GEOMETRÍA SAGRADA

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

th0306PV6CLa geometría sagrada es el lenguaje simbólico de las fuerzas de la creación del universo y nos ayuda a entender mentalmente lo que ya intuitivamente conocemos.
Todo en el universo proviene de una misma fuente o Inteligencia Universal, que algunos llamamos Dios, o Madre Naturaleza, o Gran Espíritu.
La Geometría Sagrada nos demuestra, con conceptos que puede captar nuestra mente racional, como todo lo que existe fue creado por medio de los mismos principios básicos, como desde un simple átomo hasta una inmensa galaxia siguen un mismo patrón geométrico idéntico.
Hay 7 formas principales dentro de la Geometría Sagrada : los 5 Sólidos Platónicos , el Circulo y la Espiral.
Los 5 Sólidos Platónicos son el CUBO , ICOSAEDRO , TETRAEDRO , OCTAEDRO , Y DODECAEDRO.
Los 5 Sólidos Platónicos son formas completamente simétricas que tienen todos los lados iguales , todos los ángulos iguales , de las mismas medidas y que los 5 caben dentro de la Matriz Universal que es la Esfera.
Tenemos al TETRAEDRO que es un triángulo con base: representa la conciencia del fuego.
Tiene 6 aristas, 4 caras triangulares, 4 vértices. Símbolo de la SABIDURÍA por representar al fuego sagrado, el primer elemento.
El CUBO con 12 aristas, 6 caras cuadradas, 8 vértices representando el secreto del mundo natural. Es la conciencia de la TIERRA, es la experiencia de lo que ha nacido de la naturaleza.
El OCTAEDRO de 12 aristas, 8 caras triangulares, 6 vértices. Es el aire, es como 2 pirámides invertidas, unidas en sus bases. Simboliza la PERFECCIÓN DE LA MATERIA POR EL ESPÍRITU.
El DODECAEDRO con 30 aristas, 12 caras pentagonales, 20 vértices, representa el quinto elemento (éter, prana, Chi). Considerado el poder femenino de la creación y la FORMA MADRE.
El ICOSAEDRO con 30 aristas, 20 caras triangulares, 12 vértices, es la conciencia del agua. Representa la semilla de la vida, la forma del universo, es lo masculino.
Desde el nacimiento de nuestro planeta, la red que rodea a la tierra estaba conformada por una matriz de geometría sagrada.
Platón decía que la estructura básica de la tierra se encontraba en proceso de evolución a una red icosaédrica (de 20 triángulos).
Estas matrices son enrejados que cubren nuestro planeta, nuestro cuerpo, nuestros lugares, nuestras células, átomos, y modulan la energía-luz que sostiene y crea las formas.
Son de origen cristalino e invisibles, ya que se mueven a la velocidad de la luz.
Estas estructuras constituyen lo que se conoce como lenguaje de la luz.
El lenguaje de la luz es una manera de recibir información y energía con el fin de facilitar nuestro desarrollo.
Es un método de aprendizaje sin necesidad de libros o intelecto. Este lenguaje está formado por 144,000 sellos de energías cristalinas (forma en que se decodifica la luz), que están formadas en la red de conciencia Crística en la tierra.
Más allá de la serie de los sólidos Platónicos existe otra forma geométrica que se genera a partir del antiguo cristal Icosa Dodecaedro (unión femenino y masculino).
Esta es la red de ascensión del planeta creada para que la tierra pueda resonar a una frecuencia más alta y elevar su estado de conciencia hacia un nuevo escalón en la evolución.
Todas las redes se unifican por medio de la esfera en un patrón de unidad, la única diferencia es que tienen interconexiones rectas formadas por el sólido Platónico que presentan.
Investigadores actuales han comprobado que los nodos y las alineaciones de la red atribuidos anteriormente a la red antigua ya no coinciden.
¿Qué piensas tú?

 

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

EL MITO DE LA MUERTE

images (27)Han escrito sobre personas que han sido declaras muertas por segundos y luego de ser revividas cuentan que se vieron dentro de una especie de túnel oscuro que tenía una luz al final.

Este resplandor los llenaba de esperanza, hasta que de golpe regresaban a su cuerpo.

Para investigadores que han estudiado experiencias cercanas a la muerte, esta visión no es real y nada tiene que ver con una vida en el más allá.

Ellos opinan que gran parte de este fenómeno puede explicarse como un resultado químico del sistema nervioso en situaciones extremas.

Para la psicóloga Susan Blackmore, el sentirse dentro de este corredor oscuro con una luz al final, es el resultado del cerebro procesando la información visual en períodos en que le llega poco oxígeno y la función normal de las neuronas se va complicando.

