DIFERENCIAS ENTRE TE AMO Y TE QUIERO

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

descarga (17)Amar es desear lo mejor para el otro, aún cuando tenga otras motivaciones distintas a las mías.

Amar es permitir que seas feliz, aún cuando tu camino sea diferente al mío. Es un sentimiento altruista y desinteresado. Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento.

Querer lleva la supuesta idea de posesión. Te quiero para algo, para que estés conmigo, para que me acompañes, para que compartas alguna actividad, etc.

Amar produce un gozo profundo. Es la alegría de dar. La única manera de darse cuenta de esto es empezar a aprender a amar.

Se puede comenzar por actos pequeños, con las personas a quienes más queremos. Luego, debe extenderse a todas las personas, en todo momento.

Es difícil encontrar que alguien me ame. Es más fácil encontrar que alguien me quiera para algo, mientras sea necesario y útil para alguien. Pero son pocas las personas que dan amor altruista y desinteresado.

Amar, es un verbo, que proviene de la palabra “amor”, que significa: acción de expresar un sentimiento intenso, que por su iniciativa busca encontrarse y unirse con otro ser, que tiene una innata atracción, inclinación y entrega de una persona hacia otra, y el objetivo es procurar la reciprocidad en el anhelo de la unión de dos seres; y ello implica comunicación, convivencia, complemento y una relación afectiva, basada en la decisión y consentimiento de sus propias voluntades. 

Querer, es también un verbo que significa que una persona pretende cumplir su deseo, es decir busca poseer o aspirar algo o a alguien, para su propia satisfacción personal, es decir, hay una inclinación, un interés, teniendo una connotación egoísta y posesiva. 

A menudo se confunden ambos términos cuando tratamos de exagerar nuestro gusto por algo. Decimos “amo los chocolates” o  “amo el vino”, cuando bastaría expresar que solo nos gusta.

La palabra querer también puede manifestar un deseo por algo, sin que lleve por medio un sentimiento amoroso, como por ejemplo, “quiero un jugo ” o “quiero ir a la fiesta”.

Si se dicen con sentimiento, querer y amar son de la misma magnitud, sin diferencias, si bien es cierto que el término querer es más general, y se usa con familiares y amigos; pero amar se deja exclusivamente para el uso de las parejas.

Querer es un sentimiento que nos impulsa a dirigir nuestro cariño y aprecio a una persona, a un objeto, a un lugar e inclusive a una situación.

Amar en cambio va mucho más allá del querer, es un acto, es Ser, es principalmente aceptación pura, libre de juicio, y cuando experimentamos amor, nos elevamos, nos conduce a un elevado estado de conciencia. 

El amor no es ciego, ciego nos hace estar enamorados porque ensoñamos en lugar de apreciar.

El enamorado, dada su obsesión, proyecta su ilusión en el otro, haciéndole coincidir artificialmente con las características de alguien que sólo existe en su mente (una construcción previa). 

Porque amar va más allá del querer, es una perspectiva en la que se reconoce al otro como un individuo valioso en toda su dimensión, incluyendo la que no somos capaces de apreciar.

Amar también es una fuerza, un campo que enlaza y crea, su accionar está más allá de la distancia y del tiempo. Cuando amamos, no importa cuán lejos esté o estemos unos de otros, el amor se manifiesta de igual forma. Tampoco requiere reciprocidad, porque cuando amamos se enciende en nosotros una llama que no es más que el amor infinito fluyendo a través de nuestro ser. Ese fluir también se manifiesta como una fuerza, como una energía autónoma, que no requiere nada a cambio.

Amar implica vernos reflejados en el otro, de verlo y reconocer sus atributos, sus cualidades, sus características como potencial de lo que somos. Amar implica la aceptación más allá del juicio que califica o condena. A través del amor, observamos y disfrutamos la plenitud de Ser y es el punto de comunión que nos conecta con todos y con todo. 

Jamás sabemos si inspiramos amor en alguna persona específica, pero si podemos saber cuándo el amor está manifestándose en nosotros, por lo que se puede decir que amar es un acto individual que ocurre en lo más profundo de nuestro ser.

