COMO SER VALIENTES

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

imagesPara abordar este tema lo primero que tenemos que pensar es que es para nosotros ser valientes y para que queremos ser valientes.

Si yo les pregunto a los niños que es ser valientes, enseguida visualizarían a su súper héroe.

Pero en los adultos es diferente.

Para mi no se necesita una capa o súper poderes para ser valientes.

Muchas veces esta más cerca de lo que nos parece.

Para mi es cuestión de actitudes.

Es cuestión de liberarnos de esos miedos, de ese peso que no nos deja volar o avanzar.

Ser valiente significa sentir temor sin dejar de luchar.

Significa mirar de frente y tener paso firme.

Un ser valiente emprende, se mantiene y conquista sus metas.

Es ser valientes en el día a día.

Valientes para superar o enfrentar las dificultades o situaciones que se nos presentan.

Para mi es valiente aquella persona que se entera de una enfermedad y se ocupa de ella, en vez de victimizarse .

Es valiente aquel que se ocupa para salir adelante económicamente.

Es valiente aquel que se enfrenta a aquellas personas que van en contra de sus acciones o pensamientos.

Es valiente aquel que se enfrenta objetivamente con su Ser y se compromete a hacer cambios personales.

Pero el tema que compartimos no es solo para saber quienes son valientes o cuando somos valientes.

Es para, como siempre lo decimos, que haré yo para ser valiente.

Si estoy enferma que haré para estar mejor, física y mentalmente.

Si es económicamente que posibilidades tengo para generar más dinero.

Que servicio puedo brindar que los demás necesitan.

Moverme en busca de aquellos que tienen dinero y les falta lo que yo puedo brindarles.

Allí estará mi valentía para enfrentarme a aquellas personas y con seguridad decirle que puedo ayudarlo.

Eliminando los miedos a los no, es lo máximo que nos puede pasar.

Aprender a decirles a los demás lo que pensamos.

No aceptando que nos traten mal o que nos desvaloricen.

Pero cuidado de no caer en creernos que podemos ir gritando por el mundo diciendo lo que pensamos.

La mejor manera para no equivocarnos es antes de hablar pensar si fuera yo al que me dicen esto ¿me caería bien? ¿Es importante lo que voy a decir?

Aquí está nuestra valentía para enfrentarnos a esa persona a solas y explicarle lo que nos pasa, lo que sentimos.

Sin caer en el error de hablar públicamente lo que nos sucede.

Teniendo la valentía de hacernos cargo que cuando algo pasa no hay un culpable.

Es cuestión de encontrar juntos la salida, la mejor solución.

Y por último o quizás siendo preferentemente la primera opción para empezar, según las prioridades de nuestra vida.

Es ser valientes para enfrentarnos a nosotros mismos.

Ese ser que a veces descuidamos, que poco atendemos y al igual que los demás va cambiando.

Ser valientes para vernos y decir como somos.

Para muchos es más fácil hablar de los demás que de ellos mismos.

Hablar de personas que gritan, que tratan mal, que están nerviosos.

Pero acá se trata de ver como hablamos nosotros, que decimos y que hacemos.

Como siempre es más fácil enfrentarnos a las virtudes que a los defectos.

Pero tenemos que liberarnos de viejos paradigmas que nos hacen ver como malos o inferiores si tenemos defectos.

Es cuestión de ser valientes y ocuparnos de cada defecto de ver cada día que podemos hacer para revertirlo.

¿Qué tienes que cambiar?¿Qué harás?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

REINGENIERIA MENTAL

images (16)La Reingenieria es la alternativa o forma de pensar con un sentido común.

Aplícala en forma concreta y coordínala con los esfuerzos personales o colectivos, para motivar o producir cambios radicales en las prácticas tradicionales de efectuar las cosas.

Favorece en las tareas, actitudes, aptitudes y valores complementarios o facilitadores de una coherente evolución, hacia la más acertada manera de satisfacer nuestras necesidades y las de los demás.

El proceso empieza por el análisis de las actitudes de la persona con respecto a sí mismo y los demás.

Los cimientos de la reingeniería humana son: “los valores y la ética”. Recuperarlos es la base de fondo para construir encima nuestra  personalidad (forma de ser).

Una vez que se colocamos en la base, en el fondo los valores de honradez, amor al prójimo, se empieza a trabajar en las formas.

Pero debemos meditar el porque a veces con conocimiento de técnicas de excelencia, no logramos el resultado esperado.

Es hacer de la auto-observación un hábito y aplicar todos los recursos que disponemos (mentales, emocionales y corporales) al servicio de nuestra evolución como persona, así podremos aprender a “enderezarnos” o “corregirnos” y “funcionar” mejor en cualquier área de la vida en la que nos desenvolvamos.

En este terreno cotidiano, somos dueños del presente y futuro, podemos aplicar toda nuestra creatividad e inteligencia para hacer de este proceso de obtener los resultados que esperamos, algo que realmente nos brinde plenitud.

Sabemos que los problemas siempre existirán: aparecerán a menudo o de vez en cuando. Lo que pretendemos lograr es, a pesar de ellos, contar con un modelo o sistema al que podamos recurrir para salir adelante desde el aprendizaje constante y sobre todo cuidando nuestras emociones, nuestra mente y nuestro cuerpo.

Tener objetivos, metas y acciones reales y motivadoras.

Cambiar el patrón de contenidos vitales.

Cambiar modalidades y submodalidades de pensamiento.

Usar el sistema guía de  pensamiento.

Potenciar y cambiar Creencias.

Generar sueños de calidad y alternativas de elección.

Dominar el lenguaje y la comunicación.

Eliminar mandatos o creencias negativas.

Modelar o copiar la excelencia o maestría.

Manejar anclas y anclajes.

Comunicarse con poder y efectividad.

Es lograr descubrir y aprender mecanismos que te permitan utilizar las emociones negativas para tu beneficio (las emociones que se desencadenan en situaciones difíciles).

Poner tu mente a tu servicio (pensamientos) y utilizar el transporte de tu cuerpo impulsándolo hacia lo que quieres.

Comenzar a vivir sin excusas, una vida feliz y en bienestar.

Apunta a una revisión y análisis profundo de aquellas cuestiones que te generan malestar y que no están funcionando como esperas; ya sean estas conductas, maneras de hacer las cosas y/o formas de ser que no te están ayudando a lograr lo que deseas ser, hacer y tener.

Implica que rompas con el pasado, que hagas “borrón y cuenta nueva”, que habilites un “lienzo en blanco para un nuevo dibujo” y que te predispongas de manera diferente a re-crear, re-inventar, re-diseñar, re-armar todo aquello que resulte efectivo para tu vida a partir del análisis realizado.

Hacer reingeniería con tu vida te indica que pares tu marcha, declares un quiebre y digas “BASTA, no quiero más esto para mi” para comenzar a rever intensa y sinceramente tus posiciones y actitudes ante la vida, sobre todo las conductas que adoptas al relacionarte con otras personas.

Implica derribar el obstáculo de pensar “yo me las sé todas”, o que “siempre actúo bien” y que “los que hacen las cosas mal son los otros, ellos tienen la culpa”.

Si no derribas este gran enemigo, no podrás detectar qué cosas te hacen falta cambiar para mejorar.

¿Por dónde comenzarás?