CONTACTO CON LOS ÁNGELES

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (23)Lo importante a tener en consideración para iniciar este camino de comunicación con los ángeles guardianes es:

Creer en que tenemos ángeles guardianes a nuestro lado.

Querer establecer ese contacto directo con ellos. Algunas personas dicen “quiero sentir a mis ángeles!”, “quiero recibir sus mensajes!” pero luego dicen “me daría miedo escuchar una voz o sentir algo extraño!”. Es importante tener esa claridad de que realmente queremos establecer esa comunicación con ellos. No lo olvidemos… ellos son seres creados por Dios y por lo tanto estamos en ‘terreno seguro’.

Tener disposición y disciplina para practicar.

Pedir! Lo que los ángeles más respetan es nuestro libre albedrío así que es fundamental pedir a Dios y a los ángeles guardianes que deseamos sentir claramente sus señales y mensajes.

No presionar. Cuando comencemos nuestro proceso, vayamos despacio. No los presionemos. Aunque en muchas ocasiones sucede que las señales se comienzan a manifestar pronto, en otras puede pasar algún tiempo para que podamos verlas más claramente. No decaigamos. Sigamos practicando y veremos que esa comunicación con nuestros ángeles se dará!!

Dios los creó para ayudarnos a ser mejores, a superar las dificultades, a conectarnos con nuestra divinidad, y si muchas veces sentimos que no nos ayudan es porque simplemente no hemos pedido su ayuda, pues si no se lo pedimos no acudirán a nosotros. 

Todos los días pasamos y superamos,  pequeños problemas, toma de decisiones, relaciones con el mundo, etc. y a veces no salimos satisfactoriamente de ellas.

Junto a nosotros hay seres de luz dispuestos a ayudarnos. Estos seres de luz, son los ángeles. Los ángeles son guías, colaboradores y amigos. Hay que pedir su ayuda y ofrecer la nuestra a ellos.

Para atraer a los ángeles construyamos espacios de armonía y de amor. Como una casa limpia y ordenada.

Les gustan los espacios claros, pulcros, alegres y nada recargados. Eliminemos el exceso de adornos en nuestro hogar, porque los hace sentir incómodos. Tengamos flores frescas, porque les encanta sus olores. Pasemos algún tiempo en silencio. La paz y la tranquilidad son estados que atraen a los seres celestiales. Elijamos un momento del día en el que podamos estar solos, en tranquilidad para meditar. Sentándonos cómodos y relajándonos. Visualizando cómo a los ángeles les encanta nuestro hogar fresco, cálido y limpio. Disfrutemos de los sonidos de la naturaleza, acudiendo a lugares naturales como el campo, las hojas movidas por el viento es uno de los sonidos favoritos de los ángeles. 

Ellos son muy eficientes cuando se trata de resolver  y ayudar en los problemas, concretar proyectos, aclarar enigmas o dirimir conflictos.

Un ejercicio para contactar con los ángeles de manera inmediata es con un lápiz o bolígrafo, tres hojas blancas, un reloj y una grabadora (si quieres) Si está familiarizado con ordenadores, crea un archivo para los ángeles y prepárate para que tus dedos tecleen solos el teclado.

Enciende la grabadora y registra los pasos. Debes hacer pausas de dos minutos cuando se te indique. Luego escucha la lista, una vez que estés listo para realizar el ejercicio.

Cierra los ojos. Respira profundamente y relájate. Otra vez. Una vez más. Deja de lado todas las preocupaciones del día. Siéntete cada vez más lejos.

Abre los ojos y escribe la palabra ÁNGEL al comienzo de una hoja. Durante dos minutos, y solo dos minutos, escribe palabras y frases que para vos estén vinculadas con los ángeles. No importa si son extrañas tus asociaciones, simplemente déjate llevar. Al cabo de dos minutos deja tu bolígrafo. Respira profundamente.

Cierra los ojos y respira otra vez profundamente. Visualiza a los ángeles circulando a tu alrededor. Guíate por tus sentimientos más que por tus pensamientos. Abre los ojos y escribe la palabra UNIVERSO arriba. Durante dos minutos escribí palabras y frases que asocies con el universos, anota todo cuanto te surja. Pasado los dos minutos soltá el bolígrafo y respira profundamente. Relájate.

Cerrá los ojos una vez más y respirá profundamente. Visualizá un ángel tocando tu hombro. Es tu ángel guardián. Abrí los ojos y escribí la palabra MENSAJE al comienzo de la tercera hoja. Durante dos minutos escribí todo lo que se te ocurra, cualquier cosa que esté en tu mente. Pasados los dos minutos dejá el bolígrafo y respirá profundamente, cerrá los ojos y decí ´´ gracias “ porque te habrás comunicado con las tropas angelicales. Es así de fácil.

Lee tus papeles. No trates de descifrar su significado de inmediato. Si surge un pensamiento déjalo flotar, pero no trates de desentrañarlo.

Veinticuatro horas después, lee lo que has escrito ¿encuentras algo nuevo? Lo más probables es que sí lo encuentres.

Puedes realizar este ejercicio para esclarecer cualquier proyecto que tengas. Lo más difícil de la tarea es comenzar. Pero recuerda que a los ángeles les gusta ayudar a las personas que acuden a ellos. Cuanto más practiques este ejercicio más provechoso te será.

