QUE TANTO ESTÁN DESPIERTOS NUESTROS SENTIDOS

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (19)Hablamos muchas veces de discapacitados, ciegos, sordos, paralíticos, etc.

Pero vamos por la vida sin mirar nuestras discapacidades.

Sin mirar cuanto están dormidos nuestros sentidos.

Vamos por la vida sin poder ver.

Sin poder ver nuestras oportunidades.

Sin poder ver a quien está cerca y nos tiende una mano.

Quién nos necesita de diferentes maneras.

Estamos muy dormidos, algunos parecieran anestesiados.

Pueden cambiar y siguen sin poder ver como hacerlo.

Siguen sin hacer nada o haciendo siempre lo mismo y queriendo obtener otros resultados.

Siguen con viejos paradigmas que nos hacían creer que hay que protegerse de todos.

Que todos te quieren hacer daño.

Así van por la vida viendo sus pensamientos contaminados creyéndose que esa es la realidad.

Despertemos el sentido de la vista, que nuestros ojos puedan ver todo lo hermoso que hay en cada uno.

La vida es abundante para todos, sólo debemos aprender a ver.

Ver los talentos, virtudes, lo bello de cada ser.

Perdemos el tiempo viendo defectos y así vibramos cada día más bajo.

Despertemos el sentido del oído.

Aprendamos a escuchar.

Escuchar aquello que nutre nuestro alma.

Aquello que nos ayuda a mejorar cada día.

Hay muchas personas sabias que generalmente son las que hablan menos.

Aprendamos a escuchar a quien esta solo y necesita de un oído.

Recordemos que la naturaleza es sabia y que por algo nos dio una boca y dos oídos.

Dejemos de escuchar a quienes solo critican a los demás puede que te contagies de ello.

Que podamos detenernos a oler las diferencias entre la comida, la fragancia de flores de vez en cuando.

Disfrutemos de los distintos olores que nos brinda la naturaleza.

Hagamos de nuestro hogar un lugar donde las fragancias despierten nuestro olfato y de quienes nos acompañan.

Tengamos la sensibilidad para descubrir aquellas personas que aparecen por todas partes con la sincronización perfecta para ayudarnos en nuestra vida, gente, libros, películas, acontecimientos, naturaleza, etc.

Pueden parecer negativos o positivos si nos encontramos atrapados en el pensamiento polarizado.

Desde una perspectiva trascendente, ellos son siempre perfectos. Justo lo que necesitamos aprender y seguir adelante. A propósito, nunca conseguimos más de lo que estamos listos para dominar. Cada desafío nos presenta una oportunidad de demostrar nuestra maestría al pasar por él.

Si ya hemos despertado y vemos como duermen los demás a nuestro alrededor, entonces caminemos en puntitas de pie.

Respetemos su sueño y descubramos la perfección de sus propios tiempos, así como fueron perfectos los nuestros. 

Cuando ellos abran sus ojos, el fulgor de nuestro brillo los ayudará a despertar sin necesidad que hagamos nada.

 ¿Qué piensas tú?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

QUE HACER PARA MANTENER EL AMOR

images (5)Para mantener el amor, no hay recetas mágicas, como algunos desearían.

Todos coincidimos que el amor es importante en nuestra vida, nos ilumina, nos alegra, nos hace sentir plenos.

Pero también es el que nos hace sufrir o poner tristes en algunos momentos.

Eso se debe a que el amor es un ida y vuelta.

Es entre dos personas, y al ser entre dos personas, varía cada día.

Cuando hablamos de una actividad, de una profesión, se tiene más claro cuando somos expertos pero aquí no.

Después de casi 34 años que somos pareja con mi marido, yo estaría super calificada para hablar del tema.

Pero lamento decirles que cada uno tiene que ocuparse de descubrir como mantener el amor en su pareja.

Cada pareja es única, cómo lo es cada momento que se vive en la misma.

Pero no se preocupen para aquellos que venían con la expectativa de llevarse la solución o las herramientas para mejorar o encontrar el amor.

