COMO INFLUYE EL MUNDO ASTRAL EN NUESTRO DIARIO VIVIR

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (3)El plano astral es, entre otras cosas, la creación de todas esas personas que tras la muerte, son libres.

Libres de regresar al plano espiritual donde nos originamos, libres de crear la propia realidad. Pero esa libertad puede ser una trampa. Muchos no son libres en lo más profundo.

Están aprisionados por creencias rígidas sobre lo bueno y malo, la vida y la muerte, y lo que sucede tras la muerte. Apegados a creencias, a emociones y deseos, como las adicciones, la ira, o sentimientos de inferioridad

Es un plano social de existencia en el que todos esos pensamientos de miedo, ilusión y deseo toman forma instantáneamente.

Si tenemos muchos pensamientos sombríos, podríamos encontrarnos en un territorio desolado y gris. Reflejo de nuestro estado interior.

La gente permanece en el plano astral hasta que la llamada de su alma se hace tan fuerte que abandonan las ilusiones y ascienden al plano espiritual o, si eso no fuera posible, retirarse a dormir y volver a encarnarse.

El plano astral está repleto de “cielos” de personas con convicciones fundamentalistas.

Cuanto más fuertes sean estas convicciones, más tiempo les llevará escuchar la llamada de su alma.

Pero no sólo hay “cielos” en el plano astral; algunas personas crean su propio “infierno”. Marcado por su sentido de inferioridad, en un sitio árido y solitario que refleja sus sentimientos. Podría necesitar bastante tiempo antes de que esa persona permita que su Luz interior emerja.

El plano astral es el sitio de reunión de aquellos que aún no se han abierto a la voz de sus almas.

Como sus convicciones no están arraigadas en la sabiduría del alma, crean su propia prisión basándose en esas convicciones.

Influye el plano astral sobre psíquicos y canalizadores por dos vías.

1.- El ciclo del miedo

El plano astral está formado, en parte, por nosotros, los vivos;  por nuestras emociones más fuertes, como la ira o el miedo. Como plano astral está próximo al plano de la Tierra, en el sentido de que muchos de los miedos y prejuicios humanos que se aprovechan en aquel encuentran su equivalente en los miedos y serenos que existen en la Tierra, en la conciencia colectiva de la humanidad.

Por ejemplo, cuando la gente de la Tierra teme los desastres naturales, en las regiones bajas del astral surge todo tipo de imágenes de desastres naturales. Estas imágenes de destrucción pueden ser percibidas por personas con talentos paranormales, quienes las interpretan como señales del futuro y las presentan a su público como verdades elevadas.

En la parte baja del astral vagan todo tipo de entidades que no terminan de dejar ir la Tierra. A algunas de estas entidades les gusta transmitir imágenes de miedo, porque les hace sentir importantes. A menudo, son difuntos que no pueden dejar ir la Tierra; su conciencia está aún completamente enfocada en la Tierra, y el reconocimiento y atención de los humanos es muy importante para ellos.

Necesitan el contacto con la gente, y si esa gente comienza a verlos como mensajeros de verdades elevadas, algunos no podrán resistirse. Divulgarán cualquier cosa que refuerce su estatus de gran mensajero. Sienten instintivamente que hacer predicciones espectaculares les funciona muy bien: cuanto mayor sea el desastre que anuncian, más atención tendrán. El miedo original, que ya estaba presente en la conciencia colectiva de la humanidad, se ve así reforzado por entidades astrales. De esa forma, se crea un ciclo de miedo.

Debido a este ciclo de miedo, alimentado por humanos y fuerzas astrales, puede suceder, y de hecho sucede, que la gente se reúna en torno a un gurú, que crea honradamente que canaliza un conocimiento superior, cuando lo único que hace es confirmar su visiones atemorizadas, al tiempo que las presenta como transmisiones del más allá. Muchas de las predicciones sobre 2012, especialmente las que hablan de desastres, pueden explicarse así.

2.- Gurús astrales

En algún momento, el desarrollo espiritual de la humanidad provocará la desaparición del plano astral. Una vez que la gente haya sintonizado con su alma, con su verdad interior, y escuchen a sus corazones en lugar de a sus egos, el plano astral no tendrá con qué alimentarse. El plano astral prospera gracias a las ilusiones y a emociones inferiores; la verdad y el amor significarán su muerte.

Hay entidades en el plano astral que han morado allí por un largo tiempo y adquirido una posición especial. En un “cielo” fundamentalista (pensemos en la “ciudad dorada” que mencionábamos antes), a menudo hay un único líder, un gurú erigido a sí mismo, que se ve a sí mismo como la voz de la verdad. Esa persona basa su estatus de la posición especial que ostenta en el plano astral. Durante siglos, esa persona puede haber adoptado la clase de una famosa personalidad religiosa; por ejemplo, Cristo. Incluso pueden haberse convencido de que son el Cristo.

Esto será confirmado por sus seguidores, claro, que piensan que en el cielo fundamentalista deberían estar cerca de Cristo. Naturalmente, ese gurú astral afirma que recuerda todos los detalles de la vida de Cristo. En todos los cielos fundamentalistas de origen cristiano, y hay muchos, siempre hay un Cristo de este tipo. Esto explica, por ejemplo, por qué se canaliza tanta información contradictoria sobre la vida de Cristo.

Sin embargo, un gurú astral de este tipo nunca está completamente alejado de la realidad.

Es consciente de que el crecimiento espiritual de la humanidad representa una amenaza para él, y tratará de impedirlo. Enviará información a la Tierra que refuerce el miedo y la dualidad. Esta información puede llegar en forma de canalización, por ejemplo. Como estas entidades a menudo poseen un conocimiento sofisticado y perspicaz acerca de la naturaleza humana, a menudo cuesta reconocer esa información como impura. Aún más, esas entidades suelen creer en la exactitud de su información. La muy humana capacidad para el autoengaño es aún mayor en el plano astral que en la Tierra.