Otras de las características del amor es la confianza, la Fe, la intención, la acción, el comprender y el aprendizaje.

¿Espero que me cuentes que piensas tú?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

EXPERIENCIAS ESPIRITUALES

images (1)Constituye experimentar algo que está más allá de la comprensión de los cinco sentidos, mente e intelecto.

Incluso si percibimos un acontecimiento mediante los cinco sentidos, mente e intelecto, pero su motivo va más allá del intelecto tangible humano, también constituye una experiencia espiritual.

Cuando un objeto se mueve sin una causa externa aparente que pueda ser vista por alguien con sus ojos físicos (no su visión sutil). En el lenguaje común estas experiencias se conocen popularmente como paranormales. Estas experiencias se llaman “percepciones de la dimensión sutil”.

Hay experiencias espirituales positivas y negativas que podríamos percibir mediante nuestro sexto sentido, es decir, mediante nuestros cinco sentidos sutiles.

 Cuando una persona percibe algo mediante un órgano sensorial sutil, por ejemplo un olor, la fuente podría ser de una energía positiva como una deidad o una energía negativa como un fantasma.

A lo largo de la historia, el ser humano ha vivido siempre en dos mundos: el mundo natural y el llamado mundo sobrenatural. El hombre ha buscado siempre evadirse del mundo natural y buscar el ámbito que ha llamado sobrenatural en el que pretendidamente se reunía con dioses, demonios, antepasados o familiares fallecidos. 

En las etapas iniciales de los viajes espirituales, si escuchamos a muchos co aspirantes narrar sus experiencias espirituales, la variedad y profundidad de las mismas puede ser bastante alucinante.

Ellos empiezan a darse cuenta de lo insignificantes que son en comparación con Dios, que les da a cada uno de ellos experiencias espirituales únicas para generar su fe.

Como resultado, el ego que tengan sobre sus propias habilidades se reduce al compararlo con la habilidad de Dios. La reducción de ego es un requisito fundamental para el crecimiento espiritual.

Con destino negativo se indica un destino que hace que experimenten infelicidad. Un ejemplo de destino negativo severo puede ser sufrir un accidente serio.

Así, cuando una persona comienza a hacer práctica espiritual, la práctica espiritual inicial podría utilizarse para reducir la intensidad de este destino particular, es decir el accidente serio.

Así el aspirante, justo antes del accidente, podría tener una premonición para decelerar o ir en otra dirección, reduciendo así la intensidad y la severidad del mismo. El aspirante podría entonces salvarse de heridas menores o incluso no sufrir heridas. 

Dios otorga experiencias espirituales para que desarrollemos fe en Él o para que ésta se fortalezca cuando comienza a decaer.

Si nuestra fe es fuerte podríamos no necesitar experiencias espirituales.

¿Qué experimentaste tú?

AMOR COMPASIVO

compasionLa única forma de comenzar el verdadero viaje de la vida es sentir el amor compasivo y el respeto por nosotros mismos y luego tomar acción.

Nunca llegaremos a sentirnos totalmente seguros.

Se trata de desarrollar amor compasivo y tomar acción.

Encontrarnos con nuestros propios límites y con nuestro deseo de aferrarnos a algo y ver que hay más amor compasivo, más respeto por nosotros mismos, más confianza, que necesita ser reconocida.

Y luego trabajar en ello, simplemente, seguir tomando acción.

Cultivar la apertura y un gran corazón que nos permitan ser menos y menos dependientes.

Comenzar por saber en el lugar que estamos.

Observar a nuestro niño, sin criticarlo, con humor y generosidad, aprendiendo a hacernos amigos de nosotros mismos.

Tener la confianza para dar un nuevo paso.

Sentir siempre esa mano que nos apoya, esa motivación para cultivar esa compasión amorosa.

Darnos cuenta que así vamos creciendo, avanzando, siendo más completos y enteros.

El único real obstáculo es la ignorancia.

El negarnos a mirar toda la realidad, el saber donde estamos y que podemos lograr más.

Lograr amarnos más a nosotros, abrirnos más, saber que necesitamos realmente.

Trabajar con los obstáculos es el viaje de toda nuestra vida.

