EL RECLUTAMIENTO DE LOS ELEGIDOS

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

REINGENIERIA MENTAL

images (16)La Reingenieria es la alternativa o forma de pensar con un sentido común.

Aplícala en forma concreta y coordínala con los esfuerzos personales o colectivos, para motivar o producir cambios radicales en las prácticas tradicionales de efectuar las cosas.

Favorece en las tareas, actitudes, aptitudes y valores complementarios o facilitadores de una coherente evolución, hacia la más acertada manera de satisfacer nuestras necesidades y las de los demás.

El proceso empieza por el análisis de las actitudes de la persona con respecto a sí mismo y los demás.

Los cimientos de la reingeniería humana son: “los valores y la ética”. Recuperarlos es la base de fondo para construir encima nuestra  personalidad (forma de ser).

Una vez que se colocamos en la base, en el fondo los valores de honradez, amor al prójimo, se empieza a trabajar en las formas.

Pero debemos meditar el porque a veces con conocimiento de técnicas de excelencia, no logramos el resultado esperado.

Es hacer de la auto-observación un hábito y aplicar todos los recursos que disponemos (mentales, emocionales y corporales) al servicio de nuestra evolución como persona, así podremos aprender a “enderezarnos” o “corregirnos” y “funcionar” mejor en cualquier área de la vida en la que nos desenvolvamos.

En este terreno cotidiano, somos dueños del presente y futuro, podemos aplicar toda nuestra creatividad e inteligencia para hacer de este proceso de obtener los resultados que esperamos, algo que realmente nos brinde plenitud.

Sabemos que los problemas siempre existirán: aparecerán a menudo o de vez en cuando. Lo que pretendemos lograr es, a pesar de ellos, contar con un modelo o sistema al que podamos recurrir para salir adelante desde el aprendizaje constante y sobre todo cuidando nuestras emociones, nuestra mente y nuestro cuerpo.

Tener objetivos, metas y acciones reales y motivadoras.

Cambiar el patrón de contenidos vitales.

Cambiar modalidades y submodalidades de pensamiento.

Usar el sistema guía de  pensamiento.

Potenciar y cambiar Creencias.

Generar sueños de calidad y alternativas de elección.

Dominar el lenguaje y la comunicación.

Eliminar mandatos o creencias negativas.

Modelar o copiar la excelencia o maestría.

Manejar anclas y anclajes.

Comunicarse con poder y efectividad.

Es lograr descubrir y aprender mecanismos que te permitan utilizar las emociones negativas para tu beneficio (las emociones que se desencadenan en situaciones difíciles).

Poner tu mente a tu servicio (pensamientos) y utilizar el transporte de tu cuerpo impulsándolo hacia lo que quieres.

Comenzar a vivir sin excusas, una vida feliz y en bienestar.

Apunta a una revisión y análisis profundo de aquellas cuestiones que te generan malestar y que no están funcionando como esperas; ya sean estas conductas, maneras de hacer las cosas y/o formas de ser que no te están ayudando a lograr lo que deseas ser, hacer y tener.

Implica que rompas con el pasado, que hagas “borrón y cuenta nueva”, que habilites un “lienzo en blanco para un nuevo dibujo” y que te predispongas de manera diferente a re-crear, re-inventar, re-diseñar, re-armar todo aquello que resulte efectivo para tu vida a partir del análisis realizado.

Hacer reingeniería con tu vida te indica que pares tu marcha, declares un quiebre y digas “BASTA, no quiero más esto para mi” para comenzar a rever intensa y sinceramente tus posiciones y actitudes ante la vida, sobre todo las conductas que adoptas al relacionarte con otras personas.

Implica derribar el obstáculo de pensar “yo me las sé todas”, o que “siempre actúo bien” y que “los que hacen las cosas mal son los otros, ellos tienen la culpa”.

Si no derribas este gran enemigo, no podrás detectar qué cosas te hacen falta cambiar para mejorar.

¿Por dónde comenzarás?

UNA NUEVA CONCIENCIA

UNA NUEVA CONCIENCIA1En el planeta había comenzado desde la antigüedad a surgir una nueva dimensión de conciencia, un primer asomo de florescencia.

Maestros les hablaron a sus contemporáneos.

Les hablaron del pecado, el sufrimiento o el desvarío.

Les dijeron que examinen la manera que estaban viviendo. Lo que hacían y el sufrimiento que creaban.

De las posibilidad de despertar de la pesadilla colectiva de la existencia humana “normal“   y les mostraron el camino.

En las enseñanzas del hinduismo (y también en ocasiones del budismo), esa transformación se conoce como iluminación.

En las enseñanzas de Jesús, es la salvación.

En el budismo es el final del sufrimiento.

Otros términos empleados para describir esta transformación son los de liberación y despertar.

El logro más grande de la humanidad no está en sus obras de arte, ciencia o tecnología, sino en reconocer su propia disfunción.

Algunos individuos del pasado remoto tuvieron ese reconocimiento.

Gautama Siddharta, quien vivió en India hace 2.600 años, fue quizás el primero en verlo con toda claridad. Más adelante se le confirió el título de Buda que significa “el iluminado”.

