LA CRÍTICA

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

Muchos se pasan por la vida criticando a los demás en vez de ocuparse de lo que ellos hacen o de comprender por que los otros lo hacen así.

Se critica muchas veces sin saber bien sobre el tema o la situación.

No se debe juzgar a nadie por la primera impresión nos podemos estar equivocando, podemos llegar a ser muy injustos.

La crítica  tiene que ser constructiva, si queremos criticar es para proponer nuevas soluciones a los problemas o defectos que se expongan en la crítica.

Debemos basarnos en una observación objetiva de un equipo o individuo cuyo comportamiento se desvía del estándar o del proceso.

La motivación para dar a conocer esta opinión debe ser el bien común y la prevención de problemas potenciales.

La crítica se debe dar a conocer al mismo equipo o individuo en donde se detecta el área de oportunidad, o a su jefe directo. Nunca se debe criticar sin ningún motivo por detrás de la persona por el solo hecho de hablar. Podemos caer en ese hábito que tienen muchas personas que la crítica es el tema de sus diálogos con los demás.

De esa manera nos estamos llevando todo lo negativo de las personas y atraeremos más de lo mismo.

Utilizar la crítica constructiva puede tener efectos muy positivos en un equipo de trabajo o en cualquier grupo de personas que se reúnen por un objetivo común.

Sin embargo, será indispensable que el que reciba la crítica no lo vea como algo personal, sino como algo que beneficiará al equipo de trabajo.

Es la forma que todos vayamos aprendiendo de los errores de los demás para corregirlos en nuestras vidas.

Teniendo todos una altura intelectual, una visión de la problemática actual y futura, una des-personalización, una unidad de dirección y la  humildad por parte de todos los involucrados.

La crítica constructiva es además una forma de criticar el trabajo de otros.

La retroalimentación va dirigida a la conducta o el comportamiento.

No es lo mismo decir “eres tonto”, que decir “has hecho una tontería”.

En el primer caso implicamos a toda la persona, mientras que en el segundo caso estamos hablando de una conducta determinada

No se trata de culpabilizar, sino de encontrar soluciones.

No es lo mismo decir “arrepiéntete de lo que has hecho y de las consecuencias de tus actos”, que decir “qué puedes aprender de tu error y cómo puedes hacerlo mejor la próxima vez”.

La crítica negativa utiliza generalizaciones (“lo has hecho todo mal”), mientras que el feedback es muy específico (“has accionado mal esa palanca”).

No hay que centrarse en el pasado, sino en el futuro, que haré, como lo puedo mejorar.

No importa lo que pasó, lo que nos importa es cómo nos va a servir esto en el futuro.

El fomentar la crítica positiva nos ayuda a mantener la unidad y la confianza del grupo.

Fortalecer las relaciones interpersonales.

Reconocer las cualidades y lo que cada individuo aporta para el éxito del equipo.

Hay que tener el hábito de conducta de proceder a una crítica de los datos del problema, antes de formular nuestra opinión o de actuar conforme a un fin.

Que nuestras críticas sean para poder ayudar y comprender a los demás ¿Y Tú cómo lo haces?¿Qué piensas?

 

 

 

 

 

 

 

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

EL AMOR

El amor es la base de todo, no se puede vivir sin amor.

Desde que nacemos, o mejor dicho desde que somos engendrados el amor nos va marcando y nos va formando.

Cuando nos vamos formando y creciendo con amor somos más cariñosos, somos más felices, tenemos alta nuestra autoestima, confiamos más.

Quienes viven sin amor se cierran, se creen que nadie los puede querer, son desconfiados, su autoestima es baja, están apagados, deprimidos, algunos hasta son violentos.

Si aprendemos desde chicos que cuando damos amor recibimos amor, vamos por la vida dando lo mejor de nosotros.

El amor es la base de todas las religiones.

Hay distintos amores que forman nuestra vida.  El primero es el amor a nosotros mismos.  Cuando nosotros nos amamos, nos cuidamos, nos brindamos lo mejor que podemos no aceptamos a quienes no nos valoran.

