LA ENVIDIA

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

descarga (3)Es un sentimiento o estado mental donde hay dolor o desdicha por no tener lo que tiene el otro, sea en cosas materiales, cualidades u otra clase de cosas.
Daña la capacidad de gozar. Es el factor más importante que debilita al amor, ternura o gratitud.
Es un sentimiento enojoso contra otra persona que posee o goza de algo deseado por el envidioso, quien tiene el impulso de quitárselo o dañarlo.
A diferencia de los celos, que se basan en el amor y comprenden un vínculo de por lo menos tres personas, la envidia se da de a dos y no tiene ninguna relación con el amor. La persona envidiosa es insaciable porque su envidia proviene de su interior y por eso nunca puede quedar satisfecha, ya que siempre encontrará otro en quien centrarse.
Algunos se obsesionan y dejan de vivir por estar pendiente de la vida de su entorno, y entre otras cosas sienten agobio por cada uno de sus triunfos. Eso muestra signos graves de inferioridad.
Tendrían que dedicar el tiempo en ver como lograrlo en su vida.
La envidia es la madre del resentimiento, un sentimiento que no busca que a uno le vaya mejor sino que al otro le vaya peor.
Como si el irle peor al otro me ayudara a mi en algo.
La envidia es un sentimiento que nunca produce nada positivo en el que lo padece sino una insalvable amargura.
Opera en forma de culpabilidad, que siente por no poseer atributos que él estima ideales. Los defectos físicos, intelectuales o emocionales generan un sentimiento de inferioridad que la persona intenta compensar superando esas carencias mediante el desarrollo de un complejo de superioridad.
El complejo de superioridad hace que el acosador viva en la ficción de la posesión de valores, atributos y cualidades que en realidad no posee, negándolos en los demás de manera defensiva. Cuando surge en su entorno una persona que sí posee en verdad tales características, ello supone un verdadero choque con la realidad.
Su reacción ante esa dolorosa realidad suele consistir en negar, eliminando la fuente de la disonancia, desarrollando el psicoterror contra la víctima. El objetivo es hacer desaparecer a la víctima del horizonte psicológico del acosador porque sus capacidades suponen para éste una desestabilización psicológica.
En ocasiones hemos escuchado sobre “la envidia sana”, sin embargo, éste es un sentimiento colmado de rencor y de malos deseos. Lo que sucede es que para disminuir el efecto que la palabra “envidia” tiene, le solemos llamar “envidia sana”, con el propósito de que no sea tomado como un sentimiento negativo hacia una persona, pero se trata de una falsedad que se suele decir para quedar bien frente a otras personas.
La envidia puede tener muchos orígenes, pero lo más destacado de este sentimiento negativo hacia los demás es la misma persona y su forma de ver las cosas en su vida. Generalmente, esta emoción surge debido a que se padecen frustraciones personales, baja autoestima, o a la dificultad de poder conseguir objetivos que se han planteado en la vida. Cuando a otras personas del entorno tienen una mejor condición de vida y esta situación no es aceptada, es allí cuando surge este sentimiento. La inseguridad es otro de los factores que hace que se genere este estado de resentimiento.
El anhelar lo que los demás poseen o tener una vida similar a la de otros es una clara muestra de que la persona es insegura y egoísta.
Este profundo sentimiento negativo generalmente lo podemos observar en nuestro grupo familiar o amigos, vemos a personas que nos rodean que no son capaces de disfrutar de los buenos momentos en la vida de otros.
La envidia es un sentimiento negativo que también se compone de otros estados emocionales como el rencor, la avaricia, el odio, la frustración, y nunca puede ser catalogada como un sentimiento positivo o sano, no es más que una máscara.
Las personas que sienten envidia de forma constante padecen una gran frustración, lo cual puede desembocar en una depresión.
La envidia se asocia a una baja autoestima, al miedo o inseguridad, así como a la depresión, por lo que hablar de “envidia sana” puede considerarse, sobre todo, como una manera de atenuar, en el discurso, los sentimiento negativos que muchas personas tienen hacia otras.
La envidia surge cuando nos comparamos con otra persona y concluimos que tiene algo que nosotros anhelamos. Es decir, que nos lleva a poner el foco en nuestras carencias, las cuales se acentúan en la medida en que pensamos en ellas. Así es como se crea el complejo de inferioridad; de pronto sentimos que somos menos porque otros tienen más.
Bajo el embrujo de la envidia somos incapaces de alegrarnos de las alegrías ajenas. Estas actúan como un espejo donde solemos ver reflejadas nuestras propias frustraciones. Sin embargo, reconocer nuestro complejo de inferioridad es tan doloroso, que necesitamos canalizar nuestra insatisfacción juzgando a la persona que ha conseguido eso que envidiamos. Solo hace falta un poco de imaginación para encontrar motivos para criticar a alguien.
El primer paso para superar el complejo consiste en comprender la pequeñez de perturbarnos por lo que opine la gente de nosotros.
Si lo pensamos detenidamente, tememos destacar por miedo a lo que ciertas personas – movidas por la desazón que les genera su complejo de inferioridad – puedan decir de nosotros para compensar sus carencias y sentirse mejor consigo mismas.
De la envidia se trasciende dejando de demonizar el éxito ajeno para comenzar a admirar y aprender de las cualidades y las fortalezas que han permitido a otros alcanzar sus sueños.
¿Existe envidia en tu vida?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

PERSEVERANCIA

images (22)La perseverancia es muy importante para nuestro desarrollo personal.

