COMUNICACIÓN PACÍFICA

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

comunicación pacificaLa comunicación es todo un arte que debemos poner en práctica.

El hablar nos diferencia de las demás especies. En la comunicación utilizamos la palabra. Pero no tenemos conciencia de que el arma más poderosa que tenemos, es la lengua. Una palabra mal dicha, en un momento no adecuado, puede destruir toda una vida, por el contrario una palabra correcta, puede salvar una.

Por eso debemos tener una comunicación pacífica que tienda a elevar, a sanar, a abrir oportunidades, a mejorar la vida de los demás, trayendo amor, paz y esperanza.

Cuidando muy bien lo que decimos y cómo lo decimos. Escuchando lo que decimos antes de hablar, y meditando si lo que vamos a comunicar será bueno, de lo contrario mejor omitirlo.

Comunicándonos para un mejor mañana, no para estropear el presente.

Una palabra mal dicha puede hacer mucho más daño del que nos podemos imaginar.

Las palabras habladas son la oportunidad para la comunicación, no para los conflictos. Cuando nos comunicamos, si lo hacemos mal, complicado, tenemos que comunicarnos de nuevo. No hagamos entonces el camino difícil.

Que las dificultades y los problemas, al comunicarnos no encuentren un terreno abonado para nacer y para llegar a deteriorar nuestra vida.

Después de dormir y respirar, comunicarnos con las personas que nos rodean constituye una de nuestras principales actividades.

Sin embargo, a pesar de eso, esta actividad primordial a menudo se realiza de manera deficiente e inadecuada.

La presencia de ciertas emociones, debidas a cosas que pensamos o imaginamos, llega a reducir o anular la eficacia de la comunicación.

El daño que puede llevar una comunicación impregnada de ansiedad, de hostilidad, de culpabilidad.

La comunicación es un arte dónde debemos aprender a expresar los deseos y las opiniones, a pedir y a negar, a formular o aceptar una crítica, a solucionar un conflicto, etcétera.. Su experiencia en grupos ha permitido constatar hasta qué punto es importante autoafirmarse y comunicarse correctamente. 

Las palabras están cargadas de sentido. Los silencios, las miradas y los gestos también.

Somos responsables de lo que transmitimos pero muy a menudo estamos tan involucrados en nuestra propia vida que no nos damos cuenta ni del contenido emocional ni de qué es lo que transmitimos.

Debemos asegurarnos de transmitir algo positivo, con nuestro estado de ánimo y actitud  positiva, abierta, sin preocupaciones, ni miedos.

Con una comunicación reflexionada, intencionada y consciente de nuestra parte y activa de quien nos escucha. Donde ambos incluyen y asumen sus propias necesidades, proyecciones, deseos y revisan a la luz de esta realidad lo que se quiere realmente comunicar.

Una de las particularidades más maravillosas de la raza humana, es su capacidad para comunicar, cosa que los seres humanos podemos hacer de manera muy refinada y también de manera muy violenta.

La comunicación en nuestro mundo es muy variada y la calidad se entremezcla, pueden ser muy motivadoras, emocionantes y desgraciadamente a veces incluso tristes de contemplar.

Nuestro mundo sufre ciertamente de dificultades para la comunicación.

La calidad en la comunicación, no quiere decir, como se tiene a veces tendencia a creer de manera muy simplista en nuestro tiempo, una superabundancia de información y tecnología.

Usualmente medimos la importancia de la comunicación en cuanto a la impresión que damos, por lo que culturalmente le ponemos mayor atención a nuestra forma de vestir y a nuestra apariencia física.

Dejando a fuera cuál es el impacto emocional que nosotros ejercemos sobre otros y cuál es el que los otros tienen sobre nosotros.

Si enojados transmitimos un mensaje, lo más esencial y sutil de éste no podrá percibirse en su sutileza y despertará en el receptor una reacción negativa, no frente al contenido sino a la experiencia en su conjunto.

Por causa nuestro estado emocional, en la mayor parte de los casos, no serán capaces de oírnos ni comprender el mensaje. 

