EL SUBCONSCIENTE ESE GRAN DESCONOCIDO

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

thEl maravilloso y desconocido mundo de nuestra mente.

El subconsciente que está, por debajo de la conciencia por lo que es difícil su acceso, pero trataremos de llegar a él.

A lo más profundo de nuestra mente.

Este término “subconsciente” en psicología esta anticuado, actualmente la psicología divide la mente en tres estados: consciente, preconsciente e inconsciente, pero la mayoría, al no saber de la materia siguen diciéndole subconsciente.

La verdadera forma para llegar es la hipnosis,  pero para controlar nuestro subconsciente nosotros, y poder controlar nuestra mente, debemos acceder a nuestro subconsciente, depositando en él las ordenes que deseemos.

Es donde tenemos escrito el “programa” que nos dice como hemos de reaccionar y actuar a las diferentes situaciones que nos genera la vida.

Desde la niñez, pasando por la adolescencia, se nos programa para actuar de una forma u otra según las personas y la sociedad que nos rodean, sin que nos enteremos de ello.

Nos afectan nuestros padres, profesores, líderes, religiones, amigos o gente que admiremos.

Nos puede condicionar una experiencia traumática o impactante que nos marca nuestra conducta prácticamente para toda la vida.

El subconsciente, fabrica “etiquetas” que nos definen, ser tímido, ser miedoso, mal para las matemáticas, etc.

Esas “etiquetas” son algo así como el ADN de nuestra mente que nos limitan nuestras posibilidades.

Como es más cómodo considerar que somos así en lugar de luchar por cambiar para logar superarnos, pues nos quedamos padeciendo esas etiquetas diciéndonos a nosotros mismos “soy así”.

No debemos estancarnos con esas “etiquetas”, evitan que nos desarrollemos y nos frustran, sabiendo que nuestra mente es muy poderosa, luchemos contra todas esas etiquetas que poseemos que no nos gustan, cambiándolas por otras que sean de nuestro gusto.

Una buena opción para controlar nuestro subconsciente es enseñar a nuestra mente en un estado de relajación.

Este estado de relajación no es lo mismo que el hipnotismo, donde “otro” es el que manda sobre nuestra mente, se trata de un estado de relajación consciente, donde nosotros mismos daremos las instrucciones a nuestra propia mente.

El yoga nos enseña como dominar nuestro cuerpo y mente con la relajación consciente.

La relajación consciente consiste en el control de la mente y del cuerpo, con lo cual podemos obtener una vida mejor y con más salud.

Partimos de la base que la mente domina todas las funciones del cuerpo, tanto las ordenes conscientes, como las ordenes inconscientes.

Poseemos millones de neuronas, las cuales emiten unas ondas (como si del microondas se tratara), que nos generan diferentes estados, como el de vigilia, el del sueño o el de coma.

Cuando estamos en el estado Beta (despiertos) nuestras neuronas trabajan entre los 14 y los 20 ciclos, al alterarnos por algo, podemos llegar a alcanzar los 40 ciclos.

Al dormirnos alcanzamos el estado Alfa, las frecuencias de nuestro cerebro bajan de los 14 hasta los 3 o 4 ciclos, si el sueño es muy profundo, en este estado es cuando podemos “programar” nuestro subconsciente.

También existe el estado Delta que es un estado difícil de alcanzar (entre 4 y 1 ciclo) que es cuando una persona entra en coma.

Al estar en el estado Alfa, durante el sueño, es cuando nuestro cerebro se dedica a repararnos  e incluso buscar soluciones en su base de datos a problemas tenidos durante el día, por lo cual en ocasiones al despertar vemos más claros los problemas del día anterior.

Para practicar una relajación consciente es recomendable:

Relajarnos sentados, en una silla cómoda de respaldo recto, para no dormirnos, no es aconsejable relajarnos tumbados.

Con los pies tocando el suelo, uno junto a otro y con las palmas de las manos apoyadas en nuestros muslos, para que ninguno de nuestros músculos este sobrecargado.

La ropa cómoda y ancha, sin zapatos, sin cinturón, con el pelo suelto…

La luz ha de ser cómoda, ni muy brillante, que nos moleste, ni demasiado escasa, que nos ayude a dormirnos.