Por la misma época vivió en China otro de los maestros iluminados de la humanidad. Su nombre era Lao Tsé. Dejó el legado de sus enseñanzas en el Tao Te Ching, uno de los libros espirituales más profundos que haya sido escrito.

El mundo no estaba listo para ellos y, aún así, constituyeron un elemento fundamental y necesario del despertar de la humanidad.

Era inevitable que la mayoría de sus contemporáneos y las generaciones posteriores no los comprendieran.

Aunque sus enseñanzas eran a la vez sencillas y poderosas, terminaron distorsionadas y malinterpretadas incluso en el momento de ser registradas por sus discípulos.

Con el correr de los siglos se añadieron muchas cosas que no tenían nada que ver con las enseñanzas originales sino que reflejaban un error fundamental de interpretación.

Algunos de esos maestros fueron objeto de burlas, sarcasmos y hasta del martirio. Otros fueron endiosados.

Las enseñanzas que señalaban un camino que estaba más allá de la disfunción de la mente humana, el camino para desprenderse de la locura colectiva, se distorsionaron hasta convertirse ellas mismas en parte de esa locura.

Fue así como las religiones se convirtieron en un factor de división en lugar de unión.

En lugar de poner fin a la violencia y el odio a través de la realización de la unidad fundamental de todas las formas de vida, desataron más odio y violencia, más divisiones entre las personas y también al interior de ellas mismas.

Se convirtieron en ideologías y credos con los cuales se pudieran identificar las personas y que pudieran usar para amplificar su falsa sensación de ser.

A través de ellos podían “tener la razón” y juzgar “equivocados” a los demás y así definir su identidad por oposición a sus enemigos, esos “otros”, los “no creyentes”, cuya muerte no pocas veces consideraron justificada.

El hombre hizo a “Dios” a su imagen y semejanza. Lo eterno y lo infinito, se redujo a un ídolo mental al cual había que venerar y en el cual había que creer como “mi dios” o “nuestro dios”.

La Verdad, continúa brillando en el fondo, pero su resplandor se proyecta tenuemente a través de todas esas capas de distorsiones e interpretaciones erradas.

 Es poco probable que podamos percibirlo a menos de que hayamos podido aunque sea vislumbrar esa Verdad en nuestro interior.

¿Tú la descubriste en tu interior?¿En qué momento?

SER DE LUZ

SER DE LUZTodos tenemos luz, somos un ser de luz, permite que tu Luz brille para que todos sepan que eres alguien muy especial.

Pero recuerda que “especial” no quiere decir “mejor”.

Todos son especiales, cada uno a su modo. Pero hay muchos que no lo recuerdan.

Ser la Luz es ser especial, y eso está hecho de muchas partes.

Siendo generoso, amable, creativo, paciente. Hay  muchas formas de ser especial.

Ayudando a los demás, compartiendo, siendo amistoso y considerado con los demás.

Si queremos tener luz hay que eliminar los miedos. Podemos hacer este  ejercicio.  Es fácil,  rápido y sencillo. Respira profundo, hazlo 5 veces.  Siente el corazón,  respira paz.

Visualiza un manto de luz que baja del cielo y cubre cada rincón de tu ciudad.

Cubre con luz tu hogar, tu entorno y lleva esa luz a los lugares más necesitados.

Todos somos luz,  hay luces más tenues, con tu ayuda le darás intensidad.

Con tu intención podrán encenderse. Al culminar el ejercicio,  afirma: la luz en mi bendice la luz en ti, somos luz.

También cuando transites esas calles o lugares que te generan temor, cúbrelo con el manto de luz y cubre de LUZ ese pensamiento que genera temor.

La luz cumple su propósito siempre aunque no lo “veamos”, aunque no seamos conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor como causa de lo que somos, cumplimos siempre el propósito de lo que somos, si es que somos seres de luz .

Todos tenemos esa fuerza, su energía influye en lo positivo y en lo negativo, trasciende más allá de nosotros e influye en otros y en la naturaleza. Debemos aprender a canalizarla sólo hacia lo positivo.

Aquello que quieras hacer, hazlo con toda tu energía. Para lograrlo tenemos que pensar que tenemos la fuerza para lograrlo, con fe  orientado sólo a lo positivo, durante el día no pensemos en enfermedad o fracaso, es desperdiciar energía y hacer que el cuerpo se enferme y fracasemos al canalizar con el pensamiento la fuerza a lo negativo.

La respuesta está en el Despertar Tu Luz Interior, y es el libre albedrío el que nos hará actuar o no; y si procedemos, el que decidirá si lo hacemos de manera correcta o incorrecta.

Cada uno de nosotros es el único responsable de lo que pensamos y realizamos.

Al descubrir que realmente somos seres de luz, amor y energía, así como lo son cada una de las personas que habitan en este mundo.

Ello nos permite cambiar la percepción hacia la vida, hacia las personas, hacia nuestro trabajo, hacia nuestra  familia, hacia las desgracias e incluso hacia nuestros enemigos.

