EQUILIBRIO INTERIOR

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (30)Es importante que cada uno se tome el tiempo de escuchar las voces de su interior.

Ya que muchas veces tomamos decisiones completamente erradas por apurados, que con 5 segundos de consideración habrían bastado para tomar el camino indicado.

Muchas enfermedades podríamos prevenir si tomamos las necesidades en el orden que corresponden, ya que al cuidar las necesidades fisiológicas por sobre todo el cuerpo podemos mantenernos más sanos y fuertes para enfrentar el día a día.

Por ello meditemos y tomémonos nuestro tiempo.

Aprendamos a escuchar las corazonadas que nos sacuden el interior más que los gritos del exterior, después de todo lo único que importa realmente es alcanzar la felicidad y lo que para ti representa ser feliz, (ya que esto es diferente para cada uno).

En cumplir nuestras metas y no las que los demás quieren imponernos, cumpliendo con nuestra propia pirámide de las necesidades y sólo así podremos alcanzar nuestro verdadero nivel de equilibrio.

Las personas sólo buscarán cumplir las necesidades de un nivel al haber cumplido con el anterior.

Partiendo desde la base de dicha pirámide donde se encuentran las necesidades fisiológicas o básicas.

Seguidas por las necesidades de seguridad y protección, necesidades sociales, necesidades de estima y, en la punta, las necesidades de autorrealización.

Si aceptamos que ocurren hechos que están a nuestro alcance y otros fuera de el, debemos aceptarlos así y eso es un gran paso y cambio haciéndonos todo más fácil.

Ver que el cambio desde nuestro interior nos guía por el camino del éxito haciéndonos sentir más relajados y tranquilos durante cada instante de nuestro día, quitándonos así un impedimento que tiraba nuestra existencia constantemente..

La mayoría de nuestros pensamientos y preocupaciones son por sucesos que ocurrieron o por cosas que creemos o pensamos que llegarán a ocurrir.

En ambos casos no tenemos control directo sobre ello.

La mejor manera de calmar nuestra ansiedad es traer nuestra mente al presente. Ahora,  no hay problemas ni preocupaciones. Tan solo paz, tranquilidad interior.

El dedicar unos momentos en contacto con el pasto, el ruido del viento en contacto con tu rostro al caminar, correr o andar en bicicleta, los árboles, las piedras, el observar las nubes, el cielo y las aves, cada contacto, el integrarte con la naturaleza es un mimo a tu espíritu a tu ser interior, disfruta, goza.

Intenta aplicar estos cambios poco a poco en tu vida diaria, que ello forme parte de una rutina, como el desayunar, el trabajar, para llenarte de vigor y salud para encontrarte a Ti mismo y recuperar tu paz.

Es un equilibrio orgánico y energético, que nos lleva a poder vivir una vida en armonía, siempre que obtengamos el balance y equilibrio de estos tres componentes.

La suma del cuerpo, la mente y el espíritu, que juntos crean una persona única e irrepetible.

Como estaríamos, sino logramos estar en paz espiritual, o si nos creemos tranquilos pero nuestro cuerpo está o no se encuentra saludable, o si nos sentimos lleno de energía pero con la mente dispersa y ansiosa.

Hay que lograr Armonizar, desde nuestros centros de energía “Los Chakras” y nuestra dualidad interior exterior.

El estado en que se encuentra tu cuerpo se refleja en el estado de tu mente. Si tu cuerpo está tenso, así será también la condición en que está tu mente.

El Aprender y dominar la relajación de tu cuerpo, tus músculos y articulaciones es indispensable para llegar a relajar tu mente y pacificar tu espíritu.

No esperes que algo ocurra o pase para que cambie tu vida, ella hará un radical cambio de escena cuando Tú decidas hacerlo y no le tengas miedo a esos cambios, ten presente que todas las respuestas que buscas y necesitas se encuentran dentro de Ti.

Solo debes tomar el control de tus emociones, de tu Existencia.
No dependas de Otros para sentirte en Paz y Armonía, para lograr el cambio de horizontes.

Liberarnos de la duda, el arrepentimiento… y cambiar estos sentimientos por la importancia del “ahora” y el “aquí”.

¿Qué tiempo es el preferido de tus pensamientos? ¿El pasado, el presente o el futuro?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

LA COHERENCIA

images (25)La coherencia es lo que nos permite concebirnos como una unidad.

Diversas ideas secundarias aportan información relevante para llegar a la idea principal, o tema, de forma que podamos encontrar el significado global.

Lo coherente, mantiene una misma línea con una posición previa. Si alguien afirma que nunca se iría de su país y al poco tiempo viaja para instalarse en el extranjero, tendría una conducta no coherente.

En cambio, si un futbolista asegura que no jugaría en un club diferente al que lo vio debutar y luego rechaza una oferta millonaria de otro equipo, puede decirse que se trata de una persona coherente.

La coherencia también se asocia con lo lógico.

Hablar con coherencia sin realizar promesas imposibles de cumplir ni distorsionar la realidad.

En la vida hay miles de situaciones triviales, tales como escoger un sabor de helado o un color de zapatos, y de ninguna manera un cambio repentino o una contradicción en tales decisiones puede representar un rasgo negativo de una persona, ni una amenaza para la seguridad de quienes lo rodean, a pesar de ser ejemplos válidos de falta de coherencia.

Las sociedades actuales se caracterizan por una falta de coherencia entre las necesidades de los ciudadanos y su accionar.

