COMO SER VALIENTES

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

imagesPara abordar este tema lo primero que tenemos que pensar es que es para nosotros ser valientes y para que queremos ser valientes.

Si yo les pregunto a los niños que es ser valientes, enseguida visualizarían a su súper héroe.

Pero en los adultos es diferente.

Para mi no se necesita una capa o súper poderes para ser valientes.

Muchas veces esta más cerca de lo que nos parece.

Para mi es cuestión de actitudes.

Es cuestión de liberarnos de esos miedos, de ese peso que no nos deja volar o avanzar.

Ser valiente significa sentir temor sin dejar de luchar.

Significa mirar de frente y tener paso firme.

Un ser valiente emprende, se mantiene y conquista sus metas.

Es ser valientes en el día a día.

Valientes para superar o enfrentar las dificultades o situaciones que se nos presentan.

Para mi es valiente aquella persona que se entera de una enfermedad y se ocupa de ella, en vez de victimizarse .

Es valiente aquel que se ocupa para salir adelante económicamente.

Es valiente aquel que se enfrenta a aquellas personas que van en contra de sus acciones o pensamientos.

Es valiente aquel que se enfrenta objetivamente con su Ser y se compromete a hacer cambios personales.

Pero el tema que compartimos no es solo para saber quienes son valientes o cuando somos valientes.

Es para, como siempre lo decimos, que haré yo para ser valiente.

Si estoy enferma que haré para estar mejor, física y mentalmente.

Si es económicamente que posibilidades tengo para generar más dinero.

Que servicio puedo brindar que los demás necesitan.

Moverme en busca de aquellos que tienen dinero y les falta lo que yo puedo brindarles.

Allí estará mi valentía para enfrentarme a aquellas personas y con seguridad decirle que puedo ayudarlo.

Eliminando los miedos a los no, es lo máximo que nos puede pasar.

Aprender a decirles a los demás lo que pensamos.

No aceptando que nos traten mal o que nos desvaloricen.

Pero cuidado de no caer en creernos que podemos ir gritando por el mundo diciendo lo que pensamos.

La mejor manera para no equivocarnos es antes de hablar pensar si fuera yo al que me dicen esto ¿me caería bien? ¿Es importante lo que voy a decir?

Aquí está nuestra valentía para enfrentarnos a esa persona a solas y explicarle lo que nos pasa, lo que sentimos.

Sin caer en el error de hablar públicamente lo que nos sucede.

Teniendo la valentía de hacernos cargo que cuando algo pasa no hay un culpable.

Es cuestión de encontrar juntos la salida, la mejor solución.

Y por último o quizás siendo preferentemente la primera opción para empezar, según las prioridades de nuestra vida.

Es ser valientes para enfrentarnos a nosotros mismos.

Ese ser que a veces descuidamos, que poco atendemos y al igual que los demás va cambiando.

Ser valientes para vernos y decir como somos.

Para muchos es más fácil hablar de los demás que de ellos mismos.

Hablar de personas que gritan, que tratan mal, que están nerviosos.

Pero acá se trata de ver como hablamos nosotros, que decimos y que hacemos.

Como siempre es más fácil enfrentarnos a las virtudes que a los defectos.

Pero tenemos que liberarnos de viejos paradigmas que nos hacen ver como malos o inferiores si tenemos defectos.

Es cuestión de ser valientes y ocuparnos de cada defecto de ver cada día que podemos hacer para revertirlo.

¿Qué tienes que cambiar?¿Qué harás?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

EQUILIBRIO INTERIOR

images (30)Es importante que cada uno se tome el tiempo de escuchar las voces de su interior.

Ya que muchas veces tomamos decisiones completamente erradas por apurados, que con 5 segundos de consideración habrían bastado para tomar el camino indicado.

Muchas enfermedades podríamos prevenir si tomamos las necesidades en el orden que corresponden, ya que al cuidar las necesidades fisiológicas por sobre todo el cuerpo podemos mantenernos más sanos y fuertes para enfrentar el día a día.

Por ello meditemos y tomémonos nuestro tiempo.

