LA FE

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

la feCuando tienes fe, tienes confianza porque crees en algo o alguien.

Aceptas  algo declarado por alguien con autoridad, conocimiento o experiencia, o como la suposición de que algo reflexionado por ti mismo es correcto aunque falten pruebas para llegar a una certeza sobre ese algo.

La fe va de la mano con la confianza.

Las causas por las cuales las personas se convencen de la veracidad de algo que aceptan por fe, dependerán de los enunciados filosóficos en los que las personas confían y de otros aspectos de tipo emotivo o cultural.

La palabra fe  puede también referirse directamente a una religión o a la religión en general.

Para algunos la fe es un misterio, difícil de descubrir. Otros creen que es una ilusión, locura o fanatismo.

Para el que cree es el poder de Dios. Entre los mismos creyentes muchos no lo entienden, por eso empieza el descuido, el desinterés, la duda, el desánimo.

La fe no es ver, es creer. No se puede tener fe si nuestro corazón nos reprende.

Para confiar en Dios, nuestros asuntos deben estar en orden.

Debemos estar, en paz con Dios.

La FE es lo que nos mueve. Para salir de casa, para ir al trabajo, para los negocios,  sin FE, el miedo se apoderaría del mundo. La gente quedaría paralizada, los negocios se cerrarían, nadie se movería por miedo. El mundo se pararía, y la gente se moriría de hambre.

 La FE la usamos en todos nuestros hábitos diarios, FE en que nuestro coche funcione, FE de que podamos pagar nuestros gastos, FE en que nos vaya bien en el trabajo.

 Algunos creen que es una superstición. Basados en malas experiencias religiosas de las personas que dicen tener FE, piensa que la FE es una superstición, una manía, y no saben que FE es igual a CONFIANZA, es como dice la Biblia, la Esperanza de lo que no se ve.

 La FE esta movida por algo interno, un combustible. El combustible que pone en marcha el vehículo de la FE, es diferente, siendo los resultados buenos o malos.

 La fe es la confianza sobre algo que no se ve, la certeza de que se hará algo que no sabemos.

La FE existe, aunque haya que definirla para cada cosa, fe en la familia, fe en el trabajo, fe en nuestros proyectos,  son cosas muchas de ellas que no se sabe como terminaran ni como concluirán, pero la personas se mueven por fe para llevarlas a cabo, aunque luego resulten que no tienen FE para confiar en Dios.

Puedes tener fe, claro que puedes tenerla.

 Los ateos mismos necesita una gran dosis de fe para no creer en nada, la gran dosis que necesitan es porque viendo tantas maravillas en la naturaleza, niegan a Dios, y para eso se necesita mucha FE.

Necesitan tener mucha fe en ellos mismos. Deberán tener fe en quienes lo rodean

¿Cuanta fe tienes en tu vida? ¿Confías en ti? ¿Confías en Dios? ¿Ante las dificultades sigues confiando o comienzas a dudar y a temer?

 

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

PARA CONTAGIAR EL POSITIVISMO

thCAR8LP6PPara contagiar el positivismo hay que ser positivo.

Hay que ver todo lo bello que poseemos, creer en nosotros mismos que podremos estar cada día mejor.

Con esperanzas que podremos lograr todo lo que nos proponemos con constancia y perseverancia.

Una vez que nosotros lo logramos podremos contagiar a los demás por irradiar luz, por dar mucho amor, por estar dando palabras de aliento.

Por motivar a todos, a que se alejen de lo negativo, enseñando el poder que tienen en su mente y que con ella atraen tanto lo bueno como lo malo, que la mente visualiza lo que decimos pero no sabe de no y si yo me paso el día pensando en lo que no quiero atraigo más de lo mismo.

Compartiendo con los demás nuestra experiencia y nuestra amistad podremos contagiar lo que somos.

Manejando nuestras emociones para que con cada noticia o situación negativa no generalicemos y creamos que todo será igual.