La sensación de bienestar vendría propiciada por la acción de neurotransmisores como las endorfinas, que se liberan en situaciones de estrés importante.

Uno de los mayores temores de nuestros abuelos era que los enterraran vivos, ya que existía una especie de enfermedad que hacía lucir como muertos a quienes realmente no lo estaban.

Actualmente ese estado biológico se conoce como catalepsia y sus síntomas hacen que la persona permanezca inmóvil y sin signos vitales, cuando en realidad está consciente o semi consciente.

Ahora se sabe que puede ser producida por el mal de Parkinson, epilepsia, efectos de la cocaína y esquizofrenia, entre otros.

Hoy en día es prácticamente imposible y el temor de los abuelos queda como un mito gracias a todo lo que se conoce sobre la catalepsia y porque antes de la autopsia se debe esperar entre 24 a 72 horas para asegurar que el fallecimiento sea real.

El mito que habla del sexto sentido de algunos animales -generalmente domésticos-, capaces de sentir antes que los humanos situaciones de riesgo e incluso la muerte, no tiene ninguna base científica. No obstante, hay una excepción para esta regla y se trata del gato llamado Oscar, del estado de Rhode Island

Este felino protagonizó las noticias en el 2007 predijo la muerte de al menos 25 ancianos del Centro de Rehabilitación de Providence.

Según los médicos de este centro, Oscar hacía sus propias rondas y quien recibía su visita, generalmente moría 4 horas después. Sería cierto o simple casualidad, no se sabe.

Es posible que hayas escuchado la historia de parejas de ancianos que han vivido juntos muchos años y que cuando uno muere, el otro también fallece al poco tiempo, debido a la tristeza que causa la ausencia de su compañero de vida.

Morir de tristeza o de un corazón roto es posible, aunque no está 100% comprobado, ya que el sufrimiento que causa una pérdida de ese tipo, genera una reacción de estrés en el organismo que puede acarrear fallos en el corazón. Por otra parte, una persona con tanta melancolía tiende a descuidarse y a dejar de comer, haciendo que su sistema inmunológico también se deprima y sus defensas para contrarrestar enfermedades se vuelvan mínimas.

La Muerte es una entidad propia, representada desde el fin del Medioevo como un esqueleto que porta una guadaña, no puede ser detenida de ninguna manera y como entidad autónoma no posee control sobre el destino ultra terreno de las almas a las que le toca conducir; solo se presentar a buscar a aquéllos a los que les ha llegado la hora. Este concepto ha existido en muchas culturas desde los inicios de la humanidad.

En español además del nombre propio de La Muerte es común emplear el término La Parca proveniente de la mitología romana.

Las Parcas (en latín Parcae) son tres hermanas hilanderas que controlan el hilo de la vida de cada mortal e inmortal en el nacimiento, el matrimonio y hasta la muerte. Escriben el destino de los hombres, en un enorme muro de bronce y nadie puede borrarlo. Se llaman Nona, Décima y Morta; cortan con unas tijeras el hilo que marca la longitud de la vida y es entonces cuando el hombre muerte. Hilan lana blanca, entremezclada con hilos de oro que representan momentos dichosos en la vida de las personas y lana negra, los periodos tristes.

A partir del siglo XV comenzó a ser representada como una figura esquelética que lleva una enorme guadaña y viste con un manto negro con capucha.

También se da el nombre del Ángel de la Muerte. Aunque no se hace mención en la Biblia de tal Ángel, existe una mención de Abbaddon (El Destructor) cuya identidad corresponde al Ángel del Abismo.

De vez en cuando se hace referencia en el Nuevo Testamento a la muerte, Cor. 15:26 afirma: “El último enemigo que será destruido es la Muerte”, lo que implica que la muerte no ha sido destruida de una vez por todas.

En el Islam la muerte es vista como un evento a celebrar en lugar de un ser temible. Es el paso del alma eterna en una dimensión más cercana a su creador que es visto como un punto de alegría, en vez de la miseria, el dolor o la tristeza.

En algunos casos, la Parca es quien causa la muerte de la víctima, lo que da origen a historias donde a esta se le puede engañar o sobornar permitiendo así que el condenado sobreviva gracias a su astucia. Otras creencias sostienen que el espectro de la muerte, sirve para cortar los últimos lazos entre el alma y el cuerpo además de para guiar al difunto al otro mundo.

La Muerte es muda, no habla ni se deja ver ni conocer. Cuando ella viene a buscarte, no hay nada que hacer.

