PERSEVERANCIA

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (22)La perseverancia es muy importante para nuestro desarrollo personal.

Nos ayuda a llegar a dónde queremos.

 Teniendo dedicación o insistencia, tanto en las ideas, como en las actitudes, en la realización de algo, en la ejecución de los propósitos y también en las resoluciones del ánimo.

Es la capacidad para continuar y seguir adelante a pesar de las dificultades, los obstáculos, la frustración, el desánimo, el aburrimiento, o la tendencia o los deseos de rendirse o abandonar ante una situación.

Cuando somos perseverantes perseguimos nuestros objetivos con empeño, dedicación, acabando lo que hemos empezado, concentrados y trabajando en nuestras tareas con constancia, y ante el fracaso volvemos a intentarlo mejorando el método.

Por lo general, somos optimistas y con un estado de ánimo positivo, tenemos una alta autoestima y una alta capacidad de autocontrol.

Es necesario tener un objetivo claro o una meta que justifique el esfuerzo y perseverancia o dedicación en un período de tiempo generalmente extenso.

Es la clave del éxito en muchas situaciones, aunque se debe saber cuándo perseverar y cuándo no.

Perseverar puede ser negativo, ya que se puede gastar mucho esfuerzo y tiempo en algo que no produce ni va a producir ningún resultado.

Por tanto, debemos saber no sólo cuándo perseverar, sino también hasta qué punto y cuándo es más inteligente abandonar y centrar nuestros esfuerzos en algo diferente.

 

La perseverancia también es importante en las relaciones, ya que en toda relación entre dos personas alguna vez hay conflicto y es necesario un gran esfuerzo para resolver esos conflictos, no tener miedo al fracaso o a los errores, y tener un control de los problemas y superarlos para mejorar, crecer personalmente y continuar viviendo.

La perseverancia ayuda, pero no garantiza, o aumenta la probabilidad para alcanzar metas difíciles, y ayuda a valorar más los logros obtenidos.

También la perseverancia aumenta la sensación de auto-eficacia cuando tienes éxito, y ayuda a mejorar las capacidades y las habilidades, a desarrollar nuevas técnicas para superar los obstáculos y a aprender de los errores.

Por el contrario, si nos vamos al extremo opuesto de la perseverancia, nos encontramos con personas perezosas y vagas, que se rinden demasiado pronto o que ni siquiera lo intentan, que buscan lo fácil y toman atajos siempre que pueden, pierden el interés con facilidad y abandonan ante la más mínima dificultad.

Admiramos a aquella corredora que, a pesar de estar exhausta, sin apenas poder moverse, sigue hasta cruzar la línea de meta, demostrando así un gran espíritu de lucha y superación.

A Thomas Edison que probó más de 6000 sustancias antes de encontrar la que finalmente resultó ser útil para crear el filamento de la bombilla eléctrica. Dijo que “el genio es un 99% transpiración y un 1% inspiración”.

A Abraham Lincoln que perdió seis elecciones y fracasó en dos negocios antes de convertirse en uno de los presidentes más importantes de Estados Unidos.

A Hellen Keller que se quedó sorda, muda y ciega tras una enfermedad con poco más de un año de edad y a pesar de ese tremendo obstáculo, no solo logró aprender a comunicarse con los demás, sino que fue la primera persona sordomuda en conseguir un título universitario. La cantidad de obstáculos que tuvo que superar para lograr sus propósitos en una época en que las personas como ella apenas podrían aspirar a nada más que a permanecer vivas, fue digna de elogio.

En general, persistir ante el fracaso es difícil, puesto que el fracaso produce una emoción desagradable que hace que las personas deseen dejarlo y mirar hacia otro lado. La persistencia requiere vencer esta tendencia a abandonar.

La perseverancia se aprende con ejemplos. Desde niños si los padres, como los profesores o maestros, le enseñamos qué es ser perseverante a través de sus acciones.

 Siendo constantes en las actividades y nos anticipamos a los obstáculos, teniendo firmeza frente a las dificultades, si enfrentamos los retos sin miedo, con un compromiso pleno y decidido para cumplir con nuestra tarea, o la actividad que sea.

¿Qué reto te propones?¿Hasta dónde llegas?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

SANAR EL INCONSCIENTE

thCABIKFNNEl objetivo de este tipo de trabajo no es sanar físicamente, sino desactivar las memorias activas grabadas en el inconsciente.

Sin embargo al desbloquear algunas memorias por este procedimiento, muchas dolencias físicas desaparecen de forma definitiva.