Aprendiendo que lo negativo puede ser una oportunidad para avanzar y mejorar la situación en la que estoy.

Que debemos tener buena disposición con ánimo, y alegría. Con esa energía positiva transmitiéndola a los demás. Comprensivos y estar siempre listos para ayudar. Rodearnos de gente con buena onda implica que contemos incondicionalmente con ellos, que disfrutemos de “inyecciones” de energía positiva en cualquier momento, que tengamos apoyo y contención cuando nos resulte necesario.

Despertarnos de buen humor agradecidos por un día más. Pensando en lo que haremos. Notando nuestros logros, sin minimizarlos por más pequeños que sean. Nunca tenemos que olvidarlos que la playa está formada por muchos granitos de arena y el océano por muchas gotas de agua y quien no se admira de su inmensidad. Mo te impidas conectarte con la felicidad que te mereces.

 Uno tratara de contagiar el positivismo pero no olvidemos que la decisión siempre está en cada persona.

Cuando uno descubre que no existe el cambio en la otra persona, porque no ve ni escucha lo que decimos porque está tapado con sus pensamientos y negatividad y empieza a interferir en tu manera de ser, en tu felicidad y en tu tranquilidad, y si ya has probado algunas recetas que no surtieron efecto, es sano mantenerlos al margen o alejados de nuestra vida diaria, pero si no te es posible en este momento porque es un familiar, tu jefe, etc. Se puede hacer un ejercicio que funciona muy bien.

Por unos días o una semana busca un lugar tranquilo, imagina que hay una pared entre tú y esa persona negativa. Es una pared grande, ancha, sólida, que te mantiene a salvo de las “ondas” de ese ser. Del otro lado de la pared, tú estás tranquilo(a): es tu lugar bien seguro. Escuchas a la otra persona, puedes mirarla, pero toda su intención queda del otro lado de la pared, tú aquí estás a salvo. Respira tranquilamente hasta que sientas paz de este lado al principio puede llevarte unos minutos alcanzar este estado de quietud interna. Repite este ejercicio todas las veces que sea necesario, hasta que al imaginarte de tu lado seguro de la pared inmediatamente puedas respirar con tranquilidad.

Por eso les digo la mejor manera de contagiar positivismo es ser felices y disfrutar de la vida más allá de los buenos o malos momentos que a veces nos toca vivir.

¿Y tú que contagias?

EL DUELO

EL DUELOSi pensamos en el duelo antiguamente era el combate entre dos personas que utilizaban armas para respetar su honor. Se batían a duelo por el amor de una dama pero eso ya quedo en las películas que desde luego mostraban otra realidad que no es el tema de hoy pero viene a mi mente, como la mujer no tenía demasiada elección  y no era muy considerada para expresar lo que opinaba o sentía.

Quizás de allí nació, ya que no nos olvidemos, que  uno moría y habría quienes sufrirían por él.

Quien no sufrió la pérdida  en esta vida de algún ser querido. Pérdida que nos afecta profundamente.

Además de la perdida de seres queridos, también podemos necesitar hacer un duelo de otro tipo de pérdidas,  trabajos que debemos cambiar,  divorcios,  mudanzas,  y  tantos otros que recordemos.

Por eso es importante saber que en nuestra vida deberemos enfrentar pérdidas ya que el cambio es la característica esencial de nuestra vida.

Que no debemos aferrarnos a las cosas y a las personas.

Que es necesario vivir el dolor de las pérdidas para poder seguir con nuestras vidas y continuar creciendo.

La mejor manera de encarar estas experiencias es tener la suficiente fortaleza para aceptarlas y poder trascenderlas.

Continuar viviendo la realidad desde las limitaciones y a pesar del dolor que no puede causar  las perdidas.

Enfrentarnos al desafío de empezar de nuevo, porque todo cambio produce una transformación en el entorno al que hay que adaptarse.