Aprendamos a escuchar las corazonadas que nos sacuden el interior más que los gritos del exterior, después de todo lo único que importa realmente es alcanzar la felicidad y lo que para ti representa ser feliz, (ya que esto es diferente para cada uno).

En cumplir nuestras metas y no las que los demás quieren imponernos, cumpliendo con nuestra propia pirámide de las necesidades y sólo así podremos alcanzar nuestro verdadero nivel de equilibrio.

Las personas sólo buscarán cumplir las necesidades de un nivel al haber cumplido con el anterior.

Partiendo desde la base de dicha pirámide donde se encuentran las necesidades fisiológicas o básicas.

Seguidas por las necesidades de seguridad y protección, necesidades sociales, necesidades de estima y, en la punta, las necesidades de autorrealización.

Si aceptamos que ocurren hechos que están a nuestro alcance y otros fuera de el, debemos aceptarlos así y eso es un gran paso y cambio haciéndonos todo más fácil.

Ver que el cambio desde nuestro interior nos guía por el camino del éxito haciéndonos sentir más relajados y tranquilos durante cada instante de nuestro día, quitándonos así un impedimento que tiraba nuestra existencia constantemente..

La mayoría de nuestros pensamientos y preocupaciones son por sucesos que ocurrieron o por cosas que creemos o pensamos que llegarán a ocurrir.

En ambos casos no tenemos control directo sobre ello.

La mejor manera de calmar nuestra ansiedad es traer nuestra mente al presente. Ahora,  no hay problemas ni preocupaciones. Tan solo paz, tranquilidad interior.

El dedicar unos momentos en contacto con el pasto, el ruido del viento en contacto con tu rostro al caminar, correr o andar en bicicleta, los árboles, las piedras, el observar las nubes, el cielo y las aves, cada contacto, el integrarte con la naturaleza es un mimo a tu espíritu a tu ser interior, disfruta, goza.

Intenta aplicar estos cambios poco a poco en tu vida diaria, que ello forme parte de una rutina, como el desayunar, el trabajar, para llenarte de vigor y salud para encontrarte a Ti mismo y recuperar tu paz.

Es un equilibrio orgánico y energético, que nos lleva a poder vivir una vida en armonía, siempre que obtengamos el balance y equilibrio de estos tres componentes.

La suma del cuerpo, la mente y el espíritu, que juntos crean una persona única e irrepetible.

Como estaríamos, sino logramos estar en paz espiritual, o si nos creemos tranquilos pero nuestro cuerpo está o no se encuentra saludable, o si nos sentimos lleno de energía pero con la mente dispersa y ansiosa.

Hay que lograr Armonizar, desde nuestros centros de energía “Los Chakras” y nuestra dualidad interior exterior.

El estado en que se encuentra tu cuerpo se refleja en el estado de tu mente. Si tu cuerpo está tenso, así será también la condición en que está tu mente.

El Aprender y dominar la relajación de tu cuerpo, tus músculos y articulaciones es indispensable para llegar a relajar tu mente y pacificar tu espíritu.

No esperes que algo ocurra o pase para que cambie tu vida, ella hará un radical cambio de escena cuando Tú decidas hacerlo y no le tengas miedo a esos cambios, ten presente que todas las respuestas que buscas y necesitas se encuentran dentro de Ti.

Solo debes tomar el control de tus emociones, de tu Existencia.
No dependas de Otros para sentirte en Paz y Armonía, para lograr el cambio de horizontes.

Liberarnos de la duda, el arrepentimiento… y cambiar estos sentimientos por la importancia del “ahora” y el “aquí”.

¿Qué tiempo es el preferido de tus pensamientos? ¿El pasado, el presente o el futuro?

EL MITO DE LA MUERTE

images (27)Han escrito sobre personas que han sido declaras muertas por segundos y luego de ser revividas cuentan que se vieron dentro de una especie de túnel oscuro que tenía una luz al final.

Este resplandor los llenaba de esperanza, hasta que de golpe regresaban a su cuerpo.

Para investigadores que han estudiado experiencias cercanas a la muerte, esta visión no es real y nada tiene que ver con una vida en el más allá.

