LA ENERGÍA

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

la energiaLa energía se define como la capacidad de realizar un trabajo.

Podemos afirmar entonces que la energía es la fuente de todo movimiento.

Cada vez que asistimos a una transformación de algún tipo, ésta se expresa con cambios físicos y/o químicos.

Es lo que permite que suceda casi todo en el universo: La vida, una luz, una corriente eléctrica, la carrera de un auto, una llama, un ruido o el viento.

La ley de la conservación de la energía dice que esta no se pierde sino que se transforma, no la puedes crear ni destruir, y cuando creemos que desaparece solo se ha convertido en otra forma de energía.

Es la que generamos las personas con nuestros pensamientos.

Dichos pensamientos emiten una energía vibratoria que funciona como si fuese una antena.

Esta manda una frecuencia y atrae exactamente otra vibración de la misma frecuencia.

El principio de la Ley de Atracción o Magnetismo, basado en la física cuántica, señala que una energía emitida atraerá únicamente otra energía melliza o igual.

Los pensamientos son disparadores de energía.

Aunque no podamos ver esa corriente con nuestros sentidos, ella existe y atrae energía semejante todo el tiempo: el 100% de las veces sin fallar.

Es Ley Universal.

Un pensamiento negativo atraerá energía/circunstancias negativas.

Un pensamiento positivo atraerá energía/circunstancias positivas.

Cuando sintonizamos la radio para escuchar música clásica, ésta envía una señal y obviamente lo que recibiremos es música clásica. No escucharemos Hip Hop ni Tango o Rock. La vida se traduce de esa manera.

No hay forma de engañar o quebrantar la Ley de Atracción.

Ella funciona en el Universo siempre de la misma forma: tanto en el caso de imanes, como de pensamientos.

Sean nuestros pensamientos positivos o negativos.

Sea nuestra intención buena o mala: la Ley de Atracción continúa actuando y respondiendo.

No somos víctimas.  

Cada evento que nos va sucediendo cotidianamente forma parte del magnetismo que generamos con nuestros pensamientos ya que somos seres creadores.

Concebimos la realidad que vivimos, lo cual nos hace 100% responsables de donde nos encontramos hoy.

Cuesta mucho entender que uno sea responsable de trabajar para el jefe incompetente que tenemos, o de vivir en un lugar que no nos gusta, o haber provocado la falta de esto o la necesidad de aquello.

Cómo es que teniendo el poder de crear lo que uno quiere, crea justamente lo que no nos gusta.

Con la aplicación de la ley de atracción entenderemos el profundo y valioso mecanismo creativo con el que cada individuo viene a esta vida y que la gran mayoría de las personas desconoce.

Démonos la oportunidad de continuar descubriendo y aprendiendo el uso práctico y esencial que la Ley de Atracción tiene en el ser humano.

Si nos detenemos unos minutos a observar con honestidad el tipo de pensamientos que generamos y luego miramos nuestra vida es probable que encontremos coincidencias.

Todo el tiempo tenemos la posibilidad de elegir. 

Estamos siempre generando nuestra realidad.

El cambio no sucede mágicamente o de casualidad sino que uno mismo lo crea, seamos conscientes de ello o no.

Entonces es conveniente saber cómo funciona ¿Tú lo sabes?

 

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

YO SUPERIOR

YO SUPERIOREl Yo Superior es nuestro espíritu consciente individual que trasciende nuestro cuerpo desde la cuarta hasta la novena dimensión.

Más allá de la novena dimensión no se distingue la conciencia individual.

Tu Yo Superior tiene función, forma y nivel de conciencia diferentes en cada dimensión.

El Yo Superior es la parte de ti que vive en la quinta y sexta dimensiones y todavía mantiene forma humanoide aunque no sea ya física.

El Yo Superior está disponible para una conexión consciente siempre que lo desees y estés preparado, pero no interferirá con tu libre albedrío para hacerse notar ni para influenciar tu vida. Para poder conectarte directamente con tu Yo Superior debes desear evolucionar espiritualmente y saber que eres un alma y espíritu valioso más allá de tu cuerpo.

Si no la conciencia de tu cuerpo se identifica con el ego y la personalidad como si aquél fuera todo el yo.
Al empezar a despertar espiritualmente puede que te des cuenta o no que tienes un similar divino o quizá creas que está aislado de ti.

A través de la meditación, la instrucción, los sueños, o las revelaciones, puedes ir dándote cuenta de que también existe una divinidad en tu cuerpo.
En ese punto es algo natural pedir ayuda a guías, Maestros Ascendidos, ángeles y tu propio Yo Superior para descubrir lo divino, el verdadero yo interior.

Con su ayuda surgen a la superficie karmas, creencias, juicios, emociones y cualquier otra cosa que esté bloqueando el camino de acceso a tu divinidad y puedes empezar con el despojamiento y la sanación como aspectos del despertar espiritual.
Cuando te das cuenta de que lo único que bloquea tu acceso a la conciencia de Dios es lo que tu yo humano/ego ha creado, estás preparado para asumir la responsabilidad de crear tu realidad de una manera más consciente y armónica.

Estar conectado con el Yo Superior de tu cuerpo es la forma más directa de crear puntos de referencia superiores de amor, integridad espiritual y conexión con Dios, así como de acelerar la liberación de energías limitadas y más densas.
Puedes haber experimentado tu Yo Superior como Ser de Luz con el que sólo puedes conectar fuera de tu cuerpo.

