TIEMPO PARA JUGAR

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (12)El tiempo para jugar es por excelencia, el de la niñez.

Aunque en los tiempos que estamos viviendo nos encontramos con niños que no juegan.

Niños cuyos padres se ocupan de darles tantas capacidades, en donde su agenda esta cargada de actividades (inglés, computación, danza, violín, etc.). En donde llega fin de año y están estresados y agotados como los adultos.

Otros que los dejan jugar todo el día.

Yo creo que como siempre digo, el equilibrio es lo mejor.

Pero que pasa con nosotros adultos.

Endurecemos nuestro corazón de tanto esconderlo y ocultarlo para que nadie vea nuestros sentimientos, entonces la oscuridad se apodera de nuestra alma, a duras penas creemos en el amor, incluso nos sentimos ridículos cuando intentamos jugar a lo que sea. Muere nuestro niño interior y nos convertimos en adultos. Podemos ser adultos sin eliminar a nuestro niño interior.

¿Jugamos en algún momento?

 ¿A que jugamos? Los que tienen niños en la casa pueden jugar con suerte. Otros ni siquiera así, les hacen jugar solos, con otros niños o esperar que se desocupen siempre están ocupados.

Entonces de lo que tenemos que ocuparnos es de generar tiempo para jugar.

Jugar a la play, jugar en línea, jugar ajedrez, ¿será lo mismo?

Jugar como competencia o lo importante es jugar conectándonos con nuestro niño interior.

Jugar dejando volar nuestra imaginación.

Las actividades, las obligaciones se van apoderando de nuestras vidas y cada vez hay menos tiempo libre.

Ese tiempo sin horarios, sin reglas, donde te dejas llevar por el placer, por el disfrute y la alegría.

Si tenemos niños ellos nos pueden ayudar a jugar, pero también nosotros podemos buscar a nuestro niño interior y enseñarles juegos que jugábamos nosotros.

En un mundo tan tecnológico es divertido para ellos compartir juegos sin cable, ni baterías. Armar cometas, valeros., trompos, teléfonos con latas.

Jugar a la rayuela, a dígalo con mímica, pan y queso,  piedra, papel y tijera o a la escondida.

El cuerpo y el cerebro  necesitan cierto alivio de exigencias y expectativas. El descanso y el juego ayudan a mantenernos sanos y listo para seguir aprendiendo o cumpliendo.

El tiempo sin estructura permite que podamos tomar decisiones.

Si estamos acostumbrados a un horario intenso tal vez te sientas un tanto perdido si tiene que hallar algo que hacer por cuenta propia. Pero necesitamos la experiencia de tomar nuestras propias decisiones. Permitirnos algún tiempo libre, para ocuparnos y entretenernos.

Tanto los niños como los adultos necesitamos tiempo para reflexionar para encontrarnos con nosotros mismos. Al jugar podemos permitirnos conectar la información nueva con lo que ya sabemos. El juego también puede ayudar a dominar situaciones estresantes. A “soñar despierto,” así podríamos hallar maneras de resolver un problema.

Animando a la creatividad. Con cajas vacías o materiales descartables. Cocinando, armando rompecabezas o construyendo modelos. Gozando al sentirse competentes y al jugar con otras personas.

Con experiencias al aire libre. Dando paseos, jugando con la pelota, trabajando en el jardín, patinando, esquiando, yendo al jardín o simplemente hallando cosas para hacer en el patio de atrás.

Jugar a juegos. Juegos de naipes y de tableros y juegos físicos ellos animan a la interacción amistosa y fortalecen las relaciones.

Jueguen sin estructuras volando su imaginación.

Caminen o monten bici, vayan a museos, lugares interesantes.

Halle tiempo para soñar despiertos, platicar, escuchar, abrazarse y relajarse.

¿Juegas?¿Tú que haces contame?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

RECUPEREMOS LA MAGIA

RECUPEREMOS LA MAGIAEstuvimos viendo lo importante de conectarnos con nuestro niño interior.

