PERSEVERANCIA

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (22)La perseverancia es muy importante para nuestro desarrollo personal.

Nos ayuda a llegar a dónde queremos.

 Teniendo dedicación o insistencia, tanto en las ideas, como en las actitudes, en la realización de algo, en la ejecución de los propósitos y también en las resoluciones del ánimo.

Es la capacidad para continuar y seguir adelante a pesar de las dificultades, los obstáculos, la frustración, el desánimo, el aburrimiento, o la tendencia o los deseos de rendirse o abandonar ante una situación.

Cuando somos perseverantes perseguimos nuestros objetivos con empeño, dedicación, acabando lo que hemos empezado, concentrados y trabajando en nuestras tareas con constancia, y ante el fracaso volvemos a intentarlo mejorando el método.

Por lo general, somos optimistas y con un estado de ánimo positivo, tenemos una alta autoestima y una alta capacidad de autocontrol.

Es necesario tener un objetivo claro o una meta que justifique el esfuerzo y perseverancia o dedicación en un período de tiempo generalmente extenso.

Es la clave del éxito en muchas situaciones, aunque se debe saber cuándo perseverar y cuándo no.

Perseverar puede ser negativo, ya que se puede gastar mucho esfuerzo y tiempo en algo que no produce ni va a producir ningún resultado.

Por tanto, debemos saber no sólo cuándo perseverar, sino también hasta qué punto y cuándo es más inteligente abandonar y centrar nuestros esfuerzos en algo diferente.

 

La perseverancia también es importante en las relaciones, ya que en toda relación entre dos personas alguna vez hay conflicto y es necesario un gran esfuerzo para resolver esos conflictos, no tener miedo al fracaso o a los errores, y tener un control de los problemas y superarlos para mejorar, crecer personalmente y continuar viviendo.

La perseverancia ayuda, pero no garantiza, o aumenta la probabilidad para alcanzar metas difíciles, y ayuda a valorar más los logros obtenidos.

También la perseverancia aumenta la sensación de auto-eficacia cuando tienes éxito, y ayuda a mejorar las capacidades y las habilidades, a desarrollar nuevas técnicas para superar los obstáculos y a aprender de los errores.

Por el contrario, si nos vamos al extremo opuesto de la perseverancia, nos encontramos con personas perezosas y vagas, que se rinden demasiado pronto o que ni siquiera lo intentan, que buscan lo fácil y toman atajos siempre que pueden, pierden el interés con facilidad y abandonan ante la más mínima dificultad.

Admiramos a aquella corredora que, a pesar de estar exhausta, sin apenas poder moverse, sigue hasta cruzar la línea de meta, demostrando así un gran espíritu de lucha y superación.

A Thomas Edison que probó más de 6000 sustancias antes de encontrar la que finalmente resultó ser útil para crear el filamento de la bombilla eléctrica. Dijo que “el genio es un 99% transpiración y un 1% inspiración”.

A Abraham Lincoln que perdió seis elecciones y fracasó en dos negocios antes de convertirse en uno de los presidentes más importantes de Estados Unidos.

A Hellen Keller que se quedó sorda, muda y ciega tras una enfermedad con poco más de un año de edad y a pesar de ese tremendo obstáculo, no solo logró aprender a comunicarse con los demás, sino que fue la primera persona sordomuda en conseguir un título universitario. La cantidad de obstáculos que tuvo que superar para lograr sus propósitos en una época en que las personas como ella apenas podrían aspirar a nada más que a permanecer vivas, fue digna de elogio.

En general, persistir ante el fracaso es difícil, puesto que el fracaso produce una emoción desagradable que hace que las personas deseen dejarlo y mirar hacia otro lado. La persistencia requiere vencer esta tendencia a abandonar.

La perseverancia se aprende con ejemplos. Desde niños si los padres, como los profesores o maestros, le enseñamos qué es ser perseverante a través de sus acciones.

 Siendo constantes en las actividades y nos anticipamos a los obstáculos, teniendo firmeza frente a las dificultades, si enfrentamos los retos sin miedo, con un compromiso pleno y decidido para cumplir con nuestra tarea, o la actividad que sea.

