EL EQUILIBRIO

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

images (23)Que importante es vivir en equilibrio.

Los que tenemos metas claras, a veces debemos luchar con el equilibrio.

Al conocer dónde queremos llegar muchas veces nos envuelve la pasión y dejamos de lado cosas y personas importantes.

Por eso es común ver personas muy exitosas pero solas o con hijos muy tristes que su mayor sueño es que tengan un tiempo para ellos.

También lo vemos en personas muy espirituales que viven meditando o rezando a Dios, pero se olvidan de quienes lo rodean.

Personas enamoradas que parece que sólo hay amor para su pareja.

La verdad es que podemos dirigir nuestra vida mucho más de lo que pensamos. Podemos controlar nuestro estado económico, anímico. Iniciando acciones que nos lleven hacía más salud, éxito, amor.
Lograr el equilibrio Emocional nos  puede ayudar para avanzar

Renovemos nuestra  energía.

Programemos nuestro día hacia el futuro deseado.

Desechemos las actividades o acciones que no sirven o lo que es peor nos perjudican.

Preparemos nuestra mente para su máximo rendimiento.
Meditemos es una manera fantástica para relajarnos y  para integrar rápidamente todo lo que hemos aprendido y conectarnos  con nuestro ser interior.

Estimulemos ambas partes del cerebro.

Realicemos técnica para equilibrar los centros energéticos.

Detectemos los orígenes de emociones limitadoras.

Practiquemos técnicas para bajar niveles de estrés al instante en cualquier sitio y en cualquier momento.

Sentirnos bien en cada momento.

Soltando emociones negativas apenas las reconocemos.

Rompiendo con patrones o conductas negativas que cargamos por mucho tiempo.

Aceptando que podemos tener momentos de tristeza o enfado pero que eso no lo debemos cargar por todo el día o por mucho tiempo.

Teniendo más autoestima y paz interior.

Relacionándonos mejor con otras personas, ya que somos nosotros mismos con virtudes y defectos sin necesidad de llevar ninguna máscara.

Sintiendo más fuerza, ilusión y certeza en nuestro futuro.

Viviendo la vida sin altibajos sin sentirnos por momento tan eufóricos, llenos de vitalidad, dispuestos a comernos el mundo y al minuto, sin que haya ocurrido nada, caer en el desánimo y embargarnos en la desilusión. Con un desajuste de sentimientos que vienen y se van, con ese descontrol de estar en lo más alto para caer sin remedio, motivo de algunos de los trastornos emocionales que más afectan, como por ejemplo, la ansiedad.

Debemos tener la suficiente fuerza psicológica para afrontar la vida sin esos desequilibrios emocionales que a veces nos incapacitan para seguir adelante y ser felices.

Aprendiendo a manejar nuestras emociones para convertirlas en algo positivo porque lo primero que tenemos que hacer es conocer y reconocer nuestras emociones. En definitiva, conocernos a nosotros mismos.

Estar dispuestos a investigar, reconocer y expresar nuestros sentimientos. Una mirada al interior que se hace necesaria para encontrar el equilibrio emocional que necesitamos, siendo capaces de distinguir si lo que sentimos es presión o culpabilidad, responsabilidad o imposición, vergüenza o envidia, amor o dependencia.  

Un mayor conocimiento de nuestras emociones nos llevaría a poder manejarlas y transformar la angustia en aceptación, el miedo en aprendizaje, la desilusión en sueños, la ansiedad en iniciativas y la depresión en revitalización. Cómo aprender a identificar esas emociones depende de la forma de ser de cada persona. A algunas les bastará con tomarse un tiempo para ellas mismas, mientras que otras necesitarán técnicas como la meditación o incluso terapia psicológica.

¿Tu vida está equilibrada? ¡Espero que me cuentes!

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

NAVIDAD

images (18)Navidad, en latín significa ‘nacimiento’, es una de las festividades más importantes del cristianismo.

Conmemora el nacimiento de Jesucristo en Belén, se celebra el 25 de diciembre en la Iglesia católica, en la anglicana, en algunas comunidades protestantes y en la mayoría de las Iglesias ortodoxas.

En cambio, se festeja el 7 de enero en las Iglesias ortodoxas rusas y en las ortodoxas de Jerusalén, que no aceptaron la reforma hecha al calendario juliano para pasar al calendario conocido como gregoriano.

Los angloparlantes utilizan el término Christmas, cuyo significado es ‘misa de Cristo’.

En algunas lenguas germánicas, como el alemán, la fiesta se denomina ‘noche de bendición’.

Las fiestas de la Navidad propone celebrar la Natividad (es decir, el nacimiento) de Jesús de Nazaret.

La Navidad es celebrada por los cristianos, pero también los no cristianos y algunos ateos utilizan la Navidad, como festejo de convivencia social y familiar.