En nuestras vidas tenemos pequeñas o grandes rutinas, que nos hacen sentir cómodo  y seguros, que cuando se interrumpen pueden derrumbar cualquier estructura que no  estén firmemente afianzada.

Pero esos cambios nos obligan a crecer y a intentar cosas nuevas, porque no hay edad para emprender un nuevo camino.

El duelo por las pérdidas sufridas es el intento de restablecer el equilibrio perdido.

Nos sentimos unidos a nuestros seres queridos con vínculos que implican una relación de pertenencia, frutos  de muchas  experiencias  juntos   y de una historia común.

La desaparición física modifica y la transforma en un recuerdo, que será el lazo que nos mantendrá unidos a ellos para siempre.

Cuando muere una persona cercana y amada por nosotros,  queda una sensación de orfandad, de vacío, de carencia afectiva irremediable que puede afectar el curso de nuestras vidas.

Sólo una gran fortaleza nos ayuda a salir indemnes de estas situaciones difíciles, recuperarnos de las pérdidas irreparables y seguir viviendo, atreviéndonos a empezar de nuevo.

Quedar adheridos a un pasado perdido es renunciar a la vida, al presente y al futuro y demuestra la imposibilidad de salir de uno mismo para enfrentar de nuevo al mundo.

La aceptación de la muerte como parte de la vida es posible cuando la realidad logra imponerse y nos impide refugiarnos en nuestras propias fantasías.

Estamos diseñados para asumir cualquier situación de la vida, contamos con recursos para soportar cualquier contingencia sin derrumbarnos.

Solo las personas con estructuras poco firmes, inestables tienen dificultades serias para superar estos trances, renunciando a aceptarlo y negándolo y eso les impide seguir adelante.

El tiempo cura todo y el dolor le da paso al recuerdo dejando atrás la angustia y el sufrimiento para permitir emprender nuevos desafíos  y para abrirnos otra vez a lo nuevo.

Sin quedar prisioneros del pasado.

Pudiendo ver la luz del presente, con ideales y proyectos sin dejar pasar sus días al contrario valorando la vida sabiendo que llegara un día que ellos también deberán partir.

¿Sufriste algún duelo? ¿Cómo lo viviste?

 

 

 

COMO CURAR EL ALMA

curar el almaSi queremos curar el alma tendremos que ver si hay huellas de los bloqueos que originaron las enfermedades.

En el alma es donde quedan plasmadas las huellas de lo que somos y fuimos.

Allí están alojados nuestros bloqueos, nuestros errores y esperanzas.

La única forma de curar el alma es dándote la oportunidad de querer realmente hacerlo y eso lo vas a lograr conociendo y confiando en Dios y en ti.

Comparte lo que te pasa y sientes, llora si es necesario.

Salí y distráete si el hablar te hace sentir incomprendido.

Cuídate, descansa lo que necesitas, come sano y realiza ejercicios para evitar la depresión o el estrés.

Levanta tu autoestima.

Piensa en lo que tienes, en tus fortalezas y cualidades.

Ten paciencia y date tiempo no pretendas que se solucione o se cure de un día para el otro.

No busques la solución en donde te puedas hacer más daño y agregues un problema más a tu vida.

Mantente respirando largo y serenamente ahí., simultáneamente atento a las emociones y sensaciones que sean que estés experimentando.

La sanación viene, la claridad aflora cuando sientes y atraviesas tus sentimientos, sin negarlos, sin reprimirlos.

Pero sólo puedes tolerar tu dolor de la mano del espacio silencioso, profundo y alto que abres cuando te enfocas cuidadosamente en tu propio corazón y ‘arriba’  y al abrazar tus sentimientos con respiraciones largas y conscientes.

Respira y recuerda ese centro de tu pecho cada vez que sientas que el dolor, el miedo o la confusión te convenzan y te abrumen.

Con sólo respirar conscientemente y estar atento arriba, el ajuste y el aprendizaje que requieres ocurren espontáneos, progresiva y naturalmente.

