COMO HACER PARA QUE EL DINERO TRABAJE PARA NOSOTROS – 1° parte –

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (6)Es importante conocerse a uno mismo en cuanto a fortalezas y debilidades.

Es útil encontrarse en alguna de estas clasificaciones emprendedoras:

♦ Intrapreneur: Si preferimos permanecer dentro de una compañía, no como empleado sino como consultor, socio o vendedor a comisión. Disfrutando del trabajo en equipo y dentro de una institución.

♦ Extrapreneur : Si tenemos habilidades para ser creativos y entretener a otras personas. Como los artistas (actores, músicos), diseñadores de juegos electrónicos que reciben regalías, inventores que patentan y venden sus descubrimientos, etc.

♦ Extrapreneur : Si tenemos habilidades para ser creativos y entretener a otras personas. Como los artistas (actores, músicos), diseñadores de juegos electrónicos que reciben regalías, inventores que patentan y venden sus descubrimientos, etc.

♦ Infopreneur: Ganar dinero vendiendo información, conocimiento o datos especializados. Entran los escritores hasta los que otorgan franquicias sobre negocios creados, pasando por expositores de seminarios pagos y proveedores de servicios de Internet que obtienen ganancias por publicidades.

♦  Autopreneur: Si buscamos poseer fuentes de ingresos automáticas con el menor esfuerzo posible. Su fuerte es detectar oportunidades, generalmente en el mercado financiero, para invertir dinero propio o de clientes a tasas más altas que el promedio. Ejemplo son los inversores exitosos, los portfolios managers de fondos de inversión que cobran porcentaje por las ganancias, etc.

Si me pagan por cada hora que trabajo “sólo una”, el ingreso que recibo es lineal. Los ingresos que provienen de un sueldo son lineales.

Los ingresos residuales, en cambio, son los que se producen cuando se trabaja mucho una sola vez, y eso desencadena un flujo de ingresos constantes durante meses o inclusive años. Uno es recompensado una y otra vez por el mismo esfuerzo.

Se debe encauzar la energía a modos de trabajo y negocios que produzcan ingresos residuales, como por ejemplo: inversiones financieras, inversiones en real estate (comprar casas y luego alquilarlas), poseer franquicias, derechos intelectuales y muchas otras fuentes más.

En los años `50, a las familias les alcanzaba con una sola fuente de ingresos (el hombre trabajaba mientras que la mujer se ocupaba de los quehaceres domésticos) para poder vivir bien.

Ahora, son muy pocas las que pueden hacerlo con menos de dos fuentes de ingreso: el promedio lo hace con dos o más, y eso ni siquiera garantiza un presente tranquilo desde lo económico.

La habilidad de una persona de generar por sí sola varias fuentes de ingreso, le permite acceder a recursos totalmente diferentes y diversificados, lo que evita que el agotamiento (por la causa que fuera) de una de las fuentes, repercuta de manera importante en la economía personal.

Gestionar múltiples fuentes de ingreso genera, de esta forma, una estabilidad que no se puede conseguir de otra manera.

Allen plantea en el libro citado la conveniencia de ver el dinero como agua que fluye desde una cascada hacia distintas cuencas.

La primera cuenca debería ser la de los gastos de emergencia.

El 10% de tus ingresos deberían ir ahí hasta tener 6 meses de gastos mensuales ahorrados.

Ese dinero debería colocarse al tipo de interés más alto que se pueda encontrar, pero que se pueda acceder al mismo en un lapso no mayor a 30 días.

Una vez que esa cuenca se llena, la fuente del 10% desbordará hacia alguna de las tres cuencas adicionales:

Inversiones conservadoras.

Inversiones moderadamente riesgosas.

Inversiones de alto riesgo.

La regla 80/20, dice que el primer 80% de nuestra productividad será fruto del 20% de nuestro esfuerzo. Vale la pena dedicar el 80% de nuestro esfuerzo por sólo un 20% de productividad adicional.