En la Tierra existe la continua confrontación con los hechos o con voces disidentes, pero esto no es así en el plano astral; allí, todo cambio debe venir del interior de los individuos.

¿Qué piensas tú?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

LAS PERSONAS QUE SE VICTIMIZAN

imagesPara hablar de las personas que se victimizan hay que identificarlas.

Son aquellas personas que acostumbran victimizarse,  expertas en el manejo de los mensajes indirectos y disfrutan de mostrarse inocentes después de elaborar una estrategia denominada “violencia silenciosa”.

Estas personas pueden utilizar una postura de “persona indefensa” para generar culpa en los demás. “Es frecuente escucharles decir ‘no fue mi intención’, ‘me interpretaste mal'”.

Generalmente ven el lado negativo de cualquier situación que se le presenta, rechaza mostrarse feliz ante los demás, disfruta de contar sus tragedias o dramas, busca preocupar y bajar el buen ánimo a la persona que la escucha, no le interesa encontrar soluciones a los problemas de los que se halla víctima.

Siente que la vida fue injusta con ella, en ocasiones convencida de que nunca será feliz. En muchos casos presenta el trastorno de personalidad negativista, manifestando un comportamiento pasivo-agresivo.

Las consecuencias radican en que son vistas como “sufrida”, “triste”, “negativa”, “víctima de las circunstancias de los demás, de la vida”, haciendo que quienes la rodean se alejen de ella, la miren con lástima y ella llegue a autoconvencerse de que no puede tener expectativas futuras positivas o agradables.

Es difícil que la familia, los amigos o su entorno general puedan ayudarle. Difícilmente lo permite, al buscar la compasión de los demás, necesitará una persona en la que él confíe y no lo rechace.

Este tipo de personas reacciona muy bien en terapia psicológica cognitiva conductual, con técnicas específicas que le lleven a comprender sus responsabilidades y derechos en relación a las personas que lo rodean, mejorando así su relación interpersonal. 

Es un estado de la salud mental en la que tienden a llamar la atención, se perciben a sí mismo como blanco de todos los ataques y persecuciones transitando por la vida “con el mundo en su contra”.

Situaciones de esta índole dejan por fuera la díada víctima-victimario, pues quien se victimiza de forma recurrente lo hace por una percepción distorsionada de sí y su contexto y ve “conspiradores” donde verdaderamente no los hay.

De acuerdo con distintas estadísticas e investigaciones, esta tendencia se da mayormente en mujeres, y es un modelo de conducta que tiende a repetirse e instalarse porque generalmente quien “anda por la vida llorando por los rincones” obtiene grandes beneficios aunque no siempre duraderos, pues con el tiempo quienes rodean a estos seres se cansan de las quejas.

Algunos hacen de la auto victimización un estilo de vida; hábiles para la manipulación “secan sus lágrimas” con el apoyo, el afecto, el dinero, los ascensos laborales y las consideraciones extras de los corazones solidarios a los que saben conmover.

Manejan con maestría la culpa de los otros y el miedo, emociones que enlazan como araña que teje su tela con actitudes morales y éticas, a tal punto que en la mayoría de los casos quedan enredadas en “su propia red”. De ahí a perder la dignidad hay un solo paso.

Si uno tiene un mundo interior sano y bien cultivado, ese diálogo será alumbrador, porque proporcionará luz para interpretar la realidad y será ocasión de consideraciones muy valiosas.

Si una persona, por el contrario, posee un mundo interior oscuro y empobrecido, el diálogo que establecerá consigo mismo se convertirá, con frecuencia, en una obsesiva repetición de problemas, referidos a pequeñas incidencias perturbadoras de la vida cotidiana: en esos casos se convierte en un disco rayado que repite obsesivamente lo que con más intensidad ha arañado últimamente nuestra afectividad.

La relación con uno mismo mejora al ritmo del grado de madurez alcanzado por cada persona.

Las valoraciones que hace una persona madura, tanto sobre su propia realidad como sobre la ajena, suelen ser valoraciones realistas, porque ha aprendido a no caer fácilmente en esas idealizaciones ingenuas que luego, al no cumplirse, producen desencanto.

El hombre maduro sabe no dramatizar ante los obstáculos que encuentra al llevar a cabo cualquiera de los proyectos que se propone. Su diálogo interior suele ser sereno y objetivo, de modo que ni él mismo ni los demás suelen depararles sorpresas capaces de desconcertarle. Mantiene una relación consigo mismo que es a un tiempo cordial y exigente. Raramente se crea conflictos interiores, porque sabe zanjar sus preocupaciones buscando la solución adecuada. Tiene confianza en sí mismo, y si alguna vez se equivoca no se hunde ni pierde su equilibrio interior.

En las personas inmaduras, en cambio, ese diálogo interior, suele convertirse en una fuente de problemas: al no valorar las cosas en su justa medida — a él mismo, a los demás, a toda la realidad que le rodea —, con frecuencia sus pensamientos le crean falsas expectativas que, al no cumplirse, provocan conflictos interiores y dificultades de relación con los demás.

Contemplemos toda la realidad que nos rodea con deseos de enriquecimiento interior, porque quien ve con cariño descubre siempre algo bueno en el objeto de su visión.

El hombre que dilata y enriquece su interior de esa manera, dilata y enriquece su amor y su conocimiento, se hace más optimista, más alegre, más humano, más cercano a la realidad, tanto a la de los hombres como a la de las cosas.

La personalidad de víctima o el victimismo, consiste entonces en defenderme de posibles situaciones de malestar, a través del no reconocimiento y proyección externa (hacia otra persona o cosa) de determinada situación. Si una persona llega tarde al trabajo, dirá que la causa es el tránsito automotor, la lluvia, alguna otra persona o cierta eventualidad. No pensará que la tardanza se debe a que no se organiza, a un hábito que no ha notado que tiene, al mal cálculo del tiempo, o a una protesta metafórica que hace contra el jefe, el trabajo o la empresa.