Lo primero que les digo es que amen, si quieren mantenerlo.

Como el fuego que se descuida se apaga, así pasa con el amor.

Hay que tener el equilibrio justo para tener tiempo para la pareja.

Muchas parejas por la ambición de lograr más económicamente, ceden terreno al trabajo y después se dan cuenta que casi no existen momentos para los dos.

Comparten más con otros que con la pareja.

Otros al contrario no dan tiempo para lo individual.

Quieren estar, todo el tiempo juntos.

Hacer las mismas cosas.

Responder juntos a todo.

Eso puede a la larga asfixiar a no tener nada para contar ajeno a la pareja.

Es importante conocerse, saber que nos gusta.

Descubrir cada día que le gusta al otro.

Descubrir que nos gusta a nosotros.

Así poder hacer lo que sale de lo que nos gusta a los dos.

Si yo vivo haciendo algo porque le gusta a mi pareja y a mi no, a la larga no seré feliz, es preferible hacer algo intermedio que nos guste a los dos.

Saber escuchar, permitir que nuestra pareja muestre su propio yo.

Si no aprendemos a escuchar, nunca llegaremos a conocer a nuestra pareja.

Además, puedes generar en la otra persona un sentimiento de frustración al no mostrar interés por lo que tiene que decir.

Muchos se aburren y le resulta más atractivo una nueva pareja.

Es que van descubriendo lo superficial de cada uno.

Si nos cuesta conocer a nuestro Ser miren si va ser fácil conocer a nuestra pareja.

Hay que tener comunicación para tener la certeza que siempre charlaremos, cuando atravesemos por alguna dificultad o alguna duda.

Sin existir distanciamientos que ayuden a que otro ocupe nuestro lugar.

Cuando uno por ocuparse de otras cosas, deja a su pareja y no existen momentos para dialogar y para la intimidad.

Allí muchos optan por mirar o buscar donde la pueden encontrar.

Allí entran a un callejón sin salida.

En donde comienzan a mentir, engañar y encerrarse solos en esa opción.

Quizás se sientan bien pero a la pareja la está debilitando.

Así el amor se irá apagando.

Es cuestión de ver que se busca en el que está afuera y descubrirlo en la pareja o fijarse si eso es más importante que todo lo construido o que tienen.

¿Tú qué piensas?

EL PODER DE LAS PALABRAS

images (6)Cuanto poder tienen las palabras y muchas veces ni nos damos cuenta.

Hablamos sin pensar, algunos más, otros menos.

Palabras que salen de nuestra boca y ni nos fijamos que podemos provocar con ellas.

Palabras que salen en momentos de enojo, de bronca y las decimos sin sentir realmente lo que decimos.

Palabras que decimos por estar de moda o a la ligera, sin pensar en el verdadero sentido.

Palabras que son recibidas y mal interpretadas.

Las palabras tienen mucho poder, podemos salvar una vida.

Una palabra de aliento de esperanza, puede dar fuerza a quien la necesita.

Una palabra negativa en el momento inadecuado, puede impulsar al fin de la vida, en un caso extremo de desolación, angustia.

La naturaleza es sabia por algo tenemos una boca y dos oídos.

Debemos aprender a escuchar más y hablar menos.

Hablar lo justo y necesario.

La naturaleza es sabia por algo tenemos una boca y dos oídos.

Debemos aprender a escuchar más y hablar menos.

Hablar lo justo y necesario.

Tener cuidado con lo que pensamos, con ese diálogo interno.

La base, de esas palabras habladas.

Que crea el ambiente en el cual nos vamos a desarrollar.

La clase de experiencias que atraeremos.

Al saber el poder que tienen las palabras.

Nos hacemos responsables de nuestra vida.

Las palabras que decimos son una prolongación de lo que pensamos.

Entonces prestemos atención a lo que decimos.

Ya no digamos palabras negativas y limitadoras, es momento de eliminarlas de nuestra vida.

