DIFERENCIAS ENTRE TE AMO Y TE QUIERO

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

descarga (17)Amar es desear lo mejor para el otro, aún cuando tenga otras motivaciones distintas a las mías.

Amar es permitir que seas feliz, aún cuando tu camino sea diferente al mío. Es un sentimiento altruista y desinteresado. Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento.

Querer lleva la supuesta idea de posesión. Te quiero para algo, para que estés conmigo, para que me acompañes, para que compartas alguna actividad, etc.

Amar produce un gozo profundo. Es la alegría de dar. La única manera de darse cuenta de esto es empezar a aprender a amar.

Se puede comenzar por actos pequeños, con las personas a quienes más queremos. Luego, debe extenderse a todas las personas, en todo momento.

Es difícil encontrar que alguien me ame. Es más fácil encontrar que alguien me quiera para algo, mientras sea necesario y útil para alguien. Pero son pocas las personas que dan amor altruista y desinteresado.

Amar, es un verbo, que proviene de la palabra “amor”, que significa: acción de expresar un sentimiento intenso, que por su iniciativa busca encontrarse y unirse con otro ser, que tiene una innata atracción, inclinación y entrega de una persona hacia otra, y el objetivo es procurar la reciprocidad en el anhelo de la unión de dos seres; y ello implica comunicación, convivencia, complemento y una relación afectiva, basada en la decisión y consentimiento de sus propias voluntades. 

Querer, es también un verbo que significa que una persona pretende cumplir su deseo, es decir busca poseer o aspirar algo o a alguien, para su propia satisfacción personal, es decir, hay una inclinación, un interés, teniendo una connotación egoísta y posesiva. 

A menudo se confunden ambos términos cuando tratamos de exagerar nuestro gusto por algo. Decimos “amo los chocolates” o  “amo el vino”, cuando bastaría expresar que solo nos gusta.

La palabra querer también puede manifestar un deseo por algo, sin que lleve por medio un sentimiento amoroso, como por ejemplo, “quiero un jugo ” o “quiero ir a la fiesta”.

Si se dicen con sentimiento, querer y amar son de la misma magnitud, sin diferencias, si bien es cierto que el término querer es más general, y se usa con familiares y amigos; pero amar se deja exclusivamente para el uso de las parejas.

Querer es un sentimiento que nos impulsa a dirigir nuestro cariño y aprecio a una persona, a un objeto, a un lugar e inclusive a una situación.

Amar en cambio va mucho más allá del querer, es un acto, es Ser, es principalmente aceptación pura, libre de juicio, y cuando experimentamos amor, nos elevamos, nos conduce a un elevado estado de conciencia. 

El amor no es ciego, ciego nos hace estar enamorados porque ensoñamos en lugar de apreciar.

El enamorado, dada su obsesión, proyecta su ilusión en el otro, haciéndole coincidir artificialmente con las características de alguien que sólo existe en su mente (una construcción previa). 

Porque amar va más allá del querer, es una perspectiva en la que se reconoce al otro como un individuo valioso en toda su dimensión, incluyendo la que no somos capaces de apreciar.

Amar también es una fuerza, un campo que enlaza y crea, su accionar está más allá de la distancia y del tiempo. Cuando amamos, no importa cuán lejos esté o estemos unos de otros, el amor se manifiesta de igual forma. Tampoco requiere reciprocidad, porque cuando amamos se enciende en nosotros una llama que no es más que el amor infinito fluyendo a través de nuestro ser. Ese fluir también se manifiesta como una fuerza, como una energía autónoma, que no requiere nada a cambio.

Amar implica vernos reflejados en el otro, de verlo y reconocer sus atributos, sus cualidades, sus características como potencial de lo que somos. Amar implica la aceptación más allá del juicio que califica o condena. A través del amor, observamos y disfrutamos la plenitud de Ser y es el punto de comunión que nos conecta con todos y con todo. 

