LAS CAUSAS DEL DOLOR EMOCIONAL

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (24)Todos lo padecimos alguna vez y nos sentimos con ansiedad, soledad, angustia, tristeza, vacíos, con esas emociones no placenteras que se derivan de experiencias que suceden en la vida como el rechazo, la no aceptación, la falta de comprensión, la culpa, la pérdida de algo que queremos, etc.

Cuando experimentamos dolor emocional es hasta cierto punto complejo poder enfocarse en otras cosas, sobre todo si es agudo y profundo.

El dolor emocional roba la atención y la concentración de las actividades cotidianas.

Provoca el aislamiento con los demás, llanto, desesperación, angustia, ansiedad, actitudes relacionadas con la ira como gritos, etc.

Evasión del dolor, desde distracciones como ver la tele o escuchar música hasta la evasión más fuerte con sustancias como alcohol o drogas cuando el dolor es más agudo y se vuelve insoportable.

Frialdad o indiferencia provocada por la resistencia a querer sentir.

Actitudes de “no me importa” o de dureza emocional para con uno mismo o los demás.

Entre más carecemos de amor, más sentiremos dolor.

Cuando uno siente dolor emocional, se puede deber a diversas causas. Pero las relaciones afectivas son las principales causas de dolor emocional.

Cuando esperamos que el otro nos acepte o apruebe y de repente percibimos su rechazo o desaprobación. El dolor que puede llegar a sentirse con el rechazo puede ser tan intenso que muchas personas en verdad se sienten agredidas, lo cual puede generar ira o enojo, y provocar que la relación se deteriore o dañe y pueda llegar incluso a romperse.

Cuando no nos aceptamos o tenemos escasa valoración por lo que somos, buscaremos agradar y quedar bien con el otro, actuaremos a partir de la aceptación o admiración de los demás, de manera que el otro nos pueda brindar la aceptación y aprobación de la cual carecemos.

Entre más dolor sentimos por el rechazo del otro, más estábamos actuando a partir de la aceptación ajena. En realidad no nos duele el rechazo del otro, lo que nos duele es que no estamos siendo realmente íntegros con nuestra propia persona, nos prestamos a juegos que no nos gustan o agradan sólo por complacer o querer captar la atención del otro.

Nos duele el rechazo porque principalmente nosotros rechazamos o desaprobamos una parte de nosotros mismos, y al hacerlo, estamos dejando a un lado lo que verdaderamente somos a cambio de que “nos quieran”.

Habría que empezar por observarse lo más posible y tratar de encontrar donde no estamos siendo nosotros, o donde nos rechazamos, desaprobamos o somos artificiales.

Es necesario aprender a observar nuestras debilidades, y a observar el dolor no como un enemigo a evadir o para luchar contra el, sino como un mensajero que nos quiere ayudar a crecer y a ser más grandiosos.

El dolor es un gran maestro si aprendemos a entenderlo y a transformarlo. El mensaje del dolor es que volvamos a centrarnos en lo esencial, en la sencillez de lo que somos, aprendiendo a reaccionar de forma sencilla y honesta a los que nos va aconteciendo. Aprender a aceptar nuestras debilidades y fortalezas, a vernos y sentirnos valiosos sin caer en la vanidad o arrogancia, y para esto se requiere un proceso de auto-observación constante.

La culpa es un sentimiento de auto-castigo, de sentir que no hicimos “algo bien” o que procedimos de una forma incorrecta, y nos regañamos y desaprobamos por eso.

Este dolor es fácil de sentir, cuando observamos que alguien nos rechaza o desaprueba por nuestra conducta, y tiene razón. Al reconocer que no hemos actuado de la mejor forma, podemos caer en culpas y auto-reclamos, los cuales nos provocan dolor emocional.

Cuando sintamos culpa, empecemos por comprender que la vida es un lugar de experiencias donde todos crecemos y aprendemos unos de los otros.

Esperar conductas perfectas de nosotros mismos, sólo nos hace caer en una rigidez de pensamiento y sentimiento, lo cual provoca nuestro auto-rechazo cuando esta perfección no sucede. Siempre estamos tratando de hacer lo mejor que se puede para entender y relacionarnos. Muchas veces, hacemos y decimos cosas que no son propicias, pero esto le puede pasar a cualquiera. El problema es que cuando vemos que la reacción del otro no fue la esperada o provocó reacciones de malestar, alejamiento o rechazo, entonces nos sentimos “mal”, con culpa.

