LA CONFIANZA EN TI MISMO

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

descarga (1)La confianza en uno mismo, te ayuda a llegar a donde quieras ir.

Es uno de los elementos importantes para lograr nuestras metas.

Al confiar en uno mismo, uno sigue sabiendo que lo logrará.

La confianza en uno mismo es ese motor que te ayuda a seguir adelante a pesar de las dificultades.

El que hace que perseveres y no abandones.

El que escuches lo que te dicen para seguir avanzando.

La confianza en uno mismo te hace capaz de expresar una opinión o decir cómo te sientes; pedir lo que deseas o necesitas; expresar tu desacuerdo de manera respetuosa; hacer sugerencias o dar a conocer tus ideas; decir “no” sin sentirte culpable y además, que puedas defender a otra persona.

Al tener confianza o seguridad en ti, no tienes dudas con respecto a tus capacidades, puedes decir “no puedo” en vez de “sí puedo”, no permites que la gente te menosprecie y no te menosprecias tú, auto saboteándote.

No das tanta importancia a lo que digan hagan o piensen los demás de ti, eres capaz de decir ¡no!, cuando algo no te gusta, te atreves a entablar conversación con extraños, hablar en público, en una reunión o frente a un grupo de personas sin echarte para abajo todo el tiempo, signos de complejo de inferioridad.

La vida no es para vivirla pensando en lo que no hiciste, en lo que deberías haber hecho o en lo que quisiste hacer pero no pudiste.

Quedar atrapado en los aspectos negativos de nuestros actos no te ayuda a superar y crecer. Puedes quedar atrapado en un lamento y desmotivarte.

Mejor reconócete lo que has logrado y desde ahí ten en cuenta que si sucedió una vez, es posible otra vez más. Siente orgullo por las cosas que has hecho y haces. Céntrate en los aspectos positivos de tu vida.

Hay que empezar a hacer las cosas para perderles el miedo.

Muchas veces lo que ocurre es que le tenemos miedo a lo desconocido y cuando nos damos oportunidad de conocer la situación nos damos cuenta de que en realidad no había nada que temer.

Por ejemplo: si te da miedo hablar en público, empieza a hacerlo enfrente de un espejo. Si te dan miedo las alturas, súbete a un edificio más alto cada día.

Muy a menudo otorgamos excesiva importancia a los potenciales problemas que pueden surgir si intentamos algo.

 Nos enfocamos en todos los contra, en lo que nos frena, en vez de todo lo positivo.

Al intentarlo lo que te pueden decir es que no, y recuerda que cada “no”, te acerca más al “sí” que deseas.

Usemos toda nuestra energía en lograr nuestras metas, en lugar de gastarlas preocupándonos de lo que podría ocurrir.

Si estás asustado porque vas a hacer algo por primera vez…Imagina que ya lo has hecho en el pasado. Imagínate entonces a ti mismo, de la forma más realista posible, culminando con éxito lo que ahora vas a hacer por primera vez.

Siéntelo, conoce la sensación que se tiene. Recuerda que la mente realmente no sabe diferenciar entre algo imaginado con mucho detalle, de algo real. Lo confunde. Habrás superado el miedo a la primera vez.

Investiga y conoce la historia de quienes ya han logrado lo que tu  deseas.

Encuentra a alguien que ya demuestra confianza en ese área, e imítalo.

Toma como modelo su comportamiento, su actitud, sus valores, sus creencias… y aplícalo, de la forma que puedas, en el contexto que tú necesitas.

Si tienes la posibilidad habla con él, y si no, pues trata de acercarte, y de observarlo lo más que puedas. Aprende de él. Hay muchos libros con las biografías y anécdotas de personas que cuentan cómo lograron algo que deseamos y así nos muestran el camino corto, pues nos dicen qué debemos de evitar y de esta manera no gastaremos energía intentando algo que está probado no funciona.

Anula a la molesta y negativa vocecilla interna que te dicta como actuar.

Descubre las cosas en las que sobresales y luego enfócate en tus talentos. Permítete estar orgulloso de ellos.

La inferioridad es un estado mental en el cual te declaras a ti mismo como una víctima. No permitas victimizarte.

Exprésate, ya sea a través del arte, la música, la escritura o la danza.

¡Encuentra algo que disfrutes! Todos nacemos con talentos y fortalezas. Puedes desarrollarte y sobresalir en lo tuyo. Además, añadir una variedad de intereses a tu vida no solo te dará más confianza, sino que aumentará tus posibilidades de conocer amigos compatibles.

Las personas que confían en sí mismos creen en sus habilidades, sienten que tienen control sobre sus vidas y creen que son capaces de hacer lo que planean y esperan.

Tener confianza en sí mismo no significa que se pueda hacer todo. Las personas que confían en sí mismas tienen expectativas realistas. Incluso cuando sus intereses no se cumplen, ellos continúan siendo positivos y aceptan su manera de ser.

¿Qué piensas? ¡Comparte tu experiencia nos ayudará! ¡Gracias!

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

MÉTODO DE SERENIDAD Y ELIMINAR ANGUSTIAS

serenidadSon muchas las técnicas de relajación y control de ansiedad.

Estrategias para superar la depresión.

Ejercicios para incrementar la autoestima y mejorar las habilidades sociales.

Estrategias de solución de problemas.

Ejercicios de meditación, métodos para hacer frente a las obsesiones, las fobias o ataques de pánico.

Pero no son mágicas ni curan los trastornos de ansiedad y depresión de la noche a la mañana.