Muchos seres humanos se sienten perdidos, al llegar a ciertos puntos clave de la vida, como si no supieran quiénes son, cuáles son sus objetivos, por qué actúan de una u otra forma.

Esa sensación de no tener control sobre nosotros mismos está relacionada con la falta de conexión que existe entre nuestros deseos profundos y lo que realmente hacemos.

No actuar con coherencia a la hora de tomar tales decisiones puede afectarnos gravemente para el resto de nuestras vidas, así como al resto de las personas involucradas, como ser pareja e hijos.

Pero no se trata de una mera equivocación, sino de la consecuencia de una fuerte influencia que nos condiciona desde que nacemos, y que nos la transmiten nuestros mayores y los medios de comunicación.

El mundo nos dice cómo debemos ser, qué debemos hacer, qué debe gustarnos y, en muchos casos, acabamos por creerlo; aunque, tarde o temprano, la verdad aflora.

Para identificar y contrarrestar la influencia excesiva de las presiones de la coherencia sobre nuestras decisiones de sumisión, deberíamos estar atentos a los mensajes que nos llegan de dos puntos de nuestro interior: el estómago y el corazón.

Nos llegan mensajes del estómago cuando nos damos cuenta de que las presiones del compromiso y la coherencia nos impulsan a aceptar peticiones a las que sabemos que no queremos acceder.

En tales circunstancias, lo mejor es explicar al solicitante que acceder a su petición constituiría una forma de coherencia ciega en la que no queremos vernos envueltos

Los mensajes del corazón son distintos. Resultan de especial utilidad cuando no sabemos con certeza si nos equivocamos al contraer el compromiso inicial.

Es entonces cuando debemos plantearnos la pregunta crucial: “Sabiendo lo que sé ahora, si pudiera retroceder en el tiempo, ¿asumiría el mismo compromiso?”. Nos llegará una respuesta informativa con el primer destello de sentimiento que percibamos en nuestro interior

Lo que haces cada día tiene mucha importancia para tu propio bienestar, y lo que con ello obtengas a corto, medio y largo plazo.

Para vivir en coherencia con tus valores, de vez en cuando pregúntate ¿Lo que estoy haciendo ahora responde a mis verdaderos y auténticos deseos o estoy caminando en dirección opuesta o sin rumbo?

Todos tememos pequeños y grandes deseos, pero a veces hacemos cosas sólo porque nos proporcionan satisfacciones a corto plazo, produciéndonos una gratificación instantánea, como por ejemplo, gastar tontamente, perder el tiempo en banalidades o en hacer actividades de ocio que nos perjudican a largo plazo.

Alcanzar la salud integral, es el principal reto que tenemos para mantener una óptima calidad de vida.

Lograr la salud integral requiere del desarrollo coherente de nosotros, y para ello deberemos prestar atención a todos los aspectos de nuestra vida: físicos (cuerpo), mentales, emocionales (alma) y espirituales.

El desarrollo humano coherente en todas estas áreas, contribuye a crear una sociedad más sana.

Numerosos estudios han encontrado que las personas sometidas a cambios familiares, sociales y culturales caracterizadas por rupturas emocionales y desorganización social o inestabilidad, están en mayor riesgo de contraer diferente tipos de enfermedades emocionales y mentales que repercuten en la salud corporal.

Para alcanzar la salud integral, se requiere un desarrollo ordenado y coherente a través de las diferentes etapas que integran la vida y atender las diferentes áreas de desarrollo.

También se requiere el apoyo del núcleo familiar y una correcta alimentación para cada uno de los elementos que integran el ser.

Nos esforzamos por mantener la salud y la armonía en nuestra vida, y de forma intuitiva somos conscientes de las interconexiones que existen entre los procesos físicos y las palabras, emociones, sentimientos y pensamientos; realizando esfuerzos por mejorar la coherencia individual, familiar, social y global.

La salud integral es el estado personal más importante que pretendemos alcanzar y comprende aspectos interiores biológicos, psicológicos, espirituales y mentales, por lo que, la alimentación, el amor, la religión y la educación son los principales factores que influyen significativamente en nuestro desarrollo.

El cuerpo físico requiere una nutrición balanceada para un desarrollo óptimo. La nutrición incluye un conjunto de procesos mediante los cuales el organismo incorpora, transforma y utiliza los nutrientes contenidos en los alimentos.

Dada la complejidad de todo el proceso alimentario, la cantidad de alteraciones que se pueden producir es amplia. Se requiere llevar a cabo un soporte nutricional adecuado para mantener un peso corporal ideal y evitar un déficit de nutrientes.

La ingesta de alimentos y el gasto energético son controlados por sistemas neuronales complejos y distribuidos, que reflejan la importancia biológica fundamental del suministro adecuado de nutrientes y el balance energético.

Se han hecho grandes progresos en la identificación de los diversos mecanismos hormonales y neuronales, mediante los cuales, el cerebro se informa a sí mismo, acerca de la disponibilidad de nutrientes ingeridos y almacenados que a su vez, le permite generar conductas autonómicas y salidas endocrinas para regularlos.

El ser humano está integrado por cuatro elementos que le dan vida: cuerpo, alma, espíritu y mente, y los cuatro elementos están interconectados, es por ello que para mantener la salud integral se requiere coherencia.

No es posible alcanzar la salud integral si el individuo no obtiene el alimento y los nutrientes que requiere cada uno de estos elementos a través del amor, las reglas de vida, y educación en la familia, la sociedad, la religión y la escuela.

¿Cómo va tu vida? ¿Qué piensas?