Debemos desconectar el teléfono, la radio y la televisión, como mucho, si lo deseamos, podemos poner alguna música suave basada en sonidos naturales.

Una vez creado el ambiente.

Cerramos los ojos y contamos regresivamente desde 100 hasta1… (Se puede ir reduciendo el 100 del comienzo por otro número inferior, con la práctica).

Contamos, pausadamente, dejando pasar un par de segundos entre cada número, vamos introduciendo en nuestra mente nuestro deseo de relajarnos.

Vamos diciendo a nuestra mente que nos estamos relajando y que cuando lleguemos al número 1, estaremos completamente relajados, cómodos y sintiéndonos muy bien.

Podemos ir intercalando frases, como me relajo los pies, me relajo las piernas, me relajo las manos… etc.

Una vez relajado nuestras neuronas estarán en el estado Alfa, listas para recibir órdenes, soñar despiertas, descansar nuestro organismo, o incluso quitar un dolor o mejorar alguna enfermedad que padezcamos.

Esto es recomendable realizarlo 1 o 2 veces al día, entre 3 y 15 minutos por sesión.

Para salir del estado Alfa, contaremos desde 10 hasta 1 ordenando a nuestro cerebro que despierte despejado, descansado y animado.

Si el lenguaje suele actuar sobre la consciencia, las imágenes van directo al subconsciente. Nada mejor que unas imágenes simbólicas, para programar el subconsciente. Puedes imaginarte a ti mismo como un boxeador que aumenta sus músculos y que luego enfrentas a un rival que tiene por nombre vicio, y que le vences con cierta facilidad.

¿Te imaginas así?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

SUPERACIÓN PERSONAL

thCAJ46QW2Durante todo el tiempo compartido fuimos superándonos.

Fue una superación personal.

En la que juntos fuimos buscando estar cada vez mejor.

Fue una superación de cada uno, en donde íbamos viendo como mejorábamos.

El parámetro fuimos nosotros mismos.

Nunca nos comparamos, ni quisimos ser mejor que el otro.

Estuvimos muy ocupados con todo lo que debíamos cambiar.

Así fuimos conociéndonos con nuestras fortalezas y debilidades.

Conociéndonos interiormente.

Conectándonos con esa energía superior.

Buscando esa paz necesaria.

El equilibrio en nuestras vidas.

Descubriendo el potencial que llevamos dentro.

Liberándonos de esas cargas.

Esas cargas que sin darnos cuenta llevamos a veces desde la niñez.

Nos liberamos de los miedos.

Descubrimos que sí podemos, que no está mal equivocarse.

Que el equivocarse demuestra que supere miedos y lo intente.

Que puedo hacerlo muchas veces, es cuestión de mirar por que no encuentro los resultados que espero.

Aprendimos que es importante tener claro lo que quiero y en donde estoy.

Aprendimos a compartir, amar incondicionalmente.

Saber comprender al otro.

Escuchar.

Tomar ejemplo del que esta un escalón arriba.

De la importancia de salir de nuestra zona de confort.

Que a veces el estar un poco incómodos es debido a que estoy avanzando y aprendiendo algo nuevo.

Que todos tenemos algo bueno y algo malo, que cuando más juzgamos es por algo que tenemos en nosotros y no lo queremos ver.

Dejamos viejos paradigmas, para atraer abundancia.

Aprendimos que el dinero no es malo, que todo depende del uso que se le dé.

Conciliamos esa parte espiritual con la material para lograr el justo equilibrio.

Cambiamos hábitos, actitudes, descubrimos el poder que tenemos nosotros.

Que nadie puede manejar nuestras vidas, mientras nosotros no aceptemos que tienen razón en lo que dicen.

Compartimos las experiencias de famosos, gente exitosa que al principio nadie lo apoyo.

Que los deseos o sueños pueden ser realidad, que depende que hacemos nosotros para que nos acerquemos a ellos.

Nos liberamos de esas creencias limitantes, que nos decían que no éramos buenos.

Que no lo íbamos a lograr.

Que no nacimos para eso.

Aprendimos que con perseverancia, todos logramos lo que queremos.

Siempre y cuando, no bajemos los brazos antes o abandonemos.

