LA FIDELIDAD

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (7)La fidelidad es una promesa de compromiso que se autocumple, creciendo en la libre obediencia a la palabra dada.

Una confianza que realmente se “quiere” compartir, y una esperanza que se «quiere» cultivar juntos, con nuestro ser amado.

El honor a la palabra dada, la fidelidad a la promesa, no se pueden comprar ni vender. No se pueden imponer con la fuerza, pero tampoco custodiar sin sacrificio.

Y Es por eso que ninguna otra escuela puede enseñar la verdad del amor, si la familia no lo hace. De aquí, entonces, la necesidad de «restituir el honor social a la fidelidad del amor». Hay que sacar de la clandestinidad el milagro cotidiano de millones de hombres y mujeres que regeneran su fundamento familiar, del que toda sociedad vive, sin ser capaces de garantizarlo de ninguna otra manera.

En el matrimonio «libertad y fidelidad no se oponen, más bien se sostienen mutuamente.

En nuestros días, el honor de la fidelidad a la promesa de la vida familiar aparece muy debilitado.

Hay un derecho mal entendido de buscar la propia satisfacción, a toda costa y en cualquiera relación, es exaltado como un principio no negociable de la libertad.

Se confían exclusivamente a la limitación de la ley los vínculos de la vida de relación y del empeño por el bien común. Sin embargo en realidad, nadie quiere ser amado solo por sus propios bienes o por obligación.

El amor, así como la amistad, deben su fuerza y su belleza a este hecho: que generan un vínculo sin quitar la libertad. Como resultado el amor es libre, la promesa de la familia es libre, y esta es la belleza. Sin libertad no hay amistad, sin libertad no hay amor, sin libertad no hay matrimonio.

La fidelidad es la virtud para dar cumplimiento a una promesa. Cuando un hombre se casa con una mujer, le promete fidelidad (y viceversa). Se trata de un acuerdo que implica una serie de responsabilidades y que no debería ser violado por ninguna de las partes. La fidelidad es un valor moral.

La persona fiel es aquella que cumple con sus promesas y mantiene su lealtad aún con el paso del tiempo y las distintas circunstancias. La fidelidad supone seguir un proyecto de vida que fue establecido a partir del acto de la promesa.

Al trascender la relación de pareja, la fidelidad es una virtud que nace a partir del respeto por la confianza que una persona deposita en otra. No sólo se debe ser fiel en el amor, sino también en la amistad y el deber, por ejemplo.

Vivir la fidelidad se traduce en la alegría de compartir con alguien la propia vida, procurando la felicidad y la mejora personal del otro.

En otros términos, dejar a un/a amigo/a por íntimo por otro/a nuevo del que se espera obtener más –en términos afectivos, intelectuales, económicos, etc.- sería incurrir en una deslealtad, o lo que es lo mismo, serle infiel.

Un ejemplo más claro de infidelidad se plantea en una situación de conflicto de intereses entre los propios y los de amigo, pero sin que se prevea que tal conflicto acabe con la relación. Si en tal conflicto se opta por satisfacer un interés propio puntual en perjuicio de un interés mayor del amigo a pesar de que quizá a largo plazo el balance de lo que se da y obtiene del amigo fuera positivo, diría yo que se ha incurrido en una infidelidad. 

Las relaciones de amistad imponen la necesidad de incurrir en sacrificios puntuales, y aquél que declina asumir ese coste estaría rompiendo su debida lealtad y fidelidad.

Se es fiel a un amigo, a la esposa o esposo, a la empresa donde uno trabaja, a la patria, a la humanidad.

La fidelidad acompaña a muchos valores que definen al hombre en su núcleo central, para el bien o para el mal.

Porque también hay personas que son “fieles” a su jefe criminal, al chantajista que pide negocios deshonestos, a la cita puntual para vender droga o para gastar el dinero de la familia en unas cuantas cervezas de más. 

En estos casos la “fidelidad” queda deformada, dramáticamente, hacia vicios y males que son capaces de dañar a los demás y de destruirnos, poco a poco, a nosotros mismos.

Así que existen dos fidelidades.

¿Tú eres fiel?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

CONTACTO CON LOS ÁNGELES

images (23)Lo importante a tener en consideración para iniciar este camino de comunicación con los ángeles guardianes es:

Creer en que tenemos ángeles guardianes a nuestro lado.

Querer establecer ese contacto directo con ellos. Algunas personas dicen “quiero sentir a mis ángeles!”, “quiero recibir sus mensajes!” pero luego dicen “me daría miedo escuchar una voz o sentir algo extraño!”. Es importante tener esa claridad de que realmente queremos establecer esa comunicación con ellos. No lo olvidemos… ellos son seres creados por Dios y por lo tanto estamos en ‘terreno seguro’.