EL EQUILIBRIO

images (23)Que importante es vivir en equilibrio.

Los que tenemos metas claras, a veces debemos luchar con el equilibrio.

Al conocer dónde queremos llegar muchas veces nos envuelve la pasión y dejamos de lado cosas y personas importantes.

Por eso es común ver personas muy exitosas pero solas o con hijos muy tristes que su mayor sueño es que tengan un tiempo para ellos.

También lo vemos en personas muy espirituales que viven meditando o rezando a Dios, pero se olvidan de quienes lo rodean.

Personas enamoradas que parece que sólo hay amor para su pareja.

La verdad es que podemos dirigir nuestra vida mucho más de lo que pensamos. Podemos controlar nuestro estado económico, anímico. Iniciando acciones que nos lleven hacía más salud, éxito, amor.
Lograr el equilibrio Emocional nos  puede ayudar para avanzar

Renovemos nuestra  energía.

Programemos nuestro día hacia el futuro deseado.

Desechemos las actividades o acciones que no sirven o lo que es peor nos perjudican.

Preparemos nuestra mente para su máximo rendimiento.
Meditemos es una manera fantástica para relajarnos y  para integrar rápidamente todo lo que hemos aprendido y conectarnos  con nuestro ser interior.

Estimulemos ambas partes del cerebro.

Realicemos técnica para equilibrar los centros energéticos.

Detectemos los orígenes de emociones limitadoras.

Practiquemos técnicas para bajar niveles de estrés al instante en cualquier sitio y en cualquier momento.

Sentirnos bien en cada momento.

Soltando emociones negativas apenas las reconocemos.

Rompiendo con patrones o conductas negativas que cargamos por mucho tiempo.

Aceptando que podemos tener momentos de tristeza o enfado pero que eso no lo debemos cargar por todo el día o por mucho tiempo.

Teniendo más autoestima y paz interior.

Relacionándonos mejor con otras personas, ya que somos nosotros mismos con virtudes y defectos sin necesidad de llevar ninguna máscara.

Sintiendo más fuerza, ilusión y certeza en nuestro futuro.

Viviendo la vida sin altibajos sin sentirnos por momento tan eufóricos, llenos de vitalidad, dispuestos a comernos el mundo y al minuto, sin que haya ocurrido nada, caer en el desánimo y embargarnos en la desilusión. Con un desajuste de sentimientos que vienen y se van, con ese descontrol de estar en lo más alto para caer sin remedio, motivo de algunos de los trastornos emocionales que más afectan, como por ejemplo, la ansiedad.

Debemos tener la suficiente fuerza psicológica para afrontar la vida sin esos desequilibrios emocionales que a veces nos incapacitan para seguir adelante y ser felices.

Aprendiendo a manejar nuestras emociones para convertirlas en algo positivo porque lo primero que tenemos que hacer es conocer y reconocer nuestras emociones. En definitiva, conocernos a nosotros mismos.

Estar dispuestos a investigar, reconocer y expresar nuestros sentimientos. Una mirada al interior que se hace necesaria para encontrar el equilibrio emocional que necesitamos, siendo capaces de distinguir si lo que sentimos es presión o culpabilidad, responsabilidad o imposición, vergüenza o envidia, amor o dependencia.  

Un mayor conocimiento de nuestras emociones nos llevaría a poder manejarlas y transformar la angustia en aceptación, el miedo en aprendizaje, la desilusión en sueños, la ansiedad en iniciativas y la depresión en revitalización. Cómo aprender a identificar esas emociones depende de la forma de ser de cada persona. A algunas les bastará con tomarse un tiempo para ellas mismas, mientras que otras necesitarán técnicas como la meditación o incluso terapia psicológica.

¿Tu vida está equilibrada? ¡Espero que me cuentes!

AUTOSANACIÓN

descarga (4)Podemos ayudar a nuestra sanación repitiendo una serie de mandatos mentales, con la finalidad que la mente logre captar, asimilar y ejecutar sanar esas dolencias físicas y emocionales. 
Es un Reinicio Mental Intuitivo  que como lo hacemos con una computadora cuando se ponen lentas o comienzan a fallar, que la apagamos y volvemos a encenderla para cargar nuevamente los programas y volver a comenzar una sesión de trabajo. 
Cuando en forma repetida nos estancamos en los mismos pensamientos y creencias, nuestro cuerpo responde al significado de todos ellos. Ya sea que nos sentimos o estamos enfermos; con problemas y preocupaciones, y  no dejamos de pensar en ello. Y la mente da por hecho que así es como debe responder el cuerpo, con dolores, malestares y con los síntomas que se esperan de esa enfermedad. 
El método de autosanación, simplemente dicta que los poderes naturales de auto-sanación del cuerpo deben activarse por medio de frases que se instalan en el subconsciente, igual que se instala un programa en la computadora y a partir de ese momento, operarán automáticamente cada vez que se encienda el aparato. 

