BALANCE Y BRINDIS ENERGÉTICO

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

Ya a pocos días de terminar un año más, me gustaría compartir mi balance personal.

El balance personal me ayuda para evaluar todo lo vivido.

Pero siempre para ver todo aquello por lo que quiero agradecer y todo aquello que puedo mejorar.

Trataré de ser objetiva y que me ayude para que me vaya mucho mejor el año que viene.

Y que no me deje un cierto sabor amargo, de lo que pudo ser y no fue, de tantas limitaciones, de los errores y fracasos.

Serán útiles en la medida en que me ayuden a tomar conciencia de los errores (y descubrir, si hubo mediocridad, o que junto a un cierto éxito exterior llegue a una situación de empobrecimiento interior, o que me estaba centrado en uno mismo, etc.).

Sacaremos provecho, y mucho, en la medida en que ese balance se aborde con ilusión y esperanza de cambiar, sin ignorar las conquistas y aciertos pasados, y sin hacer tabla rasa de todos esos empeños que valieron verdaderamente la pena y que también se destacan en nuestra vida.

Es cierto que los viejos hábitos ejercen sobre nosotros una inercia muy fuerte, y que romper con modos de ser o de hacer muy arraigados puede resultarnos verdaderamente costoso.

A veces, no nos bastará con sólo una firme resolución y nuestra propia fuerza de voluntad, sino que necesitaremos de la ayuda de otros.

Para superar hábitos negativos, como por ejemplo los relacionados con la pereza, el egoísmo, la insinceridad, la susceptibilidad, el pesimismo, etc., puede resultar decisiva la ayuda de personas que nos aprecian.

Si se logra crear un ambiente en el que resulte fácil comprender al otro y al tiempo decirle lo que debe mejorar, todos se sentirán a un tiempo comprendidos y ayudados, y eso es siempre muy eficaz.

 

Cada vez se hace más difícil balancear todos los aspectos de nuestras vidas: podemos ser muy exitosos en nuestras carreras, sacrificando nuestras relaciones íntimas y familiares, nuestra salud, nuestra conexión espiritual.

A veces nos enfocamos tanto en nuestro despertar y crecimiento espiritual que descuidamos nuestras actividades productivas; el incrementado estrés del día a día repercute en nuestra salud física, mental y emocional.

Lograr un equilibrio en nuestro estilo de vida es parte necesaria para obtener una calidad de vida satisfactoria, pero es una destreza que requiere ser aprendida y practicada.

Para simplificar y comunicar efectivamente una filosofía de equilibrio personal de vida, podemos crear una tríada de las 3 áreas de la vida: Ser-Hacer-Tener. A su vez, cada una de estas áreas contiene su propia tríada. El objetivo es equilibrar estas 9 áreas para mejorar nuestra calidad de vida: 

SER: Cuerpo, Mente y Alma

HACER: Empresa, Educación y Entretenimiento

TENER: Material, Social y Espiritual

Lo bueno y lo malo también conviven en balance. Las cosas malas nos traen equilibrio ya que aprendemos de ellas, incluso más que de las cosas buenas. La pobreza nos enseña mucho sobre la riqueza y la enfermedad nos ayuda a valorar la salud. Incluso lo que parece malo es bueno.  

La disciplina es uno de los factores clave para lograr una vida más satisfactoria, y no sólo aplica a nuestro trabajo; siendo organizados y aprovechando el tiempo al máximo para realizar nuestras tareas diarias.

La disciplina también es clave para mantener un estilo de vida saludable que incluya una rutina de ejercicio al menos 3 veces por semana y una buena alimentación. El ejercicio reduce los niveles de estrés, te da más seguridad y eleva tu energía.

Alimentos sanos como frutas y vegetales son más económicos que mucha de la chatarra que consumimos en el trabajo y realmente nos nutren, ¡cambiar de hábitos es posible y te aporta grandes beneficios!

¿Cuál es tu balance para este año?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

EQUILIBRIO INTERIOR

images (30)Es importante que cada uno se tome el tiempo de escuchar las voces de su interior.