Tener disposición y disciplina para practicar.

Pedir! Lo que los ángeles más respetan es nuestro libre albedrío así que es fundamental pedir a Dios y a los ángeles guardianes que deseamos sentir claramente sus señales y mensajes.

No presionar. Cuando comencemos nuestro proceso, vayamos despacio. No los presionemos. Aunque en muchas ocasiones sucede que las señales se comienzan a manifestar pronto, en otras puede pasar algún tiempo para que podamos verlas más claramente. No decaigamos. Sigamos practicando y veremos que esa comunicación con nuestros ángeles se dará!!

Dios los creó para ayudarnos a ser mejores, a superar las dificultades, a conectarnos con nuestra divinidad, y si muchas veces sentimos que no nos ayudan es porque simplemente no hemos pedido su ayuda, pues si no se lo pedimos no acudirán a nosotros. 

Todos los días pasamos y superamos,  pequeños problemas, toma de decisiones, relaciones con el mundo, etc. y a veces no salimos satisfactoriamente de ellas.

Junto a nosotros hay seres de luz dispuestos a ayudarnos. Estos seres de luz, son los ángeles. Los ángeles son guías, colaboradores y amigos. Hay que pedir su ayuda y ofrecer la nuestra a ellos.

Para atraer a los ángeles construyamos espacios de armonía y de amor. Como una casa limpia y ordenada.

Les gustan los espacios claros, pulcros, alegres y nada recargados. Eliminemos el exceso de adornos en nuestro hogar, porque los hace sentir incómodos. Tengamos flores frescas, porque les encanta sus olores. Pasemos algún tiempo en silencio. La paz y la tranquilidad son estados que atraen a los seres celestiales. Elijamos un momento del día en el que podamos estar solos, en tranquilidad para meditar. Sentándonos cómodos y relajándonos. Visualizando cómo a los ángeles les encanta nuestro hogar fresco, cálido y limpio. Disfrutemos de los sonidos de la naturaleza, acudiendo a lugares naturales como el campo, las hojas movidas por el viento es uno de los sonidos favoritos de los ángeles. 

Ellos son muy eficientes cuando se trata de resolver  y ayudar en los problemas, concretar proyectos, aclarar enigmas o dirimir conflictos.

Un ejercicio para contactar con los ángeles de manera inmediata es con un lápiz o bolígrafo, tres hojas blancas, un reloj y una grabadora (si quieres) Si está familiarizado con ordenadores, crea un archivo para los ángeles y prepárate para que tus dedos tecleen solos el teclado.

Enciende la grabadora y registra los pasos. Debes hacer pausas de dos minutos cuando se te indique. Luego escucha la lista, una vez que estés listo para realizar el ejercicio.

Cierra los ojos. Respira profundamente y relájate. Otra vez. Una vez más. Deja de lado todas las preocupaciones del día. Siéntete cada vez más lejos.

Abre los ojos y escribe la palabra ÁNGEL al comienzo de una hoja. Durante dos minutos, y solo dos minutos, escribe palabras y frases que para vos estén vinculadas con los ángeles. No importa si son extrañas tus asociaciones, simplemente déjate llevar. Al cabo de dos minutos deja tu bolígrafo. Respira profundamente.

Cierra los ojos y respira otra vez profundamente. Visualiza a los ángeles circulando a tu alrededor. Guíate por tus sentimientos más que por tus pensamientos. Abre los ojos y escribe la palabra UNIVERSO arriba. Durante dos minutos escribí palabras y frases que asocies con el universos, anota todo cuanto te surja. Pasado los dos minutos soltá el bolígrafo y respira profundamente. Relájate.

Cerrá los ojos una vez más y respirá profundamente. Visualizá un ángel tocando tu hombro. Es tu ángel guardián. Abrí los ojos y escribí la palabra MENSAJE al comienzo de la tercera hoja. Durante dos minutos escribí todo lo que se te ocurra, cualquier cosa que esté en tu mente. Pasados los dos minutos dejá el bolígrafo y respirá profundamente, cerrá los ojos y decí ´´ gracias “ porque te habrás comunicado con las tropas angelicales. Es así de fácil.

Lee tus papeles. No trates de descifrar su significado de inmediato. Si surge un pensamiento déjalo flotar, pero no trates de desentrañarlo.

Veinticuatro horas después, lee lo que has escrito ¿encuentras algo nuevo? Lo más probables es que sí lo encuentres.

Puedes realizar este ejercicio para esclarecer cualquier proyecto que tengas. Lo más difícil de la tarea es comenzar. Pero recuerda que a los ángeles les gusta ayudar a las personas que acuden a ellos. Cuanto más practiques este ejercicio más provechoso te será.