Una forma rabiosa de victimismo, consiste en molestarse por que otros no son como nosotros o como deseamos que sean. En estos casos la tendencia es a atacarlos, acusarlos, etiquetarlos para dañarlos moral, emocional o físicamente. Esta demostración de intolerancia excluyente, que por inconsciencia e ignorancia espiritual, suele verse amparada por ideologías y credos que ocultan lo que en realidad no es más que simple y llana conducta patológica.

Aceptemos que todos podemos a  veces vivir desde una posición de víctima, sin negarlo o evadirlo, cuando así pasa.

¿Qué piensas tú?

EL TEATRO DE LA VIDA

images (7)La vida es como una obra de teatro pero en la cual no podemos ensayar para que salga perfecta.

Lo único que podemos hacer es aprender de lo que vamos viviendo y experimentando, para no cometer los mismos errores. 

Por eso, disfrutemos de nuestra vida, viviendo intensamente cada momento de ella, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Sonriamos, sin escondernos detrás de una sonrisa.

Mostremos como somos, sin miedo. Muchas personas esperan una sonrisa, nuestra.

Vivamos intensamente. No tengamos miedo a equivocarnos.

Amemos por encima de todo,amemos a todo y a todos.
No cerremos los ojos a lo malo del mundo, no ignoremos el hambre, la violencia, hagamos algo para combatirlo, aunque no nos sintamos capaces.

Busquemos lo que hay de bueno en todo y todos.

Que los defectos no nos distancien, sino que busquemos comprender el motivo para una aproximación.

Aceptemos a la vida, a las personas, con sus diferencias, con sus dificultades, hagamos de ello nuestra razón de vivir.

Entendamos a las personas que piensan diferente a nosotros, no las reprobemos.

Miremos cuantos amigos hicimos felices hoy y a quién hicimos sufrir con nuestro egoísmo.

No corramos. No nos contagiemos de este mundo que nos hace siempre estar de prisa.
Corramos apenas dentro de nosotros.

Soñemos. Sin perjudicar a nadie y
no transformemos nuestro sueño en fuga.

¡Creamos! ¡Esperemos! Siempre habrá una salida, siempre brillará una          estrella.

Luchemos por mejorar, por cambiar lo que no nos gusta.
Hagamos aquello que nos gusta, sintamos lo que hay dentro nuestro.

Escuchemos lo que las otras personas tienen que decir, es importante.

Subamos, hagamos de los obstáculos escalones para aquello que queremos alcanzar. Pero no nos olvidemos de aquellos que no consiguieron subir en la escalera de la vida.

Descubramos aquello que es bueno dentro de nosotros.

Procuremos por encima de todo ser buena gente.

Vayamos en paz.

Diciendo te adoro, simplemente porque existen.

Calderón articula a la vida humana, como un teatro, donde cada persona representa un papel. La imagen de la vida humana como un teatro puede rastrearse desde la antigüedad.

No olvidemos que nuestra vida es como un teatro que va cambiando con el mundo todo, que varia por instantes.

Acuérdate que Dios, es el autor de esta comedia de argumento tan grande y tan difuso.

A algunos les dio un papel breve, solo tienen que hacerlo como deben; y al que se lo dio largo, solo el hacerlo bien dejó a su cargo.

Haz el papel que Dios te ha repartido; pues solo está a tu cuenta hacer con perfección el personaje,  en obras, en acciones, en lenguaje; que al repartir los dichos y papeles, no importa si es mucho o poco.

Pero nosotros somos los guionistas, de la “obra de teatro” de nuestra vida, en base a nuestras experiencias. 

Somos los directores de la obra, ya que tenemos la responsabilidad sobre las acciones y decisiones que tomamos. 

Somos los actores porque estamos implicados directamente en el desarrollo de esta obra de teatro. 

Y podemos ser también espectadores, convertirnos en observadores de nuestra propia vida y ver si lo que observamos lo estamos disfrutando, nos aburre, nos da miedo, nos hace sufrir.

Con esta metáfora del teatro podemos reflexionar por qué elegimos representar casi siempre el mismo guión, por qué asumimos un solo papel de personaje en la vida. Podemos observar cómo es nuestro papel de protagonista, ¿es un papel dramático, cómico, de aventura, de miedo, de perdedor? ¿Cómo te ves?

PERSEVERANCIA

images (22)La perseverancia es muy importante para nuestro desarrollo personal.

Nos ayuda a llegar a dónde queremos.

 Teniendo dedicación o insistencia, tanto en las ideas, como en las actitudes, en la realización de algo, en la ejecución de los propósitos y también en las resoluciones del ánimo.

Es la capacidad para continuar y seguir adelante a pesar de las dificultades, los obstáculos, la frustración, el desánimo, el aburrimiento, o la tendencia o los deseos de rendirse o abandonar ante una situación.

Cuando somos perseverantes perseguimos nuestros objetivos con empeño, dedicación, acabando lo que hemos empezado, concentrados y trabajando en nuestras tareas con constancia, y ante el fracaso volvemos a intentarlo mejorando el método.

Por lo general, somos optimistas y con un estado de ánimo positivo, tenemos una alta autoestima y una alta capacidad de autocontrol.

Es necesario tener un objetivo claro o una meta que justifique el esfuerzo y perseverancia o dedicación en un período de tiempo generalmente extenso.

Es la clave del éxito en muchas situaciones, aunque se debe saber cuándo perseverar y cuándo no.

Perseverar puede ser negativo, ya que se puede gastar mucho esfuerzo y tiempo en algo que no produce ni va a producir ningún resultado.

Por tanto, debemos saber no sólo cuándo perseverar, sino también hasta qué punto y cuándo es más inteligente abandonar y centrar nuestros esfuerzos en algo diferente.

 

La perseverancia también es importante en las relaciones, ya que en toda relación entre dos personas alguna vez hay conflicto y es necesario un gran esfuerzo para resolver esos conflictos, no tener miedo al fracaso o a los errores, y tener un control de los problemas y superarlos para mejorar, crecer personalmente y continuar viviendo.