Vencer los miedos, pero con un corazón tierno y palpitante, al dar un paso hacia lo desconocido.

Darnos cuenta de esos miedos y la necesidad de seguirlos trabajando.

El miedo y la resistencia que no son reales obstáculos, sino lo son la ignorancia y el negarnos a reconocer nuestra tarea pendiente.

Si no nos enfrentamos a nuestros miedos, a nuestros obstáculos.

Todos los días se transforman en una rutina, en donde cada día estamos con más miedos y siendo cada día más tímidos e inseguros.

Tenemos que estar continuamente despiertos, tomando acción, abriéndonos, avanzando.

Por momentos nos acompañará el miedo, el resentimiento y las dudas, pero al ir creciendo iremos aprendiendo a quitarnos esas armaduras que nos hacían sentir tan seguros.

Nos enfrentaremos con lo que nos paraliza y tomaremos coraje y nos conectaremos con nuestro verdadero potencial.

Realizaremos todo lo que somos capaces y sabremos cuando es suficiente por el momento.

Así estaremos más despiertos y conectados con nuestra esencia, soltándonos y abriéndonos al mundo.

El tratar de protegernos, encerrarnos es sinónimo de inseguridad, miseria y sufrimiento.

Nos deja en un lugar muy pequeño, doloroso e introvertido que se hace más y más claustrofóbico y más y más miserable a medida que envejecemos.

Si tenemos 50 años y vivimos quitándonos lo que nos limita seguiremos creciendo cada día más.

Si vivimos protegiéndonos de todo cada día estaremos más limitados y no cambiaremos más.

Tendremos un patrón mental que no podremos detener, por el resto de nuestra vida.

Si le tenemos miedo a algo y nos quedamos con esa idea, quedaremos atrapados.

 Es importante abrirnos, soltarnos, enfrentarnos a situaciones que nos toca atravesar y vincularnos con nuestros pensamientos y emociones.

No existe la vida adecuada o perfecta la que nos toca vivir es la que nos mostrará lo que debemos saber para aprender y tomar acción.

Tenemos una determinada vida, y cualquiera la  familia que tengamos y las personas que nos rodean son las adecuadas para que nos vayamos liberando de nuestras limitaciones y armaduras.

Podemos aprender con la familia.

Desde el amor nos ofrecemos la sabiduría de no caer en la auto- compasión, dándonos cuenta que el sentirnos mal es una oportunidad para crecer y que todos atravesamos por esa experiencia.

Que si alguien opina sobre nuestras armaduras es momento de observarnos y ver que nos duele y permitir liberarnos e iluminar nuestras vidas.

La práctica de cada día es simplemente desarrollar una completa aceptación y apertura a todas las situaciones y emociones de los demás y hacia los demás.

Vivenciar todo completamente, sin reservas ni bloqueos, de modo que nunca nos retiremos o centralicemos en nosotros mismos.

El AMOR COMPASIVO es la expresión natural de mi Ser. YO SOY, pienso, siento, expando, vivencio, irradio, ilumino y estoy lleno de AMOR COMPASIVO en todo lo que hago, oigo, siento, veo, saboreo y huelo.

El AMOR COMPASIVO ahora se expande en círculos, envolviendo e inundando todo a mi alrededor hasta cubrir el planeta tierra.

Dios es AMOR COMPASIVO, y como sólo existe Dios, sólo creo en el AMOR COMPASIVO.

No hay ninguna expresión de mala voluntad que pueda dañarme. Todos los que me rodean y tratan, sólo piensan, sienten y hablan con AMOR COMPASIVO.

No tengo obstáculos, porque el AMOR COMPASIVO los disuelve. Solamente recibo, llega a mí y produce alrededor de mí, AMOR COMPASIVO.

El AMOR COMPASIVO es un Poder que está en mí. No existe poder, ni ayuda más grande que el AMOR COMPASIVO dentro de mí.

El Principio de mi vida es AMOR COMPASIVO, que es Orden Divino.

Mi Espíritu sólo está lleno de AMOR COMPASIVO, me da Fuerza y me protege. Lo único que tengo que hacer es mantenerme lleno de AMOR COMPASIVO, pensándolo, sintiéndolo, hablándolo y expresándolo.

