EL AMOR NO TIENE EDAD

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (37)El amor es un sentimiento entonces nadie puede decirnos que edad es la correcta o incorrecta.

Tampoco nos pueden decir si es amor o no es amor, lo que nosotros sentimos.

Enamorarse de niño o de niña evidentemente no tiene la misma connotación que enamorarse de adulto.

Es cierto que los niños poseen sentimientos intensos, que muchas veces son volcados hacia sus compañeros de juego de quienes se sienten atraídos, pero así de intenso, tal como aparece, desaparece.

Los sentimientos que nacen con el enamoramiento del niño o niña son sublimes, muy llenos de ternura y fascinación por la bondad y belleza del ser objeto de ese enamoramiento.

Cada uno lo sentirá a su forma, lo vivirá como se lo dicta su corazón.

Despertará una gran variedad de sentimientos que no habíamos experimentado antes por nadie.

Será diferente según la etapa de nuestra vida para ubicarnos en otra donde nos sentimos crecidos, plenos y totalmente vulnerables. Sinceros y dispuestos a entregarlo

Vemos las cosas de mejor humor, sonreímos y somos más accesibles.

Nuestra autoestima se eleva, ya que nos sentimos más seguros porque de alguna forma a través de nuestra pareja, nos vamos conociendo, nos aceptamos y queremos.

Iniciar en el amor da paso a numerosas sensaciones; con el puede venir el primer beso y la primer caricia que nos hacen estremecer, nos hace sentir ese cosquilleo por todo el cuerpo.

Así también al amor, algunos, lo celan profundamente, en el sentido de pertenencia, algo muy fuerte y ante la desilusión o traición, experimentan un enojo incontrolable y al mismo tiempo una fuerte depresión; estados de ánimo que a veces ni ellos mismos conocían que podían responder de esa

El amor comúnmente aparece en la adolescencia, etapa donde la presencia o el recuerdo de ese primer amor es mucho más fuerte ya que también entran en juego las hormonas, provocando en los chicos: deseos, necesidad y al mismo tiempo ansiedad.

Es como si la evolución nos hubiera enseñado a apreciar primero las cualidades espirituales, psíquicas, emocionales, sociales, mucho antes de valorar los atributos sexuales propiamente dichos.

El peligro está en la actitud de los padres, de los maestros, de los adultos.

Si no sabemos cuidar de esas primeras experiencias amorosas y no las tratamos con el respeto que merecen, sino que reprimimos, criticamos condenamos esas manifestaciones tan sanas o, peor nos burlamos de ellas, la destrucción de la capacidad de amar puede ser terrible.

No nos llame la atención que de allí surja el resentimiento, la violencia , la promiscuidad, ya que se habrá logrado disociar el amor y el sexo, que de todos modos va a llegar, inexorablemente, con las hormonas.

No nos llame la atención entonces si nuestros hijos se enamoran de hombres que no saben amar, si viven promiscuamente y si los varones se tornan violentos contra sus padres, sus parejas, sus esposas y luego sus hijos.

Ahora también es más común ver la diferencia de edad, sea de uno, cinco, 10 o más años, pero el amor verdadero triunfará sobre todo lo demás.

Amar es mucho más importante que cualquier diferencia de edad entre dos personas que dicen amarse mutuamente.

Se aman el uno al otro y han aprendido qué significa el sentirse respetados dentro de una relación, saben ahora lo que es la confianza y la honestidad mutua (ambos valores específicos de una relación exitosa) y se valoran uno al otro como seres humanos dignos del mayor respeto, admiración y cariño.

¿Tú que piensas? Escríbeme.

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

DECRETO

images (12)Así es hay que decretar, ya que los Decretos son afirmaciones que provienen de la Energía Divina Universal.

Palabras con una frecuencia vibratoria muy elevada que al usar “YO SOY”, “DIOS ESTÁ EN MI”, “YO SOY UNO CON DIOS”, elevamos nuestra frecuencia vibratoria llamando al Ser de Luz que habita en nosotros.

Al Decretar invocamos a nuestro Ser Supremo, nuestro Ser Superior, nuestro Gran Espíritu o nuestro Maestro Interior conectando a la vez con conciencias superiores del Universo que nos ayudan en el proceso del Decreto. 

