COMO SER VALIENTES

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

imagesPara abordar este tema lo primero que tenemos que pensar es que es para nosotros ser valientes y para que queremos ser valientes.

Si yo les pregunto a los niños que es ser valientes, enseguida visualizarían a su súper héroe.

Pero en los adultos es diferente.

Para mi no se necesita una capa o súper poderes para ser valientes.

Muchas veces esta más cerca de lo que nos parece.

Para mi es cuestión de actitudes.

Es cuestión de liberarnos de esos miedos, de ese peso que no nos deja volar o avanzar.

Ser valiente significa sentir temor sin dejar de luchar.

Significa mirar de frente y tener paso firme.

Un ser valiente emprende, se mantiene y conquista sus metas.

Es ser valientes en el día a día.

Valientes para superar o enfrentar las dificultades o situaciones que se nos presentan.

Para mi es valiente aquella persona que se entera de una enfermedad y se ocupa de ella, en vez de victimizarse .

Es valiente aquel que se ocupa para salir adelante económicamente.

Es valiente aquel que se enfrenta a aquellas personas que van en contra de sus acciones o pensamientos.

Es valiente aquel que se enfrenta objetivamente con su Ser y se compromete a hacer cambios personales.

Pero el tema que compartimos no es solo para saber quienes son valientes o cuando somos valientes.

Es para, como siempre lo decimos, que haré yo para ser valiente.

Si estoy enferma que haré para estar mejor, física y mentalmente.

Si es económicamente que posibilidades tengo para generar más dinero.

Que servicio puedo brindar que los demás necesitan.

Moverme en busca de aquellos que tienen dinero y les falta lo que yo puedo brindarles.

Allí estará mi valentía para enfrentarme a aquellas personas y con seguridad decirle que puedo ayudarlo.

Eliminando los miedos a los no, es lo máximo que nos puede pasar.

Aprender a decirles a los demás lo que pensamos.

No aceptando que nos traten mal o que nos desvaloricen.

Pero cuidado de no caer en creernos que podemos ir gritando por el mundo diciendo lo que pensamos.

La mejor manera para no equivocarnos es antes de hablar pensar si fuera yo al que me dicen esto ¿me caería bien? ¿Es importante lo que voy a decir?

Aquí está nuestra valentía para enfrentarnos a esa persona a solas y explicarle lo que nos pasa, lo que sentimos.

Sin caer en el error de hablar públicamente lo que nos sucede.

Teniendo la valentía de hacernos cargo que cuando algo pasa no hay un culpable.

Es cuestión de encontrar juntos la salida, la mejor solución.

Y por último o quizás siendo preferentemente la primera opción para empezar, según las prioridades de nuestra vida.

Es ser valientes para enfrentarnos a nosotros mismos.

Ese ser que a veces descuidamos, que poco atendemos y al igual que los demás va cambiando.

Ser valientes para vernos y decir como somos.

Para muchos es más fácil hablar de los demás que de ellos mismos.

Hablar de personas que gritan, que tratan mal, que están nerviosos.

Pero acá se trata de ver como hablamos nosotros, que decimos y que hacemos.

Como siempre es más fácil enfrentarnos a las virtudes que a los defectos.

Pero tenemos que liberarnos de viejos paradigmas que nos hacen ver como malos o inferiores si tenemos defectos.

Es cuestión de ser valientes y ocuparnos de cada defecto de ver cada día que podemos hacer para revertirlo.

¿Qué tienes que cambiar?¿Qué harás?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

LA CONFIANZA

images (7)La confianza es la seguridad que tenemos hacia una persona  o hacia una situación.

Para mi va creciendo o debilitándose  según las experiencias vividas.

No creo que pase como muchas veces se ha dicho con otros temas, que como soy yo es lo que veo en los demás.

La confianza para mi comienza desde bebes.

Va muy unida al miedo, el bebé confía que su madre lo alimentará pero llora por miedo a que no sea así.

Según sus experiencias también será como confiará en sus padres al tener que quedarse sólo por primera vez en la escuela.

Confiará en los demás según lo aprendido en su hogar.

Padres con mucho miedo, muy protectores le enseñarán que no todos somos iguales.

También vamos a confiar en los demás por lo que vemos y escuchamos.

Familias que mienten no se dan cuenta que están enseñando a que se dice lo que no es cierto.

Vamos creciendo y del círculo pequeño familiar lo ampliamos al social (escuela, barrio, clubes).

Allí aprendemos que no siempre lo que se dice se cumple.

Prestamos que se convierten en pérdidas.

Promesas que no se cumplen.

Comentarios que son mentiras.

A eso se le va sumando los resultados que vamos obteniendo en lo que hacemos.

Si los resultados son positivos vamos aumentando nuestra confianza a nosotros mismos.

Si los resultados son negativos vamos a perder la confianza en que nosotros podemos.

Confianza que a veces se pierde según lo que dicen los demás.

Y si los demás hablan maravillas de nosotros vamos aumentando esa confianza.

Sin darnos cuenta le empezamos a dar el poder a los demás.

Nos olvidamos que el poder lo tenemos nosotros.

Que el equivocarnos no tiene que bajarnos la confianza en nosotros.

Que tiene que ser el impulso para intentarlo otra vez con más recursos, comprendiendo que me falto o cual fue el error.

Descubriendo mis virtudes, mis fortalezas y mejorando mis debilidades y defectos.

Es importante que comencemos en confiar en nosotros mismos.

Que seamos quien nos ame más en la vida.

Que aprendamos a jugar a nuestro favor y no en contra.

Que sepamos que siempre hacemos lo mejor que podemos.

Que ponemos toda nuestra energía para hacer lo mejor.

Que los demás hacen lo que pueden.

Que no somos todos iguales.

El mayor error que podemos cometer es cerrar las puertas de nuestro corazón.

Que por una mala experiencia creamos que todos son iguales.

Que todos quieren hacerte daño.

Es importante abrir tu corazón, quizás si eres de los que se tiran a la pileta, lo único que debes hacer es mirar a que haya agua en ella antes.

Siempre tu corazón debe estar abierto lo único que debes esperar es el momento correcto sin apuros ni resistencias.

Podrás encontrar a personas en las que puedes confiar con los ojos cerrados, con otras dependerá de la situación que este pasando.

Pero siempre debes ser objetiva porque quizás te fallaron, no respondieron como tú lo hubieses hecho pero por la sencilla razón que no eres tú.

Aprende a confiar y que el ser desconfiado no te paralice y te esté quitando posibilidades.

¿Qué te parece? ¡Me cuentas!