¿No hay comida? O ¿Hay comida? Prácticamente la pregunta es la misma, pero en la primera ya estamos condicionando que NO HAY, que Soy pobre, que No puedo, que No tengo, que No sé.

Tenemos que quitar los no de nuestras vidas.

Sabemos que nuestra mente no conoce el no, entonces hablemos en positivo.

No digamos no te olvides en vez de decir acuérdate de traer, de venir.

Eliminemos también el tengo que… por elijo… , eso nos quitara presiones y nos mostrará que todo lo hacemos con gusto, por que así lo elegimos y esa es la mejor elección en este momento.

Con el poder de nuestras palabras podemos ayudar o perjudicar a todos los que nos rodean.

Podemos crear y destruir, una amistad o una relación, comienzan conversando y por cualquier palabra que podamos decir fuera de lugar puede terminar.

A medida que vamos creciendo y madurando vamos perdiendo nuestra inocencia.

Esa capacidad para crecer disminuye.

Así, empezamos a dudar, a dudar de nosotros mismos, a ver lo negativo y lo feo, en vez de lo positivo y lindo, a desconfiar antes de conocer.

Si digo No Puedo, es cierto ¡no puedo!, ya lo dije, pero si digo ¡Sí Puedo! también es cierto porque lo dije también.

A las palabras NO SE LAS LLEVA EL VIENTO, quedan enganchadas en nuestra mente y corazón, y así van dirigiendo nuestra vida, por el camino que le decimos.

Si nuestro vocabulario es pobre y pesimista, así es nuestra vida. Queremos abundancia, queremos paz, queremos ser felices, etc., pero con nuestra boca declaramos todo lo contrario.

De nuestras palabras depende nuestro futuro, así que empecemos a cambiar nuestra vida, cuidando las palabras que decimos y nuestra forma de hablar, así como si estuviéramos rodeados de niños siempre y nuestra vida se dirigirá por ese camino, en el cual queremos estar.

La mente viaja en miles de direcciones y podemos pasarnos días atrapados por una sola creencia en nuestra propia estupidez.

Más tarde una persona puede atrapar tu atención y usando su palabra te hace creer que no eres estúpido.

Crees lo que esa persona te ha dicho y haces un nuevo acuerdo. Un nuevo hechizo se ha roto, solo por el poder de la palabra.

Hemos aprendido a mentir como un hábito de comunicación con otros y con nosotros mismos. No somos impecables con la palabra.

No somos conscientes del mal uso que le damos a nuestra palabra, y de los graves resultados y daño que podemos hacer a otras personas. ¿Que dices? ¿Qué provocas? ¡Cuéntame!

COMO SUPERAR LAS ADICCIONES

thCAUW2SUYLo primero es reconocer si esta en nosotros esa enfermedad física y emocional, que nos hace dependiente de una sustancia, actividad o relación debido a la satisfacción que nos causa.

Si están esos deseos que nos consumen los pensamientos y comportamientos cuando estamos lejos de ellas.

Si tenemos actividades diseñadas para conseguir la sensación o efecto deseado.

A diferencia de los simples hábitos o influencias consumistas, las adicciones nos hacen dependientes y traen graves consecuencias al adicto.

Estas consecuencias afectan negativamente la vida personal, social y de salud (física y mental), así como limita la capacidad de funcionar de manera efectiva.

Somos adictos si creemos que no podemos vivir sin la influencia de cierta sustancia química, y la consumimos en forma permanente y compulsiva.

No controlando la adicción, viviendo en función de ésta y condicionando toda nuestra rutina.

Si al salir repentinamente de esa rutina, nos vemos afectados por problemas de ansiedad y volvemos a caer en el consumo de la adicción.

También podemos ser adictos a cualquier actividad que seamos incapaz de controlar, llevándonos a conductas compulsivas y que perjudican nuestra calidad de vida, como lo pueden ser la adicción al sexo, al juego, a la pornografía, a la televisión, a las nuevas tecnologías y a las comidas rápidas.