Al pronunciar las frases restauradoras, debemos frotarnos suavemente alguna zona del cuerpo para obtener la aceptación del subconsciente y provocar un estado de seguridad y tranquilidad que nos ayude a aceptar lo que viene del exterior. Esto se logra por medio de un amable contacto en forma de caricia ya sea en un brazo, en una mano o sobre el rostro o cabeza. 
Aseguran que en los niños y en los animales la respuesta es muy rápida y que no es necesario creer en el método. Simplemente se practica sobre un niño o adulto y el resultado es sorprendente. La ventaja que tiene también, es que puede auto-aplicarse, es decir, cualquier persona lo puede hacer, y sus resultados se sentirán en diferentes intensidades. 
El modo de hacerlo es dos veces al día y durante cuatro semanas, mientras se frota o acaricia suavemente un brazo o mano, se pronuncian las siguientes frases de auto-curación: 
Repetir cada orden tres veces: 
Equilibrar el pH de mi cuerpo 
Limpiar mi organismo de desechos tóxicos 
Desapegarme de mi Padre 

Desapegarme de mi Madre 
Limpiar mis Meridianos Energéticos 
Complementar todas las Carencias de mi cuerpo 
Equilibrar mi sistema hormonal 
Suplementar todas las necesidades básicas de mi organismo 
Equilibrar la energía de mis chakras y aura 
Esclarecer mi misión en esta vida 

Se puede agregar una o dos frases antes, relacionadas con el alivio de dolencias específicas, aunque estos enunciados, ya engloban la totalidad de los aspectos necesarios para lograr una salud óptima y sanar todas las enfermedades. 

Practiquemos este método de auto-sanación durante cuatro semanas, una vez por la mañana y antes de acostarse. Conscientes que experimentaremos cambios y notaremos algún otro síntoma pasajero. Podemos por la mañana experimentar cansancio, entonces si nos pasa eso lo haremos dos veces antes de acostarnos. Si por el contrario al hacerlo en la noche sentimos una recarga súbita de energía, procuremos practicarlo dos veces por la mañana. No dará mejores resultados si lo repetimos más veces al día, así que dos veces será suficiente. 

¿Tú que piensas? ¿Qué puedes sanar?

DECRETO

images (12)Así es hay que decretar, ya que los Decretos son afirmaciones que provienen de la Energía Divina Universal.

Palabras con una frecuencia vibratoria muy elevada que al usar “YO SOY”, “DIOS ESTÁ EN MI”, “YO SOY UNO CON DIOS”, elevamos nuestra frecuencia vibratoria llamando al Ser de Luz que habita en nosotros.

Al Decretar invocamos a nuestro Ser Supremo, nuestro Ser Superior, nuestro Gran Espíritu o nuestro Maestro Interior conectando a la vez con conciencias superiores del Universo que nos ayudan en el proceso del Decreto. 

Con una mente aquietada y poniendo toda nuestra atención e intención en las palabras pronunciadas del Decreto, podemos sanar muchas áreas de nuestro Ser y reclamar nuestra Sanación y Felicidad. 

Un Decreto vendría a ser como una Oración o Mantra . Cuantas más veces se repita (siendo esta repetición pronunciada 3 veces o múltiples de 3), más acción produce y las palabras se verán materializadas en el plano físico.

Es recomendable trabajar un Decreto varios días consecutivos, en un lugar tranquilo y armonioso, repitiendo dicho Decreto en voz alta o interiormente. 

Algunos de los Decretos son dados por Maestros, otros canalizados para que podamos experimentar el Poder y la Fuerza al trabajarlos.

Decretar es AMAR: si Decretamos sanación para nosotros es porque estamos en el camino del autoconocimiento verdadero y del Amor hacia nosotros mismos y hacia los demás. 

Mediante ellos podemos cambiar y mejorar cualquier aspecto de nuestra vida.

Cada pensamiento y palabra que pronunciamos en una afirmación. Incluso las conversaciones que sostenemos con nosotros mismos, nuestro diálogo interno, son una cadena de afirmaciones positivas o negativas.

Nuestras creencias no son más que patrones habituales de pensamientos aprendidos durante nuestra niñez.  Y aunque muchas nos benefician otras pueden limitar nuestra habilidad para crear las cosas que realmente queremos en la vida.

Tenemos que aprender a reprogramar nuestra mente, aprender a pensar y hablar de forma positiva para vencer el hábito arraigado de la negatividad.

Obviamente esto, ayudará a nuestra energía personal y por consiguiente en nuestras vidas.

Podemos crear nuestras propias afirmaciones teniendo en cuenta que siempre debemos redactarlas en tiempo presente como si ya lo hubiésemos conseguido y agradeciendo al universo por nuestros logros.

Ejercitemos diariamente tales afirmaciones (aunque sólo sean 5 o 10 minutos por día) nuestro subconsciente se irá familiarizando o acostumbrándose a tales pensamientos, y con el tiempo crearemos el hábito de pensar siempre con sentido de abundancia, prosperidad o éxito.  

Mientras hacemos dichas afirmaciones al mismo tiempo hagamos imágenes mentales asociadas a tales pensamientos, así se irán produciendo anclajes en nuestro subconsciente con lo cual empezaremos a atraer de manera automática la abundancia y prosperidad a nuestras vidas.

Este es el secreto para vivir una vida de prosperidad, una vida feliz.

Somos los creadores de nuestra propia vida. En nosotros esta el poder transformador para que lo imposible sea posible.

Imprégnate de estos pensamientos poderosos, siente, vibra, piensa y confiesa que tu eres la ley de atracción y que todo lo que deseas se puede materializar en tu vida. Créelo.

Redirige tus pensamientos hacia tu máximo bien y el de los demás. Comparte y multiplica este poder que esta dentro de ti y de los demás para vivir una vida plena de abundancia.

Uno de los postulados de la Ley de atracción es que decretar cosas nos ayudará a concentrar nuestro poder interior y hacer que el Universo se vuelva hacia nosotros.

Para decretar nuestros deseos, podemos escribirlos, recitarlos y tenerlos en mente durante el día.