Nos ayuda a llegar a dónde queremos.

 Teniendo dedicación o insistencia, tanto en las ideas, como en las actitudes, en la realización de algo, en la ejecución de los propósitos y también en las resoluciones del ánimo.

Es la capacidad para continuar y seguir adelante a pesar de las dificultades, los obstáculos, la frustración, el desánimo, el aburrimiento, o la tendencia o los deseos de rendirse o abandonar ante una situación.

Cuando somos perseverantes perseguimos nuestros objetivos con empeño, dedicación, acabando lo que hemos empezado, concentrados y trabajando en nuestras tareas con constancia, y ante el fracaso volvemos a intentarlo mejorando el método.

Por lo general, somos optimistas y con un estado de ánimo positivo, tenemos una alta autoestima y una alta capacidad de autocontrol.

Es necesario tener un objetivo claro o una meta que justifique el esfuerzo y perseverancia o dedicación en un período de tiempo generalmente extenso.

Es la clave del éxito en muchas situaciones, aunque se debe saber cuándo perseverar y cuándo no.

Perseverar puede ser negativo, ya que se puede gastar mucho esfuerzo y tiempo en algo que no produce ni va a producir ningún resultado.

Por tanto, debemos saber no sólo cuándo perseverar, sino también hasta qué punto y cuándo es más inteligente abandonar y centrar nuestros esfuerzos en algo diferente.

 

La perseverancia también es importante en las relaciones, ya que en toda relación entre dos personas alguna vez hay conflicto y es necesario un gran esfuerzo para resolver esos conflictos, no tener miedo al fracaso o a los errores, y tener un control de los problemas y superarlos para mejorar, crecer personalmente y continuar viviendo.

La perseverancia ayuda, pero no garantiza, o aumenta la probabilidad para alcanzar metas difíciles, y ayuda a valorar más los logros obtenidos.

También la perseverancia aumenta la sensación de auto-eficacia cuando tienes éxito, y ayuda a mejorar las capacidades y las habilidades, a desarrollar nuevas técnicas para superar los obstáculos y a aprender de los errores.

Por el contrario, si nos vamos al extremo opuesto de la perseverancia, nos encontramos con personas perezosas y vagas, que se rinden demasiado pronto o que ni siquiera lo intentan, que buscan lo fácil y toman atajos siempre que pueden, pierden el interés con facilidad y abandonan ante la más mínima dificultad.

Admiramos a aquella corredora que, a pesar de estar exhausta, sin apenas poder moverse, sigue hasta cruzar la línea de meta, demostrando así un gran espíritu de lucha y superación.

A Thomas Edison que probó más de 6000 sustancias antes de encontrar la que finalmente resultó ser útil para crear el filamento de la bombilla eléctrica. Dijo que “el genio es un 99% transpiración y un 1% inspiración”.

A Abraham Lincoln que perdió seis elecciones y fracasó en dos negocios antes de convertirse en uno de los presidentes más importantes de Estados Unidos.

A Hellen Keller que se quedó sorda, muda y ciega tras una enfermedad con poco más de un año de edad y a pesar de ese tremendo obstáculo, no solo logró aprender a comunicarse con los demás, sino que fue la primera persona sordomuda en conseguir un título universitario. La cantidad de obstáculos que tuvo que superar para lograr sus propósitos en una época en que las personas como ella apenas podrían aspirar a nada más que a permanecer vivas, fue digna de elogio.

En general, persistir ante el fracaso es difícil, puesto que el fracaso produce una emoción desagradable que hace que las personas deseen dejarlo y mirar hacia otro lado. La persistencia requiere vencer esta tendencia a abandonar.

La perseverancia se aprende con ejemplos. Desde niños si los padres, como los profesores o maestros, le enseñamos qué es ser perseverante a través de sus acciones.

 Siendo constantes en las actividades y nos anticipamos a los obstáculos, teniendo firmeza frente a las dificultades, si enfrentamos los retos sin miedo, con un compromiso pleno y decidido para cumplir con nuestra tarea, o la actividad que sea.

¿Qué reto te propones?¿Hasta dónde llegas?

EQUILIBRIO INTERIOR

images (30)Es importante que cada uno se tome el tiempo de escuchar las voces de su interior.

Ya que muchas veces tomamos decisiones completamente erradas por apurados, que con 5 segundos de consideración habrían bastado para tomar el camino indicado.

Muchas enfermedades podríamos prevenir si tomamos las necesidades en el orden que corresponden, ya que al cuidar las necesidades fisiológicas por sobre todo el cuerpo podemos mantenernos más sanos y fuertes para enfrentar el día a día.

Por ello meditemos y tomémonos nuestro tiempo.

Aprendamos a escuchar las corazonadas que nos sacuden el interior más que los gritos del exterior, después de todo lo único que importa realmente es alcanzar la felicidad y lo que para ti representa ser feliz, (ya que esto es diferente para cada uno).