No existe” Cure su ansiedad en una semana”, “Venza su depresión sin esfuerzo”, ya que todo eso es mentira, pues hay que trabajar duro y durante mucho tiempo para poder superar estos estados.

Hay técnicas que han demostrado su utilidad en el tratamiento de estos trastornos, pero que requieren de un compromiso firme por parte de la persona en ponerlas en práctica para que de este modo puedan resultar eficaces.

Hay que ser perseverante y no esperar obtener grandes resultados de forma inmediata, ya que esto es un trabajo que hay que realizar a medio y largo plazo, pero el esfuerzo merece la pena.

Hoy en día tenemos tantos problemas y asuntos que resolver.

Y a veces parece como si nadie se diera cuenta de todo lo que tenemos que resolver al mismo tiempo: trabajar, estudiar, encargarnos del hogar, ajustar nuestro presupuesto y seguir cumpliendo con nuestras responsabilidades.

Parece imposible que en medio de tantas preocupaciones y contratiempos, podamos conservar la serenidad para resolver todo sin caer en la desesperación ni afectar a los demás con nuestra impaciencia.

El valor de la serenidad nos hace mantener un estado de ánimo pacífico y tranquilo aún en las circunstancias más adversas.

Sin exaltarse o deprimirse, encontrando soluciones a través de una reflexión detenida y cuidadosa, sin engrandecer o minimizar los problemas.

Cuando las dificultades nos aquejan fácilmente podemos caer en la desesperación, sentirnos tristes, irritables, desganados y muchas veces en un callejón sin salida.

A simple vista el valor de la serenidad podría dejarse sólo para las personas que tienen pocos problemas, en realidad todos los tenemos, la diferencia radica en la manera de afrontarlos.

Debemos ser conscientes de algunas realidades, no podemos abandonar nuestras ocupaciones habituales y escaparnos a algún lugar lejano para meditar con tranquilidad; dejarnos arrastrar por la tristeza; trabajar con menos intensidad, o esperar a que alguien tome nuestro problema en sus manos y lo resuelva.

Toda dificultad se ve más difícil y más grave que las anteriores, aun más si se agrega a otras que ya tenemos.

Nos empeñamos en encontrar la solución casi de manera simultánea al surgimiento del problema, algunas veces se da, pero no siempre. Por lo general toda situación requiere un consejo o un análisis profundo y detenido.

En estado de tensión, por nuestra mente, pasamos y repasamos las mismas palabras, las mismas opciones y los mismos pensamientos sin llegar a nada y aumentando nuestra ansiedad, perdiendo tiempo, energía y buen humor.

La serenidad no se da con el simple deseo, si así fuera, no tendríamos tiempo de sentirnos intranquilos o desesperados.

Usualmente reaccionamos y actuamos por impulsos, privando a nuestra inteligencia de la oportunidad de conocer y dilucidar todas las aristas del problema.

Revisemos cuatro ideas básicas para generar serenidad en nuestro interior:

  • Evitar “encerrarse” en sí mismo.
  • Encontramos mejores soluciones cuando buscamos el apoyo y el consejo de aquellas personas que gozan de nuestra confianza,  porque sabemos de antemano que su opinión estará siempre de acuerdo a la razón, la verdad y la justicia.
  • Concentrarse en una labor o actividad: Parece contradictorio pensar en mantener la atención rodeados de tanta tensión y preocupación, pero es posible salir de ese estado encaminando nuestros esfuerzos a realizar nuestras labores con la mayor perfección posible. Lo que necesitamos es liberar nuestra mente, salir del círculo vicioso y estar en condiciones de analizar las cosas con calma. No existe mejor distracción que el propio trabajo y la actividad productiva.
  • Gozar de la alegría ajena: Normalmente las personas que nos rodean se percatan de nuestro estado de ánimo. Los hijos, el cónyuge, los compañeros de trabajo no tienen la culpa, tampoco son indolentes a nuestro sentir, simplemente intentan hacernos pasar un momento agradable, no debemos alejarnos, ni rechazar estas pequeñas luces que iluminan nuestro día. Escucha las anécdotas, sonríe, ayuda a tus hijos a hacer la tarea… ¡Aprovéchalos!
  • Cuidarnos físicamente: Parece elemental y obvia esta observación, pero hay personas que se sienten afectadas de tal modo que dejan de comer y dormir por sus preocupaciones. Todos sabemos que las personas se vuelven más irritables ante la falta de alimento y descanso, por lo tanto, este descuido merma nuestra capacidad de análisis y decisión.

Seguramente todos hemos tenido la experiencia de “distraernos del problema” sin darnos cuenta; cuando volvemos a ser conscientes del mismo, nos sentimos liberados de la ansiedad y el pesimismo, es entonces cuando podemos pensar y decidir.

La serenidad hace a la persona más dueña de sus emociones, adquiriendo fortaleza no sólo para dominarse, sino para soportar y afrontar la adversidad sin afectar el trato y las relaciones con sus semejantes.

La mayoría de los tratamientos psicológicos que se emplean hoy día, suelen ser ineficaces porque tienden a ser incompletos, es decir, sólo se ocupan de restablecer aquella área o áreas que la persona suele manifestar como problemática o deteriorada, pero perdiendo de vista la totalidad de la persona donde todas las áreas y componentes de su personalidad están interrelacionados y conectados entre sí, por lo que si hay problemas o alteraciones en una sola de estas áreas, esto se manifestará en un comportamiento problemático a nivel general.

De hecho, la mayoría de los tratamientos psicológicos tratan de curar los síntomas, pero no analizan las causas subyacentes que originan dichos síntomas.