Pero algunos se quedan en ese amor y así terminan siendo egocéntricos y quedan solos.

Los extremos como en todo, es malo, ni creerme el mejor, ni creerme el peor es bueno.

Cuando tenemos amor y empezamos a compartirlo y brindarlo con los demás comienzan esos amores distintos ni mejores ni peores.

Son el amor a Dios, a nuestros padres, hermanos, abuelos, tíos, primos, amigos, parejas, hijos, sobrinos, nietos y tantas relaciones que al pasar los años son cada día más.  Cada uno va ocupando un lugar en nuestro corazón y depende de nuestra dedicación va a crecer o se pierde; porque si ni lo vemos, ni lo llamamos, a la larga desaparece.

No es necesario con peleas. Un ejemplo es como pasa con los primos en la mayoría de las familias.

Por eso es importante dedicar tiempo al amor,  Que nuestras vidas agitadas, no nos lleven a que en todo un día no exista un “te quiero”, “te amo”.

En un mundo tan comunicado, que nos comuniquemos con todos por Internet, por teléfono, por celular, pero que eso no nos haga olvidar de encontrarnos, de abrazarnos, de compartir con quienes podemos.

También hay amor en lo que hacemos, cuando elegimos bien, amamos nuestros trabajos. Como me pasa a mi, nos olvidamos cuanto cobramos por ello, no hacemos un  trueque si cobro bien doy bien, si cobro mal doy mal o doy solo a quien me paga. Por supuesto que cuando uno es mejor pago puede dedicarse más y eso es lo ideal.  

Mucho se habla del amor vs el dinero y no es proporcional pero cuando uno ama va a tratar de dar lo que se merece al otro, ningún padre pensaría “me quedo todo el día con mi hijo y le doy amor y me despreocupo de sus necesidades materiales”.

Todo es importante en ese equilibrio justo que nos lleva a estar cada vez mejor.

El amor se interpreta como un  sentimiento relacionado con el afecto y el apego, y resultante y productor de una serie de actitudesemociones y experiencias. Es una virtud que representa todo el afecto la bondad y la compasión. También puede describirse como acciones dirigidas hacia otros y a nosotros mismos.

Abarca una gran cantidad de sentimientos diferentes, desde el deseo pasional y de intimidad del amor romántico hasta la proximidad emocional asexual del amor familiar y el amor platónico, y hasta la profunda devoción o unidad del amor religioso. En este último terreno, trasciende del sentimiento y pasa a considerarse la manifestación de un estado del alma o de la mente, identificada en algunas religiones con Dios mismo o con la fuerza que mantiene unido el universo.

Las emociones asociadas al amor pueden ser extremadamente poderosas, llegando con frecuencia a ser irresistibles. El amor en sus diversas formas actúa como importante facilitador de las relaciones interpersonales.

Desde el punto de vista de la  ciencia, lo que conocemos como amor parece ser un estado evolucionado del primitivo instinto de supervivencia, que mantenía a los seres humanos unidos, para  facilitar la continuación de la especie mediante la reproducción.

El amor es difícil de definir de un modo consistente, aunque, básicamente, el amor es interpretado de dos formas: bajo una concepción altruista, basada en la compasión y la colaboración, y bajo otra egoísta, basada en el interés individual y la rivalidad. El egoísmo suele estar relacionado con el cuerpo y el mundo material; el altruismo, con el alma y el mundo espiritual. Ambos son, según la ciencia actual, expresiones de procesos cerebrales que la evolución proporcionó al ser humano; la idea del alma, o de algo parecido al alma, probablemente apareció hace entre un millón y varios cientos de miles de años.

A menudo, sucede que individuos, grupos humanos o empresas disfrazan su comportamiento egoísta de altruismo; es lo que conocemos como hipocresía, y encontramos numerosos ejemplos de dicho comportamiento en la publicidad. Recíprocamente, también puede ocurrir que, en un ambiente egoísta, un comportamiento altruista se disfrace de egoísmo.

Quizás se pueda disfrazar el amor pero por poco tiempo, cuando no hay un amor verdadero no perdura a la larga se descubre o lo que es más importante se siente cuando no existe.