Con una mente aquietada y poniendo toda nuestra atención e intención en las palabras pronunciadas del Decreto, podemos sanar muchas áreas de nuestro Ser y reclamar nuestra Sanación y Felicidad. 

Un Decreto vendría a ser como una Oración o Mantra . Cuantas más veces se repita (siendo esta repetición pronunciada 3 veces o múltiples de 3), más acción produce y las palabras se verán materializadas en el plano físico.

Es recomendable trabajar un Decreto varios días consecutivos, en un lugar tranquilo y armonioso, repitiendo dicho Decreto en voz alta o interiormente. 

Algunos de los Decretos son dados por Maestros, otros canalizados para que podamos experimentar el Poder y la Fuerza al trabajarlos.

Decretar es AMAR: si Decretamos sanación para nosotros es porque estamos en el camino del autoconocimiento verdadero y del Amor hacia nosotros mismos y hacia los demás. 

Mediante ellos podemos cambiar y mejorar cualquier aspecto de nuestra vida.

Cada pensamiento y palabra que pronunciamos en una afirmación. Incluso las conversaciones que sostenemos con nosotros mismos, nuestro diálogo interno, son una cadena de afirmaciones positivas o negativas.

Nuestras creencias no son más que patrones habituales de pensamientos aprendidos durante nuestra niñez.  Y aunque muchas nos benefician otras pueden limitar nuestra habilidad para crear las cosas que realmente queremos en la vida.

Tenemos que aprender a reprogramar nuestra mente, aprender a pensar y hablar de forma positiva para vencer el hábito arraigado de la negatividad.

Obviamente esto, ayudará a nuestra energía personal y por consiguiente en nuestras vidas.

Podemos crear nuestras propias afirmaciones teniendo en cuenta que siempre debemos redactarlas en tiempo presente como si ya lo hubiésemos conseguido y agradeciendo al universo por nuestros logros.

Ejercitemos diariamente tales afirmaciones (aunque sólo sean 5 o 10 minutos por día) nuestro subconsciente se irá familiarizando o acostumbrándose a tales pensamientos, y con el tiempo crearemos el hábito de pensar siempre con sentido de abundancia, prosperidad o éxito.  

Mientras hacemos dichas afirmaciones al mismo tiempo hagamos imágenes mentales asociadas a tales pensamientos, así se irán produciendo anclajes en nuestro subconsciente con lo cual empezaremos a atraer de manera automática la abundancia y prosperidad a nuestras vidas.

Este es el secreto para vivir una vida de prosperidad, una vida feliz.

Somos los creadores de nuestra propia vida. En nosotros esta el poder transformador para que lo imposible sea posible.

Imprégnate de estos pensamientos poderosos, siente, vibra, piensa y confiesa que tu eres la ley de atracción y que todo lo que deseas se puede materializar en tu vida. Créelo.

Redirige tus pensamientos hacia tu máximo bien y el de los demás. Comparte y multiplica este poder que esta dentro de ti y de los demás para vivir una vida plena de abundancia.

Uno de los postulados de la Ley de atracción es que decretar cosas nos ayudará a concentrar nuestro poder interior y hacer que el Universo se vuelva hacia nosotros.

Para decretar nuestros deseos, podemos escribirlos, recitarlos y tenerlos en mente durante el día.

Las oraciones tienen que estar en presente, por ejemplo: “Soy feliz en mi trabajo, con mi familia y mis amigos. Nada me molesta ni me hace dudar”.

Siempre hablando en positivo y evitando incluir la palabra “no” en nuestros decretos, por lo tanto, no puedes decretar “No seguiré subiendo de peso”, mejor di “Me mantendré en mi peso ideal”, porque si hablas de forma negativa el universo te quitará aquello que negaste, dando vuelta el enunciado.

El Universo no conoce de negativismos, si te escucha decir “No quiero que me vaya mal hoy”, omitirá el “no” de la oración y cumplirá tus deseos de forma errónea.