La perseverancia ayuda, pero no garantiza, o aumenta la probabilidad para alcanzar metas difíciles, y ayuda a valorar más los logros obtenidos.

También la perseverancia aumenta la sensación de auto-eficacia cuando tienes éxito, y ayuda a mejorar las capacidades y las habilidades, a desarrollar nuevas técnicas para superar los obstáculos y a aprender de los errores.

Por el contrario, si nos vamos al extremo opuesto de la perseverancia, nos encontramos con personas perezosas y vagas, que se rinden demasiado pronto o que ni siquiera lo intentan, que buscan lo fácil y toman atajos siempre que pueden, pierden el interés con facilidad y abandonan ante la más mínima dificultad.

Admiramos a aquella corredora que, a pesar de estar exhausta, sin apenas poder moverse, sigue hasta cruzar la línea de meta, demostrando así un gran espíritu de lucha y superación.

A Thomas Edison que probó más de 6000 sustancias antes de encontrar la que finalmente resultó ser útil para crear el filamento de la bombilla eléctrica. Dijo que “el genio es un 99% transpiración y un 1% inspiración”.

A Abraham Lincoln que perdió seis elecciones y fracasó en dos negocios antes de convertirse en uno de los presidentes más importantes de Estados Unidos.

A Hellen Keller que se quedó sorda, muda y ciega tras una enfermedad con poco más de un año de edad y a pesar de ese tremendo obstáculo, no solo logró aprender a comunicarse con los demás, sino que fue la primera persona sordomuda en conseguir un título universitario. La cantidad de obstáculos que tuvo que superar para lograr sus propósitos en una época en que las personas como ella apenas podrían aspirar a nada más que a permanecer vivas, fue digna de elogio.

En general, persistir ante el fracaso es difícil, puesto que el fracaso produce una emoción desagradable que hace que las personas deseen dejarlo y mirar hacia otro lado. La persistencia requiere vencer esta tendencia a abandonar.

La perseverancia se aprende con ejemplos. Desde niños si los padres, como los profesores o maestros, le enseñamos qué es ser perseverante a través de sus acciones.

 Siendo constantes en las actividades y nos anticipamos a los obstáculos, teniendo firmeza frente a las dificultades, si enfrentamos los retos sin miedo, con un compromiso pleno y decidido para cumplir con nuestra tarea, o la actividad que sea.

¿Qué reto te propones?¿Hasta dónde llegas?

COMO HACER FLUIR EL DINERO

images (5)La forma de hacer fluir el dinero quizás sea pensar que fluye como el agua.

Que existe abundancia y no es necesario acapararlo y tener miedo de gastarlo.

Si el dinero circulara como el agua en sistema de cañería: se perdería potencia por cañerías bloqueadas y se perdería dinero por cañerías rotas.

Una buena circulación requiere mantener las cañerías limpias y reparar las fisuras.

El dinero fluye en la vida de una persona cuando llega lo que necesitamos en el momento justo.

Generamos dinero haciendo cosas que disfrutamos y de las cuales sentimos satisfacción, estamos contentos con lo que hay.

Hay una relación fluída, con los recursos internos y externos (energía emocional, tiempo, talentos y objetos).

Hacemos circular el dinero de una forma que expresa nuestros valores y sueños.

Registramos patrones que son bloqueadores y/o fugas en el fluir del dinero y otros recursos y elegimos conscientemente si seguiremos repitiendo lo ancestralmente conocido o probaremos nuevos caminos.

Reconocemos si existe Auto-desvalorización y auto-discriminación (ej. “no soy suficiente”, “tengo que cambiar”, “no está bien como soy”, “esto es demasiado para mí”)

Si minimizamos nuestras propias capacidades y talentos (ej. “no sé tanto de este tema como vos crees”).

Negamos las propias debilidades y limitaciones (no escuchar lo que nos dicen)

Nos preocupamos por la opinión de los demás, pasamos tiempo repitiendo chismes, realizando juicios sobre otros, que alejan o agotan las relaciones (ej. “Juan debería ser más amable conmigo”; “Pedro es egoísta y sólo le importa el dinero”)

Nos pasamos quejando y reclamando, apegándonos a juicios sin examinar que nos auto-limitan.

Si tenemos Timidez, Temor, Inseguridad en nosotros mismos (considerándonos menos que otros, o no adecuados para algunas situaciones)

Vergüenza (por alguna característica de la personalidad, la propia historia, la sombra)

Desconfiar de los demás o confiar en personas a ciegas 

Dolor (dejarlo encerrado, atesorar las heridas, no estar dispuesto a “hacer los duelos”)

Miedo a la envidia y las luchas de poder (miedo a salir lastimado, a que te dejen de querer)

Culpa y deudas emocionales, creer que no se hizo lo suficiente y no hacer nada para reparar errores del pasado, ni disculparse.

No perdonarse ni perdonar, mantener las heridas emocionales sin sanar (inmensa pérdida de energía emocional y tiempo!)

Aferrarnos al pasado (ej. auto-limitarnos por cosas que ocurrieron tiempo atrás;

acumular objetos que no usamos sólo porque nos recuerdan algo que tememos olvidar; conservar objetos de otras personas sólo para creer que tenemos algún control o propiedad sobre ellas).

Apegarme a gustos que me perjudican (ej. comer de más o comer cosas que me caen mal)

Temer el rechazo y las críticas de personas que no me quieren como soy auténticamente (sólo quieren al personaje de mí, entonces me exijen y me reclaman que sea algo diferente a lo que realmente soy)

Estados de tensión y estrés acumulado (esto provoca distracciones y pérdida de oportunidades)

Marañas emocionales, estado interno de confusión, donde el miedo, la envidia, la ira, la frustración, la angustia forman una sopa con mal olor, lista para ser tirada.