Las oraciones tienen que estar en presente, por ejemplo: “Soy feliz en mi trabajo, con mi familia y mis amigos. Nada me molesta ni me hace dudar”.

Siempre hablando en positivo y evitando incluir la palabra “no” en nuestros decretos, por lo tanto, no puedes decretar “No seguiré subiendo de peso”, mejor di “Me mantendré en mi peso ideal”, porque si hablas de forma negativa el universo te quitará aquello que negaste, dando vuelta el enunciado.

El Universo no conoce de negativismos, si te escucha decir “No quiero que me vaya mal hoy”, omitirá el “no” de la oración y cumplirá tus deseos de forma errónea.

Tienes que ser muy claro y positivo, tener toda la fe de que lo que pides se va a cumplir sin importar el cómo y, por supuesto, no ser impaciente, porque todo llegará a su debido tiempo.

Los decretos de la mente son una relajante herramienta de escritura, ayuda a trabajar la automotivación, la autoestima, a enfocar los objetivos y las cosas que se quieren.

Practica escribiendo tus propios decretos y disfruta de sus beneficios en la salud, las relaciones, en el dinero y en tu espiritualidad.

A partir de ahora… cada vez más…
(Utilízalo para lo abstracto, por ejemplo: “A partir de ahora yo soy cada vez más optimista.”)

Antes de…
(Utilízalo para lo concreto, por ejemplo: “antes de diciembre yo realizo un viaje de placer a Europa para conocer, disfrutar, descansar y pasear.”)

Recuerda profundizar en los beneficios del pensamiento positivo.

Mi mente es más potente para servirnos mejor.””Los pensamientos positivos me traen beneficios y ventajas que deseo.”

“Los pensamientos negativos no tienen influencia sobre mí en ningún nivel mental.”

“Cada día, conforme pasan los días, estoy mejor y mejor, en toda forma y de toda manera, sin molestias ni dolores y con mi salud perfecta.”

“Tengo control perfecto y dominio absoluto sobre mis sentidos y mis facultades, en este nivel y en cualquier nivel mental donde funcione, inclusive el exterior consciente.”

“Tengo a mi disposición toda la energía que necesito para vigorizarme cada vez que lo desee.”

“Puedo ver el lado positivo de las cosas, siempre que lo deseo.”

“Puedo ver el lado positivo de la gente, siempre que lo deseo.”

“Puedo ver el lado positivo del mundo en general y de mi mundo, siempre que lo deseo.”

“Todos los días, de todas maneras, mejoro en mis capacidades, mejoro en mi creatividad y mejoro en mis puntos de vista sobre mí mismo.”

“Todos los días, de todas maneras, mejoro en todos los aspectos de mi vida.”

“Mi salud física está mejorando.” “Mi salud mental está mejorando.” “Mi salud espiritual está mejorando.”

“Mi vida social está mejorando.” “Mi vida económica está mejorando.”

“Me gusta la vida. A la vida le gusto yo.”

“Soy la persona que más deseo ser.”

¿Qué decreto incorporaste a tu vida o incorporarás?