En cumplir nuestras metas y no las que los demás quieren imponernos, cumpliendo con nuestra propia pirámide de las necesidades y sólo así podremos alcanzar nuestro verdadero nivel de equilibrio.

Las personas sólo buscarán cumplir las necesidades de un nivel al haber cumplido con el anterior.

Partiendo desde la base de dicha pirámide donde se encuentran las necesidades fisiológicas o básicas.

Seguidas por las necesidades de seguridad y protección, necesidades sociales, necesidades de estima y, en la punta, las necesidades de autorrealización.

Si aceptamos que ocurren hechos que están a nuestro alcance y otros fuera de el, debemos aceptarlos así y eso es un gran paso y cambio haciéndonos todo más fácil.

Ver que el cambio desde nuestro interior nos guía por el camino del éxito haciéndonos sentir más relajados y tranquilos durante cada instante de nuestro día, quitándonos así un impedimento que tiraba nuestra existencia constantemente..

La mayoría de nuestros pensamientos y preocupaciones son por sucesos que ocurrieron o por cosas que creemos o pensamos que llegarán a ocurrir.

En ambos casos no tenemos control directo sobre ello.

La mejor manera de calmar nuestra ansiedad es traer nuestra mente al presente. Ahora,  no hay problemas ni preocupaciones. Tan solo paz, tranquilidad interior.

El dedicar unos momentos en contacto con el pasto, el ruido del viento en contacto con tu rostro al caminar, correr o andar en bicicleta, los árboles, las piedras, el observar las nubes, el cielo y las aves, cada contacto, el integrarte con la naturaleza es un mimo a tu espíritu a tu ser interior, disfruta, goza.

Intenta aplicar estos cambios poco a poco en tu vida diaria, que ello forme parte de una rutina, como el desayunar, el trabajar, para llenarte de vigor y salud para encontrarte a Ti mismo y recuperar tu paz.

Es un equilibrio orgánico y energético, que nos lleva a poder vivir una vida en armonía, siempre que obtengamos el balance y equilibrio de estos tres componentes.

La suma del cuerpo, la mente y el espíritu, que juntos crean una persona única e irrepetible.

Como estaríamos, sino logramos estar en paz espiritual, o si nos creemos tranquilos pero nuestro cuerpo está o no se encuentra saludable, o si nos sentimos lleno de energía pero con la mente dispersa y ansiosa.

Hay que lograr Armonizar, desde nuestros centros de energía “Los Chakras” y nuestra dualidad interior exterior.

El estado en que se encuentra tu cuerpo se refleja en el estado de tu mente. Si tu cuerpo está tenso, así será también la condición en que está tu mente.

El Aprender y dominar la relajación de tu cuerpo, tus músculos y articulaciones es indispensable para llegar a relajar tu mente y pacificar tu espíritu.

No esperes que algo ocurra o pase para que cambie tu vida, ella hará un radical cambio de escena cuando Tú decidas hacerlo y no le tengas miedo a esos cambios, ten presente que todas las respuestas que buscas y necesitas se encuentran dentro de Ti.

Solo debes tomar el control de tus emociones, de tu Existencia.
No dependas de Otros para sentirte en Paz y Armonía, para lograr el cambio de horizontes.

Liberarnos de la duda, el arrepentimiento… y cambiar estos sentimientos por la importancia del “ahora” y el “aquí”.

¿Qué tiempo es el preferido de tus pensamientos? ¿El pasado, el presente o el futuro?

EL EQUILIBRIO

images (23)Que importante es vivir en equilibrio.

Los que tenemos metas claras, a veces debemos luchar con el equilibrio.

Al conocer dónde queremos llegar muchas veces nos envuelve la pasión y dejamos de lado cosas y personas importantes.

Por eso es común ver personas muy exitosas pero solas o con hijos muy tristes que su mayor sueño es que tengan un tiempo para ellos.

También lo vemos en personas muy espirituales que viven meditando o rezando a Dios, pero se olvidan de quienes lo rodean.

Personas enamoradas que parece que sólo hay amor para su pareja.

La verdad es que podemos dirigir nuestra vida mucho más de lo que pensamos. Podemos controlar nuestro estado económico, anímico. Iniciando acciones que nos lleven hacía más salud, éxito, amor.
Lograr el equilibrio Emocional nos  puede ayudar para avanzar

Renovemos nuestra  energía.

Programemos nuestro día hacia el futuro deseado.

Desechemos las actividades o acciones que no sirven o lo que es peor nos perjudican.

Preparemos nuestra mente para su máximo rendimiento.
Meditemos es una manera fantástica para relajarnos y  para integrar rápidamente todo lo que hemos aprendido y conectarnos  con nuestro ser interior.

Estimulemos ambas partes del cerebro.

Realicemos técnica para equilibrar los centros energéticos.

Detectemos los orígenes de emociones limitadoras.

Practiquemos técnicas para bajar niveles de estrés al instante en cualquier sitio y en cualquier momento.

Sentirnos bien en cada momento.

Soltando emociones negativas apenas las reconocemos.

Rompiendo con patrones o conductas negativas que cargamos por mucho tiempo.

Aceptando que podemos tener momentos de tristeza o enfado pero que eso no lo debemos cargar por todo el día o por mucho tiempo.