La muerte para algunos es el fin natural de la vida,  es algo normal, el fin natural de todo organismo vivo. Esta forma de pensar fomenta el oportunismo y niega todo valor moral.

No todos los investigadores llegan a esa conclusión. Calvin Harley, biólogo especializado en el envejecimiento humano, afirmó que no cree que el hombre “haya sido programado para morir”. Por su parte, el inmunólogo William Clark hizo esta observación: “La muerte no está entretejida inseparablemente con la definición de la vida”. Y Seymour Benzer, del Instituto de Tecnología de California, expuso así su reflexión: “El proceso de envejecimiento no es comparable a un reloj, sino a una secuencia que esperamos ser capaces de alterar”.

¿Tú que piensas?



DESPERTAR

images (1) Hay que despertar. Hay que reconocer que nosotros no somos nuestro ego. Ese ego que muchas veces se apodera de nosotros. No es posible vencer en la lucha contra el ego (no hay que negarlo), lo único que hace falta es la luz de la conciencia (tomar conciencia del ego). Es la única manera de poder trascenderlo. Y ser luz. El ego es identificarte con la forma, es buscarnos a nosotros mismos y perdernos en algún tipo de forma. Formas materiales o cuerpos físicos, las formas de pensamiento que brotan en la conciencia. Aquella voz que oímos incesantemente en la cabeza, es el torrente de pensamientos incansables y compulsivos. Cuando cada pensamiento absorbe nuestra atención completamente, cuando nos identificamos con la voz de la mente y las emociones que la acompañan, nos perdemos en cada pensamiento y cada emoción, nos identificamos totalmente con la forma y, por lo tanto, permanecemos en las garras del ego. El ego es un conjunto de pensamientos repetitivos y patrones mentales y emocionales condicionados, dotados de una sensación de “yo”. El ego emerge cuando el sentido del Ser, del “Yo soy”, conciencia informe, se confunde con la forma. Ese es el significado de la identificación. Es el olvido del Ser, el error primario, la ilusión de la separación absoluta, la cual convierte la realidad en una pesadilla. La mayoría de las personas se identifican completamente con la voz de la mente, con ese torrente incesante de pensamientos involuntarios y compulsivos y las emociones que lo acompañan. Están poseídas por la mente. Hay una sensación de “yo” (ego) en cada pensamiento, en cada recuerdo, interpretación, opinión, punto de vista, reacción y emoción. Hablando en términos espirituales, éste es el estado de inconsciencia. El pensamiento, el contenido de la mente, está condicionado por el pasado. Cuando decimos “yo”, es el ego quien habla, no nosotros. El ego consta de pensamiento y emoción. Un paquete de recuerdos que identificamos como “yo y mi historia”. De papeles que representamos habitualmente sin saberlo, de identificaciones colectivas como la nacionalidad, la religión, la raza, la clase social o la filiación política. Identificaciones personales, no solamente con los bienes materiales sino también con las opiniones, la apariencia externa, los resentimientos acumulados o las ideas de ser superiores o inferiores a los demás, de ser un éxito o un fracaso. Los egos son diferentes sólo en la superficie, en el fondo son todos iguales. Todos viven de la identificación y la separación. Así, el ego lucha permanentemente por sobrevivir, tratando de protegerse y engrandecerse. El ego se identifica con las cosas materiales, tratamos de encontrarnos a través de ellas, y esto da lugar al apego y a la obsesión, los cuales crean la sociedad de consumo y las estructuras económicas donde la única medida de progreso es tener siempre más. El deseo incontrolado de tener más, de crecer incesantemente. Tratamos de hallarnos en las cosas pero nunca lo logramos del todo y terminamos perdiéndonos en ellas. El apego a las cosas se desvanece por sí solo cuando renunciamos a identificarnos con ellas. Lo importante es tomar conciencia de que tenemos apegos. Sabremos si estamos apegados a algo o a alguien, porque en el momento de perderlo, sentiremos desesperación, sufrimiento. Cuando reconocemos que estamos apegados a algo o a alguien, es cuando comienza la transformación de la conciencia.  El ego se identifica con lo que se tiene. Oculto dentro de él permanece un sentimiento profundo de insatisfacción, de “no tener suficiente”, de estar incompleto. El ego se identifica con lo que se tiene. El ego también se identifica con el cuerpo físico. Esto nos obliga a asumir un papel en la sociedad y a amoldarnos a unos patrones condicionados de comportamiento. Juzgamos nuestro cuerpo físico y lo comparamos con otros, a fin de perfeccionarlo para ser igual o mejores que los demás. Buscamos modelos a imitar, y seguimos las modas. Esta identificación con el cuerpo físico es también identificación con la mente. Identificarte con tu cuerpo, el cual está destinado a envejecer, marchitarse y morir, siempre genera sufrimiento tarde o temprano. Abstenerte de identificarte con el cuerpo no implica descuidarlo, despreciarlo o dejar de interesarte por él. Si es fuerte, bello y vigoroso, podemos disfrutar y apreciar esos atributos, mientras duren. También podemos mejorar la condición del cuerpo mediante el ejercicio y una buena alimentación. Aunque la identificación con el cuerpo es una de las formas más básicas del ego, la buena noticia es que también es la más fácil de trascender. Esto no se logra haciendo un esfuerzo por convencernos de que no somos el cuerpo, sino dejando de prestar atención a la forma corporal externa y a los juicios mentales (bello, feo, fuerte, débil, demasiado gordo, demasiado delgado), para centrar la atención en el interior, en la sensación de vida que lo anima. Podemos comenzar a sanar cuando miramos nuestro cuerpo sin los juicios mentales, o reconocer estos juicios sin creer en ellos. Es esencial sentir nuestro cuerpo desde adentro, en lugar de juzgarlo desde afuera. Cuando no hay identificación con la mente (apego al “Yo”), no hay identificación con el cuerpo. Y cuando la belleza desaparece, entonces no hay sufrimiento. Cuando no hay apego al cuerpo y éste comienza a envejecer, la luz de la conciencia puede brillar más fácilmente. ¿Despiertas, descubriste tu verdadero Ser?