La luz que llevamos dentro y que podemos obtener de la gente valiosa a nuestro alrededor nos ayudará a sentirnos mejor, a dejar el oscuro túnel en el que nos encontramos para no volver a mirar hacia atrás, para recorrerlo con la plena seguridad de que al final del camino está un mundo lleno de luz para nosotros. Para entonces ya estamos convertidos en seres de luz y energía.

Si contamos con: luz, amor y energía, estaremos preparados para afrontar la vida y las crisis, que esta nos tiene deparadas; para salir de ellas mucho más seguros, con mayor experiencia, maduros, pero sobre todo con un gran aprendizaje que nos permitirá ir creciendo como seres humanos a través de nuestra historia personal.

¿Y tú ves tu luz? ¿Cuál es su intensidad? ¿Qué haces para que brille más?

AUTOCRECIMIENTO

Es importante el auto-crecimiento en nuestras vidas ya que gracias a él encontramos más oportunidades. Nos conocemos más, siempre  y cuando ese crecimiento sea en todas las áreas. Muchos sólo se dedican al crecimiento profesional o económico.

Al crecer en todas las áreas, aprendes a conocerte y tu relación contigo mismo es la más importante. Exploras tu propio ser. Sabes lo que necesitas y quieres. La vida toma un verdadero valor.  Aprendes a aprovechar todas las oportunidades a hacer sin importar si te equivocas ya que de errores también aprendes.

Te aceptas como eres tratando de cada día ser mejor que ayer.

Liberas a tus pensamientos y emociones, actuando responsablemente y con seguridad.

Buscas el equilibrio entre tu ser y el de los demás.

Solicitas ayuda cuando la necesitas y la entregas cuando puedes ya que al estar seguro de ti mismo eso no te hace ni mejor ni peor.

Si aparece algún conflicto en alguna relación, tratas de resolverlo, con respeto y  aceptando y permitiendo la diferencias individuales.

Buscas de cada problema su raíz, si nació en el pasado tratas de entenderlo y liberarte de él.

Lo que está en nuestras manos lo resolvemos, si no sabemos cómo buscamos ayuda o las herramientas necesarias y si no tratamos de entender su proceder y perdonamos para liberarnos de ese dolor que nos causa el no perdonar el estar angustiados.

Debemos estar bien con nosotros mismos primeramente, para que los demás  estén bien.

Necesito pensar primero en mí y no pensar que eso es ser egoísta.

Si yo quiero cumplir mis objetivos o lograr ese proyecto que de alguna manera me beneficie y solucione mis problemas, yo tengo que pensar primero en la forma como debo resolver mis propios asuntos.

No puedo ayudar a nadie si no puedo resolver mis propios conflictos.

 Aunque existan aquellas personas que se opongan o que creen que lo que yo haga, no servirá de nada.

Yo debo definir exactamente qué quiero para mí en el corto, mediano y largo plazo.

Aquello que será mi trabajo y mi máxima pasión durante toda mi vida, que cuando yo lo logre hacer realidad, beneficiará a otras personas cercanas a mí en el largo plazo.

Si puedo resolver mis propios problemas, yo podré resolver más adelante los problemas de otras personas.

Primero debo pensar lo que mejor sé hacer y que me ofrece tranquilidad y seguridad en el momento de poder aplicarlo.

Segundo, debo aplicar muy bien lo que me gusta para adquirir destrezas, experiencia y nuevos conocimientos.

Tercero, lo que yo he estado haciendo durante el tiempo aplicado, me generará unos beneficios, tanto personales y profesionales como económicos, permitiéndome al final poder colaborar con los demás.

Cada uno elegirá que herramientas o técnicas utilizar.

El cambio y la decisión, está  en nosotros.

Pero es importante tener o buscar esas herramientas.

De nada sirve conocerme y saber de mis miedos, traumas o bloqueos si no sé cómo superarlos.

Realiza un inventario de tu vida, piensa:

Sobre tu físico, salud, peso, aptitud física, citas al médico.

Sobre tu seguridad en ingresos, ahorros, deudas,  preocupaciones o necesidades.

Sobre  tus relaciones, tus satisfacciones, factores de estrés, necesidades y preocupaciones en relaciones con otras personas compañeros, familia y amigos.

Sobre los hijos, ¿qué tan satisfecho estás  con la relación con tus hijos?

Sobre  el trabajo, ¿eres feliz  con tú situación de trabajo, tú seguridad, y tus preocupaciones al respecto?

Sobre lo emocional, tus emociones típicas, las emociones que deseas  y las que no deseas,  preocupaciones especiales.

Sobre  lo espiritual, actividades que incluyen el espíritu, rezar, orar, meditar, o buscar dentro de ti para crecer.

Sobre tu tiempo libre o diversión, las actividades que tú haces para divertirte: deportes, pasatiempos y entretenimientos.

Con esto, te puedes ayudar y te darás cuenta de las áreas en las cuales estas feliz, y en las que te falta, y así harás los cambios que quieres hacer en tu vida. ¿Qué es lo que quieres de la vida? ¿Qué quieres alcanzar?