Que lo que sentimos  es lo que siente él. Entonces qué importante, es aprender de él.

Recuperar la magia, en donde veías la vida con admiración y asombro.

Dónde te emocionabas con las cosas más pequeñas.

El volar de las mariposas o alguna piedra rara en el suelo.

La emoción de cuando se te caía un diente.

Cuando contabas los días que faltaba para Papá Noel o los Reyes, quizás no entendías como podían hacer para repartir tantos regalos, pero creías, confiabas que no te defraudarían.

Jugabas y tu imaginación no tenía límites.

Nada podía sabotear nuestra felicidad ni la magia de todas las cosas.

Pero al crecer fuimos perdiendo esa magia.

Los problemas y las responsabilidades fueron haciendo que la magia en la que creíamos, cuando éramos niños, se debilitara y desapareciera.

Siempre para atraer la magia hay que pronunciar “la palabra mágica”, en nuestro vida será GRACIAS.

La gratitud  es un sentimiento, y es la fuerza de tu sentimiento que acelera la magia en tu vida.

Cuando creces muchas veces pierdes esa palabra mágica y lo que tienes te parece normal, no digno de esa magia de cuando eras pequeño.

Esa admiración,  esa alegría por lo más sencillo.

Así tienes muchas cosas que ni valoras.

La ley de Newton es un empate: lo que das recibes.

Eso significa que si aumentas tu sentimiento de gratitud, los resultados se expandirán para igualarse a tu sentimiento.

Cuanto más sincero sea tu agradecimiento más rápido cambiará.

Para que tu vida mejore mágicamente, has de estar agradecido a los demás por ser como son. Cuando críticas,  a los demás atraes más defectos a tu vida.

Cuando ves todo lo bueno de tus relaciones, logras relaciones extraordinarias.

Cuando ves todo lo sano que tienes en tu cuerpo atraes más salud. Cuando te quejas de lo que te duele atraes más dolor y enfermedad.

Realiza tu mural o tablón de los deseos, escríbelos o recorta imágenes y la magia lo atraerá.

Realiza tu cheque con el dinero de lo que necesitas y lo atraerás a tu vida.

Cree y se te dará.

Al recuperar nuestra magia no abandonaremos nuestros sueños.

Creeremos que todo es posible.

Buscaremos la forma de hacerlo realidad.

Estaremos felices viendo lo bueno que tenemos.

Así atraeremos más de lo bueno.

Con la magia, recuperaremos la esperanza si se nos había perdido.

Cada día nos aguarda la magia maravillosa de cada instante, para acceder a ella sólo hay que estar abiertos y que nuestros sentidos y nuestra mente vibren al mismo compás.

La vida es tan sofisticada en lo grande como en lo pequeño. Tanto si observamos la grandiosidad del universo, como si prestamos atención a la delicada estructura de un copo de nieve.

Para gozar de esta visión, tenemos que estar en el presente en el aquí y ahora. De otra forma jamás capturaremos la magia cotidiana, si estamos lamentándonos de lo que nos sucedió aquel día o de aquello otro que tendría que haber sido de otra manera.

¿Y tú vives el presente descubriendo la magia que te rodea?

MI NIÑO INTERIOR

img001 (2)Todo lo que sentimos nosotros en realidad, es lo que afecta a nuestro niño interior.

Si nuestro niño interior está llorando por falta de cariño, sin duda, es que se siente en la realidad, con falta de cariño y estima por parte de los demás. Sin embargo esa falta que tiene, nunca podrá ser compensada hasta que nosotros no compensemos a nuestro niño interior.

Si realmente queremos tener amigos/as, una compañía sentimental, un trabajo que nos guste realizar y esté bien pago o un estado de excelente salud, no busquemos fuera, porque no lo vamos a encontrar, ya que usted está buscando en el sitio equivocado.