Debemos ser dueños de lo que vivimos internamente y de las reacciones emocionales que tenemos, para poder transmitir y comunicar de manera positiva.

En la actualidad en general, no saben purificar la comunicación de las influencias que pueden ser nocivas como el miedo, cólera o angustia, puesto que no saben cómo canalizar o administrar el nivel interno.

El impacto que tienen las preocupaciones sobre lo familiar o el trabajo.

El dejar los problemas del trabajo en el trabajo, o no llevar los problemas de sus relaciones personales al trabajo, para muchos es muy difícil disociarse de esa manera. 

Somos responsables de lo que transmitimos pero muy a menudo estamos tan involucrados en nuestra propia vida que no nos damos cuenta ni del contenido emocional ni de qué es lo que transmitimos.

¿Lo pensaste? ¿Cómo te comunicas a qué le das importancia? 

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

CONSTRUYENDO PUENTES

el puenteVayamos por la vida construyendo puentes, como aquel carpintero que prefirió construir un puente para unir a dos hermanos que se habían peleado, que un muro que los alejara más.

Esos hermanos que se unieron nuevamente con un abrazo fraterno después de atravesar ese puente, que los volvió a unir.

Debemos aprender a construir puentes en nuestras vidas.

Construimos puentes al desarrollar un corazón de amor universal y de verdadera unificación, a través de la apreciación, el reconocimiento y la búsqueda de todo lo bueno y original, que de hecho ya existe y está presente en el interior de cada uno.

Al desarrollar la santidad, la pureza y la caridad que  genera  hombres y mujeres del carácter más elevado.

Con la ayuda a los demás, cada vez que podamos, la asimilación, la armonía y la paz.

Acordándonos de la importancia del equilibrio con tiempo cara a cara con los demás.

El estar realmente presentes en las relaciones, creando espacios y límites para ellas, lo que nos distingue como especie.

Buscando establecer relaciones que nos permitan ejercitar la presencia y la conexión verdadera y usando la tecnología para lo que es, un apoyo a la realidad que existe en el presente, en el aquí y el ahora.

Respetando lo que es del otro, dándole la importancia que le corresponde, podríamos decir que es lo que nos acerca para la construcción de un buen puente.

La honestidad, la voluntad constante de dar a cada uno lo que es suyo es un importante respetar los derechos de los demás. Si cada uno aplicara el valor de la justicia seria un paso más para una sociedad ideal igualitaria y justa.

Aplicándolo en todo momento y cualquier circunstancia eso nos ayudaría a formarnos más como personas. En un correcto orden social, cumpliendo las reglas para la mejor conducta del hombre, de tal forma de que todos quedemos satisfechos y así poder lograr la unión verdadera, con todos aquellos que nos rodean.

Comenzando con la amistad, una de las más fundamentales relaciones del hombre con los demás.

Esa relación profunda, desinteresada, correspondida por la otra persona, tan importante y necesaria para nuestra vida como el amor. A medida que crecemos vamos conociendo diferentes personas especiales, que forman parte importante de nuestra vida y se convierte en apoyo para cada una de las decisiones que tomemos o para cada situación que se presente.

Una amistad basada en sinceridad y total confianza en apoyo mutuo e incondicional.

Para tener buenos amigos primero hay que ser buen amigo, es decir, darse a los demás, siendo sincero, respetuoso y generoso.

Una condición para formar la amistad, algo fundamental que ayuda también a construir una amistad verdadera es la fidelidad en ella por lo que lleva a la superación mutua y a trabajar para construir y fortalecer cada vez más la amistad.

Un amigo se puede lograr encontrar a medida de cada una de las vivencias y experiencias que logramos adquirir en nuestro camino.

La amistad es como una planta de lento crecimiento que debe sufrir y superar a veces adversidades antes de que sus frutos lleguen a completa madurez.

El reconocimiento de que alguien o algo tiene valor por lo tanto tiene que ser respetado. Comprende aceptar tal y como es a los demás, su forma de ser, de pensar, y sus gustos.