¿Cuánto amor tienes en tu vida ¿¿Qué piensas?

GRATITUD

Ser agradecido es apreciar a cada momento lo que los demás hacen por nosotros y generar con ellos un compromiso de confianza, como estamos conscientes de su ayuda, podremos responder de igual forma cuando ellos requieran la nuestra.

Cuando la confianza crece, se convierte en amistad, allí compartimos emociones, problemas, soluciones y la ayuda fluye siempre en las dos direcciones.

El respeto y los sentimientos de cariño mutuos crecen hasta regirse por la fidelidad, no sólo agradecemos y correspondemos a quien nos ayuda, tenemos un cariño sólido que nos hará estar siempre allí para responder, sin importar que las circunstancias cambien.

El por favor y el gracias, aparecen como fórmulas automáticas de cortesía, pero cuando vives a fondo estas emociones ingresas a uno de los territorios más ricos y profundos de las relaciones humanas.

¡Vence tu orgullo! Piensa en quienes te han dado la mano a lo largo de la vida.

Comprende que te ayudaron a ser quien eres.

La gratitud no es un intercambio de objetos: “tú me diste, yo te di”.

Significa, más bien, “tú te esforzarte por mí, yo estoy dispuesto a hacerlo por ti.”

No sólo hay que dar las gracias a quienes están vivos y cerca de nosotros. Reconoce en tu corazón a quienes te ayudaron aunque no vivan o se encuentren lejos.

Ve construyendo una cadena de favores: cuando tú recibas uno, haz otro, y pide a esa persona que siga extendiendo la red de ayuda y gratitud.

No agradezcas sólo los bienes materiales. La ayuda que va más allá de los objetos es tal vez la más valiosa.

Aprende a usar la fórmula que no falla. “Por favor” indica que pedimos algo especial.

“Gracias” indica que reconocemos la ayuda. 

Piensa y reconoce todo aquello que recibes de los demás. Exprésalo a tu estilo: con palabras, con un abrazo, con una carta. 

La alegría que esos favores despiertan en nuestro corazón se llama gratitud.

Se manifiesta hacia afuera cuando decimos “gracias” con una sonrisa, cuando le hacemos saber a la persona que nos ayudó lo importante que fue para nosotros ese detalle inesperado (no importa si fue un objeto, un consejo o un pañuelo desechable cuando nos vieron llorar).

Pero la gratitud no se reduce a una palabra ni se queda en la superficie: enriquece y transforma nuestra vida cuando mantenemos presente ese acto de afecto para con nosotros. A través de ella nos sabemos queridos por los demás. A través de ella, sabemos querer a los demás.

El valor de la gratitud se ejerce cuando una persona experimenta aprecio y reconocimiento por otra que le prestó ayuda. No consiste, necesariamente, en “pagar” ese favor con otro igual, sino en mostrar afecto y guardar en la memoria ese acto de generosidad. Más que centrarse en la utilidad práctica del servicio recibido, pondera la actitud amable de quien lo hizo.

Hay quienes creen que todo lo bueno que tienen lo han conseguido solos. Por orgullo o, a veces, por simple desatención, no saben reconocer el apoyo que les dieron los demás en un momento o circunstancia determinados. Esas son las personas desagradecidas.

 A veces se cierran todas las puertas. A veces no, pues la generosidad nunca termina. Sin embargo, como no saben experimentar agradecimiento, se sienten solos, no descubren que los demás los quieren y que merecen ese cariño. Su malestar crece cada día y los entristece.

 

El que agradece abre las cortinas de su alma: permite que entre el sol y proyecta hacia afuera su propia luz.

Te recomiendo tener un “diario de gratitud”, donde hay que anotar todos los días tres cosas por las que estamos agradecidos.

Eso te ayuda a enfrentar mejor un cambio de vida.

Te acostumbrarás a valorar y a mirar lo que tienes y eso te irá generando cada vez más en tu vida, tu energía será más positiva, cada día estarás mejor.

Espero saber de Ti, por que agradeces y que es lo que haces.