EL SER CRÍSTICO

thCAN47UF9El Ser Crístico, es Ser en Cristo. Es una energía de puro Amor Divino. Es ser intermediarios entre la parte humana y la divinidad. Es un Ser de Luz inteligente, con una conciencia pura y perfecta que crece y se incrementa con el Cuerpo Causal. Viviendo en las cualidades de Dios, para que Cristo se expanda y se incremente el Bien de nuestro Cuerpo Causal. El Ser Crístico es nuestro Ordenador de Energía y al entregarle el comando de nuestros vehículos no hay despilfarro de energía. Actúa como un Observador Silencioso, conociendo nuestro recorrido, sosteniendo nuestro Patrón de Perfección, dirigiendo al cuerpo en las tareas a realizar para la formación y restauración de alguna parte dañada. Es quien nos transmuta el día de nuestro cumpleaños, para que la cercanía de la Divina Presencia, sus regalos y bendiciones puedan ser absorbidas con mas profundidad. Cuando estamos desencarnados moran en la Cuarta Esfera otorgados  para acelerar la unidad con nuestra Divinidad. De El proceden los ímpetus e inspiraciones de bien, que nos llevan a desear ser mejores, mas amorosos, perdonadores y a expandir la bondad de corazón. Nos ayuda a comprender que cada ser humano esta llamado a convertirse en el Cristo, así como lo manifestó Jesús en la Tierra. La Nueva Era es un tiempo de Cristos manifestados, expandidos, es un tiempo de Amor, de Paz y de Pureza. Tenemos que recordar en todo momento que cada hermano lleva un Cristo en su corazón y así conectarnos con esa esencia Crística que es todo lo noble y bueno de esa individualidad y no con su personalidad. Evitando de esta forma la posibilidad de sentir, pensar o actuar de alguna forma menor a la Presencia Crística. El Santo Ser Crístico es la personificación más cercana que tenemos de nuestra propia Divinidad “Yo Soy” que se mantiene en las esferas superiores. Este ser que somos nosotros mismos y que está ubicado entre la presencia “Yo Soy” y el cuerpo físico, mantiene una llama de su propia esencia en el centro de nuestro corazón. Cuando la reconocemos y aprendemos a amarla y proyectarla al mundo exterior, este grandioso ser toma posesión y hay una persona unificada y alineada con nuestra Divinidad. Y es Dios quien actúa, manteniendo a la personalidad exterior replegada en estado incoloro, inodoro e insípido, como el agua pura, cristalina o transparente. Es la única forma que la energía Divina se puede manifestar en el mundo exterior tal cual es y sin ser contaminada Se realiza una transfiguración y el cuerpo físico manifiesta un perfecto estado de salud, una perfecta belleza y una perfecta silueta. El Elemental del cuerpo físico ya tiene de donde sacar el patrón perfecto de nuestro aspecto físico. Pensamos, sentimos y actuamos como lo hacen los seres ascendidos, lo único que deseamos es el bien para nosotros mismos y para los demás. Si en nuestro andar hemos lastimado a otras personas, debemos usar el servicio de la llama violeta transmutadora para disolver todo error y regalarle a las personas lastimadas todo el bien de lo mismo que queremos para nosotros y de esta manera compensar sus sufrimientos. Todo debe quedar en perfecto balance para que nuestro cuerpo etéreo (el alma) que alberga a nuestros chakras con todo el registro de lo vivido, emita toda la luz y el fuego, tal cual nos viene de Dios y así la llama en nuestros corazones continúe expandiéndose para beneficio de toda la raza humana. Este ser Crístico tiene una vibración más baja que el de la Presencia “Yo Soy”, ambos son uno en acción conjunta, y su cualidad es de carácter sentimental, convirtiéndose en el Vigilante Silencioso de la persona. Es el único Hijo de Dios engendrado, que si se le da libertad, actuará como el Director Divino de todos los asuntos materiales. La activación del Ser Crístico al asumir el mando de todos nuestros asuntos exteriores, es conocido como la segunda venida de Cristo y es algo totalmente individual. Por lo tanto cada quien tiene que convertirse en su propio Cristo dentro de sí mismo y de esta forma cumplir con su propio Plan Divino. Tomar conciencia de su corona, su canal de conexión con la Divinidad, expandirlo, ampliarlo y desde él llegar a su Ser Crístico, la Consciencia de Cristo en él, del Amor Incondicional, a sí mismo y desde la unidad de todo lo que somos. Amor Incondicional a todo lo creado, aquí, ahora, presente, pasado, futuro, dimensional e interdimensional, Consciencia de Unidad y Totalidad. Inundarse del amor, transformarse en dulce Luz. En Paz con nosotros, en Todos, en Unidad. ¿Cuándo tienes un poquito de Cristo en ti?