Ellos opinan que gran parte de este fenómeno puede explicarse como un resultado químico del sistema nervioso en situaciones extremas.

Para la psicóloga Susan Blackmore, el sentirse dentro de este corredor oscuro con una luz al final, es el resultado del cerebro procesando la información visual en períodos en que le llega poco oxígeno y la función normal de las neuronas se va complicando.

La sensación de bienestar vendría propiciada por la acción de neurotransmisores como las endorfinas, que se liberan en situaciones de estrés importante.

Uno de los mayores temores de nuestros abuelos era que los enterraran vivos, ya que existía una especie de enfermedad que hacía lucir como muertos a quienes realmente no lo estaban.

Actualmente ese estado biológico se conoce como catalepsia y sus síntomas hacen que la persona permanezca inmóvil y sin signos vitales, cuando en realidad está consciente o semi consciente.

Ahora se sabe que puede ser producida por el mal de Parkinson, epilepsia, efectos de la cocaína y esquizofrenia, entre otros.

Hoy en día es prácticamente imposible y el temor de los abuelos queda como un mito gracias a todo lo que se conoce sobre la catalepsia y porque antes de la autopsia se debe esperar entre 24 a 72 horas para asegurar que el fallecimiento sea real.

El mito que habla del sexto sentido de algunos animales -generalmente domésticos-, capaces de sentir antes que los humanos situaciones de riesgo e incluso la muerte, no tiene ninguna base científica. No obstante, hay una excepción para esta regla y se trata del gato llamado Oscar, del estado de Rhode Island

Este felino protagonizó las noticias en el 2007 predijo la muerte de al menos 25 ancianos del Centro de Rehabilitación de Providence.

Según los médicos de este centro, Oscar hacía sus propias rondas y quien recibía su visita, generalmente moría 4 horas después. Sería cierto o simple casualidad, no se sabe.

Es posible que hayas escuchado la historia de parejas de ancianos que han vivido juntos muchos años y que cuando uno muere, el otro también fallece al poco tiempo, debido a la tristeza que causa la ausencia de su compañero de vida.

Morir de tristeza o de un corazón roto es posible, aunque no está 100% comprobado, ya que el sufrimiento que causa una pérdida de ese tipo, genera una reacción de estrés en el organismo que puede acarrear fallos en el corazón. Por otra parte, una persona con tanta melancolía tiende a descuidarse y a dejar de comer, haciendo que su sistema inmunológico también se deprima y sus defensas para contrarrestar enfermedades se vuelvan mínimas.

La Muerte es una entidad propia, representada desde el fin del Medioevo como un esqueleto que porta una guadaña, no puede ser detenida de ninguna manera y como entidad autónoma no posee control sobre el destino ultra terreno de las almas a las que le toca conducir; solo se presentar a buscar a aquéllos a los que les ha llegado la hora. Este concepto ha existido en muchas culturas desde los inicios de la humanidad.

En español además del nombre propio de La Muerte es común emplear el término La Parca proveniente de la mitología romana.

Las Parcas (en latín Parcae) son tres hermanas hilanderas que controlan el hilo de la vida de cada mortal e inmortal en el nacimiento, el matrimonio y hasta la muerte. Escriben el destino de los hombres, en un enorme muro de bronce y nadie puede borrarlo. Se llaman Nona, Décima y Morta; cortan con unas tijeras el hilo que marca la longitud de la vida y es entonces cuando el hombre muerte. Hilan lana blanca, entremezclada con hilos de oro que representan momentos dichosos en la vida de las personas y lana negra, los periodos tristes.

A partir del siglo XV comenzó a ser representada como una figura esquelética que lleva una enorme guadaña y viste con un manto negro con capucha.

También se da el nombre del Ángel de la Muerte. Aunque no se hace mención en la Biblia de tal Ángel, existe una mención de Abbaddon (El Destructor) cuya identidad corresponde al Ángel del Abismo.

De vez en cuando se hace referencia en el Nuevo Testamento a la muerte, Cor. 15:26 afirma: “El último enemigo que será destruido es la Muerte”, lo que implica que la muerte no ha sido destruida de una vez por todas.

