LA ENVIDIA

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

descarga (3)Es un sentimiento o estado mental donde hay dolor o desdicha por no tener lo que tiene el otro, sea en cosas materiales, cualidades u otra clase de cosas.
Daña la capacidad de gozar. Es el factor más importante que debilita al amor, ternura o gratitud.
Es un sentimiento enojoso contra otra persona que posee o goza de algo deseado por el envidioso, quien tiene el impulso de quitárselo o dañarlo.
A diferencia de los celos, que se basan en el amor y comprenden un vínculo de por lo menos tres personas, la envidia se da de a dos y no tiene ninguna relación con el amor. La persona envidiosa es insaciable porque su envidia proviene de su interior y por eso nunca puede quedar satisfecha, ya que siempre encontrará otro en quien centrarse.
Algunos se obsesionan y dejan de vivir por estar pendiente de la vida de su entorno, y entre otras cosas sienten agobio por cada uno de sus triunfos. Eso muestra signos graves de inferioridad.
Tendrían que dedicar el tiempo en ver como lograrlo en su vida.
La envidia es la madre del resentimiento, un sentimiento que no busca que a uno le vaya mejor sino que al otro le vaya peor.
Como si el irle peor al otro me ayudara a mi en algo.
La envidia es un sentimiento que nunca produce nada positivo en el que lo padece sino una insalvable amargura.
Opera en forma de culpabilidad, que siente por no poseer atributos que él estima ideales. Los defectos físicos, intelectuales o emocionales generan un sentimiento de inferioridad que la persona intenta compensar superando esas carencias mediante el desarrollo de un complejo de superioridad.
El complejo de superioridad hace que el acosador viva en la ficción de la posesión de valores, atributos y cualidades que en realidad no posee, negándolos en los demás de manera defensiva. Cuando surge en su entorno una persona que sí posee en verdad tales características, ello supone un verdadero choque con la realidad.
Su reacción ante esa dolorosa realidad suele consistir en negar, eliminando la fuente de la disonancia, desarrollando el psicoterror contra la víctima. El objetivo es hacer desaparecer a la víctima del horizonte psicológico del acosador porque sus capacidades suponen para éste una desestabilización psicológica.
En ocasiones hemos escuchado sobre “la envidia sana”, sin embargo, éste es un sentimiento colmado de rencor y de malos deseos. Lo que sucede es que para disminuir el efecto que la palabra “envidia” tiene, le solemos llamar “envidia sana”, con el propósito de que no sea tomado como un sentimiento negativo hacia una persona, pero se trata de una falsedad que se suele decir para quedar bien frente a otras personas.
La envidia puede tener muchos orígenes, pero lo más destacado de este sentimiento negativo hacia los demás es la misma persona y su forma de ver las cosas en su vida. Generalmente, esta emoción surge debido a que se padecen frustraciones personales, baja autoestima, o a la dificultad de poder conseguir objetivos que se han planteado en la vida. Cuando a otras personas del entorno tienen una mejor condición de vida y esta situación no es aceptada, es allí cuando surge este sentimiento. La inseguridad es otro de los factores que hace que se genere este estado de resentimiento.
El anhelar lo que los demás poseen o tener una vida similar a la de otros es una clara muestra de que la persona es insegura y egoísta.
Este profundo sentimiento negativo generalmente lo podemos observar en nuestro grupo familiar o amigos, vemos a personas que nos rodean que no son capaces de disfrutar de los buenos momentos en la vida de otros.
La envidia es un sentimiento negativo que también se compone de otros estados emocionales como el rencor, la avaricia, el odio, la frustración, y nunca puede ser catalogada como un sentimiento positivo o sano, no es más que una máscara.
Las personas que sienten envidia de forma constante padecen una gran frustración, lo cual puede desembocar en una depresión.
La envidia se asocia a una baja autoestima, al miedo o inseguridad, así como a la depresión, por lo que hablar de “envidia sana” puede considerarse, sobre todo, como una manera de atenuar, en el discurso, los sentimiento negativos que muchas personas tienen hacia otras.
La envidia surge cuando nos comparamos con otra persona y concluimos que tiene algo que nosotros anhelamos. Es decir, que nos lleva a poner el foco en nuestras carencias, las cuales se acentúan en la medida en que pensamos en ellas. Así es como se crea el complejo de inferioridad; de pronto sentimos que somos menos porque otros tienen más.
Bajo el embrujo de la envidia somos incapaces de alegrarnos de las alegrías ajenas. Estas actúan como un espejo donde solemos ver reflejadas nuestras propias frustraciones. Sin embargo, reconocer nuestro complejo de inferioridad es tan doloroso, que necesitamos canalizar nuestra insatisfacción juzgando a la persona que ha conseguido eso que envidiamos. Solo hace falta un poco de imaginación para encontrar motivos para criticar a alguien.
El primer paso para superar el complejo consiste en comprender la pequeñez de perturbarnos por lo que opine la gente de nosotros.
Si lo pensamos detenidamente, tememos destacar por miedo a lo que ciertas personas – movidas por la desazón que les genera su complejo de inferioridad – puedan decir de nosotros para compensar sus carencias y sentirse mejor consigo mismas.
De la envidia se trasciende dejando de demonizar el éxito ajeno para comenzar a admirar y aprender de las cualidades y las fortalezas que han permitido a otros alcanzar sus sueños.
¿Existe envidia en tu vida?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