DESPERTAR

images (1) Hay que despertar. Hay que reconocer que nosotros no somos nuestro ego. Ese ego que muchas veces se apodera de nosotros. No es posible vencer en la lucha contra el ego (no hay que negarlo), lo único que hace falta es la luz de la conciencia (tomar conciencia del ego). Es la única manera de poder trascenderlo. Y ser luz. El ego es identificarte con la forma, es buscarnos a nosotros mismos y perdernos en algún tipo de forma. Formas materiales o cuerpos físicos, las formas de pensamiento que brotan en la conciencia. Aquella voz que oímos incesantemente en la cabeza, es el torrente de pensamientos incansables y compulsivos. Cuando cada pensamiento absorbe nuestra atención completamente, cuando nos identificamos con la voz de la mente y las emociones que la acompañan, nos perdemos en cada pensamiento y cada emoción, nos identificamos totalmente con la forma y, por lo tanto, permanecemos en las garras del ego. El ego es un conjunto de pensamientos repetitivos y patrones mentales y emocionales condicionados, dotados de una sensación de “yo”. El ego emerge cuando el sentido del Ser, del “Yo soy”, conciencia informe, se confunde con la forma. Ese es el significado de la identificación. Es el olvido del Ser, el error primario, la ilusión de la separación absoluta, la cual convierte la realidad en una pesadilla. La mayoría de las personas se identifican completamente con la voz de la mente, con ese torrente incesante de pensamientos involuntarios y compulsivos y las emociones que lo acompañan. Están poseídas por la mente. Hay una sensación de “yo” (ego) en cada pensamiento, en cada recuerdo, interpretación, opinión, punto de vista, reacción y emoción. Hablando en términos espirituales, éste es el estado de inconsciencia. El pensamiento, el contenido de la mente, está condicionado por el pasado. Cuando decimos “yo”, es el ego quien habla, no nosotros. El ego consta de pensamiento y emoción. Un paquete de recuerdos que identificamos como “yo y mi historia”. De papeles que representamos habitualmente sin saberlo, de identificaciones colectivas como la nacionalidad, la religión, la raza, la clase social o la filiación política. Identificaciones personales, no solamente con los bienes materiales sino también con las opiniones, la apariencia externa, los resentimientos acumulados o las ideas de ser superiores o inferiores a los demás, de ser un éxito o un fracaso. Los egos son diferentes sólo en la superficie, en el fondo son todos iguales. Todos viven de la identificación y la separación. Así, el ego lucha permanentemente por sobrevivir, tratando de protegerse y engrandecerse. El ego se identifica con las cosas materiales, tratamos de encontrarnos a través de ellas, y esto da lugar al apego y a la obsesión, los cuales crean la sociedad de consumo y las estructuras económicas donde la única medida de progreso es tener siempre más. El deseo incontrolado de tener más, de crecer incesantemente. Tratamos de hallarnos en las cosas pero nunca lo logramos del todo y terminamos perdiéndonos en ellas. El apego a las cosas se desvanece por sí solo cuando renunciamos a identificarnos con ellas. Lo importante es tomar conciencia de que tenemos apegos. Sabremos si estamos apegados a algo o a alguien, porque en el momento de perderlo, sentiremos desesperación, sufrimiento. Cuando reconocemos que estamos apegados a algo o a alguien, es cuando comienza la transformación de la conciencia.  El ego se identifica con lo que se tiene. Oculto dentro de él permanece un sentimiento profundo de insatisfacción, de “no tener suficiente”, de estar incompleto. El ego se identifica con lo que se tiene. El ego también se identifica con el cuerpo físico. Esto nos obliga a asumir un papel en la sociedad y a amoldarnos a unos patrones condicionados de comportamiento. Juzgamos nuestro cuerpo físico y lo comparamos con otros, a fin de perfeccionarlo para ser igual o mejores que los demás. Buscamos modelos a imitar, y seguimos las modas. Esta identificación con el cuerpo físico es también identificación con la mente. Identificarte con tu cuerpo, el cual está destinado a envejecer, marchitarse y morir, siempre genera sufrimiento tarde o temprano. Abstenerte de identificarte con el cuerpo no implica descuidarlo, despreciarlo o dejar de interesarte por él. Si es fuerte, bello y vigoroso, podemos disfrutar y apreciar esos atributos, mientras duren. También podemos mejorar la condición del cuerpo mediante el ejercicio y una buena alimentación. Aunque la identificación con el cuerpo es una de las formas más básicas del ego, la buena noticia es que también es la más fácil de trascender. Esto no se logra haciendo un esfuerzo por convencernos de que no somos el cuerpo, sino dejando de prestar atención a la forma corporal externa y a los juicios mentales (bello, feo, fuerte, débil, demasiado gordo, demasiado delgado), para centrar la atención en el interior, en la sensación de vida que lo anima. Podemos comenzar a sanar cuando miramos nuestro cuerpo sin los juicios mentales, o reconocer estos juicios sin creer en ellos. Es esencial sentir nuestro cuerpo desde adentro, en lugar de juzgarlo desde afuera. Cuando no hay identificación con la mente (apego al “Yo”), no hay identificación con el cuerpo. Y cuando la belleza desaparece, entonces no hay sufrimiento. Cuando no hay apego al cuerpo y éste comienza a envejecer, la luz de la conciencia puede brillar más fácilmente. ¿Despiertas, descubriste tu verdadero Ser?

MÉTODO DE SERENIDAD Y ELIMINAR ANGUSTIAS

serenidadSon muchas las técnicas de relajación y control de ansiedad.

Estrategias para superar la depresión.

Ejercicios para incrementar la autoestima y mejorar las habilidades sociales.

Estrategias de solución de problemas.

Ejercicios de meditación, métodos para hacer frente a las obsesiones, las fobias o ataques de pánico.

Pero no son mágicas ni curan los trastornos de ansiedad y depresión de la noche a la mañana.

No existe” Cure su ansiedad en una semana”, “Venza su depresión sin esfuerzo”, ya que todo eso es mentira, pues hay que trabajar duro y durante mucho tiempo para poder superar estos estados.

Hay técnicas que han demostrado su utilidad en el tratamiento de estos trastornos, pero que requieren de un compromiso firme por parte de la persona en ponerlas en práctica para que de este modo puedan resultar eficaces.

Hay que ser perseverante y no esperar obtener grandes resultados de forma inmediata, ya que esto es un trabajo que hay que realizar a medio y largo plazo, pero el esfuerzo merece la pena.

Hoy en día tenemos tantos problemas y asuntos que resolver.

Y a veces parece como si nadie se diera cuenta de todo lo que tenemos que resolver al mismo tiempo: trabajar, estudiar, encargarnos del hogar, ajustar nuestro presupuesto y seguir cumpliendo con nuestras responsabilidades.

Parece imposible que en medio de tantas preocupaciones y contratiempos, podamos conservar la serenidad para resolver todo sin caer en la desesperación ni afectar a los demás con nuestra impaciencia.

El valor de la serenidad nos hace mantener un estado de ánimo pacífico y tranquilo aún en las circunstancias más adversas.

Sin exaltarse o deprimirse, encontrando soluciones a través de una reflexión detenida y cuidadosa, sin engrandecer o minimizar los problemas.

Cuando las dificultades nos aquejan fácilmente podemos caer en la desesperación, sentirnos tristes, irritables, desganados y muchas veces en un callejón sin salida.

A simple vista el valor de la serenidad podría dejarse sólo para las personas que tienen pocos problemas, en realidad todos los tenemos, la diferencia radica en la manera de afrontarlos.

Debemos ser conscientes de algunas realidades, no podemos abandonar nuestras ocupaciones habituales y escaparnos a algún lugar lejano para meditar con tranquilidad; dejarnos arrastrar por la tristeza; trabajar con menos intensidad, o esperar a que alguien tome nuestro problema en sus manos y lo resuelva.