Tantos temas fuimos compartiendo que nos enriquecieron y hace la diferencia.

Así es, de eso se trata de tomar acción de llevarlo a la práctica.

Nadie puede lograr una superación personal si los temas tratados,  compartidos o libros leídos, videos, quedan solo allí.

Si yo hablo del amor y no amo, de que sirve.

Si yo me creo muy religiosa, vivo orando y cuando alguien me necesita le cierro la puerta porque estoy en oración, eso es de la boca para afuera.

No estoy logrando un cambio, tendré que ir a mejorar por dentro.

Los cambios se notan en nuestras acciones, puedo ser un gran orador, hablar bonito y hacer todo lo contrario de lo que digo.

¿Y Tú? ¿Qué haces por tu superación personal?

¿Formas parte de esta realidad o todavía nunca te animaste a participar los lunes?

EL POTENCIAL HUMANO

POTENCIAL HUMANOEl potencial humano se define con lo que el hombre es capaz de hacer, es el potencial que tiene una persona en su interior y obviamente dicho potencial se puede entrenar.

El concepto del Potencial humano es importante porque hay que ser consciente de que todos tenemos un gran potencial humano y podemos utilizarlo para mejorar nuestra vida y por qué no mejorar el mundo, de hecho desarrollar nuestro potencial humano es mejorar el mundo porque si nosotros somos mejores personas el resto del mundo lo va a notar.

Toda persona tiene dentro de sí, un potencial latente increíble, el cual se divide en diferentes habilidades, como lo son, en un ejemplo bueno y uno malo, la creatividad y la destrucción, respectivamente.

Aunque todos tenemos el potencial para hacer muchas cosas diferentes,  algunos con un potencial mayor a las otras, depende de nosotros el encontrar ese potencial, y el poder liberarlo.

Es necesario, una retroalimentación sobre uno mismo y cómo nos ven o perciben los demás.

Tener conciencia de la necesidad  de cambio y aceptar la responsabilidad que ello implica.

Identificar las necesidades más críticas de desarrollo personal.

Planeamiento de objetivos y planes de acción orientados al diseño de estrategias realistas para mejorar la afectividad personal.

Un seguimiento continuo, donde dedicamos un tiempo a mirarnos objetivamente, sin ser demasiado críticos con nosotros mismos, ni sumamente generosos donde nuestro Ego este muy grande y donde culpamos de todo a los demás.

Donde miremos cómo se desarrolla nuestro  potencial.

Si tenemos un espíritu emprendedor, donde vamos avanzando.

Si buscamos en todo  la excelencia, tratando de dar cada día más y mejor.

Si miramos nuestros  resultados, o solo vamos haciendo y sin saber qué.

Si estamos siempre haciendo pero sin tener resultados o realizando lo mismo con los mismos resultados por años.

Tenemos que tener la capacidad para continuar nuestros aprendizajes, el mundo cambia y con él debemos seguir cambiando nosotros.

Si quedamos en un mismo lugar estamos atrás.

El mundo avanza y con él debemos avanzar nosotros.

Cambiando aquello que no funciona, mejorando a cambios más actuales.

Amigarnos con la tecnología para que actúe a nuestro favor. Sin aferrarnos a lo antiguo por miedo al cambio.

Crear la conciencia para ese cambio, para lograr nuestro mejor potencial.

Desarrollar un deseo de cambio, sabiendo que si bien al principio nos resulta incómodo o costoso eso es para avanzar, para lograr más.

Adquirir nuevas habilidades que necesite.

Observar a aquellos que tienen un gran potencial, que hacen y cómo lo lograron.

Aplicar las habilidades que ellos utilizan.

Recordar que toda habilidad al principio cuesta pero que luego se hace hábito.

Recibir feedback (retroalimentación) de las personas que quieren lo mismo, que lograron tener el potencial que queremos desarrollar.

Formar nuevos hábitos.

Cada día desarrollar las acciones propias que me lleguen a lograr ese potencial que quiero lograr en mí, no perder mi tiempo con acciones que me quitan energía y me hacen retroceder en mis logros.

Siempre es un buen tiempo para mirarnos y descubrir ese gran potencial que todos tenemos.

¿Lo descubriste o no lo viste todavía?