POESÍAS DE AMOR

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (35)El amor es una fuente inagotable de inspiración.

Es un sentimiento que va nutriendo para imaginar, recrear y dar sentido a muchas composiciones.

Así, se han escrito hechos de amor y desamor en textos y páginas literarias a lo largo de la historia, los han ido interpretando en secuencias y pasajes.

Inspirados en el amor que tienen o desean.

Alimentándose de lo más sublime que hay y que lo reflejan las letras, siempre armoniosas, entre la realidad y el misterio.

El mismo misterio que encierra un encuentro de dos almas que se intuían apenas en su propio universo, sin sospechar que estaban llamadas a protagonizar la concreción de un compromiso que tuvieron el valor de no eludir. 

Una fuerte fuente de sentimientos donde se escribe tanto para dejar huellas en este mundo para expresar lo que se siente.

Porque algunas cosas como la tristeza, el sufrimiento o el amor son tan fuertes que no puede contenérselos dentro de nuestro cuerpo y es enriquecedor transmitirlos aunque sea a una servilleta del café.

Cuando alguien nos gusta, se escribe para declararle el amor, que estamos loca por él, pero que, sin embargo, luego no somos capaces de decírselo directamente.

La poesía es como un refugio, un medio de comunicación, es la manera de decirle al mundo cuanto lo queremos.

Es un motor el amor, aunque hay algunos que escriben demasiados poemas tristes y hasta terriblemente solitarios, expresan lo deprimidos que están, allí liberan sus emociones.

La inspiración por escribir está vinculada a un estímulo espontáneo, que surge de nuestro interior.

La inspiración no aparece por esfuerzo o voluntad; por lo tanto, se diferencia del trabajo o del entrenamiento.

Por eso es importante fomentar la creatividad desde niños, para no desperdiciar quizás muchas mentes potencialmente brillantes.

Un ambiente apropiado, una disposición de multitud de herramientas, el planteamiento de problemas y las alternativas originales para la resolución de éstos, un continuo intercambio de ideas para aumentar el flujo de información y el fomento de una curiosidad activa por el medio, factores a tener en cuenta a la hora de estimular la habilidad de ser creativo.

Una habilidad que no debe ser subestimada, pues es fundamental para un satisfactorio desarrollo personal, una herramienta básica para lograr el éxito profesional, social e incluso familiar.

Más allá de lo espontáneo de la inspiración, podemos contribuir a que ésta aparezca.

Cada persona tiene sus rituales o costumbres que lleva a cabo con el deseo de hacer surgir a la inspiración.

Preparar un espacio en la casa, escuchar música, aromatizar el ambiente, visitar un determinado lugar o viajar, son algunas de las conductas habituales para fomentar la inspiración.

Se escriben piropos y cosas lindas para llamar la atención y conquistar a una persona que te gusta.

Para quien se quiere y aun no lo sabe, para quien no se puede tener o para quien no se puede olvidar.

Para declarar y confesar un amor prohibido o para quien solo es una ilusión.

Algunos quieren expresar sus sentimientos por primera vez, otros como una estrategia de conquista.

Para pedir perdón, para renovar la emoción y el entusiasmo romántico.

Si queremos escribir tenemos que tener nuestro objetivo, deberemos ordenar nuestras ideas y pensar sobre ellas, de manera tal que consigan expresarlo, lo mejor posible.

Si lo que escribimos no va a ser original, prestemos mucha atención.

Una cosa es inspirarse, tomar una frase bonita, citar un poema romántico, pero otra es hacer propias las palabras ajenas. Nadie como uno mismo para expresar lo que siente.

Pensemos en la persona amada suele ser muy inspirador. Imaginemos que tipo de sentimientos despertará en ella.

Evitemos aburrir. La brevedad hace lo que uno escribe más impactante y contundente.

No hagamos promesas que no surjan de nuestro corazón por la simple excusa de la conquista.