¿Qué te dijeron a ti?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

COMO SER VALIENTES

imagesPara abordar este tema lo primero que tenemos que pensar es que es para nosotros ser valientes y para que queremos ser valientes.

Si yo les pregunto a los niños que es ser valientes, enseguida visualizarían a su súper héroe.

Pero en los adultos es diferente.

Para mi no se necesita una capa o súper poderes para ser valientes.

Muchas veces esta más cerca de lo que nos parece.

Para mi es cuestión de actitudes.

Es cuestión de liberarnos de esos miedos, de ese peso que no nos deja volar o avanzar.

Ser valiente significa sentir temor sin dejar de luchar.

Significa mirar de frente y tener paso firme.

Un ser valiente emprende, se mantiene y conquista sus metas.

Es ser valientes en el día a día.

Valientes para superar o enfrentar las dificultades o situaciones que se nos presentan.

Para mi es valiente aquella persona que se entera de una enfermedad y se ocupa de ella, en vez de victimizarse .

Es valiente aquel que se ocupa para salir adelante económicamente.

Es valiente aquel que se enfrenta a aquellas personas que van en contra de sus acciones o pensamientos.

Es valiente aquel que se enfrenta objetivamente con su Ser y se compromete a hacer cambios personales.

Pero el tema que compartimos no es solo para saber quienes son valientes o cuando somos valientes.

Es para, como siempre lo decimos, que haré yo para ser valiente.

Si estoy enferma que haré para estar mejor, física y mentalmente.

Si es económicamente que posibilidades tengo para generar más dinero.

Que servicio puedo brindar que los demás necesitan.

Moverme en busca de aquellos que tienen dinero y les falta lo que yo puedo brindarles.

Allí estará mi valentía para enfrentarme a aquellas personas y con seguridad decirle que puedo ayudarlo.

Eliminando los miedos a los no, es lo máximo que nos puede pasar.

Aprender a decirles a los demás lo que pensamos.

No aceptando que nos traten mal o que nos desvaloricen.

Pero cuidado de no caer en creernos que podemos ir gritando por el mundo diciendo lo que pensamos.

La mejor manera para no equivocarnos es antes de hablar pensar si fuera yo al que me dicen esto ¿me caería bien? ¿Es importante lo que voy a decir?

Aquí está nuestra valentía para enfrentarnos a esa persona a solas y explicarle lo que nos pasa, lo que sentimos.

Sin caer en el error de hablar públicamente lo que nos sucede.

Teniendo la valentía de hacernos cargo que cuando algo pasa no hay un culpable.

Es cuestión de encontrar juntos la salida, la mejor solución.

Y por último o quizás siendo preferentemente la primera opción para empezar, según las prioridades de nuestra vida.

Es ser valientes para enfrentarnos a nosotros mismos.

Ese ser que a veces descuidamos, que poco atendemos y al igual que los demás va cambiando.

Ser valientes para vernos y decir como somos.

Para muchos es más fácil hablar de los demás que de ellos mismos.

Hablar de personas que gritan, que tratan mal, que están nerviosos.

Pero acá se trata de ver como hablamos nosotros, que decimos y que hacemos.

Como siempre es más fácil enfrentarnos a las virtudes que a los defectos.

Pero tenemos que liberarnos de viejos paradigmas que nos hacen ver como malos o inferiores si tenemos defectos.

Es cuestión de ser valientes y ocuparnos de cada defecto de ver cada día que podemos hacer para revertirlo.

¿Qué tienes que cambiar?¿Qué harás?

Podemos ser Grandes

somos-grandesHay muchas personas que podrían ser mejores, pero jamás lo han intentado.

Muchas personas que podrían estar mejor pero el miedo no los deja avanzar y prefieren seguir en su lugar de confort.

Todos estamos rodeados de grandeza. Es fácil ser grande, porque los que

son grandes te ayudarán.

Lo más fantástico de todo es encontrarte con los más grandes de la actividad que sea, compartir sus ideas, sus métodos y sus técnicas.

He visto cómo los grandes especialistas ofrecen sus conocimientos para enseñar a los jóvenes cómo ellos consiguieron triunfar. No se esconden nada y he comprobado que lo mismo sucede en todo el mundo.

Lo bueno de rodearte de gente grande es que ante alguna dificultad enseguida podes pedir ayuda.

Enseguida te explican. Te ofrecen todo lo que saben. Si estas haciendo mal algunas cosa, podrás  corregirla. Para abreviar, salís ganando. He comprobado que los grandes están bien dispuestos a ayudarte para que tú también llegues a ser grande.

Ellos piensan que lo que se espera de ellos, es que día a día ayuden a alguien que jamás puede devolverle el favor, y que hacerlo es su obligación.

La disposición a compartir es una característica de los grandes. Los verdaderamente grandes comparten sus secretos.

Búscalos, llámalos por teléfono o lee sus libros. Ve adonde ellos estén, ponte en contacto, habla con ellos.

De nada sirve sentirte grande porque estas siempre con los que menos saben o te quedas estancado en un mismo lugar.

Sos grande cada día puedes serlo más. ¿Vos dónde estás? ¿Quién te rodea?