El AMOR COMPASIVO me da Fe, Iluminación y Amor. YO SOY la Ley del AMOR COMPASIVO en mí, actuando ahora. YO SOY la realización consciente del AMOR COMPASIVO. Todos los Seres Cósmicos de AMOR COMPASIVO están conmigo, dándome sus bendiciones. Eternamente, Amén.

La compasión abre nuestros corazones, y nos vuelve piadosos unos con los otros en momentos de tristeza o pérdida. No necesito sentirme solo nunca. El amor eterno y devoto de Dios está conmigo. A veces recibo consuelo y otras veces lo ofrezco.

Siento gratitud por poder recibir y expresar el amor de Dios en mis experiencias de vida. El amor compasivo de Dios vive en mí.

¿Y tú que haces?

LA FE

la feCuando tienes fe, tienes confianza porque crees en algo o alguien.

Aceptas  algo declarado por alguien con autoridad, conocimiento o experiencia, o como la suposición de que algo reflexionado por ti mismo es correcto aunque falten pruebas para llegar a una certeza sobre ese algo.

La fe va de la mano con la confianza.

Las causas por las cuales las personas se convencen de la veracidad de algo que aceptan por fe, dependerán de los enunciados filosóficos en los que las personas confían y de otros aspectos de tipo emotivo o cultural.

La palabra fe  puede también referirse directamente a una religión o a la religión en general.

Para algunos la fe es un misterio, difícil de descubrir. Otros creen que es una ilusión, locura o fanatismo.

Para el que cree es el poder de Dios. Entre los mismos creyentes muchos no lo entienden, por eso empieza el descuido, el desinterés, la duda, el desánimo.

La fe no es ver, es creer. No se puede tener fe si nuestro corazón nos reprende.

Para confiar en Dios, nuestros asuntos deben estar en orden.

Debemos estar, en paz con Dios.

La FE es lo que nos mueve. Para salir de casa, para ir al trabajo, para los negocios,  sin FE, el miedo se apoderaría del mundo. La gente quedaría paralizada, los negocios se cerrarían, nadie se movería por miedo. El mundo se pararía, y la gente se moriría de hambre.

 La FE la usamos en todos nuestros hábitos diarios, FE en que nuestro coche funcione, FE de que podamos pagar nuestros gastos, FE en que nos vaya bien en el trabajo.

 Algunos creen que es una superstición. Basados en malas experiencias religiosas de las personas que dicen tener FE, piensa que la FE es una superstición, una manía, y no saben que FE es igual a CONFIANZA, es como dice la Biblia, la Esperanza de lo que no se ve.

 La FE esta movida por algo interno, un combustible. El combustible que pone en marcha el vehículo de la FE, es diferente, siendo los resultados buenos o malos.

 La fe es la confianza sobre algo que no se ve, la certeza de que se hará algo que no sabemos.

La FE existe, aunque haya que definirla para cada cosa, fe en la familia, fe en el trabajo, fe en nuestros proyectos,  son cosas muchas de ellas que no se sabe como terminaran ni como concluirán, pero la personas se mueven por fe para llevarlas a cabo, aunque luego resulten que no tienen FE para confiar en Dios.

Puedes tener fe, claro que puedes tenerla.

 Los ateos mismos necesita una gran dosis de fe para no creer en nada, la gran dosis que necesitan es porque viendo tantas maravillas en la naturaleza, niegan a Dios, y para eso se necesita mucha FE.

Necesitan tener mucha fe en ellos mismos. Deberán tener fe en quienes lo rodean

¿Cuanta fe tienes en tu vida? ¿Confías en ti? ¿Confías en Dios? ¿Ante las dificultades sigues confiando o comienzas a dudar y a temer?

 

LA FE

 

 Jesús tenía una fe extraordinaria que levantaba aun a los mismos muertos.

 Jesús resaltó lo siguiente: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. 

Esto significaba que una pequeña fe en el poder de Jesús puede hacer maravillas.

Significa que la fe nos puede conducir a la conquista de todo lo que anhelamos.

La fe viene cuando estamos oyendo una y otra vez un tema específico dela Palabrade Dios.