No hay escasez de tiempo, sino que desperdiciamos el tiempo en actividades insignificantes, luchando por alcanzar objetivos que nada contribuyen a nuestro éxito y felicidad.

Perseguimos las cosas menos importantes porque todos los demás se dedican a perseguir esas mismas cosas.

Trabajar poco pero en negocios escalables que produzcan ingresos residuales puede proporcionarte un éxito y bienestar que desconoce el 95% de la humanidad.

Si la idea es generar ingresos residuales, los negocios que pueden darnos eso son los llamados “escalables”.

Supongamos que estamos analizando la compra de un restaurante que ya existe. Para decidirnos, las preguntas que deberíamos hacernos son:

¿Puedo abrir más restaurantes? ¿Conceder franquicias? ¿Puedo vender algunas de las entradas del menú como alimento congelado para todo el país? ¿Publicar un libro de cocina con las recetas? ¿Realizar un programa de televisión sobre cocina Gourmet desde el local?

Los negocios escalables son aquellos que permiten generar múltiples fuentes de ingreso a partir de una misma razón social, o derivadas de la misma.

Los negocios que no son escalables no valen la pena bajo este esquema de múltiple fuentes de ingreso.

Si no aprendemos cómo manejar el dinero solemos repetir las mismas excusas:

♦ Tiene mucha matemática.

♦ Soy un desastre para los números.

♦ Tengo otras prioridades en este momento. 

♦ Estoy muy ocupado trabajando todo el día como para ponerme a aprender sobre finanzas personales.

Esto nos impide abrirnos al aprendizaje de lo nuevo, y propicia a que definamos mal las prioridades diarias.

Se debe luchar contra estas conversaciones de imposibilidad para poder superarse y descubrir nuevas posibilidades.

Hay que pensar siempre que si hay alguien que pudo hacerlo, entonces yo también puedo lograrlo.

Son muchos aquellos cuya principal preocupación en estos momentos es qué hacer con las 168 horas libres que tienen por semana, mientras el dinero no deja de trabajar para ellos ni siquiera los días feriados.

¿Cuál es tu situación en relación con el dinero?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

COMO HACER FLUIR EL DINERO

images (5)La forma de hacer fluir el dinero quizás sea pensar que fluye como el agua.

Que existe abundancia y no es necesario acapararlo y tener miedo de gastarlo.

Si el dinero circulara como el agua en sistema de cañería: se perdería potencia por cañerías bloqueadas y se perdería dinero por cañerías rotas.

Una buena circulación requiere mantener las cañerías limpias y reparar las fisuras.

El dinero fluye en la vida de una persona cuando llega lo que necesitamos en el momento justo.

Generamos dinero haciendo cosas que disfrutamos y de las cuales sentimos satisfacción, estamos contentos con lo que hay.

Hay una relación fluída, con los recursos internos y externos (energía emocional, tiempo, talentos y objetos).

Hacemos circular el dinero de una forma que expresa nuestros valores y sueños.

Registramos patrones que son bloqueadores y/o fugas en el fluir del dinero y otros recursos y elegimos conscientemente si seguiremos repitiendo lo ancestralmente conocido o probaremos nuevos caminos.

Reconocemos si existe Auto-desvalorización y auto-discriminación (ej. “no soy suficiente”, “tengo que cambiar”, “no está bien como soy”, “esto es demasiado para mí”)

Si minimizamos nuestras propias capacidades y talentos (ej. “no sé tanto de este tema como vos crees”).

Negamos las propias debilidades y limitaciones (no escuchar lo que nos dicen)

Nos preocupamos por la opinión de los demás, pasamos tiempo repitiendo chismes, realizando juicios sobre otros, que alejan o agotan las relaciones (ej. “Juan debería ser más amable conmigo”; “Pedro es egoísta y sólo le importa el dinero”)

Nos pasamos quejando y reclamando, apegándonos a juicios sin examinar que nos auto-limitan.