 

 

 

 

LA ABUNDANCIA

Solo cuando deseas la abundancia con todo tu ser y tus razones emocionales son lo suficientemente poderosas para tomar acción día a día y enfocarte en tus metas entonces la abundancia llegará a ti.

Necesitas tener bien claro que quieres y tener la imagen precisa establecida en la mente para atraer lo que sea indispensable para consumar esa afirmación.

Los motivos emocionales por lo que deseo y escribir esas razones poderosas por las que deseo esa abundancia.

Hay que mantenerlo en la mira todo el tiempo hasta llegar hasta él.

Las imágenes implantadas en tu mente, estas son imágenes que se deben materializar.

Los pensamientos que se crean en nuestra mente son los que se convierten en nuestra realidad.

Por eso es importante sentirse bien cada vez que gastamos dinero.

Si la preocupación viene a ti, encontrar un opuesto para reemplazarlo.

Gastar el dinero en lo que tú deseas y regalar dinero a quienes deseas dar.

Llevar una vida enfocada libre de deudas y céntrate en tus pertenencias.

Leer sólo buenas noticias o leer historias sobre financieros con éxito.

Alinear sus intenciones, creencias y la acción sobre finanzas personales.

Encontrar un modelo de éxito financiero para copiar y aprender.

Realizar afirmaciones de Dinero antes de ir a la cama y después de levantarse.

Sentirse bien acerca de la creación de riqueza fácil y sin esfuerzo.

Reducir el tiempo para la televisión y aumentarlo para la lectura de libros sobre sus deseos financieros.

Limpiarnos de creencias de dinero limitada.

Practicar  juego de realidad virtual cuando tiene 30 segundos, visualiza tus deseos o escribe tu día perfecto.

Graba música para tus metas financieras y únelo a imágenes, llegará un momento que al escuchar la melodía tu mente generará esas imágenes.

La música es una gran herramienta para que se sienta bien o mal, todo depende de ti.

No pierdas el tiempo charlando, golpeando las rejas, hay que centrarse en la acción inspirada de lo que quieres alcanzar.

Deja bien en claro que eres naturalmente rico, prospero en abundancia ilimitada.

Siempre falta tiempo para la meditación, no importa lo ocupado que estés, encuentra el tiempo. La meditación y visualización es una fuente de inspiración para las acciones a realizar.

Trata a tu familia mejor. La familia es una de las mayores fuentes de amor, mientras que es sólo el amor que atrae el dinero en tu vida.

Amate a ti mismo cuando y donde quieras.

Aprenda a perdonar, a ti y los demás siempre.

Revisa tu plan de hacer dinero y traza la acción para lograrlo.

Rodéate de gente positiva y dinámica.

Se agradecido y aprecia por lo que tienes en tu vida.

Actúa y compórtate como si ya eres rico

Se agradecido y muestra gratitud por cualquier dinero que recibes.

Si encuentras una moneda de diez centavos en la acera, guárdala y siente como el dinero aparece para ti.

Desarrolla el hábito de ahorrar dinero cada día.

Extiende tus brazos todos los días y di: Estoy abierto a toda la riqueza y la suerte en el mundo, le damos la bienvenida a todos en mi vida.

Tómate tu tiempo para ayudar a otros y que sea uno de tus hábitos el ayudar a los demás.

Créate un cheque de 1.000.000 en dólares o euros o el dinero que te sientes cómodo de tener y míralo por lo menos 21 veces al día.

Encontrar amigos para hacer un grupo inspirado en la atracción de riqueza. Formar un Mastermind.

Si caes en el error, de que por varios días tienes pensamientos negativos acerca de la abundancia, esto no va a deshacer el trabajo que venias realizando de repetición, porque este principio no funciona de esa manera.

La energía que comenzaste a emitir día tras día, no se va romper por unos días de debilidad humana.

Ten la seguridad, que cuando comienzas a poner en marcha este principio de la abundancia, estas generando una energía especial, que convertirá en realidad tu deseo. Veras los resultados en tu vida.

¿ya lo experimentaste?¿Que piensas Tú?