Toda dificultad se ve más difícil y más grave que las anteriores, aun más si se agrega a otras que ya tenemos.

Nos empeñamos en encontrar la solución casi de manera simultánea al surgimiento del problema, algunas veces se da, pero no siempre. Por lo general toda situación requiere un consejo o un análisis profundo y detenido.

En estado de tensión, por nuestra mente, pasamos y repasamos las mismas palabras, las mismas opciones y los mismos pensamientos sin llegar a nada y aumentando nuestra ansiedad, perdiendo tiempo, energía y buen humor.

La serenidad no se da con el simple deseo, si así fuera, no tendríamos tiempo de sentirnos intranquilos o desesperados.

Usualmente reaccionamos y actuamos por impulsos, privando a nuestra inteligencia de la oportunidad de conocer y dilucidar todas las aristas del problema.

Revisemos cuatro ideas básicas para generar serenidad en nuestro interior:

  • Evitar “encerrarse” en sí mismo.
  • Encontramos mejores soluciones cuando buscamos el apoyo y el consejo de aquellas personas que gozan de nuestra confianza,  porque sabemos de antemano que su opinión estará siempre de acuerdo a la razón, la verdad y la justicia.
  • Concentrarse en una labor o actividad: Parece contradictorio pensar en mantener la atención rodeados de tanta tensión y preocupación, pero es posible salir de ese estado encaminando nuestros esfuerzos a realizar nuestras labores con la mayor perfección posible. Lo que necesitamos es liberar nuestra mente, salir del círculo vicioso y estar en condiciones de analizar las cosas con calma. No existe mejor distracción que el propio trabajo y la actividad productiva.
  • Gozar de la alegría ajena: Normalmente las personas que nos rodean se percatan de nuestro estado de ánimo. Los hijos, el cónyuge, los compañeros de trabajo no tienen la culpa, tampoco son indolentes a nuestro sentir, simplemente intentan hacernos pasar un momento agradable, no debemos alejarnos, ni rechazar estas pequeñas luces que iluminan nuestro día. Escucha las anécdotas, sonríe, ayuda a tus hijos a hacer la tarea… ¡Aprovéchalos!
  • Cuidarnos físicamente: Parece elemental y obvia esta observación, pero hay personas que se sienten afectadas de tal modo que dejan de comer y dormir por sus preocupaciones. Todos sabemos que las personas se vuelven más irritables ante la falta de alimento y descanso, por lo tanto, este descuido merma nuestra capacidad de análisis y decisión.

Seguramente todos hemos tenido la experiencia de “distraernos del problema” sin darnos cuenta; cuando volvemos a ser conscientes del mismo, nos sentimos liberados de la ansiedad y el pesimismo, es entonces cuando podemos pensar y decidir.

La serenidad hace a la persona más dueña de sus emociones, adquiriendo fortaleza no sólo para dominarse, sino para soportar y afrontar la adversidad sin afectar el trato y las relaciones con sus semejantes.

La mayoría de los tratamientos psicológicos que se emplean hoy día, suelen ser ineficaces porque tienden a ser incompletos, es decir, sólo se ocupan de restablecer aquella área o áreas que la persona suele manifestar como problemática o deteriorada, pero perdiendo de vista la totalidad de la persona donde todas las áreas y componentes de su personalidad están interrelacionados y conectados entre sí, por lo que si hay problemas o alteraciones en una sola de estas áreas, esto se manifestará en un comportamiento problemático a nivel general.

De hecho, la mayoría de los tratamientos psicológicos tratan de curar los síntomas, pero no analizan las causas subyacentes que originan dichos síntomas.

Es decir, a una persona que sufre de ansiedad, simplemente se le enseña una técnica de relajación y punto, pero esta herramienta es insuficiente ya que a medio plazo, la persona volverá a recaer en su ansiedad, puesto que no se trabajó sobre la totalidad de la persona y sobre las diversas áreas que podrían estar ocasionando y desencadenando dicha ansiedad.

Esta ansiedad pudo ser causada por una falta de autoestima, por un déficit en habilidades sociales, por un déficit en la capacidad para solucionar y afrontar problemas, por una falta de control mental, por una incapacidad para aceptar determinados sentimientos, emociones y/o pensamientos, etc., por lo que si no se trabajan todos estos aspectos de forma conjunta, el déficit psicológico seguirá manifestándose en la persona de una u otra manera y la ansiedad seguirá dañando y desestructurando su vida.

Todos los aspectos de la personalidad que influyen de manera interrelacionada y reciproca para que la persona pueda tener un óptimo y adecuado desarrollo personal, tanto a nivel psicológico y emocional, como en lo que respecta a su calidad de vida y a su satisfacción personal en todos los ámbitos de su existencia.

Es evidente, que si todas las áreas que conforman la personalidad están bien desarrolladas y afianzadas, la persona se encontrará bien, se sentirá plena y su desarrollo personal será óptimo y satisfactorio.

Por otro lado, la simple carencia en un área determinada, contaminará e influirá sobre las demás, haciendo que dicha persona se encuentre mal y que su desarrollo personal se encuentre obstaculizado, manifestándose en toda una serie de problemas psicológicos o emocionales.

Es importante llevar a cabo un proceso de reconstrucción personal en el que decidamos hallar la salida al dolor y sufrimiento que hay en nuestra vida.