Entender que las relaciones son un medio para el autoconocimiento y nos permitimos aprender de ellas más que intentar ser perfectos, así  podremos aclarar nuestras actitudes y ver y reconocer nuestras posibles debilidades en ellas.

Buscar un diálogo para que la otra persona pueda entender nuestras reacciones o nuestros sentimientos, pero no de forma culposa, sino de forma digna, es decir, aceptando nuestras debilidades, siendo honestos con nosotros y con el otro, y dejando de querer controlar la situación en un molde perfecto.  Evitar los sentimientos de regaños hacia nosotros mismos, la crítica severa y el rechazo hacia nuestras acciones.

Creamos dependencias afectivas con los seres que nos rodean y cuando se alejan o nos alejamos por algo, sentimos dolor, un profundo “extrañar” hasta una ansiedad o angustia fuerte. Todos dependemos de una u otra forma de los que amamos. Sin embargo, cuando el dolor es muy agudo en la separación, significa que la dependencia esta rebasando los límites de nuestro bienestar.

Entonces se debe empezar uno a enfocar en la vida personal, pues lo más probable es que se haya puesto la felicidad o el bienestar en manos del otro.

En este caso, el dolor “de desprendimiento” nos avisa que hemos dejado a un lado nuestros intereses esenciales, que nos hemos alejado de lo que realmente nos llevaría a nuestra realización. Habría que enfocar la atención a lo que nos hace realmente felices, a lo que hemos quizá descuidado, o quizá tengamos que aprender a ser más independientes o a valorarnos más, sobre todo en el caso cuando una relación termina y no queremos que así sea.

Cuando sientas dolor emocional no lo rechaces ni lo trates de evadir. No es fácil, cierto, muchas veces sentir cosas que no nos gustan. Pero si aprendes a desahogarte y a ver tu dolor como un mensajero, podrás aprender de él, pues nos quiere enseñar, a entendernos y aceptarnos más, y a descubrir las profundidades de eso que llamamos amor.

El dolor es una emoción negativa, directamente relacionada con un hecho que nos afecta.

El sufrimiento es un dolor emocional, alimentado con toda una serie de pensamientos y emociones negativas, que aumentan su intensidad y duración.

En primer lugar, tienes que estar convencido de que estas sufriendo y de que quieres dejar de hacerlo, aunque al principio esto implique que te va a doler, quizás más.

Es importante que aceptes tus emociones.
Uno de los grandes obstáculos que nos impide manejar el dolor y el sufrimiento es la tendencia que tenemos a negar nuestros sentimientos.

Cuando vivas una situación dolorosa, siente el dolor, para que puedas identificarlo claramente y si son varias emociones, para que puedas irlas separando.
No trates de disminuirlo, justificarlo o anestesiarlo con medicinas, actividades, alcohol, comida, etc.

Trata de percibir en que partes del cuerpo lo sientes y cómo lo sientes.
Cuáles son las sensaciones físicas.
Curar el dolor emocional, al igual que curar el dolor físico, duele, pero si no limpias una herida física está se infecta y duele más, lo mismo sucede con el dolor emocional.

Permite que salgan tus sentimientos.
Escribe, pinta, baila, háblalo con alguien (siempre y cuando sea una persona capacitada para ayudarte), llora, golpea un cojín, háblale a un retrato, etc.
El segundo paso es ver que hay atrás del dolor o del sufrimiento.

Pregúntate:
¿Qué es lo que me duele (enoja, molesta, da tristeza, etc.)?
¿Es lo que …….. me hizo?
¿Cómo lo estoy interpretando?
¿Qué pienso de esa persona y qué pienso de mi ?
¿Es por qué no se cumplieron mis expectativas? ¿Me siento amenazado, traicionado, etc.?
¿Por qué?
Analiza todas las posibles causas de tu dolor o sufrimiento.

Cuando trabajes con el sufrimiento, trata de separar las diferentes emociones que lo componen.
Hazlo por escrito.
Te puedes ayudar observando tus conductas y escuchando lo que la gente te dice.
Califica del 1 al 10 la intensidad de cada emoción y luego compara con la situación para ver si la intensidad de esa emoción es congruente con lo que sucedió.