Pueden ser limitaciones evidentes, como algunos miedos específicos como fobias (miedo a la oscuridad, a la muchedumbre, claustrofobia, agorafobia, miedo a determinados animales, a los puentes, etc.) o miedos más generales (a los hombres, a las mujeres, a la autoridad, a expresarse, etc.).

O limitaciones menos evidentes, a las que uno está habituado y de las que no es consciente, pero que no por ello condicionan menos la vida; los comportamientos limitadores que pueden verse en las estructuras del carácter.

En general, uno no se da cuenta de esas limitaciones porque se identifica con ellas y las considera parte de su personalidad.

Ni siquiera se le ocurre cambiarlas, porque no suele ser consciente de la relación que existe entre su estructura de personalidad y la dificultad que tiene para ser libre y dichoso.

Se da uno cuenta después, cuando se ha liberado de sus limitaciones.

Tomar consciencia de nuestras estructuras aporta una luz nueva sobre nuestros comportamientos, lo que permite hacer un trabajo sobre el inconsciente más claro y rápido.

Existen buenos útiles de trabajo para desprender realmente las memorias, y se pueden utilizar varios.

Pero también tiene uno que estar dispuesto a hacer frente al conjunto del camino, con sus alegrías y sus penas, y tener la firme intención de trabajar las ataduras del ego en la vida cotidiana.

El dominio emocional no se adquiere en un abrir y cerrar de ojos, de la misma forma que no se adquiere el dominio de un instrumento musical practicando durante unas pocas horas con un método milagro.

Está muy bien tener un buen método que facilite las cosas.

Pero no por ello será menor el esfuerzo.

Tendrá uno que practicar todos los días, tendrá que tener fuerza de voluntad y perseverancia; y sólo así podrá llegar a tocar el instrumento como desea.

El esfuerzo que se hace con regularidad acaba siempre coronado por el éxito. Pues lo mismo ocurre en el camino espiritual.

No hay que olvidar que la práctica espiritual se apoya en esencia en el hecho de ir deshaciéndose progresivamente de las ataduras del ego.

El progreso del que hablamos no se refiere a la realidad del alma, que ha existido siempre y siempre existirá.

Se trata del dominio de la personalidad. Podría decirse que, lo que se hace a lo largo del camino espiritual, es ir soltando ataduras…

Se puede visualizar para sanar una emoción o un estado de ánimo bajo.

Saludar al inconsciente con mucho respeto, darle gracias por lo que hace por nosotros, sin descanso, velando por nuestro bien.

Pedir al inconsciente que identifique las partes del inconsciente que están sufriendo.

Que nos dé la señal con un movimiento involuntario o una sensación.

Que nos diga cuántas son esas partes que sufren.

Saludar con mucho cariño, y mucho agradecimiento, a las partes de nuestro inconsciente, que están sufriendo. Asegurarles que las queremos, las escuchamos y deseamos que se liberen.

Pedir a nuestro inconsciente que guarde en un lugar seguro y totalmente disponible todos los aprendizajes que hemos realizado gracias al sufrimiento de estas partes. Agradecer por ello.

Pedir a nuestro inconsciente que encuentre los tres recuerdos, que tengan los recursos necesarios y suficientes para sanar esas partes que sufren hoy.

Al encontrarlas que me dé la señal. Agradecer.

Pedir a nuestro inconsciente que extraiga del pasado esos recuerdos, y los ponga en nosotros ahora para que las partes que sufren se impregnen de estos recursos hasta sanarse.

Que nos dé la señal cuando se haya realizado el proceso. Agradecer.

¿Qué puedes comenzar a sanar?

COMO SUPERAR LAS ADICCIONES

thCAUW2SUYLo primero es reconocer si esta en nosotros esa enfermedad física y emocional, que nos hace dependiente de una sustancia, actividad o relación debido a la satisfacción que nos causa.

Si están esos deseos que nos consumen los pensamientos y comportamientos cuando estamos lejos de ellas.

Si tenemos actividades diseñadas para conseguir la sensación o efecto deseado.

A diferencia de los simples hábitos o influencias consumistas, las adicciones nos hacen dependientes y traen graves consecuencias al adicto.

Estas consecuencias afectan negativamente la vida personal, social y de salud (física y mental), así como limita la capacidad de funcionar de manera efectiva.

Somos adictos si creemos que no podemos vivir sin la influencia de cierta sustancia química, y la consumimos en forma permanente y compulsiva.

No controlando la adicción, viviendo en función de ésta y condicionando toda nuestra rutina.

Si al salir repentinamente de esa rutina, nos vemos afectados por problemas de ansiedad y volvemos a caer en el consumo de la adicción.