Si somos correspondidos que nos amen por lo bueno que hay en nosotros. No busquemos dar lástima auto compadeciéndonos o lamentándonos innecesariamente.

El amor debe hacernos una persona feliz de estar enamorada. Tampoco esperemos ni mucho menos exijamos ser correspondidos. Tratemos de ser abiertos y generosos.

Seamos dulces, pero no empalaguemos.

El exceso de recursos retóricos no hace necesariamente más amorosos a los sentimientos. La belleza es simple.

Cuando uno esta enamorado quiere escribir las mejores dedicatorias de amor pero muchas veces no sabemos como hacerlo y ahí recurrimos a la ayuda de Internet, libros o amigos que sepan escribir mensajes de amor, pero lo mejor es buscar frases con la que uno se sienta identificado, que exprese lo que uno siente en pocas palabras mas que nada.

Si es para conquistar a alguien que sabemos que a veces es un poco difícil porque eso depende de cada persona pero siempre lindas palabras hacen el camino mas fácil.

Antes no se tenía la facilidad de Internet ni los celulares tenían que usar el correo que llegaba a tu casa, te enviaban cartas con tarjetas que tenían hermosas dedicatorias, algunas eran simplemente dibujos de enamorados o corazones con una simple frase, les digo que al guardarlas y verlas uno revivía esos momentos y  te hacia sentir muy bien.

Ahora se tiene la facilidad de Internet las puedan mandar por facebook, o twitter a la persona que quieren conquistar o a una novia o novio para hacerle saber lo enamorados que estamos de ellos.

Hay que decir los sentimientos por que el otro no es adivino, y la mejor forma de hacerlo es escribir mensajes de amor, frases de amor, tiernos mensajes, y mas que nada, expresar lo que a uno le pasa en el corazón que es sano para la mente, el alma.

Que podamos decir lo que pasa por nuestro corazón que esta abierto al amor que es lo más importante.

El amor tiene que ser algo mas que sincero tiene que ser honesto y puro para que funcione una relación.

Así que hacer honestos con la persona que aman, y regalen algunas tarjetas con frases de amor, si les cuesta escribir y no se hagan los poetas sino lo son.

Para ayudarte a escribir poesías, lee mucha poesía. Lee a los poetas clásicos y a los contemporáneos. Lee también lo que los críticos literarios escriben sobre  poesía, poemarios y poetas. Cuanto más leas, más aprenderás.

Escribe poesía. Si has escrito un buen poema, continúa escribiendo antes de que te abandone la inspiración. Siéntete libre de escribir también malos poemas: lo importante es escribir. Cuanto más escribas, más aprenderás.

Ten un cuaderno solo para escribir poesía. Llévalo siempre contigo, para que puedas escribir cuándo y dónde te llegue la inspiración.

Trata de escribir poesía ciñéndote a la métrica. Ejercítate en respetar el número de sílabas, los acentos y el ritmo.

Sírvete de metáforas.

Apúntate a un taller de poesía. Buscas foros de poesía en Internet. Contacta con otros poetas para compartir y discutir sobre el arte de escribir poesía.

Ten presente que cada verso es importante para el poema. Trabaja bien cada uno de ellos.

Enriquece tu vocabulario. Las palabras son la mejor herramienta del escritor.

Acude a lecturas de poesía, participa con aquellos que escriben.

Deja reposar los poemas que hayas escrito. Pasado un tiempo, vuelve sobre ellos: corrígelos, elimina palabras y versos superfluos.

Da a leer a alguien tus versos. Asegúrate de que tus poemas transmiten al lector aquello que deseabas transmitir.

No tengas miedo de experimentar, aléjate de lo trillado.

Y sobre todo deja que tu corazón hable por ti.

Luego con entrenamiento podrás aprender y mejorar tus poesías, pero nunca dejando de lado la esencia de lo que quiera transmitir.