Es decir, a una persona que sufre de ansiedad, simplemente se le enseña una técnica de relajación y punto, pero esta herramienta es insuficiente ya que a medio plazo, la persona volverá a recaer en su ansiedad, puesto que no se trabajó sobre la totalidad de la persona y sobre las diversas áreas que podrían estar ocasionando y desencadenando dicha ansiedad.

Esta ansiedad pudo ser causada por una falta de autoestima, por un déficit en habilidades sociales, por un déficit en la capacidad para solucionar y afrontar problemas, por una falta de control mental, por una incapacidad para aceptar determinados sentimientos, emociones y/o pensamientos, etc., por lo que si no se trabajan todos estos aspectos de forma conjunta, el déficit psicológico seguirá manifestándose en la persona de una u otra manera y la ansiedad seguirá dañando y desestructurando su vida.

Todos los aspectos de la personalidad que influyen de manera interrelacionada y reciproca para que la persona pueda tener un óptimo y adecuado desarrollo personal, tanto a nivel psicológico y emocional, como en lo que respecta a su calidad de vida y a su satisfacción personal en todos los ámbitos de su existencia.

Es evidente, que si todas las áreas que conforman la personalidad están bien desarrolladas y afianzadas, la persona se encontrará bien, se sentirá plena y su desarrollo personal será óptimo y satisfactorio.

Por otro lado, la simple carencia en un área determinada, contaminará e influirá sobre las demás, haciendo que dicha persona se encuentre mal y que su desarrollo personal se encuentre obstaculizado, manifestándose en toda una serie de problemas psicológicos o emocionales.

Es importante llevar a cabo un proceso de reconstrucción personal en el que decidamos hallar la salida al dolor y sufrimiento que hay en nuestra vida.

Y que cada día que pasa seamos más conscientes de que si no cambiamos nuestra actitud, la forma de pensar, de sentir y de actuar, todo se agravará, ya que nuestro cuerpo no podrá seguir aguantando durante mucho más tiempo el estado de tensión y nerviosismo.

No se puede recuperar el equilibrio perdido recurriendo solamente a fármacos, ya que para poder recuperar nuestro equilibrio personal, hay que hacer un profundo trabajo de reconstrucción individual que nos permita restablecer la energía pérdida, recuperar el entusiasmo por la vida y conseguir desprendernos del estado de angustia y desilusión tan común en nuestros días.

Los fármacos pueden proporcionarnos alivio a corto plazo, no producen en la persona el cambio interno necesario para que ésta recupere el control de su vida, y con ello el control de sus pensamientos, sentimientos y emociones.

Es importante utilizar tu mente y ayudarte a cambiar tu forma de afrontar los problemas.

Que aprendas a romper la relación negativa que tienes establecida entre tu mente y tu cuerpo, bien aprendiendo a relajar tu mente, aprendiendo a relajar tu cuerpo, o relajando ambos de manera simultánea.

Con este aprendizaje, conseguirás que los pensamientos negativos y la tensión física que éstos producen, no puedan producirte emociones dolorosas, provocando con ello una mejora en tu vida a nivel físico y emocional.

Sólo necesitas creer que el cambio es posible y que está al alcance de tus manos, más cerca de lo que te puedas imaginar, ya que la fuerza para el cambio está dentro de ti, se encuentra en tu interior y puedes acceder a todo el potencial que guardas dentro de ti.

Hazlo ahora, no esperes más. No lo dejes para mañana, porque el mañana es solamente una ilusión. La única transformación posible debe ser realizada ahora. ¿Por qué esperar más? ¿No te gustaría poder empezar a disfrutar de tu vida plenamente de una vez por todas?

Pues adelante, hazlo ahora, deja tu mente abierta, libérate de todas tus preocupaciones y haz tuyas las ideas que se mencionan y exponen. Una vez que las hayas hecho tuyas, ponlas en práctica y convéncete a ti mismo de que el cambio es posible mediante la acción.

Avanza lentamente pero de forma segura, es mejor dar pequeños pasos que intentar correr demasiado deprisa.

¿Qué paso darás?

LA CONFIANZA

images (7)La confianza es la seguridad que tenemos hacia una persona  o hacia una situación.

Para mi va creciendo o debilitándose  según las experiencias vividas.

No creo que pase como muchas veces se ha dicho con otros temas, que como soy yo es lo que veo en los demás.

La confianza para mi comienza desde bebes.

Va muy unida al miedo, el bebé confía que su madre lo alimentará pero llora por miedo a que no sea así.

Según sus experiencias también será como confiará en sus padres al tener que quedarse sólo por primera vez en la escuela.

Confiará en los demás según lo aprendido en su hogar.

Padres con mucho miedo, muy protectores le enseñarán que no todos somos iguales.

También vamos a confiar en los demás por lo que vemos y escuchamos.

Familias que mienten no se dan cuenta que están enseñando a que se dice lo que no es cierto.

Vamos creciendo y del círculo pequeño familiar lo ampliamos al social (escuela, barrio, clubes).

Allí aprendemos que no siempre lo que se dice se cumple.

Prestamos que se convierten en pérdidas.

Promesas que no se cumplen.

Comentarios que son mentiras.

A eso se le va sumando los resultados que vamos obteniendo en lo que hacemos.

Si los resultados son positivos vamos aumentando nuestra confianza a nosotros mismos.

Si los resultados son negativos vamos a perder la confianza en que nosotros podemos.

Confianza que a veces se pierde según lo que dicen los demás.

Y si los demás hablan maravillas de nosotros vamos aumentando esa confianza.