Evitar mirar en general, y esquivar la mirada a los ojos (ej. taparse la cara con pelo y/o anteojos negros, o mirar de costado o para abajo)

No prestar atención al otro, o prestarle atención en una forma reducida, en algo puntual (y no como un ser humano, como un todo)

Taparse el cuerpo con ropa vieja, que ya no nos identifica o que no nos gusta- Taparse con posturas físicas de aislamiento o sumisión o prepotencia

Expresarse al estilo robot, repitiendo lo aprendido, automatizando reacciones

Hacer algo sólo para agradar, para ser querido, para llamar la atención (acá se esconde el ser humano atrás del personaje construido, para atraer a otros)

No hacer algo que quiero hacer, por miedo a ser castigado

Aislarse: no relacionarse con otros desde la intimidad y la honestidad; no dejarse conocer; tratos mínimos con los otros; relacionarse sólo dentro de un pequeño círculo de confianza y confort.

Vivir “de la casa al trabajo y del trabajo a la casa”, o no salir de la casa, o quedarse hasta altas horas en el trabajo para no volver a la casa.

Minimizarse (falsa humildad) o querer deslumbrar a otros (falta de humildad, minimizar al otro)

Aferrarse a relaciones de dependencia financiera (no dejan crecer ni al “obligado” ni al “dependiente”)

 Desmotivar a quienes quieren asociarse con nosotros, promovernos, contratarnos, elegirnos

Desalentar a quienes quieren ayudarnos

Rechazar regalos y oportunidades

Falta de concentración, debilidad en la fijación de metas propias, dejarse llevar por las distracciones (ej. “no sé en qué se me va el día”, “no sé en qué se me va la plata”, “estuve todo el día atrás de un problema con un cliente”).

 Manipular a otros: pasar tiempo en luchas de poder; querer que otros hagan lo que a mí me conviene; querer que los demás sean como a nosotros nos parecen que deberían ser (es una terrible fuga de energía emocional y tiempo!)

Ayudar a otros sin que nos hayan pedido ayuda, deseando “que cambien para su bien”, es decir, que cambien según lo que nosotros suponemos que sería un buen cambio (trae mucha confusión en las relaciones, impide que cada uno madure y se ocupe de sus propios asuntos

Administración del tiempo ineficiente o saturada de eficiencia (ej. “no me alcanza el tiempo para hacer todo lo que tengo que hacer”; “no tengo tiempo para mí”)

Patrones para dejar fluir
– Prestar atención al entorno y a los seres humanos como un todo
– Ser auténtico, expresarnos con libertad 
– Estar disponible, estar presente (no quiere decir que digamos que sí a todos los pedidos de los demás) 
– Sentir al otro 
– Nutrirse de sensaciones agradables (seguridad, libertad, plenitud, tranquilidad)
– Apropiarse de valores, identidad, talentos, capacidades, dejarlos que se expresen y ocupen el lugar que les corresponde
– Hacerse responsable por sí mismo, por realizar los sueños propios y concentrarse en las metas que nos entusiasman

La fórmula para hacer dinero no está muy lejos de nosotros, quienes ponemos lejos el mapa de la fortuna y el dinero son nuestras mismas creencias y actitudes frente a él.

Si en este mundo hay más dinero del que pensamos… ¿qué es lo que nos impide tenerlo?

LA CONFIANZA EN TI MISMO

descarga (1)La confianza en uno mismo, te ayuda a llegar a donde quieras ir.

Es uno de los elementos importantes para lograr nuestras metas.

Al confiar en uno mismo, uno sigue sabiendo que lo logrará.

La confianza en uno mismo es ese motor que te ayuda a seguir adelante a pesar de las dificultades.

El que hace que perseveres y no abandones.

El que escuches lo que te dicen para seguir avanzando.

La confianza en uno mismo te hace capaz de expresar una opinión o decir cómo te sientes; pedir lo que deseas o necesitas; expresar tu desacuerdo de manera respetuosa; hacer sugerencias o dar a conocer tus ideas; decir “no” sin sentirte culpable y además, que puedas defender a otra persona.

Al tener confianza o seguridad en ti, no tienes dudas con respecto a tus capacidades, puedes decir “no puedo” en vez de “sí puedo”, no permites que la gente te menosprecie y no te menosprecias tú, auto saboteándote.

No das tanta importancia a lo que digan hagan o piensen los demás de ti, eres capaz de decir ¡no!, cuando algo no te gusta, te atreves a entablar conversación con extraños, hablar en público, en una reunión o frente a un grupo de personas sin echarte para abajo todo el tiempo, signos de complejo de inferioridad.

La vida no es para vivirla pensando en lo que no hiciste, en lo que deberías haber hecho o en lo que quisiste hacer pero no pudiste.

Quedar atrapado en los aspectos negativos de nuestros actos no te ayuda a superar y crecer. Puedes quedar atrapado en un lamento y desmotivarte.

Mejor reconócete lo que has logrado y desde ahí ten en cuenta que si sucedió una vez, es posible otra vez más. Siente orgullo por las cosas que has hecho y haces. Céntrate en los aspectos positivos de tu vida.

Hay que empezar a hacer las cosas para perderles el miedo.

Muchas veces lo que ocurre es que le tenemos miedo a lo desconocido y cuando nos damos oportunidad de conocer la situación nos damos cuenta de que en realidad no había nada que temer.

Por ejemplo: si te da miedo hablar en público, empieza a hacerlo enfrente de un espejo. Si te dan miedo las alturas, súbete a un edificio más alto cada día.

Muy a menudo otorgamos excesiva importancia a los potenciales problemas que pueden surgir si intentamos algo.

 Nos enfocamos en todos los contra, en lo que nos frena, en vez de todo lo positivo.

Al intentarlo lo que te pueden decir es que no, y recuerda que cada “no”, te acerca más al “sí” que deseas.

Usemos toda nuestra energía en lograr nuestras metas, en lugar de gastarlas preocupándonos de lo que podría ocurrir.