LA IMPORTANCIA DE LA SONRISA

thCAFZF7G0No hay duda de lo importante que es, que tengamos siempre una sonrisa en nuestro rostro. Una sonrisa en nuestra boca, pero también que se refleje en nuestros ojos. Una expresión que refleje placer o entretenimiento, que no sea por ansiedad o producto de ira, sarcasmo o burla. La sonrisa es una reacción normal a ciertos estímulos y ocurre independientemente de cuál sea la cultura. Tampoco es una reacción que uno aprenda, sino que se nace con ella: los niños que nacen ciegos sonríen desde un principio. La sonrisa genuina se refleja en la boca y en los ojos. La sonrisa por cordialidad solo se ve en la boca. La sonrisa, es la luz de nuestro rostro, la que nos abre muchas puertas, la que genera aptitudes positivas y la que nos alisa el camino para llegar a los demás. La sonrisa tiene un efecto multiplicador en cualquier tipo de actividad que desarrollemos. Pedir algo por favor, y acompañarlo de una sonrisa, produce un efecto muy positivo en la otra persona. Siempre, nuestra sonrisa , debe ser natural, y nada fingida; esta actitud positiva nos beneficia en nuestras relaciones con los demás. Una sonrisa enriquece a quien la recibe sin empobrecer a quien la ofrece. A pesar que dura un segundo su recuerdo no se borra. ¿Quién se olvida de quién siempre tiene una sonrisa al vernos? Sonriamos aunque sea una sonrisa triste, porque esa puede atraer a sonrisas verdaderas, que la transformen. No existe maquillaje que embellece más que una sonrisa sincera. La sonrisa no se compra no necesitas ser rico para tenerla, ni por ser tan rico no la necesitas. Hasta el más pobre la pueda dar. No depende de lo que tienes exteriormente. Una sonrisa es una muestra de cordialidad, un gesto que indica a la otra persona las ganas de agradar y de ser amable. Hay que acompañar nuestros gestos y acciones con una sonrisa. Es la luz que ilumina nuestras vidas, tanto en el ámbito social, como en el familiar o el laboral. El mundo es como un espejo: si le muestras mala cara, te pondrá mala cara; sonríe, y te sonreirá. Una sonrisa es una luz en la ventana del alma que indica que el corazón está en casa. La sonrisa es el alumbrado de la cara y la calefacción del corazón. Si no empleas tu sonrisa, eres como un hombre con un millón de dólares en el banco y sin chequera. Cuando sonreímos a alguien, nueve de cada diez veces nos devuelven la sonrisa. En definitiva son dos las personas a las que comunicamos alegría y cuya existencia mejoramos. Hay cientos de idiomas en el mundo, pero la sonrisa la hablan todos. La sonrisa es el lenguaje del amor.  Una sonrisa vale mil palabras.  Sonreír nos ayuda a crecer en amor por los demás. Una grata sonrisa, contiene bondad y cortesía mezcladas con amor humano. Vale más que un millón de dólares, y no cuesta ni un centavo. ¿Y tú que haces y piensas?