En muchos lugares de Europa y América hay una creciente tendencia, impulsada principalmente desde las parroquias locales, para recuperar el sentido religioso de la Navidad y su verdadero significado.

Lejos del costado comercial que se le imprime a estas fechas, en sus inicios esta costumbre estuvo solo ligada a la religión, a la esperanza y a la tranquilidad.

En la antigüedad, los germanos estaban convencidos de que tanto la Tierra como los Astros pendían de un árbol gigantesco, el Árbol del Universo, cuyas raíces estaban en el infierno y su copa, en el cielo. Ellos, para celebrar el solsticio de invierno –que se da en esta época en el Hemisferio Norte-decoraban un roble con antorchas y bailaban a su alrededor. 

Todo fue cambiando con el paso de los años y aquellas manzanas y velas del comienzo, hoy se convirtieron en las tradicionales esferas y las guirnaldas con luces de colores. Esto es lo que no puede faltar en tu árbol.

Las “bolitas”. Representan los Dones que Dios les da a los hombres.

Las de color azul simbolizan el arrepentimiento; las rojas, las peticiones; las doradas, alabanzas; y las plateadas, agradecimiento.

La estrella. Es habitual ponerla en la punta. Ésta representa la fe que guía nuestra vida.

Cintas y moños. Simbolizan la unión familiar y la presencia de nuestras personas queridas alrededor de todos estos dones.

Angelitos. Son los mensajeros entre nosotros y el cielo y son los encargados de protegernos, por eso no pueden faltar en tu árbol. 

Las luces. No importa el color o si se prenden y se apagan. Ellas tienen un sentido, y es el de iluminar nuestro camino en la fe.

Y lo más importante: más allá del tamaño del arbolito o de los adornos que tengamos, es armarlo con amor, fe y esperanza.

Abramos nuestro corazón para recibir una vez más el testimonio de que Cristo nació como el Salvador del mundo, que vive, y que mediante Él, nosotros volveremos a vivir.

No existe mejor época que ésta, la Navidad, para que todos nos dediquemos de nuevo a los principios que enseñó Jesús.

Pensar como la Navidad, cada vez es menos acerca de Cristo y más acerca de ventas, fiestas y regalos.

Que sea un tiempo para que renazca en nosotros todo lo bueno para ser mejores personas. Que iluminemos el mundo con nuestra luz y amor.

¡Feliz navidad! ¡Te lo deseo de todo corazón!

REINGENIERIA MENTAL

images (16)La Reingenieria es la alternativa o forma de pensar con un sentido común.

Aplícala en forma concreta y coordínala con los esfuerzos personales o colectivos, para motivar o producir cambios radicales en las prácticas tradicionales de efectuar las cosas.

Favorece en las tareas, actitudes, aptitudes y valores complementarios o facilitadores de una coherente evolución, hacia la más acertada manera de satisfacer nuestras necesidades y las de los demás.

El proceso empieza por el análisis de las actitudes de la persona con respecto a sí mismo y los demás.

Los cimientos de la reingeniería humana son: “los valores y la ética”. Recuperarlos es la base de fondo para construir encima nuestra  personalidad (forma de ser).

Una vez que se colocamos en la base, en el fondo los valores de honradez, amor al prójimo, se empieza a trabajar en las formas.

Pero debemos meditar el porque a veces con conocimiento de técnicas de excelencia, no logramos el resultado esperado.

Es hacer de la auto-observación un hábito y aplicar todos los recursos que disponemos (mentales, emocionales y corporales) al servicio de nuestra evolución como persona, así podremos aprender a “enderezarnos” o “corregirnos” y “funcionar” mejor en cualquier área de la vida en la que nos desenvolvamos.

En este terreno cotidiano, somos dueños del presente y futuro, podemos aplicar toda nuestra creatividad e inteligencia para hacer de este proceso de obtener los resultados que esperamos, algo que realmente nos brinde plenitud.

Sabemos que los problemas siempre existirán: aparecerán a menudo o de vez en cuando. Lo que pretendemos lograr es, a pesar de ellos, contar con un modelo o sistema al que podamos recurrir para salir adelante desde el aprendizaje constante y sobre todo cuidando nuestras emociones, nuestra mente y nuestro cuerpo.

Tener objetivos, metas y acciones reales y motivadoras.

Cambiar el patrón de contenidos vitales.

Cambiar modalidades y submodalidades de pensamiento.

Usar el sistema guía de  pensamiento.

Potenciar y cambiar Creencias.

Generar sueños de calidad y alternativas de elección.

Dominar el lenguaje y la comunicación.

Eliminar mandatos o creencias negativas.

Modelar o copiar la excelencia o maestría.

Manejar anclas y anclajes.

Comunicarse con poder y efectividad.

Es lograr descubrir y aprender mecanismos que te permitan utilizar las emociones negativas para tu beneficio (las emociones que se desencadenan en situaciones difíciles).