¿Qué te dijeron a ti?

EL AMOR NO TIENE EDAD

images (37)El amor es un sentimiento entonces nadie puede decirnos que edad es la correcta o incorrecta.

Tampoco nos pueden decir si es amor o no es amor, lo que nosotros sentimos.

Enamorarse de niño o de niña evidentemente no tiene la misma connotación que enamorarse de adulto.

Es cierto que los niños poseen sentimientos intensos, que muchas veces son volcados hacia sus compañeros de juego de quienes se sienten atraídos, pero así de intenso, tal como aparece, desaparece.

Los sentimientos que nacen con el enamoramiento del niño o niña son sublimes, muy llenos de ternura y fascinación por la bondad y belleza del ser objeto de ese enamoramiento.

Cada uno lo sentirá a su forma, lo vivirá como se lo dicta su corazón.

Despertará una gran variedad de sentimientos que no habíamos experimentado antes por nadie.

Será diferente según la etapa de nuestra vida para ubicarnos en otra donde nos sentimos crecidos, plenos y totalmente vulnerables. Sinceros y dispuestos a entregarlo

Vemos las cosas de mejor humor, sonreímos y somos más accesibles.

Nuestra autoestima se eleva, ya que nos sentimos más seguros porque de alguna forma a través de nuestra pareja, nos vamos conociendo, nos aceptamos y queremos.

Iniciar en el amor da paso a numerosas sensaciones; con el puede venir el primer beso y la primer caricia que nos hacen estremecer, nos hace sentir ese cosquilleo por todo el cuerpo.

Así también al amor, algunos, lo celan profundamente, en el sentido de pertenencia, algo muy fuerte y ante la desilusión o traición, experimentan un enojo incontrolable y al mismo tiempo una fuerte depresión; estados de ánimo que a veces ni ellos mismos conocían que podían responder de esa

El amor comúnmente aparece en la adolescencia, etapa donde la presencia o el recuerdo de ese primer amor es mucho más fuerte ya que también entran en juego las hormonas, provocando en los chicos: deseos, necesidad y al mismo tiempo ansiedad.

Es como si la evolución nos hubiera enseñado a apreciar primero las cualidades espirituales, psíquicas, emocionales, sociales, mucho antes de valorar los atributos sexuales propiamente dichos.

El peligro está en la actitud de los padres, de los maestros, de los adultos.

Si no sabemos cuidar de esas primeras experiencias amorosas y no las tratamos con el respeto que merecen, sino que reprimimos, criticamos condenamos esas manifestaciones tan sanas o, peor nos burlamos de ellas, la destrucción de la capacidad de amar puede ser terrible.

No nos llame la atención que de allí surja el resentimiento, la violencia , la promiscuidad, ya que se habrá logrado disociar el amor y el sexo, que de todos modos va a llegar, inexorablemente, con las hormonas.

No nos llame la atención entonces si nuestros hijos se enamoran de hombres que no saben amar, si viven promiscuamente y si los varones se tornan violentos contra sus padres, sus parejas, sus esposas y luego sus hijos.

Ahora también es más común ver la diferencia de edad, sea de uno, cinco, 10 o más años, pero el amor verdadero triunfará sobre todo lo demás.

Amar es mucho más importante que cualquier diferencia de edad entre dos personas que dicen amarse mutuamente.

Se aman el uno al otro y han aprendido qué significa el sentirse respetados dentro de una relación, saben ahora lo que es la confianza y la honestidad mutua (ambos valores específicos de una relación exitosa) y se valoran uno al otro como seres humanos dignos del mayor respeto, admiración y cariño.

¿Tú que piensas? Escríbeme.