Tienes que ser muy claro y positivo, tener toda la fe de que lo que pides se va a cumplir sin importar el cómo y, por supuesto, no ser impaciente, porque todo llegará a su debido tiempo.

Los decretos de la mente son una relajante herramienta de escritura, ayuda a trabajar la automotivación, la autoestima, a enfocar los objetivos y las cosas que se quieren.

Practica escribiendo tus propios decretos y disfruta de sus beneficios en la salud, las relaciones, en el dinero y en tu espiritualidad.

A partir de ahora… cada vez más…
(Utilízalo para lo abstracto, por ejemplo: “A partir de ahora yo soy cada vez más optimista.”)

Antes de…
(Utilízalo para lo concreto, por ejemplo: “antes de diciembre yo realizo un viaje de placer a Europa para conocer, disfrutar, descansar y pasear.”)

Recuerda profundizar en los beneficios del pensamiento positivo.

Mi mente es más potente para servirnos mejor.””Los pensamientos positivos me traen beneficios y ventajas que deseo.”

“Los pensamientos negativos no tienen influencia sobre mí en ningún nivel mental.”

“Cada día, conforme pasan los días, estoy mejor y mejor, en toda forma y de toda manera, sin molestias ni dolores y con mi salud perfecta.”

“Tengo control perfecto y dominio absoluto sobre mis sentidos y mis facultades, en este nivel y en cualquier nivel mental donde funcione, inclusive el exterior consciente.”

“Tengo a mi disposición toda la energía que necesito para vigorizarme cada vez que lo desee.”

“Puedo ver el lado positivo de las cosas, siempre que lo deseo.”

“Puedo ver el lado positivo de la gente, siempre que lo deseo.”

“Puedo ver el lado positivo del mundo en general y de mi mundo, siempre que lo deseo.”

“Todos los días, de todas maneras, mejoro en mis capacidades, mejoro en mi creatividad y mejoro en mis puntos de vista sobre mí mismo.”

“Todos los días, de todas maneras, mejoro en todos los aspectos de mi vida.”

“Mi salud física está mejorando.” “Mi salud mental está mejorando.” “Mi salud espiritual está mejorando.”

“Mi vida social está mejorando.” “Mi vida económica está mejorando.”

“Me gusta la vida. A la vida le gusto yo.”

“Soy la persona que más deseo ser.”

¿Qué decreto incorporaste a tu vida o incorporarás?

LA IMPORTANCIA DE LA SONRISA

thCAFZF7G0No hay duda de lo importante que es, que tengamos siempre una sonrisa en nuestro rostro. Una sonrisa en nuestra boca, pero también que se refleje en nuestros ojos. Una expresión que refleje placer o entretenimiento, que no sea por ansiedad o producto de ira, sarcasmo o burla. La sonrisa es una reacción normal a ciertos estímulos y ocurre independientemente de cuál sea la cultura. Tampoco es una reacción que uno aprenda, sino que se nace con ella: los niños que nacen ciegos sonríen desde un principio. La sonrisa genuina se refleja en la boca y en los ojos. La sonrisa por cordialidad solo se ve en la boca. La sonrisa, es la luz de nuestro rostro, la que nos abre muchas puertas, la que genera aptitudes positivas y la que nos alisa el camino para llegar a los demás. La sonrisa tiene un efecto multiplicador en cualquier tipo de actividad que desarrollemos. Pedir algo por favor, y acompañarlo de una sonrisa, produce un efecto muy positivo en la otra persona. Siempre, nuestra sonrisa , debe ser natural, y nada fingida; esta actitud positiva nos beneficia en nuestras relaciones con los demás. Una sonrisa enriquece a quien la recibe sin empobrecer a quien la ofrece. A pesar que dura un segundo su recuerdo no se borra. ¿Quién se olvida de quién siempre tiene una sonrisa al vernos? Sonriamos aunque sea una sonrisa triste, porque esa puede atraer a sonrisas verdaderas, que la transformen. No existe maquillaje que embellece más que una sonrisa sincera. La sonrisa no se compra no necesitas ser rico para tenerla, ni por ser tan rico no la necesitas. Hasta el más pobre la pueda dar. No depende de lo que tienes exteriormente. Una sonrisa es una muestra de cordialidad, un gesto que indica a la otra persona las ganas de agradar y de ser amable. Hay que acompañar nuestros gestos y acciones con una sonrisa. Es la luz que ilumina nuestras vidas, tanto en el ámbito social, como en el familiar o el laboral. El mundo es como un espejo: si le muestras mala cara, te pondrá mala cara; sonríe, y te sonreirá. Una sonrisa es una luz en la ventana del alma que indica que el corazón está en casa. La sonrisa es el alumbrado de la cara y la calefacción del corazón. Si no empleas tu sonrisa, eres como un hombre con un millón de dólares en el banco y sin chequera. Cuando sonreímos a alguien, nueve de cada diez veces nos devuelven la sonrisa. En definitiva son dos las personas a las que comunicamos alegría y cuya existencia mejoramos. Hay cientos de idiomas en el mundo, pero la sonrisa la hablan todos. La sonrisa es el lenguaje del amor.  Una sonrisa vale mil palabras.  Sonreír nos ayuda a crecer en amor por los demás. Una grata sonrisa, contiene bondad y cortesía mezcladas con amor humano. Vale más que un millón de dólares, y no cuesta ni un centavo. ¿Y tú que haces y piensas?