Al bajar al pecho sales del campo de tu pensamiento, pues es ahí, en tu mente misma, en donde se aloja la angustia, la intolerancia  y el drama.

En medio de una tormenta emocional, lejos de pensar y buscar explicaciones, observar atentamente lo que ocurre es lo que realmente ayuda.

Las reflexiones y la comprensión vienen después suave y espontáneamente.

Muy importante: no pretendas inmediatismos ni perfeccionismos. Por el contrario, mantente pidiéndole humilde y dulcemente, ayuda y claridad a ese espíritu infinito que mora ahí dentro y por encima de ti. Verás.

Intenta esto con cuidado, con devoción por tiempo suficiente. Respira largo, profundo a menudo.

Lee lo escrito varias veces. Cada vez lo asimilarás más.

Dale una chance justo al corazón, al espíritu infinito para que operen en ti. Eso se llama paciencia. Los resultados son impecables.

Recuerda, no estás sólo.

Eres profundamente amado.

Este camino es sencillo y es posible para todos.

Es camino sabio, es cura perfecta. Es el amor mismo.

Utiliza el sonido utilizado como fuerza sanadora durante miles de años. El sonido puede ser utilizado para hacer frente a problemas tales como: estrés, bloqueos en el cuerpo y emociones dolorosas.

Las emociones que no son expresadas cristalizan en nuestro cuerpo. Si no hay una expresión de la misma, esa emoción no expresada puede desembocar en una enfermedad. Nuestro cuerpo tiene una vibración al igual que cada órgano de nuestro cuerpo vibra con una frecuencia específica, aunque ésta no sea audible para las personas. Cuando encontramos la vibración que es exacta a la desarmonía que hay en el cuerpo, la localizamos y subimos un poco más su vibración, así lo que hacemos es autodestruir el dolor.

Dentro de la terapia de sonido el trabajo vocal es sumamente importante.

La voz humana es una de las herramientas más poderosas que   posee la humanidad. Cada palabra que pronunciamos lleva el tono de nuestro sonido como instrumento de comunicación y sanación.

Comprender cómo entonar y usar ese instrumento de manera efectiva cambia no sólo nuestra conciencia, sino también afecta a aquellos que son receptores de esos sonidos. La voz es el espejo de nuestro mundo interior. Es tan único como nuestras huellas digitales y actúa como un mapa de nuestro cuerpo, personal, colectivo y de nuestra historia. Podemos enseñar a nuestra voz a modularse precisamente en aquellas áreas que necesitemos sanación.

La música tiene ese poder de hacernos recordar, sonreír, bailar, darnos a conocer, llorar y algunas, muy pocas tienen el suficiente poder para hacernos sentir en paz con nosotros mismos. 
De curar el alma, cuándo la vida no nos sonríe, y cuándo necesitamos algo bonito que sentir.

El ser humano es complejo, hace daño, es cruel….pero algunos, cómo Thomas Newman, han creado la música para curar el alma.

Realiza ejercicios pon la lengua detrás de los dientes cerrados y con una exhalación lenta y prolongada, haz un sonido SSSSSSS (Labios estirados como una falsa sonrisa).

Al tiempo que sueltas el aire eliminas la tristeza, la depresión.

Si te viene a la mente en ese momento una situación o persona que te produce la tristeza o la depresión, no lo apartes de tu mente, sino piensa en ello mientras haces el sonido para eliminar la situación o limpiar la tristeza de la persona.

En el intervalo respira hacia los pulmones y sonríe llenándolos de luz blanca. Siente la virtud del valor, y el ánimo.

Después forma una O con los labios como si soplases la vela de cumpleaños y con una exhalación lenta y prolongada emite el sonido HOOOOOO, al tiempo que eliminas el miedo, e inseguridad.

Si te viene a la mente en ese momento una situación o persona que te produce miedo e inseguridad, no lo apartes de tu mente, sino piensa en ello mientras haces el sonido para eliminar el miedo de la situación.