COMO HACER PARA QUE EL DINERO TRABAJE PARA NOSOTROS – 1° parte –

images (6)Es importante conocerse a uno mismo en cuanto a fortalezas y debilidades.

Es útil encontrarse en alguna de estas clasificaciones emprendedoras:

♦ Intrapreneur: Si preferimos permanecer dentro de una compañía, no como empleado sino como consultor, socio o vendedor a comisión. Disfrutando del trabajo en equipo y dentro de una institución.

♦ Extrapreneur : Si tenemos habilidades para ser creativos y entretener a otras personas. Como los artistas (actores, músicos), diseñadores de juegos electrónicos que reciben regalías, inventores que patentan y venden sus descubrimientos, etc.

♦ Extrapreneur : Si tenemos habilidades para ser creativos y entretener a otras personas. Como los artistas (actores, músicos), diseñadores de juegos electrónicos que reciben regalías, inventores que patentan y venden sus descubrimientos, etc.

♦ Infopreneur: Ganar dinero vendiendo información, conocimiento o datos especializados. Entran los escritores hasta los que otorgan franquicias sobre negocios creados, pasando por expositores de seminarios pagos y proveedores de servicios de Internet que obtienen ganancias por publicidades.

♦  Autopreneur: Si buscamos poseer fuentes de ingresos automáticas con el menor esfuerzo posible. Su fuerte es detectar oportunidades, generalmente en el mercado financiero, para invertir dinero propio o de clientes a tasas más altas que el promedio. Ejemplo son los inversores exitosos, los portfolios managers de fondos de inversión que cobran porcentaje por las ganancias, etc.

Si me pagan por cada hora que trabajo “sólo una”, el ingreso que recibo es lineal. Los ingresos que provienen de un sueldo son lineales.

Los ingresos residuales, en cambio, son los que se producen cuando se trabaja mucho una sola vez, y eso desencadena un flujo de ingresos constantes durante meses o inclusive años. Uno es recompensado una y otra vez por el mismo esfuerzo.

Se debe encauzar la energía a modos de trabajo y negocios que produzcan ingresos residuales, como por ejemplo: inversiones financieras, inversiones en real estate (comprar casas y luego alquilarlas), poseer franquicias, derechos intelectuales y muchas otras fuentes más.

En los años `50, a las familias les alcanzaba con una sola fuente de ingresos (el hombre trabajaba mientras que la mujer se ocupaba de los quehaceres domésticos) para poder vivir bien.

Ahora, son muy pocas las que pueden hacerlo con menos de dos fuentes de ingreso: el promedio lo hace con dos o más, y eso ni siquiera garantiza un presente tranquilo desde lo económico.

La habilidad de una persona de generar por sí sola varias fuentes de ingreso, le permite acceder a recursos totalmente diferentes y diversificados, lo que evita que el agotamiento (por la causa que fuera) de una de las fuentes, repercuta de manera importante en la economía personal.

Gestionar múltiples fuentes de ingreso genera, de esta forma, una estabilidad que no se puede conseguir de otra manera.

Allen plantea en el libro citado la conveniencia de ver el dinero como agua que fluye desde una cascada hacia distintas cuencas.

La primera cuenca debería ser la de los gastos de emergencia.

El 10% de tus ingresos deberían ir ahí hasta tener 6 meses de gastos mensuales ahorrados.

Ese dinero debería colocarse al tipo de interés más alto que se pueda encontrar, pero que se pueda acceder al mismo en un lapso no mayor a 30 días.

Una vez que esa cuenca se llena, la fuente del 10% desbordará hacia alguna de las tres cuencas adicionales:

Inversiones conservadoras.

Inversiones moderadamente riesgosas.