Sin darnos cuenta le empezamos a dar el poder a los demás.

Nos olvidamos que el poder lo tenemos nosotros.

Que el equivocarnos no tiene que bajarnos la confianza en nosotros.

Que tiene que ser el impulso para intentarlo otra vez con más recursos, comprendiendo que me falto o cual fue el error.

Descubriendo mis virtudes, mis fortalezas y mejorando mis debilidades y defectos.

Es importante que comencemos en confiar en nosotros mismos.

Que seamos quien nos ame más en la vida.

Que aprendamos a jugar a nuestro favor y no en contra.

Que sepamos que siempre hacemos lo mejor que podemos.

Que ponemos toda nuestra energía para hacer lo mejor.

Que los demás hacen lo que pueden.

Que no somos todos iguales.

El mayor error que podemos cometer es cerrar las puertas de nuestro corazón.

Que por una mala experiencia creamos que todos son iguales.

Que todos quieren hacerte daño.

Es importante abrir tu corazón, quizás si eres de los que se tiran a la pileta, lo único que debes hacer es mirar a que haya agua en ella antes.

Siempre tu corazón debe estar abierto lo único que debes esperar es el momento correcto sin apuros ni resistencias.

Podrás encontrar a personas en las que puedes confiar con los ojos cerrados, con otras dependerá de la situación que este pasando.

Pero siempre debes ser objetiva porque quizás te fallaron, no respondieron como tú lo hubieses hecho pero por la sencilla razón que no eres tú.

Aprende a confiar y que el ser desconfiado no te paralice y te esté quitando posibilidades.

¿Qué te parece? ¡Me cuentas!

UNA NUEVA CONCIENCIA

UNA NUEVA CONCIENCIA1En el planeta había comenzado desde la antigüedad a surgir una nueva dimensión de conciencia, un primer asomo de florescencia.

Maestros les hablaron a sus contemporáneos.

Les hablaron del pecado, el sufrimiento o el desvarío.

Les dijeron que examinen la manera que estaban viviendo. Lo que hacían y el sufrimiento que creaban.

De las posibilidad de despertar de la pesadilla colectiva de la existencia humana “normal“   y les mostraron el camino.

En las enseñanzas del hinduismo (y también en ocasiones del budismo), esa transformación se conoce como iluminación.

En las enseñanzas de Jesús, es la salvación.

En el budismo es el final del sufrimiento.

Otros términos empleados para describir esta transformación son los de liberación y despertar.

El logro más grande de la humanidad no está en sus obras de arte, ciencia o tecnología, sino en reconocer su propia disfunción.

Algunos individuos del pasado remoto tuvieron ese reconocimiento.

Gautama Siddharta, quien vivió en India hace 2.600 años, fue quizás el primero en verlo con toda claridad. Más adelante se le confirió el título de Buda que significa “el iluminado”.

Por la misma época vivió en China otro de los maestros iluminados de la humanidad. Su nombre era Lao Tsé. Dejó el legado de sus enseñanzas en el Tao Te Ching, uno de los libros espirituales más profundos que haya sido escrito.

El mundo no estaba listo para ellos y, aún así, constituyeron un elemento fundamental y necesario del despertar de la humanidad.

Era inevitable que la mayoría de sus contemporáneos y las generaciones posteriores no los comprendieran.

Aunque sus enseñanzas eran a la vez sencillas y poderosas, terminaron distorsionadas y malinterpretadas incluso en el momento de ser registradas por sus discípulos.

Con el correr de los siglos se añadieron muchas cosas que no tenían nada que ver con las enseñanzas originales sino que reflejaban un error fundamental de interpretación.

Algunos de esos maestros fueron objeto de burlas, sarcasmos y hasta del martirio. Otros fueron endiosados.

Las enseñanzas que señalaban un camino que estaba más allá de la disfunción de la mente humana, el camino para desprenderse de la locura colectiva, se distorsionaron hasta convertirse ellas mismas en parte de esa locura.

Fue así como las religiones se convirtieron en un factor de división en lugar de unión.

En lugar de poner fin a la violencia y el odio a través de la realización de la unidad fundamental de todas las formas de vida, desataron más odio y violencia, más divisiones entre las personas y también al interior de ellas mismas.

Se convirtieron en ideologías y credos con los cuales se pudieran identificar las personas y que pudieran usar para amplificar su falsa sensación de ser.

A través de ellos podían “tener la razón” y juzgar “equivocados” a los demás y así definir su identidad por oposición a sus enemigos, esos “otros”, los “no creyentes”, cuya muerte no pocas veces consideraron justificada.

El hombre hizo a “Dios” a su imagen y semejanza. Lo eterno y lo infinito, se redujo a un ídolo mental al cual había que venerar y en el cual había que creer como “mi dios” o “nuestro dios”.

La Verdad, continúa brillando en el fondo, pero su resplandor se proyecta tenuemente a través de todas esas capas de distorsiones e interpretaciones erradas.

 Es poco probable que podamos percibirlo a menos de que hayamos podido aunque sea vislumbrar esa Verdad en nuestro interior.

¿Tú la descubriste en tu interior?¿En qué momento?

AFIRMACIONES

AFIRMACIONESComienza el año y que mejor que pensar que queremos atraer a nuestra vida.

Pensar en positivo, afirmando que lo lograremos.

Nuestra mente tiene que repetir aquello que queremos.

Repetir pero no como una grabadora o un loro.

Lo que repetimos tiene que ir unido a un verdadero sentimiento que viene de nuestro interior.

Miremos todos los aspectos de nuestras vidas.