En este mismo plano, se encuentra el alcoholismo, la drogodependencia, la adicción a la comida y el tabaquismo, que conducen a un estado psicofisiológico, caracterizado por la modificación del comportamiento, a causa de un impulso irreprimible por consumir una droga o sustancia. No obstante, esta es la definición puramente bioquímica.

Son una conducta impulsiva e irresistible a ejecutar algo irracional o contrario a la voluntad de quien lo ejecuta. Es un padecimiento o síndrome, que presenta un cuadro muy exuberante de signos y síntomas característicos dependiendo de la sustancia adictiva.

Además de los tradicionales grupos disponibles para la rehabilitación y programas autoayuda, hay una variada gama de enfoques preventivos y terapéuticos para combatir la adicción.

Por ejemplo, una opción de tratamiento común para la adicción a los opiáceos es de mantenimiento con metadona.

Este proceso consiste en la administración de la droga, un opiáceo potente con algún potencial para el abuso, como una copa en un entorno clínico supervisado.

De esta manera, los niveles de opiáceos cerebrales aumentan lentamente sin producir la alta sino que permanecen en el sistema de tiempo suficiente para disuadir a los adictos de la inyección de la heroína.

Otra forma de terapia con medicamentos implica la buprenorfina, un medicamento que parece ser aún más prometedor que la metadona.

Un agonista parcial para ciertos receptores de opiáceos, este tratamiento bloquea los efectos de los opiáceos, pero produce sólo en sí reacciones leves.

Una nueva investigación indica que incluso puede ser posible desarrollar anticuerpos que combaten el efecto de un medicamento específico en el cerebro, haciendo los efectos placenteros nulos.

Recientemente, se han desarrollado vacunas contra la cocaína, la heroína, la metanfetamina, y la nicotina.

Estos avances ya están siendo probados en ensayos clínicos en humanos y muestran promesas serias como medida preventiva y de recuperación para adictos o aquellos propensos a la adicción.

Por otra parte, otro método de tratamiento para la adicción que se está estudiando es la estimulación cerebral profunda.

Estudios han coincidido y demostrado que la estimulación del núcleo accumbens, un área que es al parecer una de las regiones más prometedoras, permitieron a un hombre de setenta años de edad dejar de fumar sin ningún problema y alcanzar un peso normal

También se aplica a veces a las compras compulsivas y la adicción a la computadora o celulares.

A veces, la compulsión no es “hacer” algo, sino  “no hacer nada”, por evitar la tarea compulsiva.

Una recurrente compulsión por participar en alguna actividad específica, a pesar de las consecuencias nocivas, según se considere por el propio usuario para su salud individual, el estado mental, o la vida social.

Puede haber factores biológicos y psicológicos que contribuyen a estas adicciones

Investigaciones sobre adicción indican que los mecanismos biológicos están presentes.

Hay muchas variables en que los estudios no están de acuerdo, entre los principales factores contribuyentes.

Como la naturaleza biológica de las cualidades innatas individuales puede dar cuenta de muchas decisiones y acciones, como una historia familiar en la que la genética, el ADN, y otros trastornos mentales permanecen en estado latente durante generaciones y luego se desencadenan.

Los proveedores de tratamientos profesionales tienen diferentes opiniones sobre este tema.

El riesgo de un futuro trastorno adictivo se incrementa en gran medida si una persona se expone a una sobrecarga constante o se involucra en el abuso de drogas durante la adolescencia.

Ya que es una etapa del desarrollo neurológico crítico que es sensible a este tipo de experiencias o insultos.

La razón de que el abuso de sustancias y el estrés durante la adolescencia aumentan el riesgo de adicción se debe a los cambios que hace en el cerebro.

Varias regiones del cerebro también están involucradas, en los mecanismos biológicos de la adicción.

Más notablemente, la liberación de dopamina en los nucleus accumbens, que se desencadena por una amplia variedad de fármacos en una amplia variedad de formas, juega un papel en cualidades de refuerzo de estímulos.