En el Islam la muerte es vista como un evento a celebrar en lugar de un ser temible. Es el paso del alma eterna en una dimensión más cercana a su creador que es visto como un punto de alegría, en vez de la miseria, el dolor o la tristeza.

En algunos casos, la Parca es quien causa la muerte de la víctima, lo que da origen a historias donde a esta se le puede engañar o sobornar permitiendo así que el condenado sobreviva gracias a su astucia. Otras creencias sostienen que el espectro de la muerte, sirve para cortar los últimos lazos entre el alma y el cuerpo además de para guiar al difunto al otro mundo.

La Muerte es muda, no habla ni se deja ver ni conocer. Cuando ella viene a buscarte, no hay nada que hacer.

La muerte para algunos es el fin natural de la vida,  es algo normal, el fin natural de todo organismo vivo. Esta forma de pensar fomenta el oportunismo y niega todo valor moral.

No todos los investigadores llegan a esa conclusión. Calvin Harley, biólogo especializado en el envejecimiento humano, afirmó que no cree que el hombre “haya sido programado para morir”. Por su parte, el inmunólogo William Clark hizo esta observación: “La muerte no está entretejida inseparablemente con la definición de la vida”. Y Seymour Benzer, del Instituto de Tecnología de California, expuso así su reflexión: “El proceso de envejecimiento no es comparable a un reloj, sino a una secuencia que esperamos ser capaces de alterar”.

¿Tú que piensas?



LA COHERENCIA

images (25)La coherencia es lo que nos permite concebirnos como una unidad.

Diversas ideas secundarias aportan información relevante para llegar a la idea principal, o tema, de forma que podamos encontrar el significado global.

Lo coherente, mantiene una misma línea con una posición previa. Si alguien afirma que nunca se iría de su país y al poco tiempo viaja para instalarse en el extranjero, tendría una conducta no coherente.

En cambio, si un futbolista asegura que no jugaría en un club diferente al que lo vio debutar y luego rechaza una oferta millonaria de otro equipo, puede decirse que se trata de una persona coherente.

La coherencia también se asocia con lo lógico.

Hablar con coherencia sin realizar promesas imposibles de cumplir ni distorsionar la realidad.

En la vida hay miles de situaciones triviales, tales como escoger un sabor de helado o un color de zapatos, y de ninguna manera un cambio repentino o una contradicción en tales decisiones puede representar un rasgo negativo de una persona, ni una amenaza para la seguridad de quienes lo rodean, a pesar de ser ejemplos válidos de falta de coherencia.

Las sociedades actuales se caracterizan por una falta de coherencia entre las necesidades de los ciudadanos y su accionar.

Muchos seres humanos se sienten perdidos, al llegar a ciertos puntos clave de la vida, como si no supieran quiénes son, cuáles son sus objetivos, por qué actúan de una u otra forma.

Esa sensación de no tener control sobre nosotros mismos está relacionada con la falta de conexión que existe entre nuestros deseos profundos y lo que realmente hacemos.

No actuar con coherencia a la hora de tomar tales decisiones puede afectarnos gravemente para el resto de nuestras vidas, así como al resto de las personas involucradas, como ser pareja e hijos.

Pero no se trata de una mera equivocación, sino de la consecuencia de una fuerte influencia que nos condiciona desde que nacemos, y que nos la transmiten nuestros mayores y los medios de comunicación.

El mundo nos dice cómo debemos ser, qué debemos hacer, qué debe gustarnos y, en muchos casos, acabamos por creerlo; aunque, tarde o temprano, la verdad aflora.

Para identificar y contrarrestar la influencia excesiva de las presiones de la coherencia sobre nuestras decisiones de sumisión, deberíamos estar atentos a los mensajes que nos llegan de dos puntos de nuestro interior: el estómago y el corazón.

Nos llegan mensajes del estómago cuando nos damos cuenta de que las presiones del compromiso y la coherencia nos impulsan a aceptar peticiones a las que sabemos que no queremos acceder.

