COMO DEBIERA SER LA EDUCACIÓN DE LOS NIÑOS

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (19)Mucho se habla, se piensa, pero lo más importante es que se hace.

La realidad es difícil porque no todos pensamos igual.

Cada persona tiene prioridades en diferentes aspectos.

Para algunos lo más importante serán los conocimientos otro lo espiritual y otro lo económico.

Mucho tiempo la educación se relacionó como una cultura enciclopedista donde solo se aportaban conocimientos, datos con lo cual los que desarrollaban más la memoria era quienes le iba mejor.

Pero con el tiempo se fueron dando cuenta que de nada sirve saber cosas si no son útiles para la vida.

Cada vez son más los años que pasan los niños en escuelas.

Cada vez asisten desde más pequeños.

Pero algo no hay duda que esta fallando, no salen cada vez mejores.

Solo basta mirar el mundo para ver que cada vez no esta mejor.

Si contamos con los niños desde los primeros años, seria importante valorar tan importante misión y no dejarla al azar.

Educarlos para descubrir ese potencial que llevan dentro.

Educarlos para que se conozcan y sepan que les gusta, cual es su pasión.

Educarlos en la abundancia.

Para que no exista persona alguna que mezquina lo que tiene.

Que puedan brindar su potencial, su amor haciendo siempre lo que beneficia a todos.

Preparándolo al trabajo en equipo.

Que se aprenda más de las grandes figuras.

Que se conozca más ejemplos a seguir.

Que se los prepare en todos los aspectos de la vida.

Para lograr su salud como debe cuidar su organismo y no como un cuerpo ajeno a estudiar.

Que exista un tiempo para poder expresar lo que siente.

Un tiempo para aquietarse, para conocerse.

Enseñar a organizar el tiempo, donde no signifique un cúmulo de actividades.

Cada vez existen más niños con estrés.

Debido a que se la pasan con horarios y obligaciones desde la mañana a la noche.

Que se los eduque en una organización del tiempo donde el día quede dividido en tres.

Uno para las obligaciones, otro para el ocio y el último para dormir.

Entonces allí aprenderían a descubrir cual es su sueño para cuando sean grandes.

Quienes son las personas dignas de  admiración.

Como aprender en cada etapa de su vida a ser útiles.

También aprenderían a disfrutar de tiempo libre.

Al conocerse sabrían entretenerse leyendo, dibujando, jugando, imaginando, escuchando o haciendo música, cocinando, cantando, etc.

Que cada día es una nueva oportunidad para aprender algo y enseñar algo.

Para dedicarle tiempo al cuerpo, al alma y a quienes nos rodean.

¿Cómo piensas que debería educarse en los tiempos que corren?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

EL TEATRO DE LA VIDA

images (7)La vida es como una obra de teatro pero en la cual no podemos ensayar para que salga perfecta.

Lo único que podemos hacer es aprender de lo que vamos viviendo y experimentando, para no cometer los mismos errores. 

Por eso, disfrutemos de nuestra vida, viviendo intensamente cada momento de ella, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Sonriamos, sin escondernos detrás de una sonrisa.

Mostremos como somos, sin miedo. Muchas personas esperan una sonrisa, nuestra.

Vivamos intensamente. No tengamos miedo a equivocarnos.

Amemos por encima de todo,amemos a todo y a todos.
No cerremos los ojos a lo malo del mundo, no ignoremos el hambre, la violencia, hagamos algo para combatirlo, aunque no nos sintamos capaces.

Busquemos lo que hay de bueno en todo y todos.

Que los defectos no nos distancien, sino que busquemos comprender el motivo para una aproximación.

Aceptemos a la vida, a las personas, con sus diferencias, con sus dificultades, hagamos de ello nuestra razón de vivir.

Entendamos a las personas que piensan diferente a nosotros, no las reprobemos.

Miremos cuantos amigos hicimos felices hoy y a quién hicimos sufrir con nuestro egoísmo.