Durante los periodos de descanso respira a los riñones y sonríeles mientras les envías una luz azul brillante. Siente la virtud de la Bondad y Paz.

Seguidamente pon la lengua junto al paladar y con una exhalación lenta y prolongada, haz un sonido SSHHHHHHHHHHHH,

Al tiempo que eliminas la rabia, ira, cólera, agresividad.

Si te viene a la mente en ese momento una situación o persona que te produce la rabia, cólera o agresividad, no lo apartes de tu mente, sino piensa en ello mientras haces el sonido para eliminar el vicio de la situación o persona.

Durante los periodos de descanso respira hacia el hígado y sonríe al tiempo que lo rodeos de una luz verde brillante. Siente la virtud de la Amabilidad.

Posteriormente con la boca completamente abierta colocando la punta de la lengua detrás de los dientes inferiores haz una exhalación lenta y profunda al tiempo que produces el sonido HAAAAAAAAA y eliminas el orgullo, el odio, la soberbia, la impaciencia, la prisa.

Si te viene a la mente en ese momento una situación o persona que te produce el vicio que estás eliminando, no lo apartes de tu mente, sino piensa en ello mientras haces el sonido para eliminar el odio, orgullo, etc. de la situación o de la persona.

Durante los periodos de descanso respira y sonríe al Corazón al tiempo que lo rodeos de una luz roja brillante. Siente la virtud del Amor, y la Felicidad.

Pon otra vez la lengua junto al paladar haz una exhalación lenta y profunda al tiempo produces el sonido GUUUUUUUUUUU.

Si te viene a la mente en ese momento una situación o persona que te produce preocupación, no lo apartes de tu mente, sino piensa en ello mientras haces el sonido para limpiar la situación o la persona.

Durante los periodos de descanso respira y sonríe al Bazo al tiempo que lo rodeos de una luz amarilla brillante y sientes la virtud de la Belleza que potenciará positivamente este órgano.

Por ultimo si es posible haz este ejercicio tumbado. Con la boca abierta exhala lentamente el aire mientas haces el sonido HIIIIIIIIIIIIII.

Cuando pares para exhalar, trata de imaginar un rodillo grande que va aplanando el pecho, el estómago y el abdomen, y siéntete vacío (Es como cuando aplastamos con la mano una bolsa de plástico para guardarla). Sonríe.

Esto equilibrará todas las energías activadas por los demás sonidos y relaja el cuerpo en general. Si haces estos ejercicios antes de dormir notarás el sueño mucho más profundo y fácil de conciliar ya que la sensación que produce es de quedarte vacía y profundamente relajada.

Con la practica diaria de respiración o meditación, comprobarás como las energías emocionales negativas tiene pocas posibilidades de crecer.

Es bueno dedicar un poco de tiempo, a tirar basura emocional y te encontrarás mucho mejor si sabes transformar la energía negativa en fuerza vital positiva.

Las emociones nos conducen al cuidado del cuerpo y este nos enseña a conocernos mejor, y juntos podremos sanar.

¿Qué descubriste? ¿Qué harás?

LA BELLEZA INTERIOR

Es aquella que nos hace realmente seres bellos. Sin ella, la belleza física o exterior se opaca.

Quienes tienen belleza interior brillan, tienen luz propia.

Al conectarte con tu verdadero ser, con Dios o esa energía interior, día a día vas aumentando esa belleza.

Belleza que al aumentar moldeara al exterior y ese exterior llegara a ser invisible a los ojos de los demás, solo se vera lo bello de tu interior.

La belleza exterior llega a ser un obstáculo en la búsqueda del interior: llegas a identificarte demasiado con lo exterior. Muchas veces alimenta demasiado al Ego.

Te puede atraer alguien por su belleza exterior. Pero después comienzas a descubrir su estado interior y esa deberá corresponder a su belleza exterior  para que perdure esa relación.