¿Qué reto te propones?¿Hasta dónde llegas?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

REINGENIERIA MENTAL

images (16)La Reingenieria es la alternativa o forma de pensar con un sentido común.

Aplícala en forma concreta y coordínala con los esfuerzos personales o colectivos, para motivar o producir cambios radicales en las prácticas tradicionales de efectuar las cosas.

Favorece en las tareas, actitudes, aptitudes y valores complementarios o facilitadores de una coherente evolución, hacia la más acertada manera de satisfacer nuestras necesidades y las de los demás.

El proceso empieza por el análisis de las actitudes de la persona con respecto a sí mismo y los demás.

Los cimientos de la reingeniería humana son: “los valores y la ética”. Recuperarlos es la base de fondo para construir encima nuestra  personalidad (forma de ser).

Una vez que se colocamos en la base, en el fondo los valores de honradez, amor al prójimo, se empieza a trabajar en las formas.

Pero debemos meditar el porque a veces con conocimiento de técnicas de excelencia, no logramos el resultado esperado.

Es hacer de la auto-observación un hábito y aplicar todos los recursos que disponemos (mentales, emocionales y corporales) al servicio de nuestra evolución como persona, así podremos aprender a “enderezarnos” o “corregirnos” y “funcionar” mejor en cualquier área de la vida en la que nos desenvolvamos.

En este terreno cotidiano, somos dueños del presente y futuro, podemos aplicar toda nuestra creatividad e inteligencia para hacer de este proceso de obtener los resultados que esperamos, algo que realmente nos brinde plenitud.

Sabemos que los problemas siempre existirán: aparecerán a menudo o de vez en cuando. Lo que pretendemos lograr es, a pesar de ellos, contar con un modelo o sistema al que podamos recurrir para salir adelante desde el aprendizaje constante y sobre todo cuidando nuestras emociones, nuestra mente y nuestro cuerpo.

Tener objetivos, metas y acciones reales y motivadoras.

Cambiar el patrón de contenidos vitales.

Cambiar modalidades y submodalidades de pensamiento.

Usar el sistema guía de  pensamiento.

Potenciar y cambiar Creencias.

Generar sueños de calidad y alternativas de elección.

Dominar el lenguaje y la comunicación.

Eliminar mandatos o creencias negativas.

Modelar o copiar la excelencia o maestría.

Manejar anclas y anclajes.

Comunicarse con poder y efectividad.

Es lograr descubrir y aprender mecanismos que te permitan utilizar las emociones negativas para tu beneficio (las emociones que se desencadenan en situaciones difíciles).

Poner tu mente a tu servicio (pensamientos) y utilizar el transporte de tu cuerpo impulsándolo hacia lo que quieres.

Comenzar a vivir sin excusas, una vida feliz y en bienestar.

Apunta a una revisión y análisis profundo de aquellas cuestiones que te generan malestar y que no están funcionando como esperas; ya sean estas conductas, maneras de hacer las cosas y/o formas de ser que no te están ayudando a lograr lo que deseas ser, hacer y tener.

Implica que rompas con el pasado, que hagas “borrón y cuenta nueva”, que habilites un “lienzo en blanco para un nuevo dibujo” y que te predispongas de manera diferente a re-crear, re-inventar, re-diseñar, re-armar todo aquello que resulte efectivo para tu vida a partir del análisis realizado.

Hacer reingeniería con tu vida te indica que pares tu marcha, declares un quiebre y digas “BASTA, no quiero más esto para mi” para comenzar a rever intensa y sinceramente tus posiciones y actitudes ante la vida, sobre todo las conductas que adoptas al relacionarte con otras personas.

Implica derribar el obstáculo de pensar “yo me las sé todas”, o que “siempre actúo bien” y que “los que hacen las cosas mal son los otros, ellos tienen la culpa”.

Si no derribas este gran enemigo, no podrás detectar qué cosas te hacen falta cambiar para mejorar.

¿Por dónde comenzarás?