Si estás asustado porque vas a hacer algo por primera vez…Imagina que ya lo has hecho en el pasado. Imagínate entonces a ti mismo, de la forma más realista posible, culminando con éxito lo que ahora vas a hacer por primera vez.

Siéntelo, conoce la sensación que se tiene. Recuerda que la mente realmente no sabe diferenciar entre algo imaginado con mucho detalle, de algo real. Lo confunde. Habrás superado el miedo a la primera vez.

Investiga y conoce la historia de quienes ya han logrado lo que tu  deseas.

Encuentra a alguien que ya demuestra confianza en ese área, e imítalo.

Toma como modelo su comportamiento, su actitud, sus valores, sus creencias… y aplícalo, de la forma que puedas, en el contexto que tú necesitas.

Si tienes la posibilidad habla con él, y si no, pues trata de acercarte, y de observarlo lo más que puedas. Aprende de él. Hay muchos libros con las biografías y anécdotas de personas que cuentan cómo lograron algo que deseamos y así nos muestran el camino corto, pues nos dicen qué debemos de evitar y de esta manera no gastaremos energía intentando algo que está probado no funciona.

Anula a la molesta y negativa vocecilla interna que te dicta como actuar.

Descubre las cosas en las que sobresales y luego enfócate en tus talentos. Permítete estar orgulloso de ellos.

La inferioridad es un estado mental en el cual te declaras a ti mismo como una víctima. No permitas victimizarte.

Exprésate, ya sea a través del arte, la música, la escritura o la danza.

¡Encuentra algo que disfrutes! Todos nacemos con talentos y fortalezas. Puedes desarrollarte y sobresalir en lo tuyo. Además, añadir una variedad de intereses a tu vida no solo te dará más confianza, sino que aumentará tus posibilidades de conocer amigos compatibles.

Las personas que confían en sí mismos creen en sus habilidades, sienten que tienen control sobre sus vidas y creen que son capaces de hacer lo que planean y esperan.

Tener confianza en sí mismo no significa que se pueda hacer todo. Las personas que confían en sí mismas tienen expectativas realistas. Incluso cuando sus intereses no se cumplen, ellos continúan siendo positivos y aceptan su manera de ser.

¿Qué piensas? ¡Comparte tu experiencia nos ayudará! ¡Gracias!

ILUSIÓN

Ese resultado a veces se debe a tener poca claridad perceptiva o emociones intensas.

Esas ganas de triunfar, esas ganas de lograr metas, que nos hacen ver más allá de los obstáculos o lo real del momento.images (4)

Dejemos de creer que lo que vemos en este mundo es la verdad absoluta.

Recordemos que todo es temporario y cambia constantemente.

Que es una experiencia para que aprendamos.

Identificamos a estas cosas como reales y palpables, a causa del pensamiento egoísta de separación.

“Si yo puedo verlo, escucharlo, tocarlo, saborearlo y olerlo, entonces debe ser real, pues mis cinco sentidos pueden verificarlo.”

 El ego, la mítica criatura de la mente, comienza a propagar la idea de la especialidad y un estado de separación.

 Entonces aparece la codicia que nos hunde, a nosotros y a todo el mundo, en el caos total.

Si miramos a nuestro alrededor, si escuchamos las noticias en la televisión o leemos los encabezados del diario, veremos todo el miedo.

Miedo de perder algo , miedo de no tener o de que nos dejen afuera.

Nuestra identificación con el complejo ego- mente- personalidad, se zambulle de cabeza hacia la codicia, el miedo, el enojo, la lujuria, la violencia, la guerra y el odio.

Lo podemos ver en todas partes. La raíz de este caos  es la ignorancia de nuestra herencia, y el permitir que nuestros egos constantemente nos dividan y oscurezcan este claro conocimiento del Yo, detrás de una cortina de humo de engaño de los sentidos.

Sin embargo, nuestra verdadera realidad continúa parpadeando, como una memoria poco clara, en lo profundo de cada corazón.

Enterrada bajo una montaña de desechos auto-fabricados de causa y efecto, yace la chispa divina del conocimiento eterno, el Dios de este universo, quien está lleno, siempre en paz, en un estado de total bienaventuranza.

Recordemos ser simplemente el silencioso observador de todo.

Este es el secreto de la realización del propio Yo. Esto influye en cada uno de nuestros pensamientos, palabras, acciones y sentimientos, junto con el verdadero propósito detrás de cada uno.

Nada es rígido, aunque nuestros cinco sentidos nos engañen constantemente que es así. Todo es simplemente materia transformada en una variedad de formas y tamaños, animados e inanimados.

Las cosas entonces parecen diferentes y distintas. Estructuras y partículas se mueven continuamente, o vibran a distintas velocidades, por lo que tienen la apariencia de sólidas, liquidas o gaseosas ante nuestros sentidos.

La aparente solidez de una pared, cuando es vista bajo un microscopio electrónico de gran poder, es inexistente. Entonces, tomemos todo en la Creación y desmenucemos así nos queda solamente la danza cósmica del Amor y la Luz de las moléculas y átomos.

La palabra en si implica algo eterno, absoluto y sin cambios. Dado que todas las cosas están cambiando constantemente, reordenándose, creciendo y erosionándose, entonces no podemos llamarlas permanentes y reales.

Por eso cuando encontramos en nuestras vidas estas experiencias constantes y cambiantes, debemos recordar esto a nuestra imaginación fugitiva.

En estado del sueño, todos podemos ver, escuchar, tocar, parpadear y oler igual que en el estado de vigilia.

Todo nos parece real. Sentimos excitación y preocupación, placer y dolor, miedo y júbilo, alegría y tristeza, y hasta, si uno se golpea la cabeza contra una pared de sueños, entonces experimentara un dolor de cabeza de sueños. Podemos ser un emperador adinerado, gozando de todos los lujos imaginables, o podemos ser un pordiosero tullido que apenas puede mantener en una pieza su cuerpo y alma. Todo parece y se siente tan real como si estuviéramos despiertos.

Cuando nos despertamos de tales sueños, suspiramos aliviados o tristes y decimos que fue sólo un sueño.