Lo externo es temporal nadie es joven eternamente. Y si lo pretende ser, ya internamente perdería mucho, porque su interior no crecería para nada.

Podrás pagar cirugías pero no puedes comprar tu dignidad, tu gracia más profunda.

Esa gracia que comienza a inundar tu ser exterior que transforma no sólo el   interior da un nuevo rostro a tu ser exterior: inocencia, serenidad, profundidad, paz, amor  que embellecerá  alrededor tuyo. Tu exterior  llega a ser  hermoso, alegre. Pero debes comenzar desde el interior.

Cuidar nuestro cuerpo y mantenerlo saludable y bien moldeado, es sin duda sensacional.

Se experimenta un sentimiento de autorrealización y una mayor confianza en sí mismo por esto.

Sin embargo, el aspecto físico no es mayor ni menor que el aspecto interno, y es en este punto en el que la mayoría falla.

Algunos dirán que la belleza interior nadie la ve, que no importa que esté mal, igual no se darán cuenta.

Muchas cosas no se ven pero si son importantes, es todo lo abstracto que no lo vemos pero lo sentimos.

Muchos nunca lo han tomado en cuenta, y luego se preguntan por qué su vida está como está.

Con la belleza interna tenemos una vida organizada, somos ordenados y cuidadosos con nuestras emociones, alimentamos nuestros valores, cualidades y talentos para aumentar lo positivo y desvanecer naturalmente lo negativo.

Tu exterior, es el resultado de lo que llevas dentro. El dinero, la salud, la enfermedad, la riqueza, tu situación actual en cada una de las áreas de tu vida, es un resultado de lo que tú mismo eres.

Tu interior debe ser hermoso, lleno de buena energía, de buenos sentimientos para brindar a los demás, de valor para trasmitir, de enseñanzas para brindar, de comprensión y afecto para los demás…

De nada vale arrancar los frutos u ocultarlos, porque volverán a nacer o los descubrirán.

Cambia desde la raíz, desde su origen y así todo irá bien, verás diferentes resultados.

Si te sientes bella, tu fe en ti misma y la confianza, te traerán un resplandor de belleza que ni la belleza exterior podrá competir con ella.

Pero si te siente fea, tu belleza interior reflejará la misma idea y la proyectarás en tu belleza exterior.

 Si realmente te sientes bella por dentro, nunca le parecerás “fea” a nadie.

Observa ¿como te amas a ti mismo? ¿La forma que te relacionas con los demás? ¿Cómo te sientes ante las situaciones de la vida?

Al igual que cuidas tu aspecto externo (cabello, uñas, ejercicio, ropa), cuida y cultiva tu lado espiritual diariamente (compasión, conciencia, entusiasmo, optimismo,inteligencia, creatividad). Y recuerda que si no honras tu belleza interna será muy difícil que la puedan percibir la belleza los demás.

Las apariencias pueden engañar. La belleza interna es verdadera y auténtica. Cultívala.

Deja que los ojos vean la verdad. Simplemente mirando a la gente a los ojos podrás conocer mucho de las personas.

La belleza interna no se ve, sino se siente cuando estas sólo o con alguien. No tiene nada que ver con el aspecto externo. Te sientes seguro, calmado y feliz cuando estás al lado de un espíritu bello.

Olvídate del lado superficial de la imagen. Elimina las palabras y los sentimientos negativos hacia tu imagen y la de los demás. Enfócate de hoy en adelante sólo en afirmaciones positivas.

No tengas miedo de notar y agradecer la belleza interna de las personas a tu alrededor. Es contagioso y positivo para ti y tu entorno.

Rodéate de gente que reconozca lo más bonito en ti, que te haga sentir feliz, que tenga actitudes y valores positivos.

Ama tu cuerpo, tu mente y tu espíritu.

El mayor tesoro del universo está en nosotros, lo encuentras en tu interior, en tu corazón.