Esta experiencia sale de una espiritualidad basada en la dualidad y la necesidad de ser no físico para poder experimentar estados superiores de conciencia y comprensión.

Si percibes tu yo humano como si fuera exclusivamente un «yo inferior» y tu vida física como «inferior a» la realidad, ello bloqueará enormemente tu progreso y alegría espirituales.

Tu yo humano es sólo lo que haces de él o lo que crees que es.

Con padres cariñosos y amigos que te animan a pensar por ti mismo y saben que eres una parte divina de Dios, no habrás considerado nunca a tu yo como un «yo inferior» limitado.

Te identifican con la conciencia de tu cuerpo sólo porque vives en una sociedad que todavía no anima ni reconoce la conciencia de tu yo divino desde el nacimiento.

Así, tu yo humano se percibe a sí mismo como físico, impuro, sin poder para ayudarse a sí mismo y a merced de un Dios todopoderoso.

Este «yo inferior» sólo vive por supervivencia y para evitar el dolor en todo lo posible, y subconscientemente siente una profunda vergüenza por el hecho de ser humano y por ello una forma «inferior» de conciencia.

Las religiones dogmáticas han programado a las personas para creerse criaturas pecadoras e inferiores que necesitan la salvación, pero que no son capaces de nada sin la autoridad de la iglesia.

En muchos casos, estas enseñanzas religiosas se unen a las normas sociales para convencerte de que eres tu cuerpo y nada más.

¿Tú con quién te identificas más con tu Yo Superior o con tu Ego?

AFIRMACIONES

AFIRMACIONESComienza el año y que mejor que pensar que queremos atraer a nuestra vida.

Pensar en positivo, afirmando que lo lograremos.

Nuestra mente tiene que repetir aquello que queremos.

Repetir pero no como una grabadora o un loro.

Lo que repetimos tiene que ir unido a un verdadero sentimiento que viene de nuestro interior.

Miremos todos los aspectos de nuestras vidas.

Escribamos afirmaciones las cuales podemos colocarlas en lugares visibles.

Afirmaciones que estén escritas en positivo nunca debe ir escrito un no.

La mente no sabe de no y muchas veces sin darnos cuenta las formulamos así.

Cuantas veces vemos carteles que dicen no a la guerra, no al hambre y tantos carteles que sin darse cuenta promueven y atraen más de lo mismo.

Son pocos los carteles que escriben lo que debe hacerse, es más común los carteles de prohibido.

Aprendamos a visualizar lo que queremos.

Si vemos un cartel de prohibido fumar, visualizamos el cigarrillo.

Mensajes esperanzadores.

Afirmaciones en presente.

Si yo digo lograré trabajar en lo que me gusta, es mañana no es hoy, tardará en llegar. En cambió si digo TRABAJO EN LO QUE ME GUSTA, DISFRUTO TRABAJANDO, es hoy.

Si podemos cuanto más detalles mejor. Tenemos que sentirlo cercano. Si yo digo SOY MILLONARIO mi mente no lo creerá, hará el efecto contrario, repetirá de la boca para fuera eso e interiormente sentirá que nunca logrará salir de dónde está.

En cambio al decir LOGRO GANAR DINERO CADA DÍA MÁS mi mente irá visualizando cada vez más dinero.

Viviré cada día más cómoda con el dinero pudiendo pagar y viviendo cada día más holgados.

Sin sentir que el dinero es escaso y dejando viejos paradigmas que la abundancia es para algunos.

Pero sabemos que el dinero es importante pero no lo es todo, es importante los afectos, por ello debemos realizar afirmaciones con ello.

Afirmaciones con el  amor, AMO CADA DÍA MÁS, MI VIDA ES AMOR, allí cada uno deberá saber que provoca esa falta de amor, como siempre decimos es necesario conocerse.

Si no logró una pareja estable porque siempre quiero hacer lo que yo quiero. La afirmación será DIALOGO CON MI PAREJA PARA LOGRAR ACUERDOS EN COMÚN.   SOY COMPRENSIVO. ESCUCHO LO QUE ME DICEN.

También es importante la salud, para ello escucharé a mi cuerpo, exigiéndole lo debido, no más de lo que puede, descansando como corresponde. Sin querer trabajar las 24 horas o 20 para lograr más rápidamente porque a la larga si enfermamos a nuestro cuerpo perderemos más horas obligadamente.

No gastando nuestro tiempo quejándonos de lo que nos duele, para que más mentes se ocupen de confirmar mi enfermedad o mi dolor.

Mirar lo que nuestro cuerpo tiene bien y contagiar a todo el cuerpo de esa armonía y bienestar.

Y por último amarnos a nosotros mismos. Mimarnos darnos cariño con esas cosas que sabemos que nos gustan y dejamos postergadas. Quizás esperando que otros nos las den.

En este 2014 NOS MERECEMOS LO MEJOR.SOMOS SERES ESPECIALES. SERES DE AMOR QUE RECIBIMOS AMOR, NADIE NOS PUEDE DAÑAR, SOMOS UNO CON DIOS.

¿Qué esperas para este 2014?  ¿Me cuentas?