Teniendo más autoestima y paz interior.

Relacionándonos mejor con otras personas, ya que somos nosotros mismos con virtudes y defectos sin necesidad de llevar ninguna máscara.

Sintiendo más fuerza, ilusión y certeza en nuestro futuro.

Viviendo la vida sin altibajos sin sentirnos por momento tan eufóricos, llenos de vitalidad, dispuestos a comernos el mundo y al minuto, sin que haya ocurrido nada, caer en el desánimo y embargarnos en la desilusión. Con un desajuste de sentimientos que vienen y se van, con ese descontrol de estar en lo más alto para caer sin remedio, motivo de algunos de los trastornos emocionales que más afectan, como por ejemplo, la ansiedad.

Debemos tener la suficiente fuerza psicológica para afrontar la vida sin esos desequilibrios emocionales que a veces nos incapacitan para seguir adelante y ser felices.

Aprendiendo a manejar nuestras emociones para convertirlas en algo positivo porque lo primero que tenemos que hacer es conocer y reconocer nuestras emociones. En definitiva, conocernos a nosotros mismos.

Estar dispuestos a investigar, reconocer y expresar nuestros sentimientos. Una mirada al interior que se hace necesaria para encontrar el equilibrio emocional que necesitamos, siendo capaces de distinguir si lo que sentimos es presión o culpabilidad, responsabilidad o imposición, vergüenza o envidia, amor o dependencia.  

Un mayor conocimiento de nuestras emociones nos llevaría a poder manejarlas y transformar la angustia en aceptación, el miedo en aprendizaje, la desilusión en sueños, la ansiedad en iniciativas y la depresión en revitalización. Cómo aprender a identificar esas emociones depende de la forma de ser de cada persona. A algunas les bastará con tomarse un tiempo para ellas mismas, mientras que otras necesitarán técnicas como la meditación o incluso terapia psicológica.

¿Tu vida está equilibrada? ¡Espero que me cuentes!

LA CONFIANZA EN TI MISMO

descarga (1)La confianza en uno mismo, te ayuda a llegar a donde quieras ir.

Es uno de los elementos importantes para lograr nuestras metas.

Al confiar en uno mismo, uno sigue sabiendo que lo logrará.

La confianza en uno mismo es ese motor que te ayuda a seguir adelante a pesar de las dificultades.

El que hace que perseveres y no abandones.

El que escuches lo que te dicen para seguir avanzando.

La confianza en uno mismo te hace capaz de expresar una opinión o decir cómo te sientes; pedir lo que deseas o necesitas; expresar tu desacuerdo de manera respetuosa; hacer sugerencias o dar a conocer tus ideas; decir “no” sin sentirte culpable y además, que puedas defender a otra persona.

Al tener confianza o seguridad en ti, no tienes dudas con respecto a tus capacidades, puedes decir “no puedo” en vez de “sí puedo”, no permites que la gente te menosprecie y no te menosprecias tú, auto saboteándote.

No das tanta importancia a lo que digan hagan o piensen los demás de ti, eres capaz de decir ¡no!, cuando algo no te gusta, te atreves a entablar conversación con extraños, hablar en público, en una reunión o frente a un grupo de personas sin echarte para abajo todo el tiempo, signos de complejo de inferioridad.

La vida no es para vivirla pensando en lo que no hiciste, en lo que deberías haber hecho o en lo que quisiste hacer pero no pudiste.

Quedar atrapado en los aspectos negativos de nuestros actos no te ayuda a superar y crecer. Puedes quedar atrapado en un lamento y desmotivarte.

Mejor reconócete lo que has logrado y desde ahí ten en cuenta que si sucedió una vez, es posible otra vez más. Siente orgullo por las cosas que has hecho y haces. Céntrate en los aspectos positivos de tu vida.

Hay que empezar a hacer las cosas para perderles el miedo.

Muchas veces lo que ocurre es que le tenemos miedo a lo desconocido y cuando nos damos oportunidad de conocer la situación nos damos cuenta de que en realidad no había nada que temer.

Por ejemplo: si te da miedo hablar en público, empieza a hacerlo enfrente de un espejo. Si te dan miedo las alturas, súbete a un edificio más alto cada día.

Muy a menudo otorgamos excesiva importancia a los potenciales problemas que pueden surgir si intentamos algo.

 Nos enfocamos en todos los contra, en lo que nos frena, en vez de todo lo positivo.

Al intentarlo lo que te pueden decir es que no, y recuerda que cada “no”, te acerca más al “sí” que deseas.

Usemos toda nuestra energía en lograr nuestras metas, en lugar de gastarlas preocupándonos de lo que podría ocurrir.

Si estás asustado porque vas a hacer algo por primera vez…Imagina que ya lo has hecho en el pasado. Imagínate entonces a ti mismo, de la forma más realista posible, culminando con éxito lo que ahora vas a hacer por primera vez.

Siéntelo, conoce la sensación que se tiene. Recuerda que la mente realmente no sabe diferenciar entre algo imaginado con mucho detalle, de algo real. Lo confunde. Habrás superado el miedo a la primera vez.

Investiga y conoce la historia de quienes ya han logrado lo que tu  deseas.