APRENDER A DEJAR FLUIR

fluye como un rioSiempre habrá cosas que no podemos controlar, y si seguimos queriéndolo hacer, serán una gran fuente de ira, frustración y estrés.

La solución es simple: aprender cómo dejarte fluir.

Puedes tener una perfecta y pacífica rutina al despertarte todos los días.

Has arreglado todo, para tener buenas mañanas y hacer cosas que te brinden calma y felicidad.

Y de repente, un caño se rompe y tienes que pasar la mañana completa tratando de limpiar.

O ya estabas por salir con tus hijos y te ensucian la ropa al derramar el desayuno y todo se complica.

Trayendo  todo el estrés del mundo porque se cambió tu rutina. Este hecho arruina tu día entero. ¿Es así?

Creo que a esta altura de todo lo que compartimos para lo mayoría no es así.

Sabemos que no se debe arruinar todo el día y hay que aceptar el cambio sin enojo y frustración.

Resolver el problema lo mejor que podamos y seguir adelante.

Date cuenta de que no puedes controlarlo todo. Aunque todos lo sabemos,  la manera en la que actuamos, sentimos y pensamos muchas veces contradice esta verdad básica.

Nosotros no controlamos el universo y aún así, desearíamos poder hacerlo. Es cierto que puedes influenciar las cosas pero muchas otras están simplemente fuera de nuestro control.

Tú puedes controlas tu rutina matutina, pero habrá ciertas cosas que suceden de vez en cuando (enfermedad, accidentes, llamadas telefónicas) que interrumpirán tu rutina.

Date cuenta que estas cosas van a pasar. Situaciones que no están en nuestras manos y que nos afectan en cualquier aspecto de nuestras vidas y debemos aceptarlo como tal, de no ser así, viviremos constantemente frustrados. Piénsalo un poco.

No puedes cambiar las cosas en tu cabeza si no estás consciente de ellas. Conviértete en observador de tus pensamientos, como un auto-evaluador.

Date cuenta cuando te molestas, para poder hacer algo al respecto. Anota en una libreta por cada vez que te enojas, por una semana. Así, poco a poco te darás más cuenta de tu ira y frustración.

Cuando sientas que comienzas a enojarte o frustrarte, toma aire profundamente, varias veces. Este paso es importante para calmarte. Al practicarlo ya tienes un camino avanzado.

Si te enojas por cualquier cosa que pasa, como que el auto se descompone o los niños rompen algo, toma una respiración profunda, da un paso para atrás, siente como que estás viendo una película, y verás mucho más de lo que habías visto antes. Alejarse de las cosas ayuda porque te das cuenta de que en realidad no es tan importante como parecería y dejas de darles importancia. Entonces, ¿para qué enojarse? No puedes cambiarlas ya paso, no vale la pena traer más problemas, como arruinando tu día.

Siempre ayuda ver las cosas de forma divertida que frustrarte.