Y que cada día que pasa seamos más conscientes de que si no cambiamos nuestra actitud, la forma de pensar, de sentir y de actuar, todo se agravará, ya que nuestro cuerpo no podrá seguir aguantando durante mucho más tiempo el estado de tensión y nerviosismo.

No se puede recuperar el equilibrio perdido recurriendo solamente a fármacos, ya que para poder recuperar nuestro equilibrio personal, hay que hacer un profundo trabajo de reconstrucción individual que nos permita restablecer la energía pérdida, recuperar el entusiasmo por la vida y conseguir desprendernos del estado de angustia y desilusión tan común en nuestros días.

Los fármacos pueden proporcionarnos alivio a corto plazo, no producen en la persona el cambio interno necesario para que ésta recupere el control de su vida, y con ello el control de sus pensamientos, sentimientos y emociones.

Es importante utilizar tu mente y ayudarte a cambiar tu forma de afrontar los problemas.

Que aprendas a romper la relación negativa que tienes establecida entre tu mente y tu cuerpo, bien aprendiendo a relajar tu mente, aprendiendo a relajar tu cuerpo, o relajando ambos de manera simultánea.

Con este aprendizaje, conseguirás que los pensamientos negativos y la tensión física que éstos producen, no puedan producirte emociones dolorosas, provocando con ello una mejora en tu vida a nivel físico y emocional.

Sólo necesitas creer que el cambio es posible y que está al alcance de tus manos, más cerca de lo que te puedas imaginar, ya que la fuerza para el cambio está dentro de ti, se encuentra en tu interior y puedes acceder a todo el potencial que guardas dentro de ti.

Hazlo ahora, no esperes más. No lo dejes para mañana, porque el mañana es solamente una ilusión. La única transformación posible debe ser realizada ahora. ¿Por qué esperar más? ¿No te gustaría poder empezar a disfrutar de tu vida plenamente de una vez por todas?

Pues adelante, hazlo ahora, deja tu mente abierta, libérate de todas tus preocupaciones y haz tuyas las ideas que se mencionan y exponen. Una vez que las hayas hecho tuyas, ponlas en práctica y convéncete a ti mismo de que el cambio es posible mediante la acción.

Avanza lentamente pero de forma segura, es mejor dar pequeños pasos que intentar correr demasiado deprisa.

¿Qué paso darás?

NUESTRA FUENTE DE SABIDURÍA

En este mundo moderno muchas veces nos olvidamos de introducirnos en nosotros mismos, olvidamos ir al lugar en donde está nuestra mayor fortaleza y nuestra fuente de sabiduría.

La vida moderna parece estar hecha para evitar, en todo momento, la mirada interna.

Se han alcanzado grandes logros en el campo de la tecnología pero no sabemos introducirnos en nosotros mismos, no sabemos buscar la fuente que nos calma la sed y nos da el equilibrio necesario para vivir mejor.

Debemos experimentar esa gran aventura interna que comienza con la meditación. La puerta de entrada a los parajes secretos de tu mundo interno.

Conocer ese método que te lleva al contacto con tu propia fuente de vida.

 Encaminándonos al reino de la luz y del amor porque solo, en lo profundo de nuestro corazón, encontraremos el equilibrio y la felicidad que hemos estado buscando.

Haremos que nuestras emociones y nuestra mente guarden silencio para que podamos escuchar la voz del alma, de ese ser Maravilloso y Divino que somos en verdad.

El objetivo de la meditación es hacer contacto con el alma. Allí está la fuente de sabiduría y de verdad, allí está el amor que se da sin pedir nada a cambio, allí están la fortaleza, el poder y la voluntad. Son tus tesoros, los de verdad, no como aquellos de hierro y de plástico, de cemento y de vidrio, de piedras y metales; y están compuestos de una sustancia muy sutil que tiene la particularidad de no desgastarse o acabarse; nadie te los puede robar y no se devalúan.

Cuando, a través de la meditación, te pones en contacto con tu alma, tu vida comienza a cambiar.

Es como si tuviéramos una llave del sitio donde fluye una energía muy especial que tiene el poder de hacer nuevas todas las cosas.

Algo parecido a cuando te enamoras. El sol parece que alumbra mucho más y las estrellas toman un nuevo brillo. Nos inspiramos y sorpresivamente nos hacemos poetas.  Si observas bien te darás cuenta que el amor contiene el poder de hacer nuevas todas las cosas porque, cuando nos enamoramos, vemos las cosas distintas, encontramos belleza en todo. Y hasta nosotros mismos expresamos la belleza a través de la mirada, los gestos y el rostro.

Esta misma transformación ocurre cuando,  por medio de la meditación, hacemos contacto con el alma.

Lo van a notar también tus familiares y amigos porque, como el amor, el contacto con el alma no se puede esconder, se nota.

El alma es la fuente de todo tu amor y hacer contacto con tu alma es como hacer contacto con tu otra mitad, con eso que te falta para sentirte completo.

Dios es amor y el alma es un pedacito de Dios. Es tu parte divina. Y es también la parte divina de todos. Lo divino en ti es lo mismo que lo divino en todos los demás seres humanos.

Es como una corriente de energía divina, de luz líquida que fluye en todos. Somos partes de un todo mayor que llamamos Humanidad y este hecho es la base real de la fraternidad humana. No es una razón sentimental, es un hecho.

Por eso es necesario que hagamos contacto con nuestra alma, que el amor aflore naturalmente y amemos a todos los seres para hacer contacto con esa corriente de vida y de amor que nos hace sentir uno con todos los demás.

¿Qué piensas?¡Cuéntame!