No corramos. No nos contagiemos de este mundo que nos hace siempre estar de prisa.
Corramos apenas dentro de nosotros.

Soñemos. Sin perjudicar a nadie y
no transformemos nuestro sueño en fuga.

¡Creamos! ¡Esperemos! Siempre habrá una salida, siempre brillará una          estrella.

Luchemos por mejorar, por cambiar lo que no nos gusta.
Hagamos aquello que nos gusta, sintamos lo que hay dentro nuestro.

Escuchemos lo que las otras personas tienen que decir, es importante.

Subamos, hagamos de los obstáculos escalones para aquello que queremos alcanzar. Pero no nos olvidemos de aquellos que no consiguieron subir en la escalera de la vida.

Descubramos aquello que es bueno dentro de nosotros.

Procuremos por encima de todo ser buena gente.

Vayamos en paz.

Diciendo te adoro, simplemente porque existen.

Calderón articula a la vida humana, como un teatro, donde cada persona representa un papel. La imagen de la vida humana como un teatro puede rastrearse desde la antigüedad.

No olvidemos que nuestra vida es como un teatro que va cambiando con el mundo todo, que varia por instantes.

Acuérdate que Dios, es el autor de esta comedia de argumento tan grande y tan difuso.

A algunos les dio un papel breve, solo tienen que hacerlo como deben; y al que se lo dio largo, solo el hacerlo bien dejó a su cargo.

Haz el papel que Dios te ha repartido; pues solo está a tu cuenta hacer con perfección el personaje,  en obras, en acciones, en lenguaje; que al repartir los dichos y papeles, no importa si es mucho o poco.

Pero nosotros somos los guionistas, de la “obra de teatro” de nuestra vida, en base a nuestras experiencias. 

Somos los directores de la obra, ya que tenemos la responsabilidad sobre las acciones y decisiones que tomamos. 

Somos los actores porque estamos implicados directamente en el desarrollo de esta obra de teatro. 

Y podemos ser también espectadores, convertirnos en observadores de nuestra propia vida y ver si lo que observamos lo estamos disfrutando, nos aburre, nos da miedo, nos hace sufrir.

Con esta metáfora del teatro podemos reflexionar por qué elegimos representar casi siempre el mismo guión, por qué asumimos un solo papel de personaje en la vida. Podemos observar cómo es nuestro papel de protagonista, ¿es un papel dramático, cómico, de aventura, de miedo, de perdedor? ¿Cómo te ves?

EL PODER DE LAS PALABRAS

images (6)Cuanto poder tienen las palabras y muchas veces ni nos damos cuenta.

Hablamos sin pensar, algunos más, otros menos.

Palabras que salen de nuestra boca y ni nos fijamos que podemos provocar con ellas.

Palabras que salen en momentos de enojo, de bronca y las decimos sin sentir realmente lo que decimos.

Palabras que decimos por estar de moda o a la ligera, sin pensar en el verdadero sentido.

Palabras que son recibidas y mal interpretadas.

Las palabras tienen mucho poder, podemos salvar una vida.

Una palabra de aliento de esperanza, puede dar fuerza a quien la necesita.

Una palabra negativa en el momento inadecuado, puede impulsar al fin de la vida, en un caso extremo de desolación, angustia.

La naturaleza es sabia por algo tenemos una boca y dos oídos.

Debemos aprender a escuchar más y hablar menos.

Hablar lo justo y necesario.

La naturaleza es sabia por algo tenemos una boca y dos oídos.

Debemos aprender a escuchar más y hablar menos.

Hablar lo justo y necesario.

Tener cuidado con lo que pensamos, con ese diálogo interno.

La base, de esas palabras habladas.

Que crea el ambiente en el cual nos vamos a desarrollar.

La clase de experiencias que atraeremos.

Al saber el poder que tienen las palabras.

Nos hacemos responsables de nuestra vida.

Las palabras que decimos son una prolongación de lo que pensamos.

Entonces prestemos atención a lo que decimos.

