PREJUICIOS

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

prejuiciosCuantas veces formamos conceptos o juicios sobre alguna cosa de forma anticipada.

Esa actividad mental inconsciente que distorsiona la percepción.

Una actitud desconfiada u hostil hacia una persona que pertenece a un grupo, por el simple hecho de pertenecer a dicho grupo, y a partir de esta pertenencia, se le presumen las mismas cualidades negativas que se vinculan a todo el grupo.

La simplificación excesiva es un componente importante en la explicación del origen de los prejuicios. Cognitivamente, las personas tenemos la capacidad de completar información y simplificar información, de manera que sea más sencilla de entender.

No es posible que las personas estemos constantemente analizando en profundidad todas las situaciones y buscando toda la información necesaria para completar los vacíos de conocimiento, pues sería agotador. Por ello, tendemos a simplificar nuestras visiones y también generalizar situaciones que parecen similares. Llenamos los vacíos de información con estereotipos. En los momentos en que esta generalización o simplificación genera inconsistencias, puede haber modificaciones pequeñas en las concepciones, de manera que los argumentos personales se vuelvan coherentes.

La etiquetación que hacemos de manera negativa, sobre la base de una forma de pensar que adoptamos desde pequeños.

Esta forma de pensar surge como resultado de la necesidad que tiene el ser humano de tomar decisiones firmes y concretas de manera rápida, tomando información generalizada de la que se tiene hasta el momento para emitir juicios, y sin verificar su veracidad.

Pensar mal de otras personas, la cual incluye sentimientos de desprecio o desagrado, de miedo y aversión, así como varias formas de conducta hostil, tales como hablar en contra de ciertas personas, practicar algún tipo de discriminación contra ellas o atacarlas con violencia.

En las prácticas cotidianas, el prejuicio opera a partir de costumbres, tradiciones, mitos y demás aprendizajes adquiridos a lo largo de los procesos de conformación de las identidades.

Referente al tema de la discriminación étnica, particularmente la que sufrían los judíos y los negros americanos por lo cual es considerado importante en la psicología social, debido a que plantea que el racismo es producido por “temores imaginarios”, lo que nos lleva a una visión positiva de que es posible erradicar el prejuicio para poder vivir en una sociedad más armónica.

El prejuicio surge por una conveniencia, para discriminar, descartar o dominar a otras personas o aceptarlas preferentemente, sin tener remordimientos y sin reflexionar si eso es bueno o malo, o si es una opinión objetiva o subjetiva.

Comúnmente es una actitud hostil o, menos frecuentemente, favorable hacia una persona que pertenece a determinado grupo (social, étnico, sexual, político, socioeconómico, ocupacional, religioso, deportivo, de salud o de enfermedad o de cualquier índole, incluso territorial o geográfica) simplemente por el hecho de pertenecer (voluntaria o involuntariamente, consciente o inconscientemente) a ese grupo, en la presunción de que posee las cualidades negativas o positivas atribuidas por muchas personas al mismo. La opinión se produce primero respecto del grupo prejuiciado y después incorpora al individuo.

Algunas personas son excluidas injustamente de trabajos, barrios, préstamos bancarios, oportunidades educativas, eventos sociales y asociaciones.

Algunas personas reciben insultos muy hirientes o son excluidas de participar en eventos.

Algunas personas son atacadas o violadas.

A algunas personas les pagan injustamente menos aunque hagan el mismo trabajo.

Los hogares de algunas personas, lugares de oración o cementerios son destrozados.

El prejuicio es «funcional» y se agudiza por el ambiente o medio social: el racismo, la homofobia, los puntos de vista políticos, religiosos o espirituales firmemente sostenidos… surgen ante un enemigo potencial como posición defensiva que puede salvar la vida del individuo o grupo prejuicioso.

Los sociólogos han considerado al prejuicio como un comportamiento adaptativo instintivo. En las competencias entre grupos o individuos, los puntos de vista son útiles ante la escasez de recursos para la supervivencia humana, o simplemente para mantener el poder en manos de unos pocos.

Pero puede también evitar la ganancia, si el prejuicio se forma sobre un aliado potencial; por ejemplo, no consultar al único médico del pueblo que podría salvar la vida sólo por el hecho de que el médico es afroamericano , muchos consideran políticamente apropiado para evitar utilizar el término negro.

¿Qué piensas tú?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

ALINEARSE

thBQ0F5L5HHay muchas creencias que desvalorizan el poder que las emociones tienen en nuestra vida, tan es así que pocas veces nos tomamos un tiempo para preguntarnos… ¿Qué estoy sintiendo con esto que me pasa?… ya que lo primero que hacemos es reaccionar ante esta emoción.

Por ejemplo si alguien me grita, de inmediato grito, si alguien me ofende, busco como defenderme, todos estos son mecanismos que surgen en forma automática, luego cuando actuamos desde la emoción, puede aparecer la culpa, el remordimiento por haber dicho o hecho tal cosa y caemos en el juego de “no sé que me pasó” que en muchas ocasiones provoca conflictos tanto internos como externos.

Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. 

La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos. Las palabras por sí solas pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Cuando la persona consigue  armonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%. Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón. El impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia.

El miedo nos impide salir de la zona de confort; tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona.  Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando. Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, si no sólo hay automatismos. Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente. Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra.  Cuando decimos “voy a hacer esto” y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro.  El mayor potencial es la conciencia. Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar. Lo que se resiste, persiste. La aceptación es el núcleo de la transformación

La propuesta para lograr la Alineación Personal es tomar consciencia de lo que pienso, lo que este pensamiento me hace sentir (emociones que aparecen), la creencia que hay detrás de este pensamiento, (pensamiento raíz), la forma en cómo actúo y los resultados que obtengo.

En el ámbito laboral muchas veces falta ese compromiso de todas las personas que no se sienten parte y no logran ir con el grupo.

Que no tienen claro cuales son los propósito en común y las metas y objetivos son muy diferentes con las del grupo.

Los verdaderos líderes motivan a todos los que forman parte del grupo y hace que cada uno aporte lo mejor de cada uno y así afloren los talentos y logren estar alineados todos.

También lo mismo sucede en las familias en cada grupo que se forma.

La mejor forma de estar alineados es lograr esa claridad en que queremos, qué sentimos y que hacemos.

Y al estar con los demás encontrar que queremos, que sentimos con cada actitud del otro y que hacemos sentir con nuestras actitudes y lograr hacer juntos lo mejor que podamos por nuestro bien común.

Si después de todo eso descubrimos que a pesar de estar en un mismo lugar buscamos diferentes situaciones.

Comprender que somos diferentes, y hacer lo que nos corresponda sin cubrir lo que el otro no hace ni sentirnos mal por no hacerlo o cansados por hacer todo.

¿Cuéntame tu experiencia?