El respeto no solo se vive en el campo de las relaciones personales si no también las relaciones con las plantas los animales en general el mundo en el que vivimos que al igual que como respetamos a las personas que nos rodean tenemos también que respetar toda la creación.

El respeto se puede definir como una actitud que cada ser humano debe tener para poder vivir en paz con su medio.

¿Tú construiste algún puente? ¿Qué unió?

VIOLENCIA

violenciaElegí este tema por que fue el que sugirió alguien mientras estábamos reunidos el lunes pasado.

Pensé que es un tema que podríamos tratar ya sea para ayudar a quién lo está viviendo o para escuchar a quién quiera contarnos su experiencia.

La violencia es algo que siempre existió.

Pero ahora pareciera que se ve más.

¿Será que se muestra más o que llega más lejos que antes?

Hay dos tipos de violencia: la física y la verbal.

Las dos dejan sus secuelas.

Algunos ejercen los dos tipos de violencia otros solo una.

Pero como siempre lo que buscamos es ayudar ¿Cuál es la solución?

Como todo conflicto o problema es cuestión de buscar el origen.

Toda persona violenta tiene un problema que lo hace desbordar.

El problema puede venir desde su infancia, repitiendo patrones, por adicciones (alcohol o drogas) o por situaciones presentes.

Cuando fueron criados con violencia algunos se dan cuenta que ese no es el camino, pero otros se creen que así se educa.

Muchos niños se acostumbran a buscar sus límites de esa manera.

Cuando se les habla no escuchan.

Parejas que no dialogan, o que comienzan con la violencia verbal y luego van a la física.

Niños que tienen que vivir con sus padres peleándose.

Ahora muchas parejas ante los problemas se separan, evitando ser maltratadas.

Hay muchos centros de ayuda para quienes no pueden dejar el alcohol o los distintos tipos de droga.

Es cuestión de pedir ayuda para poder dejar la adicción o como familiar de un adicto.

Para aquellos que sufren de violencia ante distintos problemas que surgen.

Recuerden que como es adentro es afuera.

Si logran la paz interior, lograrán tener la paz exterior.

Saber distinguir lo importante de lo que no lo es.

Muchos se enloquecen por tener y tener.

El cuerpo que descansa y se relaja raramente es violento.

Los que son escuchados y entendidos raramente continúan violentos.

La violencia es generada por falta de contención.

Generada por carencias económicas o afectivas.

Muchas personas pueden ser pobres y no son violentas.

La violencia muchas veces se genera por la desigualdad.

Se genera por la falta de solidaridad de muchas personas, que tienen mejor a sus perros que a lo que ellos tienen a sus hijos.

También lo genera el dar en vez de enseñar a generar.

Pretenden que todo se les de sin ningún trabajo.

La violencia también lo genera el no ser escuchado, el ser ignorado.

Podríamos pasar horas hablando de violencia pero lo importante es que nosotros no la generemos, que no permitamos ser agredidos, que escuchemos dando paz y amor a los demás.

¿Qué haces tú?

 

COMO NOS RELACIONAMOS CON LOS CONFLICTOS

COMO NOS RELACIONAMOS CON LOS CONFLICTOS BISAl pasar el lunes pasado por una dificultad, note como cada uno enfrenta de diferentes maneras los conflictos.

Son distintos los sentimientos que surgen.

Y que mejor es compartirlos.

Al compartirlos, nos conoceremos más.

Seguiremos aprendiendo los unos de los otros.

Eliminaremos aquellos que no nos sirven para reemplazarlos por aquellos que nos benefician.

Elegí una pieza de un rompecabezas o puzzle como le dicen otros, porque para mi se parece bastante.

Cuando mis hijos eran chicos nos entreteníamos mucho armándolos y adquiriendo nuevos con más dificultad.

Nos hacia sentir muy bien, los logros que obteníamos, ya que con la practica cada vez era más fácil.