De la misma manera, cuando despertemos del sueño de la vida, esta experiencia cambiante del “Yo soy la conciencia del cuerpo”, nuestro Dios o espíritu conciencia suspirará y dirá: sólo fue otro sueño de experiencia en la tierra.”

Cuando las cosas en tu cambiante sueño terrestre se vuelvan agitadas, respira profundamente, cierra los ojos. Así comprenderás que esto es solamente otra experiencia momentánea que pronto cesará, ya sea de placer o de dolor, de alegría o de pena , de risas o de lágrimas.

Mantente sereno, permanece tranquilo y deja que tu mente contemple, para luego esparcirse profundamente en tu eterna naturaleza inalterable.

Enfrentemos los desafíos de la vida, y procedamos de la mentira a la verdad, y de la oscuridad a la luz.

Solo hasta que dejemos de reconocer el universo desde nuestra cabeza, podremos comenzar a entender otras cosas.

Nuestra percepción del cielo al cual vemos azul, podríamos verlo rojo o verde, si las células del cerebro se podrían modificar.

Otras veces, uno cree que hace calor pero una rana puede tener frío.

Dejémonos tocar por la pasión, amor, convicción, triunfo, coraje, fe, determinación, compasión, alegría, entusiasmo… estas emociones nos hacen sentir inspirados por la grandeza humana. Esa misma que reside en todos nosotros.

Para un sueño reparador, es importante ayudar a que la mente “se duerma” al son de tu cuerpo. Procura no ver programas de alto impacto visual ni psicológico justo antes de dormirte. Así como quizá en la mañana necesitas de unos minutos para “calentar tus motores”, asegúrate también un proceso para ir bajando las revoluciones mentales antes de dormir.

Así tenemos bellos sueños donde nuestra ilusión se haga realidad, al igual que al despertar.

¿Qué piensas?

LA CONFIANZA

images (7)La confianza es la seguridad que tenemos hacia una persona  o hacia una situación.

Para mi va creciendo o debilitándose  según las experiencias vividas.

No creo que pase como muchas veces se ha dicho con otros temas, que como soy yo es lo que veo en los demás.

La confianza para mi comienza desde bebes.

Va muy unida al miedo, el bebé confía que su madre lo alimentará pero llora por miedo a que no sea así.

Según sus experiencias también será como confiará en sus padres al tener que quedarse sólo por primera vez en la escuela.

Confiará en los demás según lo aprendido en su hogar.

Padres con mucho miedo, muy protectores le enseñarán que no todos somos iguales.

También vamos a confiar en los demás por lo que vemos y escuchamos.

Familias que mienten no se dan cuenta que están enseñando a que se dice lo que no es cierto.

Vamos creciendo y del círculo pequeño familiar lo ampliamos al social (escuela, barrio, clubes).

Allí aprendemos que no siempre lo que se dice se cumple.

Prestamos que se convierten en pérdidas.

Promesas que no se cumplen.

Comentarios que son mentiras.

A eso se le va sumando los resultados que vamos obteniendo en lo que hacemos.

Si los resultados son positivos vamos aumentando nuestra confianza a nosotros mismos.

Si los resultados son negativos vamos a perder la confianza en que nosotros podemos.

Confianza que a veces se pierde según lo que dicen los demás.

Y si los demás hablan maravillas de nosotros vamos aumentando esa confianza.

Sin darnos cuenta le empezamos a dar el poder a los demás.

Nos olvidamos que el poder lo tenemos nosotros.

Que el equivocarnos no tiene que bajarnos la confianza en nosotros.

Que tiene que ser el impulso para intentarlo otra vez con más recursos, comprendiendo que me falto o cual fue el error.

Descubriendo mis virtudes, mis fortalezas y mejorando mis debilidades y defectos.

Es importante que comencemos en confiar en nosotros mismos.

Que seamos quien nos ame más en la vida.

Que aprendamos a jugar a nuestro favor y no en contra.

Que sepamos que siempre hacemos lo mejor que podemos.

Que ponemos toda nuestra energía para hacer lo mejor.

Que los demás hacen lo que pueden.

Que no somos todos iguales.

El mayor error que podemos cometer es cerrar las puertas de nuestro corazón.

Que por una mala experiencia creamos que todos son iguales.

Que todos quieren hacerte daño.

Es importante abrir tu corazón, quizás si eres de los que se tiran a la pileta, lo único que debes hacer es mirar a que haya agua en ella antes.

Siempre tu corazón debe estar abierto lo único que debes esperar es el momento correcto sin apuros ni resistencias.

Podrás encontrar a personas en las que puedes confiar con los ojos cerrados, con otras dependerá de la situación que este pasando.

Pero siempre debes ser objetiva porque quizás te fallaron, no respondieron como tú lo hubieses hecho pero por la sencilla razón que no eres tú.

Aprende a confiar y que el ser desconfiado no te paralice y te esté quitando posibilidades.

¿Qué te parece? ¡Me cuentas!

COMO VIVIR EN EL PRESENTE

imagesCuando vas creciendo te vas dando cuenta la importancia de vivir en el presente.

Te vas dando cuenta que es el tiempo real que tienes.

Que el pasado no lo puedes cambiar.

Que el futuro no lo sabes.

Muchas veces se convierte en una manía vivir de recuerdos.

Vivir pensando en lo que ya paso.

Lo que paso lo único que tiene que servirme es de experiencia para lo que vivo hoy.

De nada me sirve, si solo lo recuerdo para cargarme de melancolía, tristeza o miedos.

Debo liberarme de ese pasado y darle paso a este nuevo día.

Sanar esos sentimientos que me ponen triste.

Convertir esas malas experiencias pasadas en buenas experiencias del presente.

Tampoco puedo cambiar el pasado por vivir pensando en el futuro.

Ese futuro que nadie lo sabe.

Ese futuro que puede llegar a quitarte disfrutar de este maravilloso día.