Inversiones de alto riesgo.

La regla 80/20, dice que el primer 80% de nuestra productividad será fruto del 20% de nuestro esfuerzo. Vale la pena dedicar el 80% de nuestro esfuerzo por sólo un 20% de productividad adicional.

No hay escasez de tiempo, sino que desperdiciamos el tiempo en actividades insignificantes, luchando por alcanzar objetivos que nada contribuyen a nuestro éxito y felicidad.

Perseguimos las cosas menos importantes porque todos los demás se dedican a perseguir esas mismas cosas.

Trabajar poco pero en negocios escalables que produzcan ingresos residuales puede proporcionarte un éxito y bienestar que desconoce el 95% de la humanidad.

Si la idea es generar ingresos residuales, los negocios que pueden darnos eso son los llamados “escalables”.

Supongamos que estamos analizando la compra de un restaurante que ya existe. Para decidirnos, las preguntas que deberíamos hacernos son:

¿Puedo abrir más restaurantes? ¿Conceder franquicias? ¿Puedo vender algunas de las entradas del menú como alimento congelado para todo el país? ¿Publicar un libro de cocina con las recetas? ¿Realizar un programa de televisión sobre cocina Gourmet desde el local?

Los negocios escalables son aquellos que permiten generar múltiples fuentes de ingreso a partir de una misma razón social, o derivadas de la misma.

Los negocios que no son escalables no valen la pena bajo este esquema de múltiple fuentes de ingreso.

Si no aprendemos cómo manejar el dinero solemos repetir las mismas excusas:

♦ Tiene mucha matemática.

♦ Soy un desastre para los números.

♦ Tengo otras prioridades en este momento. 

♦ Estoy muy ocupado trabajando todo el día como para ponerme a aprender sobre finanzas personales.

Esto nos impide abrirnos al aprendizaje de lo nuevo, y propicia a que definamos mal las prioridades diarias.

Se debe luchar contra estas conversaciones de imposibilidad para poder superarse y descubrir nuevas posibilidades.

Hay que pensar siempre que si hay alguien que pudo hacerlo, entonces yo también puedo lograrlo.

Son muchos aquellos cuya principal preocupación en estos momentos es qué hacer con las 168 horas libres que tienen por semana, mientras el dinero no deja de trabajar para ellos ni siquiera los días feriados.

¿Cuál es tu situación en relación con el dinero?

LA CONFIANZA EN TI MISMO

descarga (1)La confianza en uno mismo, te ayuda a llegar a donde quieras ir.

Es uno de los elementos importantes para lograr nuestras metas.

Al confiar en uno mismo, uno sigue sabiendo que lo logrará.

La confianza en uno mismo es ese motor que te ayuda a seguir adelante a pesar de las dificultades.

El que hace que perseveres y no abandones.

El que escuches lo que te dicen para seguir avanzando.

La confianza en uno mismo te hace capaz de expresar una opinión o decir cómo te sientes; pedir lo que deseas o necesitas; expresar tu desacuerdo de manera respetuosa; hacer sugerencias o dar a conocer tus ideas; decir “no” sin sentirte culpable y además, que puedas defender a otra persona.

Al tener confianza o seguridad en ti, no tienes dudas con respecto a tus capacidades, puedes decir “no puedo” en vez de “sí puedo”, no permites que la gente te menosprecie y no te menosprecias tú, auto saboteándote.

No das tanta importancia a lo que digan hagan o piensen los demás de ti, eres capaz de decir ¡no!, cuando algo no te gusta, te atreves a entablar conversación con extraños, hablar en público, en una reunión o frente a un grupo de personas sin echarte para abajo todo el tiempo, signos de complejo de inferioridad.

La vida no es para vivirla pensando en lo que no hiciste, en lo que deberías haber hecho o en lo que quisiste hacer pero no pudiste.

Quedar atrapado en los aspectos negativos de nuestros actos no te ayuda a superar y crecer. Puedes quedar atrapado en un lamento y desmotivarte.

Mejor reconócete lo que has logrado y desde ahí ten en cuenta que si sucedió una vez, es posible otra vez más. Siente orgullo por las cosas que has hecho y haces. Céntrate en los aspectos positivos de tu vida.

Hay que empezar a hacer las cosas para perderles el miedo.

Muchas veces lo que ocurre es que le tenemos miedo a lo desconocido y cuando nos damos oportunidad de conocer la situación nos damos cuenta de que en realidad no había nada que temer.