 

Pero cuando venía mi sobrino, que no estaba acostumbrado a armarlos, enseguida abandonaba y decía que era muy aburrido.

Ellos eran pequeños, no superaban los 10 años pero ¿cuántas veces reaccionamos así frente a los conflictos o dificultades nosotros?

De que lado estamos del que las dificultades son un desafío para resolverlo o la angustia de no sentirnos capaces de resolverlo.

También las reacciones surgen ante los conflictos en la salud.

Y aquí ya que se trata de conocernos más, a mi mente viene mi abuela materna.

Ella cuando ya tendría mas de 85 años, comenzó a tener dificultades para caminar y como no quería usar bastón ella colocaba las sillas estratégicamente para ir sosteniéndose de ellas y de la pared.

Falleció a los 98 años y solo pudo vivir un mes siendo atendida constantemente por los demás siempre se hacia todo.

Otra forma de encarar las dificultades, totalmente opuesta tenía la madre de mi cuñado.

Ella disfrutaba de ser atendida y de hacerse la víctima ante las dificultades.

Teniendo mucha menos edad, no llegando ni a los 70 años, por no caminar, no movía los brazos para alcanzarse una masita que estaba al dado de ella.

Esperaba que se la den los demás.

Pensemos como actuamos nosotros.

¿Cómo victimas o buscando cómo resolverlo?

En la vida se van presentando siempre conflictos, dificultades.

Si nunca se nos presenta nada, también tendremos que ocuparnos.

Aquel que en su vida nunca existe ningún conflicto, ninguna dificultad, tendrá que pensar si esta avanzando o esta en una zona de confort.

 

Zona de confort que está para evitar los conflictos, por comodidad, por miedo.

Cada dificultad o conflicto es un desafío para resolver.

Con el conocimiento se hace más fácil.

Cuando entramos a la sala y la cámara no prende pero ya la utilizamos muchas veces sabemos distintas formas de resolverlo, a veces por ensayo y error.

Lo mismo ocurre en nuestra vida tenemos que ir adquiriendo nuevos conocimientos para que sea todo más fácil.

Cuando nos damos por vencidos y no buscamos la solución, el problema si otra vez se nos presenta, será nuevamente un conflicto.

También se trata de saber quién sabe más y nos puede ayudar.

Como siempre lo decimos cada uno tiene un gran potencial y tiene mucho para dar.

Sepamos observar que distingue a cada uno, lo que a nosotros nos puede resultar difícil para otro es muy fácil.

Lo importante es que siempre seamos positivos, que no bajemos los brazos, a veces estamos muy cerca de resolverlo y por abandonar perdemos el éxito.

Recuerden “Persevera y triunfarás”.

Pero tengamos cuidado y observemos que no estemos intentando siempre de la misma manera, con mismas acciones mismos resultados.

Si hago algo y no resulta debo intentarlo de otra manera.

Si el conflicto lo tengo en las relaciones.

Tendré que ver como trato a los demás.

Muchas veces nos quejamos de los demás y no los estamos escuchando ni entendiendo.

¡Ahora espero que me cuentes vos!

RELACIÓN CON EL AMOR INCONDICIONAL

RELACION AMOR INCONDICIONALTenemos que preguntarnos ¿Cómo nos relacionamos nosotros con el amor incondicional? ¿En dónde se encuentra el amor incondicional? ¿En qué situaciones aplicamos nuestro amor incondicional y en cuáles solo es amor?

La relación viene desde nuestro interior.

Depende de nuestra relación con nosotros mismo. ¿Cómo te tratas? ¿Cómo te ves?

El Amor Incondicional es el gran desconocido de las relaciones, la mayoría de relaciones amorosas, sean de pareja, de amistad, de familia se basan en el amor condicional, es decir, te quiero si haces esto, si me llamas, si te portas bien, si me haces feliz, si te quedas en casa, etc. A eso se le ha llamado Amor.

Tal vez podemos empezar a amar desde lo incondicional y así no necesitaremos cambiar a nadie sino decidir si estamos con esa persona o no.

