SE VIENEN CAMBIOS

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

En la vida uno va creciendo y va recorriendo distintos momentos. Va conociendo más personas a las cuales puede enriquecer y de las cuales uno recibe sus saberes. Pero también existen momentos que uno tiene que elegir entre dos opciones para no quedarse en el mismo lugar y expandirse.

Hoy no te quiero despedir sino quiero que podamos hacer un cambio despues de varios años de compartir los lunes a las 19 horas de Argentina.

¿Quiero que me ayudes a elegir? Si podemos seguir juntos pero los días Miércoles a las 19 horas de Argentina, o si prefieres los lunes a las 18 horas hasta las 20 horas o si seguimos lunes a las 19 horas pero compartimos solo una hora.

Escribime espero tu elección.

Gracias,gracias,gracias.

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

EXPERIMENTAR NUESTRO LABORATORIO INTERIOR

EXPERIMENTAR NUESTRA LABORATORIO INTERIOR 1Qué lindo sería que todos podamos visitar nuestro interior, como si fuese un laboratorio.

Quizás muchos lo visitaron pero no se permitieron experimentar.

Ante la primera falla huyeron despavoridos.

Debemos probar y examinar cada cosa.

Conocer algo por la propia práctica.

Debemos sentir o sufrir quizás para cada cambio o sentimiento.

Debemos tratar de comprobar, confirmando o verificando una o varias hipótesis relacionadas con algo que nos pasa, mediante la manipulación y el estudio de las variables que presumiblemente son su causa.

Por cierto, la experimentación no es dominio exclusivo de las ciencias, pues a nivel personal y desde la niñez, vivimos experimentando constantemente confirmando o verificando hipótesis, a efectos de poder mejorar nuestra relación con el mundo que nos rodea.

El primer paso sería hacer una pregunta sobre algo que has observado. Intenta preguntar algo que pueda ser respondido para que puedas aplicar los seis pasos para investigar y observarlo. En esta etapa podrás achicar el alcance de tu pregunta y preparar una lista de lo que necesitas para resolverlo. La investigación sobre temas prácticos como capacitación, libros, información y el presupuesto son también parte de este paso.

Una hipótesis es una respuesta fundamentada sobre cuáles serán los resultados. Parte de lo que ya has realizado te ayudará a formular una hipótesis realista.

Diseña un experimento que probará tu hipótesis y que te permitirá medir los resultados. Para asegurarte de que el experimento es justo, cambia una condición por vez mientras mantienes los otros factores iguales. Repite el experimento muchas veces para probar la consistencia de los resultados.

Este es el paso más crucial de los seis en el que debes registrar tus observaciones durante el curso del experimento. Algunos volverán al segundo paso en este punto y formularán una nueva hipótesis.

Luego de una observación meticulosa y de registrar todo, estás listo para extraer una conclusión para responder la pregunta que te hiciste en el primer paso. Evalúa qué tan precisa o imprecisa era tu hipótesis y porqué.

Para crecer humana y espiritualmente, necesitamos dedicar espacio y tiempo para explorar en nuestro ser y descubrir nuevas percepciones así como alcanzar mayor comprensión de los principios universales que hemos de respetar y seguir en nuestras vidas. Pero sobre todo, necesitamos experimentar nuestra naturaleza esencial y genuina de pureza y positividad.

Necesitamos silencio y contemplación. Nuestro laboratorio interior sólo será efectivo cuando creemos este tiempo especial para desconectar de toda distracción externa y entremos en conexión con nuestro mundo interno.

Es preciso cambiar la actitud de dependencia de los estímulos externos para crear una sensación de bienestar  en nuestro interior.

Todos los estímulos externos sólo nos pueden ofrecer una satisfacción ilusoria y pasajera. La estabilidad verdadera sólo se puede generar desde el interior de nuestro ser, desde el silencio, a través de la conexión con nuestra verdad genuina.

Abrirnos a la energía de Dios o a esa energía Universal, ya que sólo la fuente más pura y eterna de energía espiritual nos puede ayudar en florecer internamente.

Podríamos comparar a Dios con un sol espiritual que irradia amor puro e incondicional y luz pura. Estos son los ingredientes que el alma necesita para efectuar su particular proceso de fotosíntesis en el que puede absorber la información y el conocimiento e iniciar un proceso de transformación interna, fundamentalmente reciclar la negatividad y el desperdicio acumulados y desarrollar las virtudes divinas.

A la vez puede liberar el oxígeno de las vibraciones puras y positivas que el mundo necesita de forma crítica.

¿Estás visitando tu laboratorio interior?