También podemos ser adictos a cualquier actividad que seamos incapaz de controlar, llevándonos a conductas compulsivas y que perjudican nuestra calidad de vida, como lo pueden ser la adicción al sexo, al juego, a la pornografía, a la televisión, a las nuevas tecnologías y a las comidas rápidas.

En este mismo plano, se encuentra el alcoholismo, la drogodependencia, la adicción a la comida y el tabaquismo, que conducen a un estado psicofisiológico, caracterizado por la modificación del comportamiento, a causa de un impulso irreprimible por consumir una droga o sustancia. No obstante, esta es la definición puramente bioquímica.

Son una conducta impulsiva e irresistible a ejecutar algo irracional o contrario a la voluntad de quien lo ejecuta. Es un padecimiento o síndrome, que presenta un cuadro muy exuberante de signos y síntomas característicos dependiendo de la sustancia adictiva.

Además de los tradicionales grupos disponibles para la rehabilitación y programas autoayuda, hay una variada gama de enfoques preventivos y terapéuticos para combatir la adicción.

Por ejemplo, una opción de tratamiento común para la adicción a los opiáceos es de mantenimiento con metadona.

Este proceso consiste en la administración de la droga, un opiáceo potente con algún potencial para el abuso, como una copa en un entorno clínico supervisado.

De esta manera, los niveles de opiáceos cerebrales aumentan lentamente sin producir la alta sino que permanecen en el sistema de tiempo suficiente para disuadir a los adictos de la inyección de la heroína.

Otra forma de terapia con medicamentos implica la buprenorfina, un medicamento que parece ser aún más prometedor que la metadona.

Un agonista parcial para ciertos receptores de opiáceos, este tratamiento bloquea los efectos de los opiáceos, pero produce sólo en sí reacciones leves.

Una nueva investigación indica que incluso puede ser posible desarrollar anticuerpos que combaten el efecto de un medicamento específico en el cerebro, haciendo los efectos placenteros nulos.

Recientemente, se han desarrollado vacunas contra la cocaína, la heroína, la metanfetamina, y la nicotina.

Estos avances ya están siendo probados en ensayos clínicos en humanos y muestran promesas serias como medida preventiva y de recuperación para adictos o aquellos propensos a la adicción.

Por otra parte, otro método de tratamiento para la adicción que se está estudiando es la estimulación cerebral profunda.

Estudios han coincidido y demostrado que la estimulación del núcleo accumbens, un área que es al parecer una de las regiones más prometedoras, permitieron a un hombre de setenta años de edad dejar de fumar sin ningún problema y alcanzar un peso normal

También se aplica a veces a las compras compulsivas y la adicción a la computadora o celulares.

A veces, la compulsión no es “hacer” algo, sino  “no hacer nada”, por evitar la tarea compulsiva.

Una recurrente compulsión por participar en alguna actividad específica, a pesar de las consecuencias nocivas, según se considere por el propio usuario para su salud individual, el estado mental, o la vida social.

Puede haber factores biológicos y psicológicos que contribuyen a estas adicciones

Investigaciones sobre adicción indican que los mecanismos biológicos están presentes.

Hay muchas variables en que los estudios no están de acuerdo, entre los principales factores contribuyentes.

Como la naturaleza biológica de las cualidades innatas individuales puede dar cuenta de muchas decisiones y acciones, como una historia familiar en la que la genética, el ADN, y otros trastornos mentales permanecen en estado latente durante generaciones y luego se desencadenan.

Los proveedores de tratamientos profesionales tienen diferentes opiniones sobre este tema.

El riesgo de un futuro trastorno adictivo se incrementa en gran medida si una persona se expone a una sobrecarga constante o se involucra en el abuso de drogas durante la adolescencia.

Ya que es una etapa del desarrollo neurológico crítico que es sensible a este tipo de experiencias o insultos.

La razón de que el abuso de sustancias y el estrés durante la adolescencia aumentan el riesgo de adicción se debe a los cambios que hace en el cerebro.

Varias regiones del cerebro también están involucradas, en los mecanismos biológicos de la adicción.

Más notablemente, la liberación de dopamina en los nucleus accumbens, que se desencadena por una amplia variedad de fármacos en una amplia variedad de formas, juega un papel en cualidades de refuerzo de estímulos.

Ya que la secreción de la dopamina es también característico de refuerzo naturales estímulos tales como alimentos, agua, y el sexo, es evidente que la naturaleza adictiva de la droga implica procesos que secuestran estos mecanismos.

Una vez identificadas a poner voluntad y a pedir ayuda por cualquier recaída no nos haga abandonar la recuperación. Y a seguir el plan para liberarnos ¿Tienes alguna adicción?