Por ejemplo: si te da miedo hablar en público, empieza a hacerlo enfrente de un espejo. Si te dan miedo las alturas, súbete a un edificio más alto cada día.

Muy a menudo otorgamos excesiva importancia a los potenciales problemas que pueden surgir si intentamos algo.

 Nos enfocamos en todos los contra, en lo que nos frena, en vez de todo lo positivo.

Al intentarlo lo que te pueden decir es que no, y recuerda que cada “no”, te acerca más al “sí” que deseas.

Usemos toda nuestra energía en lograr nuestras metas, en lugar de gastarlas preocupándonos de lo que podría ocurrir.

Si estás asustado porque vas a hacer algo por primera vez…Imagina que ya lo has hecho en el pasado. Imagínate entonces a ti mismo, de la forma más realista posible, culminando con éxito lo que ahora vas a hacer por primera vez.

Siéntelo, conoce la sensación que se tiene. Recuerda que la mente realmente no sabe diferenciar entre algo imaginado con mucho detalle, de algo real. Lo confunde. Habrás superado el miedo a la primera vez.

Investiga y conoce la historia de quienes ya han logrado lo que tu  deseas.

Encuentra a alguien que ya demuestra confianza en ese área, e imítalo.

Toma como modelo su comportamiento, su actitud, sus valores, sus creencias… y aplícalo, de la forma que puedas, en el contexto que tú necesitas.

Si tienes la posibilidad habla con él, y si no, pues trata de acercarte, y de observarlo lo más que puedas. Aprende de él. Hay muchos libros con las biografías y anécdotas de personas que cuentan cómo lograron algo que deseamos y así nos muestran el camino corto, pues nos dicen qué debemos de evitar y de esta manera no gastaremos energía intentando algo que está probado no funciona.

Anula a la molesta y negativa vocecilla interna que te dicta como actuar.

Descubre las cosas en las que sobresales y luego enfócate en tus talentos. Permítete estar orgulloso de ellos.

La inferioridad es un estado mental en el cual te declaras a ti mismo como una víctima. No permitas victimizarte.

Exprésate, ya sea a través del arte, la música, la escritura o la danza.

¡Encuentra algo que disfrutes! Todos nacemos con talentos y fortalezas. Puedes desarrollarte y sobresalir en lo tuyo. Además, añadir una variedad de intereses a tu vida no solo te dará más confianza, sino que aumentará tus posibilidades de conocer amigos compatibles.

Las personas que confían en sí mismos creen en sus habilidades, sienten que tienen control sobre sus vidas y creen que son capaces de hacer lo que planean y esperan.

Tener confianza en sí mismo no significa que se pueda hacer todo. Las personas que confían en sí mismas tienen expectativas realistas. Incluso cuando sus intereses no se cumplen, ellos continúan siendo positivos y aceptan su manera de ser.

¿Qué piensas? ¡Comparte tu experiencia nos ayudará! ¡Gracias!

COMO RESPETARSE A SI MISMO

descarga (6)La mejor forma es amándose.

Cuando uno se ama, no se hace daño.

No permite que otros le hagan mal.

Como muchas veces lo dijimos si alguien dice algo de mi, lo que más me lastima es creer que tiene razón.

Podemos respetarnos desde que nos levantamos, al abrir los ojos y permitirnos tener un maravilloso día.

Despertándonos con optimismo.

Despertándonos dando gracias por estar vivos.

Pensando en lo que podemos hacer por mínimo que sea para estar mejor.

Algunos podrán decir que no es fácil lograr eso.

Entonces tendrán que ver los motivos por los que se despiertan negativos, desganados, creyendo que su día será igual o peor que el anterior.

Muchas veces se debe a que no se descansa lo suficiente y eso hace un mal humor, el cuerpo como puede pide su descanso , pero nosotros no lo escuchamos.

Otras veces el despertarme a las corridas, pensando que si duermo más, estaré mejor aunque eso significa que en media hora tengo que ocuparme de hacer muchas cosas.

Despertarme dándole demasiada atención a noticias que me transmiten por los medios de comunicación.

La falta de armonía en mi hogar.

El permitir que comencemos el día a los gritos.

O simplemente el no comprender que cada persona tiene distintas formas de comenzar el día y cuando lo comprenda ayudará mucho al bienestar de todos.

Generalmente uno no se respeta cuando tiene una baja autoestima.

Resultado que lo fuimos formando desde la niñez, adolescencia o ya de adultos.

Por sentirnos que los demás son mejores que nosotros, más inteligentes, más hermosos, más amorosos.

Muchas veces nos quejamos por lo que dicen, por los resultados por nuestras vidas.