Entonces aprendamos a vivir el día de hoy.

Con esto no quiero decirles que se gasten todo, que compren sin pensar si lo pueden pagar mañana.

Como siempre pienso el equilibrio es lo importante.

Tengamos claridad en lo que queremos.

Nuestros sueños, nuestras metas quizás no estén en el tiempo presente.

Nunca lo están, porque siempre sino nos quedamos en la zona de confort, nacerán nuevos sueños, nuevas metas a cumplir.

Pero lo importante es que hacemos hoy por ellas.

Que disfrutamos hoy de lo que tenemos.

Que tiempo le dedicamos hoy a nuestro ser.

Que hacemos hoy por nuestro cuerpo, que comemos, que actividad física hacemos.

Con quienes estamos hoy y cómo lo disfrutamos.

Cuánto tiempo hoy le dedico a lo que me gusta.

Que aprendí hoy por estar mejor.

No gastes tu tiempo pensando como será.

Como debería ser o peor dejar todo para después.

Primero el estudio, después la casa, después el auto, después la pareja, después los hijos, y nunca el disfrutar, el ser feliz

Aprendamos a caminar, dejemos de correr.

Al correr nos perdemos lo valioso que existe a nuestro alrededor.

Al correr no podemos utilizar nuestros sentidos.

No podemos ver la belleza que existe en cada uno

No podemos acariciar, abrazar y demostrar a quienes nos rodean lo mucho que lo queremos y lo importante que son para nosotros.

No podemos escuchar lo que sienten, lo que saben y lo que nos pueden dar.

No podemos oler el perfume de las flores, el olor de un rico café que compartido se hace mas rico.

No podemos acariciar, abrazar y demostrar a quienes nos rodean lo mucho que lo queremos y lo importante que son para nosotros.

No podemos escuchar lo que sienten, lo que saben y lo que nos pueden dar.

No podemos oler el perfume de las flores, el olor de un rico café que compartido se hace mas rico.

El poder disfrutar del sabor de un rico chocolate.

Cuantas veces por correr nos perdemos de la belleza de lo más sencillo.

Nos angustiamos pensando en complicaciones que podrían llegar a pasar.

Vive, disfruta, ocúpate fuera las preocupaciones.

El poder disfrutar del sabor de un rico chocolate.

Levántate cada día sintiendo esa emoción interna al percibir un nuevo hermoso día, con un sol que iluminará de una forma distinta, tan pura, tan fresca, tan renovada… entonces el día estará hermoso… y tú corazón vibrará en unidad…con admiración…

y todo irá mejor.

¿Qué harás? ¡Cuéntame!

COMO MANTENERSE FUERTE, SEGURO Y CON SALUD MENTAL, FÍSICA Y EMOCIONAL

COMO MANTENERSE FUERTE, SEGURO Y CON SALUD MENTAL, FÍSICA Y EMOCIONAL 1Para mantenerte fuerte debes creer, tener fe, que así será.

No es cuestión de hacer grandes cosas, son las pequeñas cosas que podemos afrontar día a día las que hacen que crezca la fortaleza.

No se trata de realizar actos sobrehumanos.

Se trata de hacer de las pequeñas cosas de cada día una suma de esfuerzos, que pueden llegar a ser algo grande, una muestra de amor.

Es cuestión de hacer, de tomar acción, con creer solamente no basta.

Sin acción no hay cambios positivos en nuestras vidas.

Si te quedas quieto sin hacer nada, no habrá cambios en tu vida.

Debes ser fuerte y firme en las dificultades y ser constante y perseverante en la búsqueda de lo que quieres.

Resistir las tentaciones que surgen del pensamiento de la comodidad y del ego.

Con una visión mezquina de la vida nunca podrás llegar a desarrollar tu fortaleza.

La persona que no quiere mejorar, que es egoísta, que busca nada más que el placer, no tiene motivos para desarrollar la virtud de la fortaleza porque es indiferente y carente de sentido para su mente.

La fortaleza te llena de fuerza interior, de tal modo que sabemos reconocer nuestras posibilidades, y reconocer la situación real que nos rodea para resistir y realizar las acciones que se nos presentan en nuestro devenir, haciendo de nuestras vidas algo noble, entero y provechoso.

Muchas veces no tomamos acción, no por comodidad, sino por miedos, por baja autoestima.

Allí deberemos dedicarnos más a nosotros, a diferenciar lo que dicen de lo que somos.

A buscar los motivos por lo que no vemos nuestra belleza y nuestra luz.

La autoconfianza o seguridad en uno mismo, con esa emoción que vivimos cuando pensamos realizar una actividad en la cual nos vemos eficientes.

Esa confianza es la responsable de nuestra manera de actuar, nuestro entusiasmo, nuestra persistencia y la manera de enfrentar errores y fracasos en dicha actividad, muy diferente a la manera que lo hacemos si tenemos poca confianza en nosotros mismos para la mencionada actividad.

Obviamente no se trata de volverse un experto en todas las actividades que la vida nos hace enfrentar para finalmente lograr una autoconfianza sólida.

Tampoco se trata de adquirir o desarrollar todas las características y atributos que la sociedad propone como valiosos para lograr una autoestima fuerte.

La clave de una autoconfianza y una autoestima sólida es el correcto trabajo emocional de las reacciones mentales automáticas que se disparan en nuestra mente cuando algo activa nuestra Actitud frente a Nosotros Mismos.

Tenemos que dejar de estar en piloto automático y ser los dueños de nuestras vidas.

Cambiar los resultados de lo que no nos agrada.

La manera para cambiarlos es ver que hacemos y que nos hace tener buenos resultados y que nos lleva por el camino que no deseamos estar.

Si seguimos por donde no queremos el cuerpo es el primero que lo nota y nos avisa enfermándose.

Vivir tranquilos sin sobre exigirnos, no necesitamos hacer todo en un día.

El día tiene 24 horas, 8 son para descansar, 8 para trabajar y 8 para distraernos.

¿Tú que haces?