Poner tu mente a tu servicio (pensamientos) y utilizar el transporte de tu cuerpo impulsándolo hacia lo que quieres.

Comenzar a vivir sin excusas, una vida feliz y en bienestar.

Apunta a una revisión y análisis profundo de aquellas cuestiones que te generan malestar y que no están funcionando como esperas; ya sean estas conductas, maneras de hacer las cosas y/o formas de ser que no te están ayudando a lograr lo que deseas ser, hacer y tener.

Implica que rompas con el pasado, que hagas “borrón y cuenta nueva”, que habilites un “lienzo en blanco para un nuevo dibujo” y que te predispongas de manera diferente a re-crear, re-inventar, re-diseñar, re-armar todo aquello que resulte efectivo para tu vida a partir del análisis realizado.

Hacer reingeniería con tu vida te indica que pares tu marcha, declares un quiebre y digas “BASTA, no quiero más esto para mi” para comenzar a rever intensa y sinceramente tus posiciones y actitudes ante la vida, sobre todo las conductas que adoptas al relacionarte con otras personas.

Implica derribar el obstáculo de pensar “yo me las sé todas”, o que “siempre actúo bien” y que “los que hacen las cosas mal son los otros, ellos tienen la culpa”.

Si no derribas este gran enemigo, no podrás detectar qué cosas te hacen falta cambiar para mejorar.

¿Por dónde comenzarás?

AUTOSANACIÓN

descarga (4)Podemos ayudar a nuestra sanación repitiendo una serie de mandatos mentales, con la finalidad que la mente logre captar, asimilar y ejecutar sanar esas dolencias físicas y emocionales. 
Es un Reinicio Mental Intuitivo  que como lo hacemos con una computadora cuando se ponen lentas o comienzan a fallar, que la apagamos y volvemos a encenderla para cargar nuevamente los programas y volver a comenzar una sesión de trabajo. 
Cuando en forma repetida nos estancamos en los mismos pensamientos y creencias, nuestro cuerpo responde al significado de todos ellos. Ya sea que nos sentimos o estamos enfermos; con problemas y preocupaciones, y  no dejamos de pensar en ello. Y la mente da por hecho que así es como debe responder el cuerpo, con dolores, malestares y con los síntomas que se esperan de esa enfermedad. 
El método de autosanación, simplemente dicta que los poderes naturales de auto-sanación del cuerpo deben activarse por medio de frases que se instalan en el subconsciente, igual que se instala un programa en la computadora y a partir de ese momento, operarán automáticamente cada vez que se encienda el aparato. 

Al pronunciar las frases restauradoras, debemos frotarnos suavemente alguna zona del cuerpo para obtener la aceptación del subconsciente y provocar un estado de seguridad y tranquilidad que nos ayude a aceptar lo que viene del exterior. Esto se logra por medio de un amable contacto en forma de caricia ya sea en un brazo, en una mano o sobre el rostro o cabeza. 
Aseguran que en los niños y en los animales la respuesta es muy rápida y que no es necesario creer en el método. Simplemente se practica sobre un niño o adulto y el resultado es sorprendente. La ventaja que tiene también, es que puede auto-aplicarse, es decir, cualquier persona lo puede hacer, y sus resultados se sentirán en diferentes intensidades. 
El modo de hacerlo es dos veces al día y durante cuatro semanas, mientras se frota o acaricia suavemente un brazo o mano, se pronuncian las siguientes frases de auto-curación: 
Repetir cada orden tres veces: 
Equilibrar el pH de mi cuerpo 
Limpiar mi organismo de desechos tóxicos 
Desapegarme de mi Padre 

Desapegarme de mi Madre 
Limpiar mis Meridianos Energéticos 
Complementar todas las Carencias de mi cuerpo 
Equilibrar mi sistema hormonal 
Suplementar todas las necesidades básicas de mi organismo 
Equilibrar la energía de mis chakras y aura 
Esclarecer mi misión en esta vida 

Se puede agregar una o dos frases antes, relacionadas con el alivio de dolencias específicas, aunque estos enunciados, ya engloban la totalidad de los aspectos necesarios para lograr una salud óptima y sanar todas las enfermedades. 

Practiquemos este método de auto-sanación durante cuatro semanas, una vez por la mañana y antes de acostarse. Conscientes que experimentaremos cambios y notaremos algún otro síntoma pasajero. Podemos por la mañana experimentar cansancio, entonces si nos pasa eso lo haremos dos veces antes de acostarnos. Si por el contrario al hacerlo en la noche sentimos una recarga súbita de energía, procuremos practicarlo dos veces por la mañana. No dará mejores resultados si lo repetimos más veces al día, así que dos veces será suficiente. 

¿Tú que piensas? ¿Qué puedes sanar?