Si tenemos Timidez, Temor, Inseguridad en nosotros mismos (considerándonos menos que otros, o no adecuados para algunas situaciones)

Vergüenza (por alguna característica de la personalidad, la propia historia, la sombra)

Desconfiar de los demás o confiar en personas a ciegas 

Dolor (dejarlo encerrado, atesorar las heridas, no estar dispuesto a “hacer los duelos”)

Miedo a la envidia y las luchas de poder (miedo a salir lastimado, a que te dejen de querer)

Culpa y deudas emocionales, creer que no se hizo lo suficiente y no hacer nada para reparar errores del pasado, ni disculparse.

No perdonarse ni perdonar, mantener las heridas emocionales sin sanar (inmensa pérdida de energía emocional y tiempo!)

Aferrarnos al pasado (ej. auto-limitarnos por cosas que ocurrieron tiempo atrás;

acumular objetos que no usamos sólo porque nos recuerdan algo que tememos olvidar; conservar objetos de otras personas sólo para creer que tenemos algún control o propiedad sobre ellas).

Apegarme a gustos que me perjudican (ej. comer de más o comer cosas que me caen mal)

Temer el rechazo y las críticas de personas que no me quieren como soy auténticamente (sólo quieren al personaje de mí, entonces me exijen y me reclaman que sea algo diferente a lo que realmente soy)

Estados de tensión y estrés acumulado (esto provoca distracciones y pérdida de oportunidades)

Marañas emocionales, estado interno de confusión, donde el miedo, la envidia, la ira, la frustración, la angustia forman una sopa con mal olor, lista para ser tirada.

Evitar mirar en general, y esquivar la mirada a los ojos (ej. taparse la cara con pelo y/o anteojos negros, o mirar de costado o para abajo)

No prestar atención al otro, o prestarle atención en una forma reducida, en algo puntual (y no como un ser humano, como un todo)

Taparse el cuerpo con ropa vieja, que ya no nos identifica o que no nos gusta- Taparse con posturas físicas de aislamiento o sumisión o prepotencia

Expresarse al estilo robot, repitiendo lo aprendido, automatizando reacciones

Hacer algo sólo para agradar, para ser querido, para llamar la atención (acá se esconde el ser humano atrás del personaje construido, para atraer a otros)

No hacer algo que quiero hacer, por miedo a ser castigado

Aislarse: no relacionarse con otros desde la intimidad y la honestidad; no dejarse conocer; tratos mínimos con los otros; relacionarse sólo dentro de un pequeño círculo de confianza y confort.

Vivir “de la casa al trabajo y del trabajo a la casa”, o no salir de la casa, o quedarse hasta altas horas en el trabajo para no volver a la casa.

Minimizarse (falsa humildad) o querer deslumbrar a otros (falta de humildad, minimizar al otro)

Aferrarse a relaciones de dependencia financiera (no dejan crecer ni al “obligado” ni al “dependiente”)

 Desmotivar a quienes quieren asociarse con nosotros, promovernos, contratarnos, elegirnos

Desalentar a quienes quieren ayudarnos

Rechazar regalos y oportunidades

Falta de concentración, debilidad en la fijación de metas propias, dejarse llevar por las distracciones (ej. “no sé en qué se me va el día”, “no sé en qué se me va la plata”, “estuve todo el día atrás de un problema con un cliente”).

 Manipular a otros: pasar tiempo en luchas de poder; querer que otros hagan lo que a mí me conviene; querer que los demás sean como a nosotros nos parecen que deberían ser (es una terrible fuga de energía emocional y tiempo!)