Escribamos afirmaciones las cuales podemos colocarlas en lugares visibles.

Afirmaciones que estén escritas en positivo nunca debe ir escrito un no.

La mente no sabe de no y muchas veces sin darnos cuenta las formulamos así.

Cuantas veces vemos carteles que dicen no a la guerra, no al hambre y tantos carteles que sin darse cuenta promueven y atraen más de lo mismo.

Son pocos los carteles que escriben lo que debe hacerse, es más común los carteles de prohibido.

Aprendamos a visualizar lo que queremos.

Si vemos un cartel de prohibido fumar, visualizamos el cigarrillo.

Mensajes esperanzadores.

Afirmaciones en presente.

Si yo digo lograré trabajar en lo que me gusta, es mañana no es hoy, tardará en llegar. En cambió si digo TRABAJO EN LO QUE ME GUSTA, DISFRUTO TRABAJANDO, es hoy.

Si podemos cuanto más detalles mejor. Tenemos que sentirlo cercano. Si yo digo SOY MILLONARIO mi mente no lo creerá, hará el efecto contrario, repetirá de la boca para fuera eso e interiormente sentirá que nunca logrará salir de dónde está.

En cambio al decir LOGRO GANAR DINERO CADA DÍA MÁS mi mente irá visualizando cada vez más dinero.

Viviré cada día más cómoda con el dinero pudiendo pagar y viviendo cada día más holgados.

Sin sentir que el dinero es escaso y dejando viejos paradigmas que la abundancia es para algunos.

Pero sabemos que el dinero es importante pero no lo es todo, es importante los afectos, por ello debemos realizar afirmaciones con ello.

Afirmaciones con el  amor, AMO CADA DÍA MÁS, MI VIDA ES AMOR, allí cada uno deberá saber que provoca esa falta de amor, como siempre decimos es necesario conocerse.

Si no logró una pareja estable porque siempre quiero hacer lo que yo quiero. La afirmación será DIALOGO CON MI PAREJA PARA LOGRAR ACUERDOS EN COMÚN.   SOY COMPRENSIVO. ESCUCHO LO QUE ME DICEN.

También es importante la salud, para ello escucharé a mi cuerpo, exigiéndole lo debido, no más de lo que puede, descansando como corresponde. Sin querer trabajar las 24 horas o 20 para lograr más rápidamente porque a la larga si enfermamos a nuestro cuerpo perderemos más horas obligadamente.

No gastando nuestro tiempo quejándonos de lo que nos duele, para que más mentes se ocupen de confirmar mi enfermedad o mi dolor.

Mirar lo que nuestro cuerpo tiene bien y contagiar a todo el cuerpo de esa armonía y bienestar.

Y por último amarnos a nosotros mismos. Mimarnos darnos cariño con esas cosas que sabemos que nos gustan y dejamos postergadas. Quizás esperando que otros nos las den.

En este 2014 NOS MERECEMOS LO MEJOR.SOMOS SERES ESPECIALES. SERES DE AMOR QUE RECIBIMOS AMOR, NADIE NOS PUEDE DAÑAR, SOMOS UNO CON DIOS.

¿Qué esperas para este 2014?  ¿Me cuentas?

 

SUPERACIÓN PERSONAL

thCAJ46QW2Durante todo el tiempo compartido fuimos superándonos.

Fue una superación personal.

En la que juntos fuimos buscando estar cada vez mejor.

Fue una superación de cada uno, en donde íbamos viendo como mejorábamos.

El parámetro fuimos nosotros mismos.

Nunca nos comparamos, ni quisimos ser mejor que el otro.

Estuvimos muy ocupados con todo lo que debíamos cambiar.

Así fuimos conociéndonos con nuestras fortalezas y debilidades.

Conociéndonos interiormente.

Conectándonos con esa energía superior.

Buscando esa paz necesaria.

El equilibrio en nuestras vidas.

Descubriendo el potencial que llevamos dentro.

Liberándonos de esas cargas.

Esas cargas que sin darnos cuenta llevamos a veces desde la niñez.

Nos liberamos de los miedos.

Descubrimos que sí podemos, que no está mal equivocarse.

Que el equivocarse demuestra que supere miedos y lo intente.

Que puedo hacerlo muchas veces, es cuestión de mirar por que no encuentro los resultados que espero.

Aprendimos que es importante tener claro lo que quiero y en donde estoy.

Aprendimos a compartir, amar incondicionalmente.

Saber comprender al otro.

Escuchar.

Tomar ejemplo del que esta un escalón arriba.

De la importancia de salir de nuestra zona de confort.

Que a veces el estar un poco incómodos es debido a que estoy avanzando y aprendiendo algo nuevo.

Que todos tenemos algo bueno y algo malo, que cuando más juzgamos es por algo que tenemos en nosotros y no lo queremos ver.

Dejamos viejos paradigmas, para atraer abundancia.

Aprendimos que el dinero no es malo, que todo depende del uso que se le dé.

Conciliamos esa parte espiritual con la material para lograr el justo equilibrio.

Cambiamos hábitos, actitudes, descubrimos el poder que tenemos nosotros.

Que nadie puede manejar nuestras vidas, mientras nosotros no aceptemos que tienen razón en lo que dicen.

Compartimos las experiencias de famosos, gente exitosa que al principio nadie lo apoyo.

Que los deseos o sueños pueden ser realidad, que depende que hacemos nosotros para que nos acerquemos a ellos.

Nos liberamos de esas creencias limitantes, que nos decían que no éramos buenos.

Que no lo íbamos a lograr.