Encuentra a alguien que ya demuestra confianza en ese área, e imítalo.

Toma como modelo su comportamiento, su actitud, sus valores, sus creencias… y aplícalo, de la forma que puedas, en el contexto que tú necesitas.

Si tienes la posibilidad habla con él, y si no, pues trata de acercarte, y de observarlo lo más que puedas. Aprende de él. Hay muchos libros con las biografías y anécdotas de personas que cuentan cómo lograron algo que deseamos y así nos muestran el camino corto, pues nos dicen qué debemos de evitar y de esta manera no gastaremos energía intentando algo que está probado no funciona.

Anula a la molesta y negativa vocecilla interna que te dicta como actuar.

Descubre las cosas en las que sobresales y luego enfócate en tus talentos. Permítete estar orgulloso de ellos.

La inferioridad es un estado mental en el cual te declaras a ti mismo como una víctima. No permitas victimizarte.

Exprésate, ya sea a través del arte, la música, la escritura o la danza.

¡Encuentra algo que disfrutes! Todos nacemos con talentos y fortalezas. Puedes desarrollarte y sobresalir en lo tuyo. Además, añadir una variedad de intereses a tu vida no solo te dará más confianza, sino que aumentará tus posibilidades de conocer amigos compatibles.

Las personas que confían en sí mismos creen en sus habilidades, sienten que tienen control sobre sus vidas y creen que son capaces de hacer lo que planean y esperan.

Tener confianza en sí mismo no significa que se pueda hacer todo. Las personas que confían en sí mismas tienen expectativas realistas. Incluso cuando sus intereses no se cumplen, ellos continúan siendo positivos y aceptan su manera de ser.

¿Qué piensas? ¡Comparte tu experiencia nos ayudará! ¡Gracias!

COMO NOS RELACIONAMOS CON LOS CONFLICTOS

COMO NOS RELACIONAMOS CON LOS CONFLICTOS BISAl pasar el lunes pasado por una dificultad, note como cada uno enfrenta de diferentes maneras los conflictos.

Son distintos los sentimientos que surgen.

Y que mejor es compartirlos.

Al compartirlos, nos conoceremos más.

Seguiremos aprendiendo los unos de los otros.

Eliminaremos aquellos que no nos sirven para reemplazarlos por aquellos que nos benefician.

Elegí una pieza de un rompecabezas o puzzle como le dicen otros, porque para mi se parece bastante.

Cuando mis hijos eran chicos nos entreteníamos mucho armándolos y adquiriendo nuevos con más dificultad.

Nos hacia sentir muy bien, los logros que obteníamos, ya que con la practica cada vez era más fácil.

 

Pero cuando venía mi sobrino, que no estaba acostumbrado a armarlos, enseguida abandonaba y decía que era muy aburrido.

Ellos eran pequeños, no superaban los 10 años pero ¿cuántas veces reaccionamos así frente a los conflictos o dificultades nosotros?

De que lado estamos del que las dificultades son un desafío para resolverlo o la angustia de no sentirnos capaces de resolverlo.

También las reacciones surgen ante los conflictos en la salud.

Y aquí ya que se trata de conocernos más, a mi mente viene mi abuela materna.

Ella cuando ya tendría mas de 85 años, comenzó a tener dificultades para caminar y como no quería usar bastón ella colocaba las sillas estratégicamente para ir sosteniéndose de ellas y de la pared.

Falleció a los 98 años y solo pudo vivir un mes siendo atendida constantemente por los demás siempre se hacia todo.

Otra forma de encarar las dificultades, totalmente opuesta tenía la madre de mi cuñado.

Ella disfrutaba de ser atendida y de hacerse la víctima ante las dificultades.

Teniendo mucha menos edad, no llegando ni a los 70 años, por no caminar, no movía los brazos para alcanzarse una masita que estaba al dado de ella.

Esperaba que se la den los demás.

Pensemos como actuamos nosotros.

¿Cómo victimas o buscando cómo resolverlo?

En la vida se van presentando siempre conflictos, dificultades.

Si nunca se nos presenta nada, también tendremos que ocuparnos.

Aquel que en su vida nunca existe ningún conflicto, ninguna dificultad, tendrá que pensar si esta avanzando o esta en una zona de confort.

 

Zona de confort que está para evitar los conflictos, por comodidad, por miedo.

Cada dificultad o conflicto es un desafío para resolver.

Con el conocimiento se hace más fácil.

Cuando entramos a la sala y la cámara no prende pero ya la utilizamos muchas veces sabemos distintas formas de resolverlo, a veces por ensayo y error.

Lo mismo ocurre en nuestra vida tenemos que ir adquiriendo nuevos conocimientos para que sea todo más fácil.

Cuando nos damos por vencidos y no buscamos la solución, el problema si otra vez se nos presenta, será nuevamente un conflicto.

También se trata de saber quién sabe más y nos puede ayudar.

Como siempre lo decimos cada uno tiene un gran potencial y tiene mucho para dar.

Sepamos observar que distingue a cada uno, lo que a nosotros nos puede resultar difícil para otro es muy fácil.

Lo importante es que siempre seamos positivos, que no bajemos los brazos, a veces estamos muy cerca de resolverlo y por abandonar perdemos el éxito.