En tales circunstancias, lo mejor es explicar al solicitante que acceder a su petición constituiría una forma de coherencia ciega en la que no queremos vernos envueltos

Los mensajes del corazón son distintos. Resultan de especial utilidad cuando no sabemos con certeza si nos equivocamos al contraer el compromiso inicial.

Es entonces cuando debemos plantearnos la pregunta crucial: “Sabiendo lo que sé ahora, si pudiera retroceder en el tiempo, ¿asumiría el mismo compromiso?”. Nos llegará una respuesta informativa con el primer destello de sentimiento que percibamos en nuestro interior

Lo que haces cada día tiene mucha importancia para tu propio bienestar, y lo que con ello obtengas a corto, medio y largo plazo.

Para vivir en coherencia con tus valores, de vez en cuando pregúntate ¿Lo que estoy haciendo ahora responde a mis verdaderos y auténticos deseos o estoy caminando en dirección opuesta o sin rumbo?

Todos tememos pequeños y grandes deseos, pero a veces hacemos cosas sólo porque nos proporcionan satisfacciones a corto plazo, produciéndonos una gratificación instantánea, como por ejemplo, gastar tontamente, perder el tiempo en banalidades o en hacer actividades de ocio que nos perjudican a largo plazo.

Alcanzar la salud integral, es el principal reto que tenemos para mantener una óptima calidad de vida.

Lograr la salud integral requiere del desarrollo coherente de nosotros, y para ello deberemos prestar atención a todos los aspectos de nuestra vida: físicos (cuerpo), mentales, emocionales (alma) y espirituales.

El desarrollo humano coherente en todas estas áreas, contribuye a crear una sociedad más sana.

Numerosos estudios han encontrado que las personas sometidas a cambios familiares, sociales y culturales caracterizadas por rupturas emocionales y desorganización social o inestabilidad, están en mayor riesgo de contraer diferente tipos de enfermedades emocionales y mentales que repercuten en la salud corporal.

Para alcanzar la salud integral, se requiere un desarrollo ordenado y coherente a través de las diferentes etapas que integran la vida y atender las diferentes áreas de desarrollo.

También se requiere el apoyo del núcleo familiar y una correcta alimentación para cada uno de los elementos que integran el ser.

Nos esforzamos por mantener la salud y la armonía en nuestra vida, y de forma intuitiva somos conscientes de las interconexiones que existen entre los procesos físicos y las palabras, emociones, sentimientos y pensamientos; realizando esfuerzos por mejorar la coherencia individual, familiar, social y global.

La salud integral es el estado personal más importante que pretendemos alcanzar y comprende aspectos interiores biológicos, psicológicos, espirituales y mentales, por lo que, la alimentación, el amor, la religión y la educación son los principales factores que influyen significativamente en nuestro desarrollo.

El cuerpo físico requiere una nutrición balanceada para un desarrollo óptimo. La nutrición incluye un conjunto de procesos mediante los cuales el organismo incorpora, transforma y utiliza los nutrientes contenidos en los alimentos.

Dada la complejidad de todo el proceso alimentario, la cantidad de alteraciones que se pueden producir es amplia. Se requiere llevar a cabo un soporte nutricional adecuado para mantener un peso corporal ideal y evitar un déficit de nutrientes.

La ingesta de alimentos y el gasto energético son controlados por sistemas neuronales complejos y distribuidos, que reflejan la importancia biológica fundamental del suministro adecuado de nutrientes y el balance energético.

Se han hecho grandes progresos en la identificación de los diversos mecanismos hormonales y neuronales, mediante los cuales, el cerebro se informa a sí mismo, acerca de la disponibilidad de nutrientes ingeridos y almacenados que a su vez, le permite generar conductas autonómicas y salidas endocrinas para regularlos.

El ser humano está integrado por cuatro elementos que le dan vida: cuerpo, alma, espíritu y mente, y los cuatro elementos están interconectados, es por ello que para mantener la salud integral se requiere coherencia.

No es posible alcanzar la salud integral si el individuo no obtiene el alimento y los nutrientes que requiere cada uno de estos elementos a través del amor, las reglas de vida, y educación en la familia, la sociedad, la religión y la escuela.

¿Cómo va tu vida? ¿Qué piensas?