Que no nacimos para eso.

Aprendimos que con perseverancia, todos logramos lo que queremos.

Siempre y cuando, no bajemos los brazos antes o abandonemos.

Tantos temas fuimos compartiendo que nos enriquecieron y hace la diferencia.

Así es, de eso se trata de tomar acción de llevarlo a la práctica.

Nadie puede lograr una superación personal si los temas tratados,  compartidos o libros leídos, videos, quedan solo allí.

Si yo hablo del amor y no amo, de que sirve.

Si yo me creo muy religiosa, vivo orando y cuando alguien me necesita le cierro la puerta porque estoy en oración, eso es de la boca para afuera.

No estoy logrando un cambio, tendré que ir a mejorar por dentro.

Los cambios se notan en nuestras acciones, puedo ser un gran orador, hablar bonito y hacer todo lo contrario de lo que digo.

¿Y Tú? ¿Qué haces por tu superación personal?

¿Formas parte de esta realidad o todavía nunca te animaste a participar los lunes?

COMO CONCILIAR LA VIDA MATERIAL Y LA ESPIRITUAL

ser puenteA diferencia podemos conectarnos con nuestro poder personal y nuestro corazón y después conectamos con el dinero.

Para hacer bueno uso de el. El dinero ya no será para sentirnos poderosos ante los demás, sino será el recurso para desarrollar nuestra misión y los aprendizajes que nos corresponden en nuestro presente. No hemos estamos dejando el mundo material, lo estamos transformando

El espíritu del ser humano no conoce límites, fronteras o barreras.

Por lo tanto, el cuerpo que lo aprisiona se podría considerar su cárcel.

Un lugar que lo contiene y lo mantiene limitado, sin poder expresar la fuerza y el poder que son su esencia

El hombre debe ser considerado en toda su integridad como un ser compuesto de espíritu y materia.

El espíritu es la causa eficiente y la materia es el instrumento.

El espíritu obra en la materia, si no existiera la base material no surgiría el espíritu que es la fuente creadora de destrezas, habilidades y pensamientos.

El ser espíritu y materia que somos todos y cada uno, nos lleva a la responsabilidad de la libertad de escoger voluntariamente, de acuerdo a uso y abuso de nuestra libertad.

No se puede decir que el hombre es un ser espiritual sin ser un ser material ya que evidencia ambas características en su actuar y en su modo de vivir.

Al desprenderse de estos es que trasciende a un nivel más allá del entendible donde hay cosas más importantes que los objetos materiales.

Vivimos en un mundo 100% material, donde parece que el dinero es lo más importante.

Nos invaden con mucha publicidad para tener cada vez más.

A veces sin propósito, sin amor y con un mal uso de la energía.

A diferencia podemos conectarnos con nuestro poder personal y nuestro corazón y después conectamos con el dinero.

Para hacer bueno uso de el. El dinero ya no será para sentirnos poderosos ante los demás, sino será el recurso para desarrollar nuestra misión y los aprendizajes que nos corresponden en nuestro presente.

No estamos dejando el mundo material, lo estamos transformando.

El ingresar a nivel mayor en cuanto al dinero, la prosperidad y la abundancia, implica avanzar nosotros mismos, a un nivel de consciencia mayor.

Implica manejarnos en dos polaridades al mismo tiempo: El mundo espiritual y el mundo material, integrándolos perfectamente a nuestra vida.

Sin divisiones, ni uno fuera del otro, pues finalmente, somos materia y espíritu.

Una persona que solo se maneja en lo terrenal, puede hacer dinero, pero es posible que haga un mal uso de el, pues estará faltando corazón, alma, propósito y amor en sus creaciones.

Tendrá dinero, pero no necesariamente se sentirá feliz ni satisfecho con sus creaciones, puede experimentar abundancia en lo material, al mismo tiempo que se siente carente de afectos o de tiempo. 

Vivir en abundancia, implica experimentar dicha abundancia en todas las áreas, no solo en lo económico.

Por el contrario, una persona que se maneja solo a nivel espiritual, pensando que lo terrenal “no es importante” entonces podrá manifestarse con mucho amor y propósito, pero tendrá problemas en sus asuntos económicos.

Poniendo en riesgo incluso su supervivencia; la carencia de esta energía provocaría que muchas de sus buenas intenciones, queden sin materializarse, por no tener los recursos económicos para desarrollarlas y mucha de su misión quedará coartada e inconclusa.

Mientras vivamos en un mundo material, requeriremos aprender a manejarnos a través de esta realidad.

Estamos aquí para lograr un equilibrio entre lo espiritual y lo material, lo tangible y lo intangible.

Estamos aquí para traer el cielo a la tierra y nosotros, como seres humanos, somos EL CANAL, el puente entre un plano y otro… atrévete a ser canal consciente de la abundancia, ¿Te animarás ahora? ¿Qué harás?

EL ESPIRITU SANTO EN NUESTRAS VIDAS

espiritu santo miercolesEl Espíritu Santo es una fuerza o cualidad divina al modo de la sabiduría, la belleza, el amor o la bondad.

Siendo el Poder o Fuerza Activa de Dios.

Sobre la procedencia del Espíritu Santo, existen ciertos acuerdos entre las diferentes confesiones cristianas. A excepción de la interpretación triteísta

La interpretación triteísta, asume al Espíritu Santo como un ser eterno e independiente de Dios.

Las otras tres interpretaciones consideran que procede de Dios, aunque se diferencian en la forma.

En el modalismo, procede como fuerza, en el arrianismo como criatura y en el trinitarismo como persona.