Recuerden “Persevera y triunfarás”.

Pero tengamos cuidado y observemos que no estemos intentando siempre de la misma manera, con mismas acciones mismos resultados.

Si hago algo y no resulta debo intentarlo de otra manera.

Si el conflicto lo tengo en las relaciones.

Tendré que ver como trato a los demás.

Muchas veces nos quejamos de los demás y no los estamos escuchando ni entendiendo.

¡Ahora espero que me cuentes vos!

VOLUNTAD

VOLUNTAD 1Es la facultad que tenemos para decidir y ordenar nuestra propia conducta.

Propiedad que expresamos de forma consciente los seres humanos y los animales para realizar algo con intención con un resultado.

Es la facultad que nos permite gobernar nuestros actos, decidir con libertad y optar por un tipo de conducta determinado.

 La voluntad es el poder de elección con ayuda de la conciencia.

El actuar humano está orientado por todo aquello que aparece como la mejor opción, desde las actividades recreativas hasta el empeño por mejorar en el trabajo, sacar adelante a la familia o ser productivos y eficientes.

Siempre tenemos que elegir y la voluntad nos lleva a lo que creemos la mejor opción.

La voluntad opera principalmente en dos sentidos:

De manera espontánea, debido a la motivación y convencimiento de realizar ese algo, como salir a pasear con alguien, iniciar un pasatiempo, organizar una reunión, asistir a un entrenamiento.

De forma consciente, debido al esfuerzo u obligación a realizar determinadas cosas: terminar un informe a pesar del cansancio, estudiar una materia que no gusta o presenta dificultades, recoger las cosas que están fuera de su lugar, levantarse a pesar del sueño, etc. Todo esto representa un ejercicio de voluntad, porque se llega a la decisión de actuar contando con los inconvenientes.

La voluntad es fundamental, pues nos concede capacidad para llevar a cabo acciones contrarias a las tendencias inmediatas del momento.

 Sin voluntad no logramos objetivos planeados.

La función de la voluntad es la aptitud general para reaccionar ante los estímulos externos o internos.

Se diferencia de las demás actividades propias de la vida de tendencia en que la voluntad involucra la representación intelectual del objeto y es deliberada, si bien obra a base de hábitos e instintos.

En muchas ocasiones algo que iniciamos con gusto y entusiasmo, al poco tiempo se convierte en un verdadero agobio ya sea por su dificultad o por la presencia del aburrimiento.

Allí es cuando la voluntad toma un rol decisivo ya que cuando sea necesario e importante, esta nos ayudará a continuar y vencer el desafío.

En la Divina Voluntad no se trata de imitar a nadie, no se trata de ser otras personas, no, lo que se intenta es que cada uno de nosotros viva la Vida Divina.

Con las características específicas con las que Dios nos dotó a cada uno de nosotros, puesto que Él quería vivir su Vida y manifestar tal o cual característica en cada uno.

Por eso, todos somos bellos, con cualidades, dones, fortalezas, pero diferentes entre sí. 

Nuestro Amor, fija diversos grados y modos de santidad y de belleza para adornar al alma en nuestra Divina Voluntad.

 De ellas haremos una distinta de la otra, distintas en la belleza, en la santidad, en el amor, todas bellas, pero distintas entre ellas.

Imaginemos que todo lo creado tuviera inteligencia, razón y voluntad, y que todas estas obras hubieran acudido a una «comunidad» para saber cómo debían vivir y qué cosa hacer. 

Tendríamos una creación absurda, supongamos que el maestro de esta comunidad fuera el cielo, ¿qué podría enseñar?  Enseñaría a ser cielo, por lo que tendríamos un sol que querría actuar como cielo, un mar triste y sombrío por no poder ser cielo, y todo lo que no fuera cielo se vería frustrado en su finalidad, sin poder llegar a su plena realización, o sea, a manifestar lo que Dios quiso poner en ella como manifestación de una cualidad de Dios. 

Mira el cielo adornado de estrellas, es bello, pero también es bello el sol, pero distintos uno del otro, y el cielo hace un oficio, el sol otro.

El mar es bello, pero también es bella la tierra florida, la altura de los montes, las llanuras extendidas, pero tienen la belleza y el oficio distintos entre ellas. 

Un jardín es bello, ¿pero cuánta diversidad de plantas y de bellezas hay en él?  Está la pequeña florcita, bella en su pequeñez, esta la violeta, la rosa, el lirio, todas bellas pero distintas en el color, en el perfume, en la grandeza, está la plantita y el árbol más alto.

Por eso descubre lo bello que hay en ti todos los días con la voluntad de disfrutar de un nuevo día con muchas opciones y eligiendo siempre lo mejor.

¿Qué harás hoy?¿Qué disfrutarás?¿En que tendrás que poner un poco más de voluntad?

 

SER INDEPENDIENTE

Debemos ser independientes, haciendo lo que nos gusta.

Tomando decisiones en nuestra vida. Empezando a hacer lo que sentimos, sin necesidad de ser guiados por los demás.

Descubriendo esos dones, cualidades o fortalezas que tenemos y explotándolos al máximo.