El merecimiento es simplemente frases en un tono positivo que en cierta manera nos quieren hacer independientes de las ideas que tenemos formadas por la sociedad, un modelo de comportamiento donde reside habitualmente los miedos, rencores y los tabúes sobre ciertos aspectos de la vida que no llevan a ningún sitio, pues ese modelo precisamente que hemos adquirido, no nos permite a su vez ser libres y experimentar por nosotros mismos.

Muchos de los tabúes se han inventado a lo largo de la historia con el objetivo de persuadir y disuadir a los seres humanos y en cierto modo mantener un control sobre nosotros para impedir mediante los miedos, que las personas se revelen en contra de los grandes supremos.

El ser humano, es libre, dios, nos dio el poder del libre albedrio, sin embargo muchas personas no viven de esta forma, porque no piensan de esta forma. El tratamiento del merecimiento hace ver las cosas de otra manera distinta a la de ahora, pero también existen numerosas técnicas para ser felices, sin que nos invadan las preocupaciones por el amor, por el trabajo, salud, etc…

Busquen primero dentro de ustedes mismos, hagan las paces con su niño interior, y cuando su niño tenga todo, usted lo tendrá también.

 

Por lo tanto, eso es una herramienta ideal que nos ayudará a saber el problema que tenemos en todo momento, porque la respuesta está en nuestro interior, solo tenemos que buscarla.

Una de las técnicas para saber cómo estamos realmente de estima es sabiendo el comportamiento de nuestro niño/a interior. Dependiendo de la conducta que realice en seguida podemos comprobar si aquello que hacemos es “correcto para nosotros” o no. Sin embargo, antes de hacer estos ejercicios necesitamos, como siempre, ser sinceros con nosotros mismos, ya que todo lo que experimentamos debe basarse en nuestra sinceridad.

Empezaremos por dos ejercicios, el primero será contestar brevemente a unas preguntas sobre nuestras creencias, lo que nos parecen o significan para nosotros y el segundo ejercicio se basará en la historia de nuestra vida. Ante todo necesitan estar relajados para contestar a las siguientes preguntas:

– ¿Qué significado tiene para usted los hombres?, ¿Y las mujeres?

– ¿Que es para usted el amor? ¿Y el sexo?

– ¿Que se le ocurre para describir el trabajo? ¿Y el dinero?

– ¿Cómo describe usted, bajo su experiencia, el éxito?  ¿Y el fracaso ?

– ¿Qué significado tiene para usted Dios?

Dependiendo de la persona que conteste a estas preguntas puede haber más de un millón de respuestas, no obstante no podríamos averiguarlas todas ni podríamos contestar a las mismas, pero a lo largo del tiempo es importante cambiar de pensamiento, cambiar de vida, a una vida nueva, donde no habrá temor, tabú, rencor y si mucha felicidad, siempre y cuando queramos eso, porque recordemos que nosotros somos la clave de nuestro propio éxito y decidimos lo que queremos hacer con nuestra vida.

El segundo ejercicio se basa en escribir nuestra historia personal, empezando desde la niñez contando lo que ha sido nuestra historia, tal como la recordamos pero breve y una vez terminada responder:

– ¿ Que ideas negativas rondan en nuestro inconsciente ?.

Acceder a nuestro niño interior cada vez que nos sintamos bajos de estima es un excelente recurso para subirla al instante y sentirse por unos días libres y felices, sin embargo este fantástico recurso es un complemento más de todos los ejercicios. Cuando no sepan lo que ocurre en su vida, o bien si en algún momento se siente triste y no sabe cuál es la razón, lo primero que debe hacer es visitar a su niño interior.

Una vez lo encuentre podrá hablar con él y preguntarle directamente que es lo que le ocurre y el por qué se siente de esa forma. Quizás su niño solo necesite un abrazo por parte de usted o bien un tiempo para que puedan jugar ambos, de todas maneras, en sus conversaciones privadas, él le dirá lo que usted necesita, que es exactamente lo que su niño interior necesita y le pide.

¿Y tú sabes que necesita tu niño interior?