¿Tú escribes? Espero tu poesía o lo que piensas.

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

TIEMPO PARA JUGAR

images (12)El tiempo para jugar es por excelencia, el de la niñez.

Aunque en los tiempos que estamos viviendo nos encontramos con niños que no juegan.

Niños cuyos padres se ocupan de darles tantas capacidades, en donde su agenda esta cargada de actividades (inglés, computación, danza, violín, etc.). En donde llega fin de año y están estresados y agotados como los adultos.

Otros que los dejan jugar todo el día.

Yo creo que como siempre digo, el equilibrio es lo mejor.

Pero que pasa con nosotros adultos.

Endurecemos nuestro corazón de tanto esconderlo y ocultarlo para que nadie vea nuestros sentimientos, entonces la oscuridad se apodera de nuestra alma, a duras penas creemos en el amor, incluso nos sentimos ridículos cuando intentamos jugar a lo que sea. Muere nuestro niño interior y nos convertimos en adultos. Podemos ser adultos sin eliminar a nuestro niño interior.

¿Jugamos en algún momento?

 ¿A que jugamos? Los que tienen niños en la casa pueden jugar con suerte. Otros ni siquiera así, les hacen jugar solos, con otros niños o esperar que se desocupen siempre están ocupados.

Entonces de lo que tenemos que ocuparnos es de generar tiempo para jugar.

Jugar a la play, jugar en línea, jugar ajedrez, ¿será lo mismo?

Jugar como competencia o lo importante es jugar conectándonos con nuestro niño interior.

Jugar dejando volar nuestra imaginación.

Las actividades, las obligaciones se van apoderando de nuestras vidas y cada vez hay menos tiempo libre.

Ese tiempo sin horarios, sin reglas, donde te dejas llevar por el placer, por el disfrute y la alegría.

Si tenemos niños ellos nos pueden ayudar a jugar, pero también nosotros podemos buscar a nuestro niño interior y enseñarles juegos que jugábamos nosotros.

En un mundo tan tecnológico es divertido para ellos compartir juegos sin cable, ni baterías. Armar cometas, valeros., trompos, teléfonos con latas.

Jugar a la rayuela, a dígalo con mímica, pan y queso,  piedra, papel y tijera o a la escondida.

El cuerpo y el cerebro  necesitan cierto alivio de exigencias y expectativas. El descanso y el juego ayudan a mantenernos sanos y listo para seguir aprendiendo o cumpliendo.

El tiempo sin estructura permite que podamos tomar decisiones.

Si estamos acostumbrados a un horario intenso tal vez te sientas un tanto perdido si tiene que hallar algo que hacer por cuenta propia. Pero necesitamos la experiencia de tomar nuestras propias decisiones. Permitirnos algún tiempo libre, para ocuparnos y entretenernos.

Tanto los niños como los adultos necesitamos tiempo para reflexionar para encontrarnos con nosotros mismos. Al jugar podemos permitirnos conectar la información nueva con lo que ya sabemos. El juego también puede ayudar a dominar situaciones estresantes. A “soñar despierto,” así podríamos hallar maneras de resolver un problema.

Animando a la creatividad. Con cajas vacías o materiales descartables. Cocinando, armando rompecabezas o construyendo modelos. Gozando al sentirse competentes y al jugar con otras personas.

Con experiencias al aire libre. Dando paseos, jugando con la pelota, trabajando en el jardín, patinando, esquiando, yendo al jardín o simplemente hallando cosas para hacer en el patio de atrás.

Jugar a juegos. Juegos de naipes y de tableros y juegos físicos ellos animan a la interacción amistosa y fortalecen las relaciones.

Jueguen sin estructuras volando su imaginación.

Caminen o monten bici, vayan a museos, lugares interesantes.

Halle tiempo para soñar despiertos, platicar, escuchar, abrazarse y relajarse.

¿Juegas?¿Tú que haces contame?