Ayudar a otros sin que nos hayan pedido ayuda, deseando “que cambien para su bien”, es decir, que cambien según lo que nosotros suponemos que sería un buen cambio (trae mucha confusión en las relaciones, impide que cada uno madure y se ocupe de sus propios asuntos

Administración del tiempo ineficiente o saturada de eficiencia (ej. “no me alcanza el tiempo para hacer todo lo que tengo que hacer”; “no tengo tiempo para mí”)

Patrones para dejar fluir
– Prestar atención al entorno y a los seres humanos como un todo
– Ser auténtico, expresarnos con libertad 
– Estar disponible, estar presente (no quiere decir que digamos que sí a todos los pedidos de los demás) 
– Sentir al otro 
– Nutrirse de sensaciones agradables (seguridad, libertad, plenitud, tranquilidad)
– Apropiarse de valores, identidad, talentos, capacidades, dejarlos que se expresen y ocupen el lugar que les corresponde
– Hacerse responsable por sí mismo, por realizar los sueños propios y concentrarse en las metas que nos entusiasman

La fórmula para hacer dinero no está muy lejos de nosotros, quienes ponemos lejos el mapa de la fortuna y el dinero son nuestras mismas creencias y actitudes frente a él.

Si en este mundo hay más dinero del que pensamos… ¿qué es lo que nos impide tenerlo?

LA CONFIANZA

images (7)La confianza es la seguridad que tenemos hacia una persona  o hacia una situación.

Para mi va creciendo o debilitándose  según las experiencias vividas.

No creo que pase como muchas veces se ha dicho con otros temas, que como soy yo es lo que veo en los demás.

La confianza para mi comienza desde bebes.

Va muy unida al miedo, el bebé confía que su madre lo alimentará pero llora por miedo a que no sea así.

Según sus experiencias también será como confiará en sus padres al tener que quedarse sólo por primera vez en la escuela.

Confiará en los demás según lo aprendido en su hogar.

Padres con mucho miedo, muy protectores le enseñarán que no todos somos iguales.

También vamos a confiar en los demás por lo que vemos y escuchamos.

Familias que mienten no se dan cuenta que están enseñando a que se dice lo que no es cierto.

Vamos creciendo y del círculo pequeño familiar lo ampliamos al social (escuela, barrio, clubes).

Allí aprendemos que no siempre lo que se dice se cumple.

Prestamos que se convierten en pérdidas.

Promesas que no se cumplen.

Comentarios que son mentiras.

A eso se le va sumando los resultados que vamos obteniendo en lo que hacemos.

Si los resultados son positivos vamos aumentando nuestra confianza a nosotros mismos.

Si los resultados son negativos vamos a perder la confianza en que nosotros podemos.

Confianza que a veces se pierde según lo que dicen los demás.

Y si los demás hablan maravillas de nosotros vamos aumentando esa confianza.

Sin darnos cuenta le empezamos a dar el poder a los demás.

Nos olvidamos que el poder lo tenemos nosotros.

Que el equivocarnos no tiene que bajarnos la confianza en nosotros.

Que tiene que ser el impulso para intentarlo otra vez con más recursos, comprendiendo que me falto o cual fue el error.

Descubriendo mis virtudes, mis fortalezas y mejorando mis debilidades y defectos.

Es importante que comencemos en confiar en nosotros mismos.

Que seamos quien nos ame más en la vida.

Que aprendamos a jugar a nuestro favor y no en contra.

Que sepamos que siempre hacemos lo mejor que podemos.

Que ponemos toda nuestra energía para hacer lo mejor.

Que los demás hacen lo que pueden.

Que no somos todos iguales.

El mayor error que podemos cometer es cerrar las puertas de nuestro corazón.

Que por una mala experiencia creamos que todos son iguales.

Que todos quieren hacerte daño.

Es importante abrir tu corazón, quizás si eres de los que se tiran a la pileta, lo único que debes hacer es mirar a que haya agua en ella antes.

Siempre tu corazón debe estar abierto lo único que debes esperar es el momento correcto sin apuros ni resistencias.

Podrás encontrar a personas en las que puedes confiar con los ojos cerrados, con otras dependerá de la situación que este pasando.

Pero siempre debes ser objetiva porque quizás te fallaron, no respondieron como tú lo hubieses hecho pero por la sencilla razón que no eres tú.

Aprende a confiar y que el ser desconfiado no te paralice y te esté quitando posibilidades.

¿Qué te parece? ¡Me cuentas!