Pero la realidad es que en vez de ocuparnos, nos preocupamos.

Nos quedamos en nuestra zona de confort y no nos respetamos.

La realidad es que nadie se siente menos por ser menos inteligente, bello o amoroso.

No creo que exista una persona que no se encuentre con alguien con más atributos, cualidades o fortalezas.

Pero la realidad es la actitud con que uno las enfrenta.

Yo no seré tan inteligente pero cada día aprendo algo nuevo, no hay un día que yo me vaya a dormir sabiendo igual.

Me rodeo de personas, las escucho y siempre de alguna me llevo algo que no sabía o que lo tenía muy olvidado.

Lo mismo pasa con lo exterior, que si bien no es lo más importante, es parte de nosotros.

Me respeto cuidando mi cuerpo, comiendo sano, haciendo actividad, no sobre exigiéndome.

Me respeto cuando me doy tiempo para conocerme.

Para hacer lo que me gusta.

Cuando en mi vida no son todas obligaciones, ni ordenes dadas por los demás.

Muchas veces escucho las quejas especialmente de las mujeres, de las madres de todo lo que deben hacer.

Listas largas dónde ellas se ocupan de mucho y los demás no participan.

Una forma de respetarse es de ocuparnos cada uno de lo suyo.

Pero no podemos exigir de un día para el otro, grandes cambios.

¿Por dónde comenzarás?

 

LA CONFIANZA

images (7)La confianza es la seguridad que tenemos hacia una persona  o hacia una situación.

Para mi va creciendo o debilitándose  según las experiencias vividas.

No creo que pase como muchas veces se ha dicho con otros temas, que como soy yo es lo que veo en los demás.

La confianza para mi comienza desde bebes.

Va muy unida al miedo, el bebé confía que su madre lo alimentará pero llora por miedo a que no sea así.

Según sus experiencias también será como confiará en sus padres al tener que quedarse sólo por primera vez en la escuela.

Confiará en los demás según lo aprendido en su hogar.

Padres con mucho miedo, muy protectores le enseñarán que no todos somos iguales.

También vamos a confiar en los demás por lo que vemos y escuchamos.

Familias que mienten no se dan cuenta que están enseñando a que se dice lo que no es cierto.

Vamos creciendo y del círculo pequeño familiar lo ampliamos al social (escuela, barrio, clubes).

Allí aprendemos que no siempre lo que se dice se cumple.

Prestamos que se convierten en pérdidas.

Promesas que no se cumplen.

Comentarios que son mentiras.

A eso se le va sumando los resultados que vamos obteniendo en lo que hacemos.

Si los resultados son positivos vamos aumentando nuestra confianza a nosotros mismos.

Si los resultados son negativos vamos a perder la confianza en que nosotros podemos.

Confianza que a veces se pierde según lo que dicen los demás.

Y si los demás hablan maravillas de nosotros vamos aumentando esa confianza.

Sin darnos cuenta le empezamos a dar el poder a los demás.

Nos olvidamos que el poder lo tenemos nosotros.

Que el equivocarnos no tiene que bajarnos la confianza en nosotros.

Que tiene que ser el impulso para intentarlo otra vez con más recursos, comprendiendo que me falto o cual fue el error.

Descubriendo mis virtudes, mis fortalezas y mejorando mis debilidades y defectos.

Es importante que comencemos en confiar en nosotros mismos.

Que seamos quien nos ame más en la vida.

Que aprendamos a jugar a nuestro favor y no en contra.

Que sepamos que siempre hacemos lo mejor que podemos.

Que ponemos toda nuestra energía para hacer lo mejor.

Que los demás hacen lo que pueden.

Que no somos todos iguales.

El mayor error que podemos cometer es cerrar las puertas de nuestro corazón.

Que por una mala experiencia creamos que todos son iguales.

Que todos quieren hacerte daño.

Es importante abrir tu corazón, quizás si eres de los que se tiran a la pileta, lo único que debes hacer es mirar a que haya agua en ella antes.

Siempre tu corazón debe estar abierto lo único que debes esperar es el momento correcto sin apuros ni resistencias.

Podrás encontrar a personas en las que puedes confiar con los ojos cerrados, con otras dependerá de la situación que este pasando.

Pero siempre debes ser objetiva porque quizás te fallaron, no respondieron como tú lo hubieses hecho pero por la sencilla razón que no eres tú.

Aprende a confiar y que el ser desconfiado no te paralice y te esté quitando posibilidades.

¿Qué te parece? ¡Me cuentas!