El trinitarismo aborda, además, una cuestión adicional, distingue entre la procedencia del Padre y la procedencia del Hijo.

En la forma Oriental se dice: el Espíritu Santo «procede del Padre».

La Iglesia Occidental confiesa una doble procesión del Espíritu Santo: «del Padre y del Hijo».

En lo referente a las cualidades del Espíritu Santo, se asume que es portador de dones sobrenaturales que pueden transmitirse al hombre por su mediación.

La enumeración de los dones puede variar de unos autores a otros pero existe un amplio consenso en cuanto a su excelencia y grandeza.

El Libro de Sabiduría caracteriza a este Espíritu en los siguientes términos:

Espíritu inteligente, santo, único y múltiple, sutil, ágil, penetrante, inmaculado, claro, inofensivo, agudo, libre, bienhechor, estable, seguro, tranquilo, todopoderoso, omnisciente, que penetra en todos los espíritus inteligentes puros sutiles.

Isaías enumera los «dones del Espíritu Santo»:

Espíritu de sabiduría, inteligencia, consejo, fuerza, ciencia, piedad, temor de Dios.

Estos dones se completan con «El fruto del Espíritu» que aparecen en la Epístola a los gálatas: «Mas el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, tolerancia [paciencia], benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.»

Se dice que la cercanía del Espíritu Santo induce en el alma estos hábitos beneficiosos que se conocen como El Fruto del Espíritu Santo.

Para los cristianos hay dones que Dios da por el Espíritu Santo.

A unos Dios les da por el mismo Espíritu palabra de sabiduría; a otros, palabra de ciencia; a otros fe, dones para sanar enfermos, el hacer milagros; a otros, profecía, el discernir espíritus; a otros, el hablar en diversas lenguas; y a otros, el interpretar lenguas.

Para el judaísmo se trata de una cualidad de Dios, no de un ser autónomo pero para la teología cristiana estas son las primeras intervenciones del Espíritu Santo en la historia bíblica.

En el relato de la creación del mundo en el Génesis dice que «el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas». Según los teólogos cristianos esta frase expresa la idea de una actividad divina actuando sobre el caos posterior a la «separación de los cielos y la tierra» y alude al poder creador y formador del Espíritu Santo.

Sin embargo, la palabra hebrea traducida por “espíritu” puede significar también “viento”, “soplo” o “aliento” por lo que otros autores han traducido este pasaje como «un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas» o incluso «un fuerte viento iba y venía sobre las aguas».

Este relato culmina con la creación de Adán. Dios modela su cuerpo del barro y sopla en su rostro el «aliento de la vida» Este «aliento de vida» se refiere a la cualidad animadora del Espíritu.

En el libro de Job éste afirma que «El espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida».Por ello el Credo cristiano dice del Espíritu Santo que es «señor y dador de vida»

¿En tu vida que frutos o dones ha dado? ¿Cuál quieres que te dé?

 

COMO MEJORAR EL SER ESPIRITUAL

ser espiritual1EL espíritu es la parte más profunda del alma del hombre.

A través de la cual podemos ponernos en contacto con Dios.

Fuera del contexto religioso (aunque pueda aplicarse también en él), en sentido figurado, “el espíritu” se refiere al concepto de que todos los “espíritus” formamos parte de una unidad mayor.

Aunque funcionemos como una identidad separada, tenemos una conciencia común, como por ejemplo el espíritu nacional, el espíritu de equipo, etc.

El espíritu es la “sustancia” de los seres humanos, la parte de nosotros mismos que nos hace iguales, hermanos.

Algunos factores como la raza o el contexto de vida son los que nos diferencian.

El concepto de espíritu ha sido desprestigiado por las contradicciones a las que lleva, ya que es definido como una realidad radicalmente no material.

Según la doctrina Cristiana los dones del espíritu santo se clasificarían en 7 aspectos basados en la Sabiduría, el  Entendimiento, el Consejo, la Fortaleza, la Ciencia, la Piedad, y por último encontramos el Don de temor de Dios.

El Don de Sabiduría, permitiría apreciar lo que vemos, lo que presentimos de la obra divina.

El Don de Entendimiento, es el que nos lleva al camino de la contemplación, camino para acercarse a la divinidad.

El Don de Consejo, consistiría en saber decidir con acierto, aconsejar a los otros fácilmente y en el momento necesario conforme a la voluntad divina.

El Don de Fortaleza, es el don que concede al fiel, ayuda en la perseverancia, como una fuerza sobrenatural.

El Don de Ciencia, Es el don que permitiría acceder al conocimiento. Es la luz invocada por el cristiano para sostener la fe del bautismo.

El Don de Piedad, el corazón del cristiano no debe ser ni frío ni indiferente. El calor en la fe y el cumplimiento del bien es el don de la piedad, que el Espíritu Santo derrama en las almas.

El Don de Temor de Dios, sería el don que salva a los creyentes del orgullo, suponiendo que lo deben todo a la misericordia divina.

La verdadera espiritualidad es completamente distinta de toda la canalización de poderes ocultos y sobrenaturales que es tan popular hoy; incluso es diferente de la religión.

La verdadera espiritualidad tiene que ver con la consciencia y el comportamiento.

Es tener un buen reconocimiento de nuestra identidad espiritual eterna y del tipo de valores que necesitamos para vivir.

Tener claridad sobre nuestro propio valor innato, y cómo puede este reflejarse en la vida diaria.

Al ser espiritual somos sencillos, obtenemos éxito al aplicar un sentido elevado de nosotros mismos por la forma que llevamos nuestras vidas.