SERES DE LUZ

seres de luz1Todos somos seres de luz. Hay una luz en nuestro interior, algunos la irradian hacia los demás en otros permanece oculta.

Todos tenemos algo valioso dentro nuestro, pero mientras unos pueden mostrarlo otros lo tapan.

Esta oculto por miedo a lo que piensen los demás, por miedo a que se nos quite.

Elegí la vela porque muchos creen que su luz es pequeña y que no vale la pena compartirla que no harán grandes cambios.

Pero en un mundo donde existe la oscuridad en tantos, en donde parece que lo único importante es hacer negocios. El ganar cada vez más. Donde las familias cada vez están más desmembradas.

Es importante encontrar nuestra luz y empezar a compartirla.

Estos día me dijo alguien muy querido por mí, de que me servía todo lo que yo hacia y eso me dio más fuerzas para compartir con todos lo que siento.

Yo siento que cada día me estoy uniendo a más personas que quieren estar cada vez mejor, vivir en un lugar mejor.

Que se preocupan por lo que hacen, quizás es un muy buen momento para pensar con la realidad que tenemos, que podemos hacer nosotros.

Todos tenemos 24 horas es una de las cosas que no cambia por el dinero que tenemos o por los títulos que poseemos.

Pero cuando vamos creciendo en nuestro Ser, vamos aprendiendo a ver en que utilizamos nuestro tiempo, si ello nos ayuda a ir hacia donde esta la luz o si cada vez esta más oscuro.

Si cuando nos juntamos los lunes por dos horas nos conectamos con nuestro interior y dejamos ser nosotros mismos, aprovechando el lugar en donde todos nos escuchan y nadie opaca al otro sino que aporta lo que tiene para dar, para mi sirve veo la luz de cada uno.

Si aquel que no puede estar porque el horario no se lo permite no se apaga, no se siente mal,  sino se ocupa en algún momento de la semana de aportar a los demás su granito de arena, su luz, pasando por el blog y escribiendo lo que tiene para dar, para mi sirve el tiempo que estoy dedicando.

Pasando por mi canal y viendo los distintos videos y enriqueciendo lo que hay, para mi también sirve.

Es cuestión de iluminar al mundo no necesitamos ser Dioses, grandes iluminados sino de aportar lo que esta en nosotros.

Dejar esos viejos paradigmas en donde nos enseñaron a ser individualistas, en donde uno   tiene que pisar a otros para estar más arriba. Cuando va aprendiendo que cada uno esta en un nivel de aprendizaje pero si ayuda al que esta abajo también será ayudado a estar más arriba, vas creciendo y te vas dando cuenta que siempre para subir es más fácil cuando más liviano estás. Al estar más liviano te vas desprendiendo de aquello que no es tan importante que solo te quita brillo.

Te das cuenta que nadie es mejor que nadie sino que cada uno tiene fortalezas y debilidades.

Que las fortalezas ayudan a iluminar a los demás cuando las compartes. Que entras en la oscuridad cuando tus fortalezas solo te sirven para hacer sentir débil al otro o menos que vos.

Espero que cada vez seamos más los que aportemos nuestra luz porque si bien hay casos de oscuridad hay mucha más luz pero no se ocupan de mostrar.

¡Que brillemos cada día más!

¿Y tú que sientes? Espero que me cuentes.

 

 

 

 

SER DE LUZ

SER DE LUZTodos tenemos luz, somos un ser de luz, permite que tu Luz brille para que todos sepan que eres alguien muy especial.

Pero recuerda que “especial” no quiere decir “mejor”.

Todos son especiales, cada uno a su modo. Pero hay muchos que no lo recuerdan.

Ser la Luz es ser especial, y eso está hecho de muchas partes.

Siendo generoso, amable, creativo, paciente. Hay  muchas formas de ser especial.

Ayudando a los demás, compartiendo, siendo amistoso y considerado con los demás.

Si queremos tener luz hay que eliminar los miedos. Podemos hacer este  ejercicio.  Es fácil,  rápido y sencillo. Respira profundo, hazlo 5 veces.  Siente el corazón,  respira paz.

Visualiza un manto de luz que baja del cielo y cubre cada rincón de tu ciudad.

Cubre con luz tu hogar, tu entorno y lleva esa luz a los lugares más necesitados.