Sin importarnos lo que piensan los demás, ya que tenemos la capacidad para elegir nuestro destino.

Aceptando nuestras limitaciones y viviendo con serenidad y naturalidad.

Nunca sufriendo por alguna limitación ni hundiéndonos en ella sino buscando otra forma de resolverlo.

Luchando siempre ante la adversidad y dándonos el lugar que merecemos en este mundo.

Siempre con una estrategia para lograr lo que queremos buscando las herramientas necesarias.

Aprendiendo y creciendo de cada circunstancia, de cada error si apareciera.

Viviendo cada etapa para sentirnos plenos, para estar cada día mejor y gozar de esa independencia.

Actuando con responsabilidad, aprendiendo de alguna crítica para mejorar o liberándonos si no tiene lugar, descubriendo que muchas veces nosotros reforzamos esas críticas o esas actitudes negativas.

Tenemos que tener confianza de quienes somos y que podemos hacer.

Así podremos ir asumiendo nuestras responsabilidades y también encontrar la verdadera libertad, para elegir nuestra propia vida y ser dueños de nuestro destino.

Siendo independiente emocionalmente sin depender de la aprobación de los otros, en cada cosa que hacemos o decimos.

Siendo independiente de nuestros padres, de nuestras parejas o familiares.

Independizándonos financieramente, al no depender de un trabajo o empleo para ganar dinero para subsistir.

Siendo autónomos, no teniendo un jefe o un superior que nos diga que hacer.

Aprendiendo a ser autoexigente.- ¿Eres capaz de cumplir tus obligaciones sin que otra persona te esté exigiendo su cumplimiento?

Este es un problema que muchos trabajadores autónomos tienen, no saben exigirse el cumplimiento de sus obligaciones, tienen trabajo pendiente, pero como no tienen horarios ni nadie que los controle no lo realizan como deberían o lo postergan y luego tienen que enfrentar las consecuencias.

Creo que si quieres aprender a ser independiente tendrás que tomarte en serio el consejo de la excelencia de Anthony Robbins: Exígete más de lo que cualquier otro te exigiría.

Aprendiendo a ser disciplinado.- Hay cosas que tienes que hacer regularmente te guste o no, si eres independiente y no eres autoexigente puede costar ser disciplinado, una persona puede ser autoexigente pero no disciplinada, como aquellos que juegan un partido de futbol con todas sus fuerzas pero sólo juegan un partido de vez en cuando, la disciplina tiene más que ver con el hacer algo constantemente que con el darlo todo ocasionalmente.

Aprendiendo a ser confiado.- Debes tener confianza en ti mismo es lo que te hará independiente de la opinión o influencia de otros, si tu no confías en ti ¿Quién confiará en ti entonces?, la confianza te servirá para tomar buenas decisiones en la vida y además para poder pasar a la acción con mayores posibilidades de éxito, conforme vayas obteniendo mayor independencia más serán las cosas que tendrás que enfrentar sólo y es mejor que lo hagas con confianza que sin ella.

¿Eres independiente? ¿Qué debes mejorar?

 

 

AUTOCRECIMIENTO

Es importante el auto-crecimiento en nuestras vidas ya que gracias a él encontramos más oportunidades. Nos conocemos más, siempre  y cuando ese crecimiento sea en todas las áreas. Muchos sólo se dedican al crecimiento profesional o económico.

Al crecer en todas las áreas, aprendes a conocerte y tu relación contigo mismo es la más importante. Exploras tu propio ser. Sabes lo que necesitas y quieres. La vida toma un verdadero valor.  Aprendes a aprovechar todas las oportunidades a hacer sin importar si te equivocas ya que de errores también aprendes.

Te aceptas como eres tratando de cada día ser mejor que ayer.

Liberas a tus pensamientos y emociones, actuando responsablemente y con seguridad.

Buscas el equilibrio entre tu ser y el de los demás.

Solicitas ayuda cuando la necesitas y la entregas cuando puedes ya que al estar seguro de ti mismo eso no te hace ni mejor ni peor.

Si aparece algún conflicto en alguna relación, tratas de resolverlo, con respeto y  aceptando y permitiendo la diferencias individuales.

Buscas de cada problema su raíz, si nació en el pasado tratas de entenderlo y liberarte de él.

Lo que está en nuestras manos lo resolvemos, si no sabemos cómo buscamos ayuda o las herramientas necesarias y si no tratamos de entender su proceder y perdonamos para liberarnos de ese dolor que nos causa el no perdonar el estar angustiados.

Debemos estar bien con nosotros mismos primeramente, para que los demás  estén bien.

Necesito pensar primero en mí y no pensar que eso es ser egoísta.

Si yo quiero cumplir mis objetivos o lograr ese proyecto que de alguna manera me beneficie y solucione mis problemas, yo tengo que pensar primero en la forma como debo resolver mis propios asuntos.

No puedo ayudar a nadie si no puedo resolver mis propios conflictos.

 Aunque existan aquellas personas que se opongan o que creen que lo que yo haga, no servirá de nada.

Yo debo definir exactamente qué quiero para mí en el corto, mediano y largo plazo.

Aquello que será mi trabajo y mi máxima pasión durante toda mi vida, que cuando yo lo logre hacer realidad, beneficiará a otras personas cercanas a mí en el largo plazo.