Analiza en donde y cómo aprendiste a pensar y sentir así y ve qué diferencias hay entre la persona que eres en estos momentos y el niño que eras cuando lo aprendiste.
¿Crees que es lógico y necesario que reacciones igual?
Recuerda que ese pequeño no tenía ni la capacidad de pensar y analizar que tienes tú, ni ninguna de las herramientas que tienes, como adulto, para relacionarte y resolver tus problemas.

No te causes un daño innecesario.
No permitas que el pesimismo, la culpa, un estilo de pensamiento equivocado, la depresión, etc., aumentes tu sufrimiento innecesariamente.

El dolor emocional temporal se produce a causa de una serie de eventos: la muerte de un ser querido, una ruptura amorosa, la inconsciencia o crueldad por parte de los demás.

Si sufres por alguna de estas causas, acepta que es normal sentirse dolido o molesto durante un periodo corto. Afrontémoslo: si un ser querido muere, solo una persona muy fría no se vería afectada por ello. Si amas a alguien y esa persona te deja, es natural sentir dolor. Estas cosas son normales. Tratar de sanar lo que es normal no tiene sentido. Deberás sentir dolor por un tiempo, es normal.

Te hacen enojar, te hieren, te insultan, te ofenden, etc., es culpa tuya. Eso no es cierto. Eso sugiere que las personas no aman, no se apegan, no confían o no invierten sus emociones.

Si sufres de dolor emocional, existe una razón para eso. Lo que no cambia es que es importante tener cuidado cuando te tomes algo en serio, porque eso te afectará emocionalmente. Lidia con el dolor, pero no lo conviertas en la parte importante de tu vida.

El dolor es real. Ora o medita. Tómate un tiempo para ti mismo. Debes lidiar con tu problema o nunca lo superarás. No intentes librarte rápidamente de esta etapa de dolor. Aun cuando todo en lo que puedas pensar te lleve a sentir dolor, la verdad es que permitirte tener este sentimiento es importante. Enmascarar tu dolor cuando tratas de trabajar o solo superar el día a día puede ser necesario hasta cierto punto, pero asegúrate de permitirte algo de “tiempo a solas”, un tiempo para sentir realmente todos esos sentimientos que tienes, en lugar de solo reprimirlos o negarlos.

¿Qué sientes realmente tú?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

LOS SERES ELEMENTALES DE LA NATURALEZA

images (24)Según la mitología los elementales son seres del mundo espiritual, conectados directamente con los cuatro elementos (de allí su nombre) que rigen al planeta tierra: agua, tierra, aire y fuego.

Cuando el planeta comenzó a enfriarse y a estabilizarse, ya estaban presentes los elementales de la tierra: Gnomos, Duendes y Hadas, a fin de armar los elementos de su nivel, los primeros esbozos de arbustos y piedras. Dando origen a todo lo que germinaría después, con el trabajo de millones de años.

Hay cuatro elementos básicos de la naturaleza: el fuego, el aire, la tierra y el agua. Dentro de cada uno de los cuatro elementos de la naturaleza existen unas entidades o espíritus que configuran la esencia espiritual de ese elemento.

*Elemental del Agua…Ondinas.
*Elemental del Fuego…Salamandras.
*Elemental del Aire…Silfos.
*Elemental de la Tierra…Gnomos y Hadas.

Los dibujos que se encontraron los muestran de manera casi idéntica, no importa cuan lejos estuvieran esos pueblos unos de otros. Esto nos lleva a pensar que los elementales siempre se comunicaron con los seres humanos, manteniendo un patrón energético que permitiera verlos e identificarlos. Estaban presentes en casi todos los ritos sagrados, especialmente en aquellos en que se pedía la protección celestial para las cosechas y las siembras.

No sólo se los invocaba para que protegiesen las siembras sino también para que aquietasen las aguas, apagasen incendios y contuvieran tempestades. O sea, protección de los cuatro elementos.

Los elementales eran amados y temidos al mismo tiempo, ya que tanto beneficiaban como perjudicaban. Siempre considerados seres duales. Tienen un tipo de vibración muy rápida y eléctrica, que les permite trasladarse de un lugar a otro a la velocidad de la luz.