Todos somos luz,  hay luces más tenues, con tu ayuda le darás intensidad.

Con tu intención podrán encenderse. Al culminar el ejercicio,  afirma: la luz en mi bendice la luz en ti, somos luz.

También cuando transites esas calles o lugares que te generan temor, cúbrelo con el manto de luz y cubre de LUZ ese pensamiento que genera temor.

La luz cumple su propósito siempre aunque no lo “veamos”, aunque no seamos conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor como causa de lo que somos, cumplimos siempre el propósito de lo que somos, si es que somos seres de luz .

Todos tenemos esa fuerza, su energía influye en lo positivo y en lo negativo, trasciende más allá de nosotros e influye en otros y en la naturaleza. Debemos aprender a canalizarla sólo hacia lo positivo.

Aquello que quieras hacer, hazlo con toda tu energía. Para lograrlo tenemos que pensar que tenemos la fuerza para lograrlo, con fe  orientado sólo a lo positivo, durante el día no pensemos en enfermedad o fracaso, es desperdiciar energía y hacer que el cuerpo se enferme y fracasemos al canalizar con el pensamiento la fuerza a lo negativo.

La respuesta está en el Despertar Tu Luz Interior, y es el libre albedrío el que nos hará actuar o no; y si procedemos, el que decidirá si lo hacemos de manera correcta o incorrecta.

Cada uno de nosotros es el único responsable de lo que pensamos y realizamos.

Al descubrir que realmente somos seres de luz, amor y energía, así como lo son cada una de las personas que habitan en este mundo.

Ello nos permite cambiar la percepción hacia la vida, hacia las personas, hacia nuestro trabajo, hacia nuestra  familia, hacia las desgracias e incluso hacia nuestros enemigos.

La luz que llevamos dentro y que podemos obtener de la gente valiosa a nuestro alrededor nos ayudará a sentirnos mejor, a dejar el oscuro túnel en el que nos encontramos para no volver a mirar hacia atrás, para recorrerlo con la plena seguridad de que al final del camino está un mundo lleno de luz para nosotros. Para entonces ya estamos convertidos en seres de luz y energía.

Si contamos con: luz, amor y energía, estaremos preparados para afrontar la vida y las crisis, que esta nos tiene deparadas; para salir de ellas mucho más seguros, con mayor experiencia, maduros, pero sobre todo con un gran aprendizaje que nos permitirá ir creciendo como seres humanos a través de nuestra historia personal.

¿Y tú ves tu luz? ¿Cuál es su intensidad? ¿Qué haces para que brille más?

PARA CONTAGIAR EL POSITIVISMO

thCAR8LP6PPara contagiar el positivismo hay que ser positivo.

Hay que ver todo lo bello que poseemos, creer en nosotros mismos que podremos estar cada día mejor.

Con esperanzas que podremos lograr todo lo que nos proponemos con constancia y perseverancia.

Una vez que nosotros lo logramos podremos contagiar a los demás por irradiar luz, por dar mucho amor, por estar dando palabras de aliento.

Por motivar a todos, a que se alejen de lo negativo, enseñando el poder que tienen en su mente y que con ella atraen tanto lo bueno como lo malo, que la mente visualiza lo que decimos pero no sabe de no y si yo me paso el día pensando en lo que no quiero atraigo más de lo mismo.

Compartiendo con los demás nuestra experiencia y nuestra amistad podremos contagiar lo que somos.

Manejando nuestras emociones para que con cada noticia o situación negativa no generalicemos y creamos que todo será igual.

Aprendiendo que lo negativo puede ser una oportunidad para avanzar y mejorar la situación en la que estoy.

Que debemos tener buena disposición con ánimo, y alegría. Con esa energía positiva transmitiéndola a los demás. Comprensivos y estar siempre listos para ayudar. Rodearnos de gente con buena onda implica que contemos incondicionalmente con ellos, que disfrutemos de “inyecciones” de energía positiva en cualquier momento, que tengamos apoyo y contención cuando nos resulte necesario.

Despertarnos de buen humor agradecidos por un día más. Pensando en lo que haremos. Notando nuestros logros, sin minimizarlos por más pequeños que sean. Nunca tenemos que olvidarlos que la playa está formada por muchos granitos de arena y el océano por muchas gotas de agua y quien no se admira de su inmensidad. Mo te impidas conectarte con la felicidad que te mereces.

 Uno tratara de contagiar el positivismo pero no olvidemos que la decisión siempre está en cada persona.