El verdadero propósito de la espiritualidad es hacernos más efectivos, ayudándonos a mejorar nuestros actos.

La espiritualidad y la acción trabajan juntas. La espiritualidad da un sentido a nuestras acciones, y las acciones le dan un propósito a nuestra espiritualidad.

Tal papel vital que la espiritualidad desempeña en nuestra vida diaria requiere un esfuerzo para comenzar el proceso.

La búsqueda es un primer paso. Descubrir lo que es verdad, lo real e inmortal. Después de la búsqueda, el cual es comenzar a basar todo lo nuestro: pensamientos, palabras, acciones, relaciones, etc., en lo que hallamos ;en lo que estamos conociendo. Es allí donde el esfuerzo comienza.

Por ejemplo pensar positivamente. Llegar a comprender el poder del pensamiento; que clase de pensamientos son buenos para nosotros y cuales no. Un pensamiento positivo tiene paciencia, amor, o cualquier virtud inherente a él. Es esta virtud la que lo hace un pensamiento positivo. Sin embargo, es solo cuando esa virtud se expresa en nuestra actitud, discurso o comportamiento que la espiritualidad en la acción comienza.

La espiritualidad en la acción significa utilizar nuestro entendimiento espiritual en la vida diaria.

Toma esfuerzo. Hay muchos que creen que no deberíamos  llevar vidas de esfuerzo, que la vida es para vivirse. Ellos desean mantener las cosas fáciles y usar todo a su alrededor para mantenerse felices. Sin embargo ¿es esto real?, La realidad es un cuadro muy diferente.

Necesitamos estar creando y trayendo a la vida. Esto es algo que las personas necesitan comprender: que además de ser vivida solamente, la vida es también algo para hacer, para crear. No estoy diciendo que disfrutar la vida este mal, pero disfrutarla y estar a cargo de ella también; aprender a moldearla y dirigirla, nos permite sacarle más provecho.

 Para esto necesitamos una clara comprensión de nuestros recursos internos, de cómo las energías del pensamiento y los sentimientos se forman y cual es la fuente de esas energías.

Aquí es donde una educación espiritual puede ser de mucha ayuda, lo que nos va a permitir entender las necesidades esenciales de nuestro ser interno y satisfacerlas. 

SUBCONSCIENTE

SUBCONSCIENTE 2El término subconsciente antiguamente era utilizado en psicología y en psicoanálisis para referirse a lo inconsciente. A lo que está por debajo del umbral de la conciencia, que resulta difícilmente alcanzable por estar inaccesible. Actualmente su uso está más difundido en el lenguaje coloquial, sin ser parte exclusiva del léxico psicoanalítico o psicológico.

Si lo comparamos el significado en el uso coloquial del término, que actualmente utilizamos, con las categorías psicoanalíticas de Sigmund Freud, su equivalencia se daría con el preconsciente, que fue uno de los elementos fundamentales de la primera tópica del aparato psíquico.

En donde se encuentra el  consciente, preconsciente y el inconsciente.

El sistema preconsciente es el mediador entre el inconsciente y la conciencia.

Percibe los pensamientos y vivencias que en un momento dado no son conscientes, pero que pueden convertirse en tales.

Es importante saber que cualquier información que llegue a nuestro sistema perceptivo, aunque luego sea reprimido, dejará de estar en el campo de la conciencia para pasar al preconsciente, y por lo tanto pueden convertirse en conscientes.

Tiene el paso libre hacia la consciencia, en cuanto que no han sido rechazados o expulsados de ella por la represión.

Almacena información a la memoria, que no afecta la personalidad del individuo.

El preconsciente es lógico, tiene razón; utiliza palabras y lenguaje. Pero no tiene representación mental, no es capaz de pensar en un futuro inmediato para resolver algún problema.

La función del aparato psíquico consiste en mantener a un nivel lo más bajo posible la energía interna de un organismo.

Su diferenciación en subestructuras, ayuda a concebir las transformaciones de la energía (elaboración psíquica).

Es decir que, el aparato psíquico funciona como regulador entre la energía interna y las energías externas del ambiente.

Nuestra  mente subconsciente tiene las respuestas para todos los problemas.

Si sugerimos a nuestro subconsciente antes de irnos a dormir: “Yo quiero despertarme a las 6 de la mañana ” , despertaremos a esa hora exactamente. Esto me paso muchas veces.

Tenemos que tener la habilidad para entrar en contacto con los poderes de nuestra mente subconsciente, liberándolos.

Lo podremos hacer, con fe, con tenacidad, convencido de nuestros firmes propósitos.

La mente subconsciente es el arquitecto de nuestro cuerpo y puede curarlo.

Mantengamos las ideas de salud perfecta y trasmitamos al subconsciente antes de acostarnos.

Demos las órdenes justas y razonables como a un sirviente y seremos obedecido.

Somos como el capitán del buque, dando órdenes correctas (pensamientos e imágenes) a nuestra mente subconsciente que controla y gobierna todas nuestras decisiones y actos.

Nunca usemos los términos “yo no puedo hacerlo”, “no puedo comprarlo”.

Nuestra mente subconsciente lo acatará literalmente y nos impedirá realizar lo.

Debemos decir: “Puedo hacer todas las cosas a través del poder de mi mente subconsciente”, los resultados no se harán esperar.

Creamos en el poder de la mente subconsciente para curar, inspirar, fortalecer y prosperar.

 A medida que aumentemos nuestra fe, los resultados aumentarán también.

¿Quién tiene el poder Tú o los demás?