Ya no digamos palabras negativas y limitadoras, es momento de eliminarlas de nuestra vida.

¿No hay comida? O ¿Hay comida? Prácticamente la pregunta es la misma, pero en la primera ya estamos condicionando que NO HAY, que Soy pobre, que No puedo, que No tengo, que No sé.

Tenemos que quitar los no de nuestras vidas.

Sabemos que nuestra mente no conoce el no, entonces hablemos en positivo.

No digamos no te olvides en vez de decir acuérdate de traer, de venir.

Eliminemos también el tengo que… por elijo… , eso nos quitara presiones y nos mostrará que todo lo hacemos con gusto, por que así lo elegimos y esa es la mejor elección en este momento.

Con el poder de nuestras palabras podemos ayudar o perjudicar a todos los que nos rodean.

Podemos crear y destruir, una amistad o una relación, comienzan conversando y por cualquier palabra que podamos decir fuera de lugar puede terminar.

A medida que vamos creciendo y madurando vamos perdiendo nuestra inocencia.

Esa capacidad para crecer disminuye.

Así, empezamos a dudar, a dudar de nosotros mismos, a ver lo negativo y lo feo, en vez de lo positivo y lindo, a desconfiar antes de conocer.

Si digo No Puedo, es cierto ¡no puedo!, ya lo dije, pero si digo ¡Sí Puedo! también es cierto porque lo dije también.

A las palabras NO SE LAS LLEVA EL VIENTO, quedan enganchadas en nuestra mente y corazón, y así van dirigiendo nuestra vida, por el camino que le decimos.

Si nuestro vocabulario es pobre y pesimista, así es nuestra vida. Queremos abundancia, queremos paz, queremos ser felices, etc., pero con nuestra boca declaramos todo lo contrario.

De nuestras palabras depende nuestro futuro, así que empecemos a cambiar nuestra vida, cuidando las palabras que decimos y nuestra forma de hablar, así como si estuviéramos rodeados de niños siempre y nuestra vida se dirigirá por ese camino, en el cual queremos estar.

La mente viaja en miles de direcciones y podemos pasarnos días atrapados por una sola creencia en nuestra propia estupidez.

Más tarde una persona puede atrapar tu atención y usando su palabra te hace creer que no eres estúpido.

Crees lo que esa persona te ha dicho y haces un nuevo acuerdo. Un nuevo hechizo se ha roto, solo por el poder de la palabra.

Hemos aprendido a mentir como un hábito de comunicación con otros y con nosotros mismos. No somos impecables con la palabra.

No somos conscientes del mal uso que le damos a nuestra palabra, y de los graves resultados y daño que podemos hacer a otras personas. ¿Que dices? ¿Qué provocas? ¡Cuéntame!

COMO VIVIR EN EL PRESENTE

imagesCuando vas creciendo te vas dando cuenta la importancia de vivir en el presente.

Te vas dando cuenta que es el tiempo real que tienes.

Que el pasado no lo puedes cambiar.

Que el futuro no lo sabes.

Muchas veces se convierte en una manía vivir de recuerdos.

Vivir pensando en lo que ya paso.

Lo que paso lo único que tiene que servirme es de experiencia para lo que vivo hoy.

De nada me sirve, si solo lo recuerdo para cargarme de melancolía, tristeza o miedos.

Debo liberarme de ese pasado y darle paso a este nuevo día.

Sanar esos sentimientos que me ponen triste.

Convertir esas malas experiencias pasadas en buenas experiencias del presente.

Tampoco puedo cambiar el pasado por vivir pensando en el futuro.

Ese futuro que nadie lo sabe.

Ese futuro que puede llegar a quitarte disfrutar de este maravilloso día.

Entonces aprendamos a vivir el día de hoy.

Con esto no quiero decirles que se gasten todo, que compren sin pensar si lo pueden pagar mañana.

Como siempre pienso el equilibrio es lo importante.

Tengamos claridad en lo que queremos.