Se los considera espíritus juguetones, animados, traviesos, sin mucha responsabilidad y arduos trabajadores de la naturaleza. No tienen un concepto muy claro del bien y del mal y por eso pueden ser manipulados para los trabajos de magia negra. Tal vez, su nivel de conciencia se parezca a la de un niño que aún no sabe distinguir entre acertado y errado.

El hombre sólo cree lo que ve en una actitud netamente mental, por eso siempre ha negado la posibilidad de otro tipo de vida.

Lo cierto es que el ser no podría sobrevivir si esto fuese así. Existen otras corrientes de vida paralelas al humano aunque no se vean.

La escala evolutiva de estos seres a los que llamamos elementales.

Rudimes
Son los seres con menos evolución de toda la escala. Corresponden al plano Astral. Miden 2,5 cm. de altura. Carecen de inteligencia y conciencia. Trabajan en grupos de a miles, se mueven constantemente, logrando con su movimiento aumentar la frecuencia vibratoria de los vegetales. Sienten amor grupal y hacia la vida vegetal. Se alimentan de la frecuencia poder. Están en plano físico alrededor de un mes para luego ir al plano astral por diez años.

Unites

Miden alrededor de 5 cm. Permanecen l año en plano físico y 100 años en plano astral.
Trabajan en grupos y forman dentro de éstos, sub-grupos. Tienen ya un poco de conciencia y forman parejas. En las parejas de los elementales se intercambian poder.

Minutes

Miden entre 1 y 2 pulgada, viven 5 años en plano físico y luego se trasladan al plano astral por 500 años. Trabajan distintos elementos comandados por las hadas.

Nomenes o Gnomos

Viven 25 años en el plano físico y luego van al plano astral alrededor de 1000 años. Trabajan el suelo y las raíces de los árboles dándoles poder. Hacen sus casas en los troncos de los árboles.
Poseen mediana inteligencia, tienen apariencia de viejitos y son muy graciosos. Los primeros tiempos que pasan en este plano lo hacen alejados del hombre ya que no les resulta fácil adaptarse a la frecuencia que nosotros manejamos, mucho menos soportan los ruidos de las ciudades. Son muy similares en conductas a los niños ya que suelen ser muy traviesos.

Elfos y Duendes

Trabajan alejados del hombre, generalmente en los claros de los bosques o montañas.
Guían en sus tareas a los Minutes y Unites; generan círculos de poder dentro de los cuales se trabaja. Modelan sus propios cuerpos de acuerdo al poder adquirido, y es un orgullo para ellos los grados de hermosura que van logrando, ya que esto es producto de su trabajo. Están alrededor de 500 años en plano físico; deciden cuándo volver, pero rara vez lo hacen antes de los 5000 años.
En el tiempo que transcurren en el plano astral se transforman en FARES o HADAS, que ya pertenecen al plano mental. Mucho tenemos que aprender de estos seres ya que la armonía y el trabajo son su estilo de vida. Gozan cuando han realizado bien su tarea, respetan los tiempos de recreo y juegan alegremente, para luego volver al trabajo en el mismo estado.

Los Devas son quienes dirigen el reino de los elementales. Estos seres elementales suelen estar compuestos, no de sangre y carne, sino de materia etérica. No pueden ser destruidos por elementos materiales, tales como fuego, aire, tierra y agua porque forman parte de las fuerzas invisibles de la naturaleza. No son inmortales, pero viven entre 300 y 1.000 años. Además tienen la facultad de cambiar su tamaño y apariencia casi a voluntad.

Los Elementales no permanecen aislados en su elemento pues se ayudan unos a otros en sus labores. Por ejemplo: Las Hadas no son sólo de la  Tierra sino que también están en el Agua y Aire, según el servicio a realizar. Gnomos y Silfos colaboran juntos para canalizar los ríos.

¡Qué flojera mental! ¡Qué comodidad! Nadie con un mínimo de conocimiento —y no estoy hablando necesariamente de un sabio avanzado en metafísica— puede ya sostener que algo no existe porque no lo puede ver. Muchos tampoco han visto al ángel de la guarda y sin embargo creen en él. Lo mismo pasa con otros ángeles y seres espirituales de dimensiones superiores a la vida humana. El mismísimo Dios, sin ir más lejos. Por lo tanto, el “no ver” con los ojos del cuerpo no es ya un argumento válido para negar la existencia de algo. Menos cuando se desarrollan los ojos del alma y se alcanza con ellos la visión real, ilimitada.