Si puedo resolver mis propios problemas, yo podré resolver más adelante los problemas de otras personas.

Primero debo pensar lo que mejor sé hacer y que me ofrece tranquilidad y seguridad en el momento de poder aplicarlo.

Segundo, debo aplicar muy bien lo que me gusta para adquirir destrezas, experiencia y nuevos conocimientos.

Tercero, lo que yo he estado haciendo durante el tiempo aplicado, me generará unos beneficios, tanto personales y profesionales como económicos, permitiéndome al final poder colaborar con los demás.

Cada uno elegirá que herramientas o técnicas utilizar.

El cambio y la decisión, está  en nosotros.

Pero es importante tener o buscar esas herramientas.

De nada sirve conocerme y saber de mis miedos, traumas o bloqueos si no sé cómo superarlos.

Realiza un inventario de tu vida, piensa:

Sobre tu físico, salud, peso, aptitud física, citas al médico.

Sobre tu seguridad en ingresos, ahorros, deudas,  preocupaciones o necesidades.

Sobre  tus relaciones, tus satisfacciones, factores de estrés, necesidades y preocupaciones en relaciones con otras personas compañeros, familia y amigos.

Sobre los hijos, ¿qué tan satisfecho estás  con la relación con tus hijos?

Sobre  el trabajo, ¿eres feliz  con tú situación de trabajo, tú seguridad, y tus preocupaciones al respecto?

Sobre lo emocional, tus emociones típicas, las emociones que deseas  y las que no deseas,  preocupaciones especiales.

Sobre  lo espiritual, actividades que incluyen el espíritu, rezar, orar, meditar, o buscar dentro de ti para crecer.

Sobre tu tiempo libre o diversión, las actividades que tú haces para divertirte: deportes, pasatiempos y entretenimientos.

Con esto, te puedes ayudar y te darás cuenta de las áreas en las cuales estas feliz, y en las que te falta, y así harás los cambios que quieres hacer en tu vida. ¿Qué es lo que quieres de la vida? ¿Qué quieres alcanzar?

LA CRÍTICA

Muchos se pasan por la vida criticando a los demás en vez de ocuparse de lo que ellos hacen o de comprender por que los otros lo hacen así.

Se critica muchas veces sin saber bien sobre el tema o la situación.

No se debe juzgar a nadie por la primera impresión nos podemos estar equivocando, podemos llegar a ser muy injustos.

La crítica  tiene que ser constructiva, si queremos criticar es para proponer nuevas soluciones a los problemas o defectos que se expongan en la crítica.

Debemos basarnos en una observación objetiva de un equipo o individuo cuyo comportamiento se desvía del estándar o del proceso.

La motivación para dar a conocer esta opinión debe ser el bien común y la prevención de problemas potenciales.

La crítica se debe dar a conocer al mismo equipo o individuo en donde se detecta el área de oportunidad, o a su jefe directo. Nunca se debe criticar sin ningún motivo por detrás de la persona por el solo hecho de hablar. Podemos caer en ese hábito que tienen muchas personas que la crítica es el tema de sus diálogos con los demás.

De esa manera nos estamos llevando todo lo negativo de las personas y atraeremos más de lo mismo.

Utilizar la crítica constructiva puede tener efectos muy positivos en un equipo de trabajo o en cualquier grupo de personas que se reúnen por un objetivo común.

Sin embargo, será indispensable que el que reciba la crítica no lo vea como algo personal, sino como algo que beneficiará al equipo de trabajo.

Es la forma que todos vayamos aprendiendo de los errores de los demás para corregirlos en nuestras vidas.

Teniendo todos una altura intelectual, una visión de la problemática actual y futura, una des-personalización, una unidad de dirección y la  humildad por parte de todos los involucrados.

La crítica constructiva es además una forma de criticar el trabajo de otros.

La retroalimentación va dirigida a la conducta o el comportamiento.

No es lo mismo decir “eres tonto”, que decir “has hecho una tontería”.

En el primer caso implicamos a toda la persona, mientras que en el segundo caso estamos hablando de una conducta determinada

No se trata de culpabilizar, sino de encontrar soluciones.

No es lo mismo decir “arrepiéntete de lo que has hecho y de las consecuencias de tus actos”, que decir “qué puedes aprender de tu error y cómo puedes hacerlo mejor la próxima vez”.

La crítica negativa utiliza generalizaciones (“lo has hecho todo mal”), mientras que el feedback es muy específico (“has accionado mal esa palanca”).

No hay que centrarse en el pasado, sino en el futuro, que haré, como lo puedo mejorar.

No importa lo que pasó, lo que nos importa es cómo nos va a servir esto en el futuro.

El fomentar la crítica positiva nos ayuda a mantener la unidad y la confianza del grupo.

Fortalecer las relaciones interpersonales.

Reconocer las cualidades y lo que cada individuo aporta para el éxito del equipo.

Hay que tener el hábito de conducta de proceder a una crítica de los datos del problema, antes de formular nuestra opinión o de actuar conforme a un fin.

Que nuestras críticas sean para poder ayudar y comprender a los demás ¿Y Tú cómo lo haces?¿Qué piensas?