Ya que la secreción de la dopamina es también característico de refuerzo naturales estímulos tales como alimentos, agua, y el sexo, es evidente que la naturaleza adictiva de la droga implica procesos que secuestran estos mecanismos.

Una vez identificadas a poner voluntad y a pedir ayuda por cualquier recaída no nos haga abandonar la recuperación. Y a seguir el plan para liberarnos ¿Tienes alguna adicción?

COMUNICACIÓN PACÍFICA

comunicación pacificaLa comunicación es todo un arte que debemos poner en práctica.

El hablar nos diferencia de las demás especies. En la comunicación utilizamos la palabra. Pero no tenemos conciencia de que el arma más poderosa que tenemos, es la lengua. Una palabra mal dicha, en un momento no adecuado, puede destruir toda una vida, por el contrario una palabra correcta, puede salvar una.

Por eso debemos tener una comunicación pacífica que tienda a elevar, a sanar, a abrir oportunidades, a mejorar la vida de los demás, trayendo amor, paz y esperanza.

Cuidando muy bien lo que decimos y cómo lo decimos. Escuchando lo que decimos antes de hablar, y meditando si lo que vamos a comunicar será bueno, de lo contrario mejor omitirlo.

Comunicándonos para un mejor mañana, no para estropear el presente.

Una palabra mal dicha puede hacer mucho más daño del que nos podemos imaginar.

Las palabras habladas son la oportunidad para la comunicación, no para los conflictos. Cuando nos comunicamos, si lo hacemos mal, complicado, tenemos que comunicarnos de nuevo. No hagamos entonces el camino difícil.

Que las dificultades y los problemas, al comunicarnos no encuentren un terreno abonado para nacer y para llegar a deteriorar nuestra vida.

Después de dormir y respirar, comunicarnos con las personas que nos rodean constituye una de nuestras principales actividades.

Sin embargo, a pesar de eso, esta actividad primordial a menudo se realiza de manera deficiente e inadecuada.

La presencia de ciertas emociones, debidas a cosas que pensamos o imaginamos, llega a reducir o anular la eficacia de la comunicación.

El daño que puede llevar una comunicación impregnada de ansiedad, de hostilidad, de culpabilidad.

La comunicación es un arte dónde debemos aprender a expresar los deseos y las opiniones, a pedir y a negar, a formular o aceptar una crítica, a solucionar un conflicto, etcétera.. Su experiencia en grupos ha permitido constatar hasta qué punto es importante autoafirmarse y comunicarse correctamente. 

Las palabras están cargadas de sentido. Los silencios, las miradas y los gestos también.

Somos responsables de lo que transmitimos pero muy a menudo estamos tan involucrados en nuestra propia vida que no nos damos cuenta ni del contenido emocional ni de qué es lo que transmitimos.

Debemos asegurarnos de transmitir algo positivo, con nuestro estado de ánimo y actitud  positiva, abierta, sin preocupaciones, ni miedos.

Con una comunicación reflexionada, intencionada y consciente de nuestra parte y activa de quien nos escucha. Donde ambos incluyen y asumen sus propias necesidades, proyecciones, deseos y revisan a la luz de esta realidad lo que se quiere realmente comunicar.

Una de las particularidades más maravillosas de la raza humana, es su capacidad para comunicar, cosa que los seres humanos podemos hacer de manera muy refinada y también de manera muy violenta.

La comunicación en nuestro mundo es muy variada y la calidad se entremezcla, pueden ser muy motivadoras, emocionantes y desgraciadamente a veces incluso tristes de contemplar.

Nuestro mundo sufre ciertamente de dificultades para la comunicación.

La calidad en la comunicación, no quiere decir, como se tiene a veces tendencia a creer de manera muy simplista en nuestro tiempo, una superabundancia de información y tecnología.

Usualmente medimos la importancia de la comunicación en cuanto a la impresión que damos, por lo que culturalmente le ponemos mayor atención a nuestra forma de vestir y a nuestra apariencia física.