Ríete cuando algo no te sale bien, ya lo aprenderás y lo harás mejor.

Se requiere de ser observador de la situación para poder reírse, por lo que tienes que verla desde arriba, no desde dentro.

Esa separación es magnífica, así que si puedes reírte de las cosas, has alcanzado un punto significativo. ¡Intenta reír aunque no creas que es gracioso!, poco a poco se convertirán en graciosas las situaciones.

Una vez al día trata de pensar y escribir sobre las situaciones, ¿qué te molestaron?, ¿Por qué? ¿Qué hiciste al respecto? ¿Si funcionó? ¿Qué puedes hacer la próxima vez? Esto te ayudará a aprender de tu proceso.

¿Eres de enojarte mucho? ¿Por qué?

RECUPEREMOS LA FELICIDAD Y ALEGRÍA

ALEGRIALa felicidad es un estado emocional que se produce en nosotros cuando creemos haber alcanzado una meta deseada.

Esto nos da paz interior, un enfoque del medio positivo y estimula a que conquistemos nuevas metas, nos da motivación.

Es una condición interna de satisfacción y alegría que nos ayuda a nosotros y a quienes nos rodean.

El estado de ánimo positivo, la capacidad de abordar una tarea llevándola al término propuesto.

Donde la actividad mental fluye de forma armónica, siendo los factores internos y externos interactuantes con las estructuras cerebrales que gestionan respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales.

En dicho proceso se pueden experimentar emociones derivadas, que no tienen por qué ser placenteras, siendo consecuencia de un aprendizaje ante un medio variable.

Ser feliz es autorrealizarse, alcanzar las metas propias de un ser humano, postura que defendía Aristóteles. También Platón, aunque el horizonte de la felicidad, según Platón, se abría a la vida después de la muerte.

Ser feliz es ser autosuficiente, valerse por sí mismo sin depender de nada ni de nadie.

Ser feliz es experimentar placer intelectual y físico y conseguir evitar el sufrimiento mental y físico.

Se puede apreciar la divergencia de opiniones respecto a cómo entender la felicidad: placer para algunos, honores para otros, contemplación (conocimiento intelectual) para otros más.

Aristóteles rechaza que la riqueza pueda ser la felicidad, pues es un medio para conseguir placeres o bien para conseguir honores, pero reconoce que existen personas que convierten a las riquezas en su centro de atención.

Son bienes externos que no son perseguidos por sí mismos, sino por ser medios para alcanzar la felicidad, la única que se basta a sí misma para ser  perfecta.

Los bienes externos se buscan para acercarnos más a la felicidad, aunque su posesión no implica que seamos íntegramente felices, puesto que no por poseer riquezas garantizamos nuestra felicidad.

Tampoco solamente la consecución del placer nos hace felices. Necesitamos algo más para serlo y eso nos distingue de los animales.

Sin embargo, aunque estos bienes particulares no basten, ayudan. Sin ciertos bienes la felicidad será casi imposible de alcanzar.

Para Aristóteles la felicidad humana se basa en la autorrealización, adquirida mediante el ejercicio de la virtud.

Algunos piensan en la felicidad como autosuficiencia en el placer moderado, otros como fortaleza en la aceptación de una existencia determinada; como adecuación de la voluntad humana a la realidad; como satisfacción de los placeres superiores.

Pero para algunos, la felicidad es una actitud mental que el hombre puede asumir conscientemente, es decir, es una decisión.

La idea de que la felicidad sea una decisión se basa, en el hecho de que el individuo busca muchas formas de encontrar esa felicidad en muchos aspectos, y aun así, parece esquiva para la mayoría de las personas.

 

Si descubrimos que existen seres felices e infelices en todas las diversas condiciones socioeconómicas, geográficas, de edad, religión, sexo, estados mentales (hay personas con problemas mentales que a pesar de ello son realmente felices), nos hace dar cuenta que cuando decidimos aceptar nuestra condición y nuestro pasado, y asumir la vida tal como es en ese momento podremos construir nuestra vida y ser entonces realmente felices.

Para los que creemos en Dios o en un Ser superior o una energía superior, la felicidad se logra con esa unión.

