PERSEVERANCIA

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (22)La perseverancia es muy importante para nuestro desarrollo personal.

Nos ayuda a llegar a dónde queremos.

 Teniendo dedicación o insistencia, tanto en las ideas, como en las actitudes, en la realización de algo, en la ejecución de los propósitos y también en las resoluciones del ánimo.

Es la capacidad para continuar y seguir adelante a pesar de las dificultades, los obstáculos, la frustración, el desánimo, el aburrimiento, o la tendencia o los deseos de rendirse o abandonar ante una situación.

Cuando somos perseverantes perseguimos nuestros objetivos con empeño, dedicación, acabando lo que hemos empezado, concentrados y trabajando en nuestras tareas con constancia, y ante el fracaso volvemos a intentarlo mejorando el método.

Por lo general, somos optimistas y con un estado de ánimo positivo, tenemos una alta autoestima y una alta capacidad de autocontrol.

Es necesario tener un objetivo claro o una meta que justifique el esfuerzo y perseverancia o dedicación en un período de tiempo generalmente extenso.

Es la clave del éxito en muchas situaciones, aunque se debe saber cuándo perseverar y cuándo no.

Perseverar puede ser negativo, ya que se puede gastar mucho esfuerzo y tiempo en algo que no produce ni va a producir ningún resultado.

Por tanto, debemos saber no sólo cuándo perseverar, sino también hasta qué punto y cuándo es más inteligente abandonar y centrar nuestros esfuerzos en algo diferente.

 

La perseverancia también es importante en las relaciones, ya que en toda relación entre dos personas alguna vez hay conflicto y es necesario un gran esfuerzo para resolver esos conflictos, no tener miedo al fracaso o a los errores, y tener un control de los problemas y superarlos para mejorar, crecer personalmente y continuar viviendo.

La perseverancia ayuda, pero no garantiza, o aumenta la probabilidad para alcanzar metas difíciles, y ayuda a valorar más los logros obtenidos.

También la perseverancia aumenta la sensación de auto-eficacia cuando tienes éxito, y ayuda a mejorar las capacidades y las habilidades, a desarrollar nuevas técnicas para superar los obstáculos y a aprender de los errores.

Por el contrario, si nos vamos al extremo opuesto de la perseverancia, nos encontramos con personas perezosas y vagas, que se rinden demasiado pronto o que ni siquiera lo intentan, que buscan lo fácil y toman atajos siempre que pueden, pierden el interés con facilidad y abandonan ante la más mínima dificultad.

Admiramos a aquella corredora que, a pesar de estar exhausta, sin apenas poder moverse, sigue hasta cruzar la línea de meta, demostrando así un gran espíritu de lucha y superación.

A Thomas Edison que probó más de 6000 sustancias antes de encontrar la que finalmente resultó ser útil para crear el filamento de la bombilla eléctrica. Dijo que “el genio es un 99% transpiración y un 1% inspiración”.

A Abraham Lincoln que perdió seis elecciones y fracasó en dos negocios antes de convertirse en uno de los presidentes más importantes de Estados Unidos.

A Hellen Keller que se quedó sorda, muda y ciega tras una enfermedad con poco más de un año de edad y a pesar de ese tremendo obstáculo, no solo logró aprender a comunicarse con los demás, sino que fue la primera persona sordomuda en conseguir un título universitario. La cantidad de obstáculos que tuvo que superar para lograr sus propósitos en una época en que las personas como ella apenas podrían aspirar a nada más que a permanecer vivas, fue digna de elogio.

En general, persistir ante el fracaso es difícil, puesto que el fracaso produce una emoción desagradable que hace que las personas deseen dejarlo y mirar hacia otro lado. La persistencia requiere vencer esta tendencia a abandonar.

La perseverancia se aprende con ejemplos. Desde niños si los padres, como los profesores o maestros, le enseñamos qué es ser perseverante a través de sus acciones.

 Siendo constantes en las actividades y nos anticipamos a los obstáculos, teniendo firmeza frente a las dificultades, si enfrentamos los retos sin miedo, con un compromiso pleno y decidido para cumplir con nuestra tarea, o la actividad que sea.

¿Qué reto te propones?¿Hasta dónde llegas?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

LA CONFIANZA EN TI MISMO

descarga (1)La confianza en uno mismo, te ayuda a llegar a donde quieras ir.

Es uno de los elementos importantes para lograr nuestras metas.

Al confiar en uno mismo, uno sigue sabiendo que lo logrará.

La confianza en uno mismo es ese motor que te ayuda a seguir adelante a pesar de las dificultades.

El que hace que perseveres y no abandones.