Jamás sabemos si inspiramos amor en alguna persona específica, pero si podemos saber cuándo el amor está manifestándose en nosotros, por lo que se puede decir que amar es un acto individual que ocurre en lo más profundo de nuestro ser.

Otras de las características del amor es la confianza, la Fe, la intención, la acción, el comprender y el aprendizaje.

¿Espero que me cuentes que piensas tú?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

EL TEATRO DE LA VIDA

images (7)La vida es como una obra de teatro pero en la cual no podemos ensayar para que salga perfecta.

Lo único que podemos hacer es aprender de lo que vamos viviendo y experimentando, para no cometer los mismos errores. 

Por eso, disfrutemos de nuestra vida, viviendo intensamente cada momento de ella, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Sonriamos, sin escondernos detrás de una sonrisa.

Mostremos como somos, sin miedo. Muchas personas esperan una sonrisa, nuestra.

Vivamos intensamente. No tengamos miedo a equivocarnos.

Amemos por encima de todo,amemos a todo y a todos.
No cerremos los ojos a lo malo del mundo, no ignoremos el hambre, la violencia, hagamos algo para combatirlo, aunque no nos sintamos capaces.

Busquemos lo que hay de bueno en todo y todos.

Que los defectos no nos distancien, sino que busquemos comprender el motivo para una aproximación.

Aceptemos a la vida, a las personas, con sus diferencias, con sus dificultades, hagamos de ello nuestra razón de vivir.

Entendamos a las personas que piensan diferente a nosotros, no las reprobemos.

Miremos cuantos amigos hicimos felices hoy y a quién hicimos sufrir con nuestro egoísmo.

No corramos. No nos contagiemos de este mundo que nos hace siempre estar de prisa.
Corramos apenas dentro de nosotros.

Soñemos. Sin perjudicar a nadie y
no transformemos nuestro sueño en fuga.

¡Creamos! ¡Esperemos! Siempre habrá una salida, siempre brillará una          estrella.

Luchemos por mejorar, por cambiar lo que no nos gusta.
Hagamos aquello que nos gusta, sintamos lo que hay dentro nuestro.

Escuchemos lo que las otras personas tienen que decir, es importante.

Subamos, hagamos de los obstáculos escalones para aquello que queremos alcanzar. Pero no nos olvidemos de aquellos que no consiguieron subir en la escalera de la vida.

Descubramos aquello que es bueno dentro de nosotros.

Procuremos por encima de todo ser buena gente.

Vayamos en paz.

Diciendo te adoro, simplemente porque existen.

Calderón articula a la vida humana, como un teatro, donde cada persona representa un papel. La imagen de la vida humana como un teatro puede rastrearse desde la antigüedad.

No olvidemos que nuestra vida es como un teatro que va cambiando con el mundo todo, que varia por instantes.

Acuérdate que Dios, es el autor de esta comedia de argumento tan grande y tan difuso.

A algunos les dio un papel breve, solo tienen que hacerlo como deben; y al que se lo dio largo, solo el hacerlo bien dejó a su cargo.

Haz el papel que Dios te ha repartido; pues solo está a tu cuenta hacer con perfección el personaje,  en obras, en acciones, en lenguaje; que al repartir los dichos y papeles, no importa si es mucho o poco.

Pero nosotros somos los guionistas, de la “obra de teatro” de nuestra vida, en base a nuestras experiencias. 

Somos los directores de la obra, ya que tenemos la responsabilidad sobre las acciones y decisiones que tomamos. 

Somos los actores porque estamos implicados directamente en el desarrollo de esta obra de teatro. 

Y podemos ser también espectadores, convertirnos en observadores de nuestra propia vida y ver si lo que observamos lo estamos disfrutando, nos aburre, nos da miedo, nos hace sufrir.

Con esta metáfora del teatro podemos reflexionar por qué elegimos representar casi siempre el mismo guión, por qué asumimos un solo papel de personaje en la vida. Podemos observar cómo es nuestro papel de protagonista, ¿es un papel dramático, cómico, de aventura, de miedo, de perdedor? ¿Cómo te ves?