Ya que muchas veces tomamos decisiones completamente erradas por apurados, que con 5 segundos de consideración habrían bastado para tomar el camino indicado.

Muchas enfermedades podríamos prevenir si tomamos las necesidades en el orden que corresponden, ya que al cuidar las necesidades fisiológicas por sobre todo el cuerpo podemos mantenernos más sanos y fuertes para enfrentar el día a día.

Por ello meditemos y tomémonos nuestro tiempo.

Aprendamos a escuchar las corazonadas que nos sacuden el interior más que los gritos del exterior, después de todo lo único que importa realmente es alcanzar la felicidad y lo que para ti representa ser feliz, (ya que esto es diferente para cada uno).

En cumplir nuestras metas y no las que los demás quieren imponernos, cumpliendo con nuestra propia pirámide de las necesidades y sólo así podremos alcanzar nuestro verdadero nivel de equilibrio.

Las personas sólo buscarán cumplir las necesidades de un nivel al haber cumplido con el anterior.

Partiendo desde la base de dicha pirámide donde se encuentran las necesidades fisiológicas o básicas.

Seguidas por las necesidades de seguridad y protección, necesidades sociales, necesidades de estima y, en la punta, las necesidades de autorrealización.

Si aceptamos que ocurren hechos que están a nuestro alcance y otros fuera de el, debemos aceptarlos así y eso es un gran paso y cambio haciéndonos todo más fácil.

Ver que el cambio desde nuestro interior nos guía por el camino del éxito haciéndonos sentir más relajados y tranquilos durante cada instante de nuestro día, quitándonos así un impedimento que tiraba nuestra existencia constantemente..

La mayoría de nuestros pensamientos y preocupaciones son por sucesos que ocurrieron o por cosas que creemos o pensamos que llegarán a ocurrir.

En ambos casos no tenemos control directo sobre ello.

La mejor manera de calmar nuestra ansiedad es traer nuestra mente al presente. Ahora,  no hay problemas ni preocupaciones. Tan solo paz, tranquilidad interior.

El dedicar unos momentos en contacto con el pasto, el ruido del viento en contacto con tu rostro al caminar, correr o andar en bicicleta, los árboles, las piedras, el observar las nubes, el cielo y las aves, cada contacto, el integrarte con la naturaleza es un mimo a tu espíritu a tu ser interior, disfruta, goza.

Intenta aplicar estos cambios poco a poco en tu vida diaria, que ello forme parte de una rutina, como el desayunar, el trabajar, para llenarte de vigor y salud para encontrarte a Ti mismo y recuperar tu paz.

Es un equilibrio orgánico y energético, que nos lleva a poder vivir una vida en armonía, siempre que obtengamos el balance y equilibrio de estos tres componentes.

La suma del cuerpo, la mente y el espíritu, que juntos crean una persona única e irrepetible.

Como estaríamos, sino logramos estar en paz espiritual, o si nos creemos tranquilos pero nuestro cuerpo está o no se encuentra saludable, o si nos sentimos lleno de energía pero con la mente dispersa y ansiosa.

Hay que lograr Armonizar, desde nuestros centros de energía “Los Chakras” y nuestra dualidad interior exterior.

El estado en que se encuentra tu cuerpo se refleja en el estado de tu mente. Si tu cuerpo está tenso, así será también la condición en que está tu mente.

El Aprender y dominar la relajación de tu cuerpo, tus músculos y articulaciones es indispensable para llegar a relajar tu mente y pacificar tu espíritu.

No esperes que algo ocurra o pase para que cambie tu vida, ella hará un radical cambio de escena cuando Tú decidas hacerlo y no le tengas miedo a esos cambios, ten presente que todas las respuestas que buscas y necesitas se encuentran dentro de Ti.

Solo debes tomar el control de tus emociones, de tu Existencia.
No dependas de Otros para sentirte en Paz y Armonía, para lograr el cambio de horizontes.

Liberarnos de la duda, el arrepentimiento… y cambiar estos sentimientos por la importancia del “ahora” y el “aquí”.

¿Qué tiempo es el preferido de tus pensamientos? ¿El pasado, el presente o el futuro?