El que escuches lo que te dicen para seguir avanzando.

La confianza en uno mismo te hace capaz de expresar una opinión o decir cómo te sientes; pedir lo que deseas o necesitas; expresar tu desacuerdo de manera respetuosa; hacer sugerencias o dar a conocer tus ideas; decir “no” sin sentirte culpable y además, que puedas defender a otra persona.

Al tener confianza o seguridad en ti, no tienes dudas con respecto a tus capacidades, puedes decir “no puedo” en vez de “sí puedo”, no permites que la gente te menosprecie y no te menosprecias tú, auto saboteándote.

No das tanta importancia a lo que digan hagan o piensen los demás de ti, eres capaz de decir ¡no!, cuando algo no te gusta, te atreves a entablar conversación con extraños, hablar en público, en una reunión o frente a un grupo de personas sin echarte para abajo todo el tiempo, signos de complejo de inferioridad.

La vida no es para vivirla pensando en lo que no hiciste, en lo que deberías haber hecho o en lo que quisiste hacer pero no pudiste.

Quedar atrapado en los aspectos negativos de nuestros actos no te ayuda a superar y crecer. Puedes quedar atrapado en un lamento y desmotivarte.

Mejor reconócete lo que has logrado y desde ahí ten en cuenta que si sucedió una vez, es posible otra vez más. Siente orgullo por las cosas que has hecho y haces. Céntrate en los aspectos positivos de tu vida.

Hay que empezar a hacer las cosas para perderles el miedo.

Muchas veces lo que ocurre es que le tenemos miedo a lo desconocido y cuando nos damos oportunidad de conocer la situación nos damos cuenta de que en realidad no había nada que temer.

Por ejemplo: si te da miedo hablar en público, empieza a hacerlo enfrente de un espejo. Si te dan miedo las alturas, súbete a un edificio más alto cada día.

Muy a menudo otorgamos excesiva importancia a los potenciales problemas que pueden surgir si intentamos algo.

 Nos enfocamos en todos los contra, en lo que nos frena, en vez de todo lo positivo.

Al intentarlo lo que te pueden decir es que no, y recuerda que cada “no”, te acerca más al “sí” que deseas.

Usemos toda nuestra energía en lograr nuestras metas, en lugar de gastarlas preocupándonos de lo que podría ocurrir.

Si estás asustado porque vas a hacer algo por primera vez…Imagina que ya lo has hecho en el pasado. Imagínate entonces a ti mismo, de la forma más realista posible, culminando con éxito lo que ahora vas a hacer por primera vez.

Siéntelo, conoce la sensación que se tiene. Recuerda que la mente realmente no sabe diferenciar entre algo imaginado con mucho detalle, de algo real. Lo confunde. Habrás superado el miedo a la primera vez.

Investiga y conoce la historia de quienes ya han logrado lo que tu  deseas.

Encuentra a alguien que ya demuestra confianza en ese área, e imítalo.

Toma como modelo su comportamiento, su actitud, sus valores, sus creencias… y aplícalo, de la forma que puedas, en el contexto que tú necesitas.

Si tienes la posibilidad habla con él, y si no, pues trata de acercarte, y de observarlo lo más que puedas. Aprende de él. Hay muchos libros con las biografías y anécdotas de personas que cuentan cómo lograron algo que deseamos y así nos muestran el camino corto, pues nos dicen qué debemos de evitar y de esta manera no gastaremos energía intentando algo que está probado no funciona.

Anula a la molesta y negativa vocecilla interna que te dicta como actuar.

Descubre las cosas en las que sobresales y luego enfócate en tus talentos. Permítete estar orgulloso de ellos.

La inferioridad es un estado mental en el cual te declaras a ti mismo como una víctima. No permitas victimizarte.

Exprésate, ya sea a través del arte, la música, la escritura o la danza.

¡Encuentra algo que disfrutes! Todos nacemos con talentos y fortalezas. Puedes desarrollarte y sobresalir en lo tuyo. Además, añadir una variedad de intereses a tu vida no solo te dará más confianza, sino que aumentará tus posibilidades de conocer amigos compatibles.

Las personas que confían en sí mismos creen en sus habilidades, sienten que tienen control sobre sus vidas y creen que son capaces de hacer lo que planean y esperan.

Tener confianza en sí mismo no significa que se pueda hacer todo. Las personas que confían en sí mismas tienen expectativas realistas. Incluso cuando sus intereses no se cumplen, ellos continúan siendo positivos y aceptan su manera de ser.

¿Qué piensas? ¡Comparte tu experiencia nos ayudará! ¡Gracias!