Cuando uno descubre que no existe el cambio en la otra persona, porque no ve ni escucha lo que decimos porque está tapado con sus pensamientos y negatividad y empieza a interferir en tu manera de ser, en tu felicidad y en tu tranquilidad, y si ya has probado algunas recetas que no surtieron efecto, es sano mantenerlos al margen o alejados de nuestra vida diaria, pero si no te es posible en este momento porque es un familiar, tu jefe, etc. Se puede hacer un ejercicio que funciona muy bien.

Por unos días o una semana busca un lugar tranquilo, imagina que hay una pared entre tú y esa persona negativa. Es una pared grande, ancha, sólida, que te mantiene a salvo de las “ondas” de ese ser. Del otro lado de la pared, tú estás tranquilo(a): es tu lugar bien seguro. Escuchas a la otra persona, puedes mirarla, pero toda su intención queda del otro lado de la pared, tú aquí estás a salvo. Respira tranquilamente hasta que sientas paz de este lado al principio puede llevarte unos minutos alcanzar este estado de quietud interna. Repite este ejercicio todas las veces que sea necesario, hasta que al imaginarte de tu lado seguro de la pared inmediatamente puedas respirar con tranquilidad.

Por eso les digo la mejor manera de contagiar positivismo es ser felices y disfrutar de la vida más allá de los buenos o malos momentos que a veces nos toca vivir.

¿Y tú que contagias?

NUESTRA FUENTE DE SABIDURÍA

En este mundo moderno muchas veces nos olvidamos de introducirnos en nosotros mismos, olvidamos ir al lugar en donde está nuestra mayor fortaleza y nuestra fuente de sabiduría.

La vida moderna parece estar hecha para evitar, en todo momento, la mirada interna.

Se han alcanzado grandes logros en el campo de la tecnología pero no sabemos introducirnos en nosotros mismos, no sabemos buscar la fuente que nos calma la sed y nos da el equilibrio necesario para vivir mejor.

Debemos experimentar esa gran aventura interna que comienza con la meditación. La puerta de entrada a los parajes secretos de tu mundo interno.

Conocer ese método que te lleva al contacto con tu propia fuente de vida.

 Encaminándonos al reino de la luz y del amor porque solo, en lo profundo de nuestro corazón, encontraremos el equilibrio y la felicidad que hemos estado buscando.

Haremos que nuestras emociones y nuestra mente guarden silencio para que podamos escuchar la voz del alma, de ese ser Maravilloso y Divino que somos en verdad.

El objetivo de la meditación es hacer contacto con el alma. Allí está la fuente de sabiduría y de verdad, allí está el amor que se da sin pedir nada a cambio, allí están la fortaleza, el poder y la voluntad. Son tus tesoros, los de verdad, no como aquellos de hierro y de plástico, de cemento y de vidrio, de piedras y metales; y están compuestos de una sustancia muy sutil que tiene la particularidad de no desgastarse o acabarse; nadie te los puede robar y no se devalúan.

Cuando, a través de la meditación, te pones en contacto con tu alma, tu vida comienza a cambiar.

Es como si tuviéramos una llave del sitio donde fluye una energía muy especial que tiene el poder de hacer nuevas todas las cosas.

Algo parecido a cuando te enamoras. El sol parece que alumbra mucho más y las estrellas toman un nuevo brillo. Nos inspiramos y sorpresivamente nos hacemos poetas.  Si observas bien te darás cuenta que el amor contiene el poder de hacer nuevas todas las cosas porque, cuando nos enamoramos, vemos las cosas distintas, encontramos belleza en todo. Y hasta nosotros mismos expresamos la belleza a través de la mirada, los gestos y el rostro.

Esta misma transformación ocurre cuando,  por medio de la meditación, hacemos contacto con el alma.

Lo van a notar también tus familiares y amigos porque, como el amor, el contacto con el alma no se puede esconder, se nota.

El alma es la fuente de todo tu amor y hacer contacto con tu alma es como hacer contacto con tu otra mitad, con eso que te falta para sentirte completo.

Dios es amor y el alma es un pedacito de Dios. Es tu parte divina. Y es también la parte divina de todos. Lo divino en ti es lo mismo que lo divino en todos los demás seres humanos.

Es como una corriente de energía divina, de luz líquida que fluye en todos. Somos partes de un todo mayor que llamamos Humanidad y este hecho es la base real de la fraternidad humana. No es una razón sentimental, es un hecho.

Por eso es necesario que hagamos contacto con nuestra alma, que el amor aflore naturalmente y amemos a todos los seres para hacer contacto con esa corriente de vida y de amor que nos hace sentir uno con todos los demás.

¿Qué piensas?¡Cuéntame!