LA IMPORTANCIA DE LA SONRISA

thCAFZF7G0No hay duda de lo importante que es, que tengamos siempre una sonrisa en nuestro rostro. Una sonrisa en nuestra boca, pero también que se refleje en nuestros ojos. Una expresión que refleje placer o entretenimiento, que no sea por ansiedad o producto de ira, sarcasmo o burla. La sonrisa es una reacción normal a ciertos estímulos y ocurre independientemente de cuál sea la cultura. Tampoco es una reacción que uno aprenda, sino que se nace con ella: los niños que nacen ciegos sonríen desde un principio. La sonrisa genuina se refleja en la boca y en los ojos. La sonrisa por cordialidad solo se ve en la boca. La sonrisa, es la luz de nuestro rostro, la que nos abre muchas puertas, la que genera aptitudes positivas y la que nos alisa el camino para llegar a los demás. La sonrisa tiene un efecto multiplicador en cualquier tipo de actividad que desarrollemos. Pedir algo por favor, y acompañarlo de una sonrisa, produce un efecto muy positivo en la otra persona. Siempre, nuestra sonrisa , debe ser natural, y nada fingida; esta actitud positiva nos beneficia en nuestras relaciones con los demás. Una sonrisa enriquece a quien la recibe sin empobrecer a quien la ofrece. A pesar que dura un segundo su recuerdo no se borra. ¿Quién se olvida de quién siempre tiene una sonrisa al vernos? Sonriamos aunque sea una sonrisa triste, porque esa puede atraer a sonrisas verdaderas, que la transformen. No existe maquillaje que embellece más que una sonrisa sincera. La sonrisa no se compra no necesitas ser rico para tenerla, ni por ser tan rico no la necesitas. Hasta el más pobre la pueda dar. No depende de lo que tienes exteriormente. Una sonrisa es una muestra de cordialidad, un gesto que indica a la otra persona las ganas de agradar y de ser amable. Hay que acompañar nuestros gestos y acciones con una sonrisa. Es la luz que ilumina nuestras vidas, tanto en el ámbito social, como en el familiar o el laboral. El mundo es como un espejo: si le muestras mala cara, te pondrá mala cara; sonríe, y te sonreirá. Una sonrisa es una luz en la ventana del alma que indica que el corazón está en casa. La sonrisa es el alumbrado de la cara y la calefacción del corazón. Si no empleas tu sonrisa, eres como un hombre con un millón de dólares en el banco y sin chequera. Cuando sonreímos a alguien, nueve de cada diez veces nos devuelven la sonrisa. En definitiva son dos las personas a las que comunicamos alegría y cuya existencia mejoramos. Hay cientos de idiomas en el mundo, pero la sonrisa la hablan todos. La sonrisa es el lenguaje del amor.  Una sonrisa vale mil palabras.  Sonreír nos ayuda a crecer en amor por los demás. Una grata sonrisa, contiene bondad y cortesía mezcladas con amor humano. Vale más que un millón de dólares, y no cuesta ni un centavo. ¿Y tú que haces y piensas?

LA FELICIDAD

La felicidad es un estado de ánimo que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada.

Tal estado propicia paz interior, un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que estimula a conquistar nuevas metas.

Es definida como una condición interna de satisfacción y alegría.

Cada persona tiene una función específica en el universo y que en el momento que la persona lo descubra y viva de acuerdo a ésta, será realmente feliz.

La felicidad duradera se alcanza al erradicar el anhelo ansioso, lo que a su vez se consigue sólo al “despertar” de la ilusión del “yo“, es decir, el mantenerse consciente y atento a la auténtica naturaleza de la vida y la existencia.

Hay que saber que existe la presencia de Dios en todas las cosas de la vida, y por lo tanto, debes amarlo y darle gracias por todas las cosas que tienes.

Debes quererte a ti mismo, y todos los días al levantarte y al acostarte, debes afirmar: yo soy importante, yo valgo, soy capaz, soy inteligente, soy cariñoso, espero mucho de mi, no hay obstáculo que no pueda vencer: Así mantenemos la autoestima alta.

Debes poner en práctica todo lo que dices que eres, es decir, si piensas que eres inteligente, actúa inteligentemente;

Si piensas que eres capaz, haz lo que te propones.

Si piensas que eres cariñoso, expresa tu cariño.

Si piensas que no hay obstáculos que no puedas vencer, entonces proponte metas en tu vida y lucha por ellas hasta lograrlas. Así nos mantenemos motivados.

No debes envidiar a nadie por lo que tiene o por lo que es, ellos alcanzaron su meta, logra tú las tuyas.

No debes albergar en tu corazón rencor hacia nadie; ese sentimiento no te dejara ser feliz; deja que las leyes de Dios hagan justicia, y tu perdona y olvida.

No debes tomar las cosas que no te pertenecen, recuerda que de acuerdo a las leyes de la naturaleza, mañana te quitaran algo de más valor.

No debes maltratar a nadie; todos los seres del mundo tenemos derecho a que se nos respete y se nos quiera.

Y por último, levántate siempre con una sonrisa en los labios, observa a tu alrededor y descubre en todas las cosas el lado bueno y bonito.

Piensa en lo afortunado que eres al tener todo lo que tienes.

Ayuda a los demás, sin pensar que vas a recibir nada a cambio; mira a las personas y descubre en ellas sus cualidades y dales también a ellos el secreto para ser triunfador y que de esta manera, puedan ser felices.

Apliquemos todos los días esto y veremos que fácil es Ser Feliz

¿Por dónde comenzarás Tú?