Es el miedo lo que nos separa de amar incondicionalmente, el miedo a perder, a quedarnos solos, a no gustar, a equivocarnos, a ser rechazados, el amor a nosotros mismos.

Aceptar las cosas como son es amarlas incondicionalmente.

Empieza por la gratitud: el amor incondicional aumenta agradeciendo, enfocarnos en agradecer lo que sea que estamos viviendo.

Por ejemplo si empezamos una relación y no nos llama cuando queremos, centrarnos en lo que vivimos con esa persona, agradecerlo y dejarlo ir.

Amarnos a nosotros incondicionalmente y ser feliz o estar en paz o como lo queramos llamar con nosotros mismos. Desde ahí si podremos amar incondicionalmente.

Observemos, aceptemos y aprendamos para ver como el amor incondicional crece y nos conecta con otras personas en el mismo proceso.

Podemos compartir si estamos completos, si no lo estamos, en lugar de compartir partimos ya que solo entregamos una parte y con condiciones.

El Amor condicional es: Te amo si….el Amor Incondicional es: Te amo hagas lo que hagas.

Es el amor que se da sin esperar recibir nada a cambio, ni siquiera amor.

Es el amor que reconoce, acepta y aprecia todas las cosas, incluso aquellas que no entiende.

Es el amor que nos llama a hacer brillar nuestra luz, aun cuando nadie esté mirando.

Es la forma en que debemos amarnos a nosotros mismos y el único tipo de amor que podemos compartir libremente con los demás.

El amor incondicional es la fuerza más poderosa en el universo y no hay nada en él que sea débil ni impotente, porque es una energía, que no debe confundirse con la emoción del amor.

La palabra ‘amor’ que utilizamos cuando describimos nuestras relaciones con aquellos a quienes quisiéramos o pensamos que deberíamos gustarles y deberían aceptarnos, es una energía de tercera dimensión, por lo que está sujeta a todos los matices, dudas y miedos que forman parte de nuestro mundo 3D.

 

En el amor emocional podemos ser débiles y vulnerables, inseguros y confusos. Las emociones tienen además su origen en el pasado – amamos según nuestro karma, ADN emocional, historia y dinámica del grupo álmico. El amor emocional es condicional y cuestionable; el amor incondicional no lo es.

El amor incondicional no tiene ninguna conexión con lo que sentimos por los demás.

Porque es ‘amor’, lo confundimos con un sentimiento.

Pero es más semejante al aire que respiramos, así lo entenderemos mejor de identificarnos con él. El aire está en todas partes, es esencial para la vida, es utilizado por todos, y está al alcance de todos. No juzga, condena, limita ni critica. Bendice y fomenta la vida, sin hacer preguntas. Podemos conectar con el aire o no, ésa es nuestra elección, así como los demás pueden conectar con nosotros o no, y nosotros con ellos, todo es elección. Pero cuando somos conscientes de estar en esta vibración, siempre atraemos los aspectos más elevados de la tercera dimensión porque estamos en este nivel de vibración.

Estamos en nuestra vibración más elevada al nivel del amor incondicional, y cuando retiramos la conexión emocional, estamos abiertos a dar y recibir esta energía.

Con cada inhalación, recibimos amor incondicional, y con cada exhalación lo compartimos con el mundo.

A medida que el amor pasa a través de nuestro campo vibratorio, nos bendice y nos eleva.

Y cuando lo damos libremente a los demás, les permitimos compartir esta bendición.

Cuando llevamos el amor incondicional a este nivel de simplicidad, se vuelve natural, y al ser conscientes de esta vibración también atraemos a nosotros todo el amor emocional que deseamos.

La energía del universo es amor en acción, si nos abrimos en forma consciente a esa fuerza, toda nuestra energía se potencia, y lo primero que sana, es el cuerpo físico.

Sólo se necesita amor incondicional, gratitud por la vida, entusiasmo, y una sensación de calma dichosa.

¿Y tú ya lo experimentaste?