¿Qué piensas tú?

AMOR Y SERVICIO

images (2)El servicio es una forma de ayudar a otras personas, sin importar ni tener recompensa alguna que no sea la gratificación y fortalecimiento del espíritu.

El amar, compartir y proteger a las personas, ya sean estas familiares, amigos, vecinos o hasta desconocidos, es una realidad que se ha ido perdiendo con el paso del tiempo.

Cuando ayudamos a otros estamos al servicio de Dios. Sin embargo, “servicio” es una palabra que ha desaparecido de las mentes de las personas.

Por lo general, las personas parecen estar ahogadas en sus propios asuntos y están tan ocupadas en resolver sus necesidades personales que se olvidan de los demás.

Muchos se han olvidado que se puede demostrar amor a las personas a través del servicio.

El Amar al prójimo es un mandamiento, así lo instruyó Jesucristo, quién aseguró que era tan importante como amar a Dios mismo.

Jesucristo enseñó la importancia del servicio. A través de sus actos, demostraba y enseñaba que cada ser humano es de gran valor y que el servicio que se preste a cada uno de ellos demuestran el amor que tienen a Dios.

Demostró amor a los hombres cuando siendo Él el hijo de Dios enseñó que estaba entre ellos para servir y expresó, que si el era el hijo de Dios en la carne y prestaba servicio, cuanto más deberían hacerlo los demás.

La importancia de servir y ser humildes en nuestras obras, como Jesús que lavó los pies de sus discípulos y les dijo: “Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a los otros.

El asistir a los necesitados es una de las formas de manifestar que queremos seguir y servir a Dios, tanto hombres como mujeres y niños pueden hacer esa gran labor, ya que a través del servicio es que se lleva a cabo la obra.

El servicio es la forma en que podemos demostrar amor por nuestro semejantes y a su vez amor a Dios, para muchos Jesucristo es nuestro ejemplo vivo de lo que es amar y prestar servicio a los demás.

Jesucristo enseñó que cuando se está al servicio de nuestros semejantes estás al servicio de Dios. Prestar servicio, fortalece nuestra fe y nos hace útiles en Su Reino.

El servir da propósito y valor a la vida; nos acerca más a Dios y nos ayuda a purificar nuestra naturaleza divina; nos enseña a amar y a comprender a nuestros semejantes.

 Nos ayuda a olvidarnos de nuestros deseos personales; elimina el egoísmo, el orgullo y la ingratitud; nos enseña a pensar en las necesidades de los demás, lo cual nos permite cultivar las virtudes de Dios.

Las oportunidades de prestar servicio al prójimo son infinitas y van desde predicar, dar consuelo, amor, ayudar a personas con necesidades especiales y darle abrigo al necesitado son algunas de las tantas formas que se puede servir.

El prestar servicio no solo nos llena de gratitud, sino que te sientes bendecido de poder participar de la obra de Dios.

Para los mormones, el servir a otros es una de las claves para alcanzar el mayor grado de felicidad ya que ellos creen fervientemente en lo que Jesucristo dijo en cuanto al servicio que en cuanto lo hacemos a alguien, aunque sea el más pequeño, se lo hacemos a Él.

No se trata de ser amables con la gente una vez al año porque sea Navidad. Es una práctica constante de ayudar y servir a los demás. Lograr no ponernos a nosotros en primer lugar. Tal vez tengamos que honrar un compromiso especial cuando preferiríamos estar haciendo alguna otra cosa. Tal vez tengamos que lidiar con personas o situaciones difíciles. Tal vez tengamos que gastar un poco de dinero que preferiríamos usar en algo para nosotros.

R E F L E X I O N E M O S

■ ¿Qué podemos hacer para ayudar a alguien hoy?

■ ¿Qué clase de compromiso a largo plazo podemos hacer para servir a otros?

■ ¿De quién podemos aprender más a tener una actitud de servicio?

Ofrendamos nuestra vida por medio del servicio. Tenemos muchas oportunidades para prestar servicio. Pequeños actos de bondad por nuestros vecinos, tomar parte en el servicio a la comunidad, cumplir con responsabilidades en congregaciones locales y contribuir a los esfuerzos de ayuda humanitaria. ¿Qué piensas hacer tú?