La fe no viene por oír una sola vezla Palabra, sino por el oír de una manera continuala Palabrade Dios.

Mucha gente no recibe de Dios, porque no se toman tiempo para dejar que la fe crezca en su corazón.

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartara de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditaras en el, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en el está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

En este pasaje vemos que Dios le dice a Josué, que la clave para el éxito en la vida se encuentra en el estudio diario dela Palabrade Dios. No solo una vez a la semana sino algo constante. Si queremos tener fe para recibir de Dios necesitamos pasar tiempo enla Palabrade Dios para recibir lo que necesitamos.

Otra cosa que debemos entender es que a la hora de estudiarla Palabrade Dios siempre debemos tener un norte. Mucha gente leela Bibliacomo si leyera el horóscopo; tomala Bibliay le dice al Señor: “que tienes hoy para mi,” la abren y lo que les sale, es lo que piensan les está diciendo Dios.

Un hermano que usaba ese método, abrió su Biblia donde dice: “Judas fue y se ahorcó;” cuando lo leyó, pensó: “seguro que Dios se equivocó, leeré de nuevo para estar seguro.”Volvió a abrirla Bibliay encontró: “Anda tu y haz lo mismo.” Al leer dijo: “Necesito una confirmación.”La tercera vez abrióla Bibliay encontró: “Apresúrate, no te detengas;” y fue y se ahorcó.

Esa no es la manera de leerla Biblia, ni es la manera de buscar dirección de Dios.

Por que todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios. La forma en que Dios guía a sus hijos es a través de Su Espíritu.

En la parábola del sembrador, “El sembrador es el que siembra la palabra.” Nosotros somos los que sembramosla Palabraen nuestros corazones; y cada semilla produce una cosecha en nuestras vidas. Si tu siembras semillas de salvación, eso es lo que tu recibirás en tu vida. Si siembras semillas de prosperidad, recibirás fe para prosperar. Si siembras semillas de sanidad, tendrás fe para ser sano.

Cuando Pedro predicó a Cornelio y los suyos, les dijo que los oprimidos que Jesús vino a liberar eran las personas enfermas. Y además que el opresor es el diablo. Por eso, cuando Pablo le predico el evangelio al cojo de Listra, le estaba diciendo que Jesús había venido a librarlo de su enfermedad, y eso produjo la fe

en el para recibir su sanidad.

El cojo hizo tres cosas para poder recibir su milagro:

Oyó el evangelio. Tuvo fe para ser sanado. Actuó en la palabra de Pablo.

Debemos ser específicos. Si quieres recibir sanidad necesitas fe para sanidad; si quieres ser prosperado necesitas fe para ser prosperado; debes buscar los versos específicos para recibir lo que necesites.

El cojo tuvo que hacer algo para poder recibir su milagro; de nada le hubiera servido tener fe, si es que el no hubiera saltado y caminado. Su acción fue lo que finalmente le dio su milagro.

Así también la fe, si no tiene obras (hechos y acciones de obediencia que la respalden) se ha destituido ella sola de poder (esta inoperativa, muerta).

La fe siempre se expresa a través de nuestras acciones, si no hacemosla Palabrade Dios, no recibiremos lo que queremos recibir de Dios.

La fe viene cuando oímos la Palabra de Dios, no hay otro método, le podemos pedir a Dios más fe pero si no escuchamos su palabra, nunca se va a aumentar. Yo se que tal vez se pregunten ¿Como escucho a Dios? Déjame decirte que esto es sencillo lo puedes escuchar en predicadores, sermones, pero donde más lo puedes escuchar es en la Biblia.

Dios siempre esta dispuesto a darnos lo que le pedimos solo tenemos que pedirlo y ser pacientes. Pero no se trata solo de pedir, tenemos que poner de nuestra parte, para aumentar nuestra fe debemos de poner por obra lo que leemos en la Biblia, escuchamos en una predicación, etc. Dios conoce los corazones y si el ve que tu deseas verdaderamente más fe, te puede va a ayudar para que lo consigas.

Te animo a cultivar una vida de fe que te conduzca a la conquista diaria de todo lo que te has propuesto .