Dejando a fuera cuál es el impacto emocional que nosotros ejercemos sobre otros y cuál es el que los otros tienen sobre nosotros.

Si enojados transmitimos un mensaje, lo más esencial y sutil de éste no podrá percibirse en su sutileza y despertará en el receptor una reacción negativa, no frente al contenido sino a la experiencia en su conjunto.

Por causa nuestro estado emocional, en la mayor parte de los casos, no serán capaces de oírnos ni comprender el mensaje. 

Debemos ser dueños de lo que vivimos internamente y de las reacciones emocionales que tenemos, para poder transmitir y comunicar de manera positiva.

En la actualidad en general, no saben purificar la comunicación de las influencias que pueden ser nocivas como el miedo, cólera o angustia, puesto que no saben cómo canalizar o administrar el nivel interno.

El impacto que tienen las preocupaciones sobre lo familiar o el trabajo.

El dejar los problemas del trabajo en el trabajo, o no llevar los problemas de sus relaciones personales al trabajo, para muchos es muy difícil disociarse de esa manera. 

Somos responsables de lo que transmitimos pero muy a menudo estamos tan involucrados en nuestra propia vida que no nos damos cuenta ni del contenido emocional ni de qué es lo que transmitimos.

¿Lo pensaste? ¿Cómo te comunicas a qué le das importancia? 

VIOLENCIA

violenciaElegí este tema por que fue el que sugirió alguien mientras estábamos reunidos el lunes pasado.

Pensé que es un tema que podríamos tratar ya sea para ayudar a quién lo está viviendo o para escuchar a quién quiera contarnos su experiencia.

La violencia es algo que siempre existió.

Pero ahora pareciera que se ve más.

¿Será que se muestra más o que llega más lejos que antes?

Hay dos tipos de violencia: la física y la verbal.

Las dos dejan sus secuelas.

Algunos ejercen los dos tipos de violencia otros solo una.

Pero como siempre lo que buscamos es ayudar ¿Cuál es la solución?

Como todo conflicto o problema es cuestión de buscar el origen.

Toda persona violenta tiene un problema que lo hace desbordar.

El problema puede venir desde su infancia, repitiendo patrones, por adicciones (alcohol o drogas) o por situaciones presentes.

Cuando fueron criados con violencia algunos se dan cuenta que ese no es el camino, pero otros se creen que así se educa.

Muchos niños se acostumbran a buscar sus límites de esa manera.

Cuando se les habla no escuchan.

Parejas que no dialogan, o que comienzan con la violencia verbal y luego van a la física.

Niños que tienen que vivir con sus padres peleándose.

Ahora muchas parejas ante los problemas se separan, evitando ser maltratadas.

Hay muchos centros de ayuda para quienes no pueden dejar el alcohol o los distintos tipos de droga.

Es cuestión de pedir ayuda para poder dejar la adicción o como familiar de un adicto.

Para aquellos que sufren de violencia ante distintos problemas que surgen.

Recuerden que como es adentro es afuera.

Si logran la paz interior, lograrán tener la paz exterior.

Saber distinguir lo importante de lo que no lo es.

Muchos se enloquecen por tener y tener.

El cuerpo que descansa y se relaja raramente es violento.

Los que son escuchados y entendidos raramente continúan violentos.

La violencia es generada por falta de contención.

Generada por carencias económicas o afectivas.

Muchas personas pueden ser pobres y no son violentas.

La violencia muchas veces se genera por la desigualdad.

Se genera por la falta de solidaridad de muchas personas, que tienen mejor a sus perros que a lo que ellos tienen a sus hijos.

También lo genera el dar en vez de enseñar a generar.

Pretenden que todo se les de sin ningún trabajo.

La violencia también lo genera el no ser escuchado, el ser ignorado.

Podríamos pasar horas hablando de violencia pero lo importante es que nosotros no la generemos, que no permitamos ser agredidos, que escuchemos dando paz y amor a los demás.

¿Qué haces tú?