Nuestros sueños, nuestras metas quizás no estén en el tiempo presente.

Nunca lo están, porque siempre sino nos quedamos en la zona de confort, nacerán nuevos sueños, nuevas metas a cumplir.

Pero lo importante es que hacemos hoy por ellas.

Que disfrutamos hoy de lo que tenemos.

Que tiempo le dedicamos hoy a nuestro ser.

Que hacemos hoy por nuestro cuerpo, que comemos, que actividad física hacemos.

Con quienes estamos hoy y cómo lo disfrutamos.

Cuánto tiempo hoy le dedico a lo que me gusta.

Que aprendí hoy por estar mejor.

No gastes tu tiempo pensando como será.

Como debería ser o peor dejar todo para después.

Primero el estudio, después la casa, después el auto, después la pareja, después los hijos, y nunca el disfrutar, el ser feliz

Aprendamos a caminar, dejemos de correr.

Al correr nos perdemos lo valioso que existe a nuestro alrededor.

Al correr no podemos utilizar nuestros sentidos.

No podemos ver la belleza que existe en cada uno

No podemos acariciar, abrazar y demostrar a quienes nos rodean lo mucho que lo queremos y lo importante que son para nosotros.

No podemos escuchar lo que sienten, lo que saben y lo que nos pueden dar.

No podemos oler el perfume de las flores, el olor de un rico café que compartido se hace mas rico.

No podemos acariciar, abrazar y demostrar a quienes nos rodean lo mucho que lo queremos y lo importante que son para nosotros.

No podemos escuchar lo que sienten, lo que saben y lo que nos pueden dar.

No podemos oler el perfume de las flores, el olor de un rico café que compartido se hace mas rico.

El poder disfrutar del sabor de un rico chocolate.

Cuantas veces por correr nos perdemos de la belleza de lo más sencillo.

Nos angustiamos pensando en complicaciones que podrían llegar a pasar.

Vive, disfruta, ocúpate fuera las preocupaciones.

El poder disfrutar del sabor de un rico chocolate.

Levántate cada día sintiendo esa emoción interna al percibir un nuevo hermoso día, con un sol que iluminará de una forma distinta, tan pura, tan fresca, tan renovada… entonces el día estará hermoso… y tú corazón vibrará en unidad…con admiración…

y todo irá mejor.

¿Qué harás? ¡Cuéntame!

Podemos ser Grandes

somos-grandesHay muchas personas que podrían ser mejores, pero jamás lo han intentado.

Muchas personas que podrían estar mejor pero el miedo no los deja avanzar y prefieren seguir en su lugar de confort.

Todos estamos rodeados de grandeza. Es fácil ser grande, porque los que

son grandes te ayudarán.

Lo más fantástico de todo es encontrarte con los más grandes de la actividad que sea, compartir sus ideas, sus métodos y sus técnicas.

He visto cómo los grandes especialistas ofrecen sus conocimientos para enseñar a los jóvenes cómo ellos consiguieron triunfar. No se esconden nada y he comprobado que lo mismo sucede en todo el mundo.

Lo bueno de rodearte de gente grande es que ante alguna dificultad enseguida podes pedir ayuda.

Enseguida te explican. Te ofrecen todo lo que saben. Si estas haciendo mal algunas cosa, podrás  corregirla. Para abreviar, salís ganando. He comprobado que los grandes están bien dispuestos a ayudarte para que tú también llegues a ser grande.

Ellos piensan que lo que se espera de ellos, es que día a día ayuden a alguien que jamás puede devolverle el favor, y que hacerlo es su obligación.

La disposición a compartir es una característica de los grandes. Los verdaderamente grandes comparten sus secretos.

Búscalos, llámalos por teléfono o lee sus libros. Ve adonde ellos estén, ponte en contacto, habla con ellos.

De nada sirve sentirte grande porque estas siempre con los que menos saben o te quedas estancado en un mismo lugar.

Sos grande cada día puedes serlo más. ¿Vos dónde estás? ¿Quién te rodea?