalmente.

Si es económicamente que posibilidades tengo para generar más dinero.

Que servicio puedo brindar que los demás necesitan.

Moverme en busca de aquellos que tienen dinero y les falta lo que yo puedo brindarles.

Allí estará mi valentía para enfrentarme a aquellas personas y con seguridad decirle que puedo ayudarlo.

Eliminando los miedos a los no, es lo máximo que nos puede pasar.

Aprender a decirles a los demás lo que pensamos.

No aceptando que nos traten mal o que nos desvaloricen.

Pero cuidado de no caer en creernos que podemos ir gritando por el mundo diciendo lo que pensamos.

La mejor manera para no equivocarnos es antes de hablar pensar si fuera yo al que me dicen esto ¿me caería bien? ¿Es importante lo que voy a decir?

Aquí está nuestra valentía para enfrentarnos a esa persona a solas y explicarle lo que nos pasa, lo que sentimos.

Sin caer en el error de hablar públicamente lo que nos sucede.

Teniendo la valentía de hacernos cargo que cuando algo pasa no hay un culpable.

Es cuestión de encontrar juntos la salida, la mejor solución.

Y por último o quizás siendo preferentemente la primera opción para empezar, según las prioridades de nuestra vida.

Es ser valientes para enfrentarnos a nosotros mismos.

Ese ser que a veces descuidamos, que poco atendemos y al igual que los demás va cambiando.

Ser valientes para vernos y decir como somos.

Para muchos es más fácil hablar de los demás que de ellos mismos.

Hablar de personas que gritan, que tratan mal, que están nerviosos.

Pero acá se trata de ver como hablamos nosotros, que decimos y que hacemos.

Como siempre es más fácil enfrentarnos a las virtudes que a los defectos.

Pero tenemos que liberarnos de viejos paradigmas que nos hacen ver como malos o inferiores si tenemos defectos.

Es cuestión de ser valientes y ocuparnos de cada defecto de ver cada día que podemos hacer para revertirlo.

¿Qué tienes que cambiar?¿Qué harás?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

RIQUEZA

riquezasLa riqueza es para muchos su meta.

Para otros es su sueño.

Pero la realidad es que no es idéntica para todos.

Al mirar ese cofre todos nos imaginamos la riqueza.

Algunos imaginarán lingotes de oro, otros, joyas con rubíes.

Desde pequeños nos contaron historias para reafirmar que los que buscaban tesoros eran malas personas.

Así íbamos afirmando que sin riqueza éramos mejores.

Que la pobreza era una virtud.

Que si eres rico eres avaro si eres pobre eres bueno.

Así cada vez hay más riqueza en algunos y el número asciende de nuevas personas cada día, que deben hacer malabares para arreglarse con una mínima cantidad de dinero.

En el top ten de Forbes, en 2014, podemos ver como Bill Gates de Estados Unidos con  58 años, ocupa el lugar número 1. Con una fortuna de 76,000 millones de dólares.

El fundador de Microsoft regresa al primer lugar en la lista, luego de cuatro años consecutivos de que esta la encabezó el mexicano Carlos Slim. Gates dio un nuevo salto en las acciones de Microsoft.

Carlos Slim  de México con sus 74 años ocupa el segundo lugar con una fortuna de 72,000 millones de dólares.

Pese al crecimiento de sus negocios en telecomunicaciones en América Latina y Europa, Slim descendió en la lista por la baja en las acciones de su minera, Frisco, que cayeron más de 50% durante 2013, debido a los precios del oro y cobre.

Amancio Ortega  de España con sus 77 años. Tiene una fortuna de 64,000 millones de dólares.

El empresario es número 1 en el mundo en el sector “retail” con el grupo Inditex (opera la producción y venta de ropa para las marcas ZARA, Massimo Dutti, Bershka, ZARA Home, y otras). En 2013 su fortuna personal creció en 7,000 millones de dólares, ampliando la brecha con Warren Buffett, cuarto lugar en la lista.

Así podríamos nombrar a todos pero no es el objetivo, así que observaremos a  Christy Walton  de Estados Unidos que con sus 59 años ocupa el noveno lugar y tiene una fortuna de 36,700 millones de dólares.

Es la hija de Sam Walton, fundador de la cadena Wal-Mart , Christy es la mujer más rica del mundo.

Oxfam, una coalición de 17 organizaciones no gubernamentales dedicadas a la lucha contra la pobreza, publicó un estudio que muestra un cuadro mucho más sombrío.

En su informe, Oxfam dijo que las 85 personas más ricas del mundo tienen la misma cantidad de dinero que la mitad más pobre del planeta, es decir, 3500 millones de personas.

La inequidad está en aumento y amenaza con excluir a cientos de millones de personas de los beneficios de la modernidad.

El porcentaje de pobres ha disminuido enormemente durante las tres últimas décadas, desde que China e India adoptaron economías de mercado.

La pobreza extrema, definida como el poder de paridad de compra de menos de 1,25 dólares por día por persona, se terminaría en el 2030, o antes del 2035.

Pero la verdadera pregunta es hasta qué punto será significativo lograr ese objetivo. “Si lo que estamos haciendo es sacar a alguien de la pobreza extrema y ponerlo en 1,26 dólares por día, tampoco es un logro fantástico.

El porcentaje de la población mundial que vive en la pobreza extrema ha caído del 43% de la población mundial en 1990 hasta el 20% en la actualidad, según las cifras del Banco Mundial, y hoy en día vivimos más y mejor.

Cuando las personas ven el vaso medio vacío, se deben imaginar lo que habrá sido ir al dentista hace 100 años, cuando a la gente le extraían las muelas sin anestesia.

Muchas diferencias las cuales crean un clima de violencia que se ven en la mayoría de los países.

Países que tratan de tapar las realidades que no les gustan en vez de ocuparse de ellas.

Pero que podemos hacer nosotros, nunca nos reunimos para deprimirnos porque estamos lejos de estar en el top de los millonarios.

Ni tampoco para conformarnos y alegrarnos por la sencilla razón que no nos debemos conformar con 1,26 por día. ¿Cómo aumentarás tu riqueza? ¿Qué harás?