Sin embargo, hay diferentes puntos de vista según la religión. Para el cristianismo, por ejemplo, la felicidad se expresa en la vivencia de las bienaventuranzas y las enseñanzas de la Biblia, en el seguimiento y comunión con Cristo a través del Espíritu Santo. Muy semejante a esto es el camino musulmán.

El budismo, considera que la felicidad duradera se alcanza al erradicar el anhelo ansioso, que implica evitar compromisos con los demás, lo que a su vez se consigue sólo al “despertar” de la ilusión del “yo“, es decir, el mantenerse alerta y exento de la la naturaleza de la vida y la existencia, a través de una postura pasiva, no participativa, de la conservación de la vida.

La felicidad, más que constituir una meta en sí misma o un estado a lograr, es más bien una elección interior y personal constante, de cada momento.

¿Y tú que eliges?

NUESTRA FUENTE DE SABIDURÍA

En este mundo moderno muchas veces nos olvidamos de introducirnos en nosotros mismos, olvidamos ir al lugar en donde está nuestra mayor fortaleza y nuestra fuente de sabiduría.

La vida moderna parece estar hecha para evitar, en todo momento, la mirada interna.

Se han alcanzado grandes logros en el campo de la tecnología pero no sabemos introducirnos en nosotros mismos, no sabemos buscar la fuente que nos calma la sed y nos da el equilibrio necesario para vivir mejor.

Debemos experimentar esa gran aventura interna que comienza con la meditación. La puerta de entrada a los parajes secretos de tu mundo interno.

Conocer ese método que te lleva al contacto con tu propia fuente de vida.

 Encaminándonos al reino de la luz y del amor porque solo, en lo profundo de nuestro corazón, encontraremos el equilibrio y la felicidad que hemos estado buscando.

Haremos que nuestras emociones y nuestra mente guarden silencio para que podamos escuchar la voz del alma, de ese ser Maravilloso y Divino que somos en verdad.

El objetivo de la meditación es hacer contacto con el alma. Allí está la fuente de sabiduría y de verdad, allí está el amor que se da sin pedir nada a cambio, allí están la fortaleza, el poder y la voluntad. Son tus tesoros, los de verdad, no como aquellos de hierro y de plástico, de cemento y de vidrio, de piedras y metales; y están compuestos de una sustancia muy sutil que tiene la particularidad de no desgastarse o acabarse; nadie te los puede robar y no se devalúan.

Cuando, a través de la meditación, te pones en contacto con tu alma, tu vida comienza a cambiar.

Es como si tuviéramos una llave del sitio donde fluye una energía muy especial que tiene el poder de hacer nuevas todas las cosas.

Algo parecido a cuando te enamoras. El sol parece que alumbra mucho más y las estrellas toman un nuevo brillo. Nos inspiramos y sorpresivamente nos hacemos poetas.  Si observas bien te darás cuenta que el amor contiene el poder de hacer nuevas todas las cosas porque, cuando nos enamoramos, vemos las cosas distintas, encontramos belleza en todo. Y hasta nosotros mismos expresamos la belleza a través de la mirada, los gestos y el rostro.

Esta misma transformación ocurre cuando,  por medio de la meditación, hacemos contacto con el alma.

Lo van a notar también tus familiares y amigos porque, como el amor, el contacto con el alma no se puede esconder, se nota.

El alma es la fuente de todo tu amor y hacer contacto con tu alma es como hacer contacto con tu otra mitad, con eso que te falta para sentirte completo.

Dios es amor y el alma es un pedacito de Dios. Es tu parte divina. Y es también la parte divina de todos. Lo divino en ti es lo mismo que lo divino en todos los demás seres humanos.

Es como una corriente de energía divina, de luz líquida que fluye en todos. Somos partes de un todo mayor que llamamos Humanidad y este hecho es la base real de la fraternidad humana. No es una razón sentimental, es un hecho.

Por eso es necesario que hagamos contacto con nuestra alma, que el amor aflore naturalmente y amemos a todos los seres para hacer contacto con esa corriente de vida y de amor que nos hace sentir uno con todos los demás.

¿Qué piensas?¡Cuéntame!