SALGAMOS DE LA OSCURIDAD

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

Salgamos de la oscuridad, percibamos la luz. Esa claridad para percibir las cosas. Informémonos  para tener una claridad mental, dejemos la ignorancia que nos da  oscuridad. Ese lugar oscuro con poca fuente de luz, haciendo que todo sea difícil de ver, como en la noche.

Empecemos por dar un poquito de luz, encontremos la forma, encontremos la salida.

Alejémonos de sombras, que no exista la maldad en nuestras vidas, o liberémonos de la  depresión.

Encontremos el motivo. Donde está la falla que nos mantiene en esa oscuridad.

¿Es del pasado?¿Es real?¿Es de salud?¿Es de amor?¿Es económico?¿Es laboral?

Es difícil que la oscuridad se encuentre en todo. Generalmente comienza en un lugar y eso hace que se traslade a todo.

Por ejemplo al enfermarnos se empieza a oscurecer nuestra relaciones, nuestro trabajo, nuestra economía, nuestro ocio.

La oscuridad nos envuelve a todos, pero mientras el sabio tropieza en alguna pared, el ignorante permanece tranquilo quieto sin hacer nada esperando que se solucione mágicamente o se queda lamentado.

Esa oscuridad interior que llamamos ignorancia, es la raíz del sufrimiento. A mayor luz interior, menor oscuridad.

Entonces manos a la obra, busquemos la luz, nuestras fortalezas y comencemos a iluminar nuestra vida.

¿Qué está en nuestras manos?

¿Qué es lo que tiene más rápida solución?

¿Qué puedo solucionar cambiando hábitos?

¿En que situaciones necesito ayuda de algún profesional, de alguien que ya superó lo que estoy pasando?

Muchas veces el querer resolverlo sólo, no ayuda, porque hace que tardemos mucho más o que no utilicemos los métodos correctos.

Que cada día exista más luz en nuestras vidas nosotros podemos lograrlo.

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

Mente y Poder

Puedes controlar la mente si tienes un sincero interés por hacerlo. Todos comprenden, sienten el mundo exterior, y también comprenden mucho de sus propios sentimientos internos. Sólo que es necesario profundizar la comprensión.

La práctica de la oración o la meditación  ayudan a mejorar la concentración mental.

Para ello se requiere ver constantemente el efecto de todo lo que sentimos.

Para controlar la mente debe haber una firme determinación, la voluntad, las ganas de hacerlo.

Puedes crear ese deseo, con una actitud de discernimiento entre lo real y lo irreal, lo permanente y lo impermanente, lo verdadero y lo falso, el bien y el mal.

 La persona discriminadora comprende en forma gradual cómo ella misma crea sus propios problemas, especialmente permitiéndole a la mente morar libremente en los objetos de los sentidos.

Para quien no es sincero, no es posible comprender mucho de todo esto.

En la mente existe la tendencia a repetir dicha imagen, pero cuando la persona permite su resurgimiento, se desarrolla un gusto.

Cuando ese gusto es intensificado, brota el deseo de acercarse al objeto.

Luego comienza a querer poseerlo. Ya no es más una mera imaginación. Ahora bien, la persona clama por poseerlo, pero tal vez no le sea posible conseguirlo fácil e inmediatamente. Puede haber obstrucciones.

Cualquier obstáculo para poseer el objeto de goce produce ira, y una mente enojada se torna confusa.

Una mente confundida no puede recordar las experiencias ganadas previamente, se vuelve nublada. De ese modo no puede discriminar, y actúa en forma irracional e impulsiva.

Alli es donde no logra lo que quería.

De cualquier manera, nadie está desahuciado. Todos podemos desarrollar nuestras más elevadas facultades; para eso es necesario decidirse a luchar contra la naturaleza inferior.

Podemos tener ciertas limitaciones, pero también todos tenemos muchas cualidades benditas.

Si realmente deseamos controlar y purificar la mente, si queremos utilizar el tremendo poder que yace en ella, tenemos que amar, amar a Dios, al Universo, nuestra energía interior. La mente está en cada uno de nuestros actos, en nuestras decisiones, en nuestra forma de pensar y ver la vida. Si tú te echas para atrás al emprender un negocio pese a que te hace mucha ilusión es porque no sabes como controlar la mente. Si haciendo deporte te cansas más fácilmente es porque no sabes como controlar la  mente. Si te sientes deprimido, mal o te vienen emociones negativas es porque no sabes como controlar la mente.

 Y una vez que logremos levantar este espíritu en nuestro interior, nada en el mundo podrá detenernos. Nuestra vida será gloriosa.

 Como controlar la mente se basa en mantener un equilibrio, en ver como juega tu mente y saber jugar con ella, en dominarla y hablando vulgarmente decirle:

        “Mira mente, aquí mando yo, si o si, yo hago con mi vida lo que quiero”.

Se trata básicamente de las emociones negativas, transformarlas en positivas.

¿Qué estás harto de tanto trabajar desde casa?

Échate una buena siesta o disfruta una hora y media de tu serie de televisión favorita, debes convertir aquello que no te gusta, te estresa e incomoda en algo mucho más positivo y relajante para ti.

En vez de decirte: “todo saldrá bien” en tu trabajo, mira la forma de hacer tu trabajo más divertido y relajante dado que eso hará que todo te empiece a salir mejor.

Siéntate un rato, organiza tu vida, haz una charla contigo mismo, organiza tu mente, empieza el reciclaje, fuera pereza, depresión, tristeza, odio, envidia, maldad y así hasta que no quede nada que te pueda perjudicar, seguro que serás más feliz y veras la vida de otra manera.

EL PODER LO TENEMOS NOSOTROS

El Poder de los Pensamientos es ilimitado, la historia se ha encargado de mostrarnos personas que ante las situaciones más adversas, lograron hacer realidad sus sueños, y no fue debido a que tuvieran una características superior a los demás, simplemente aprendieron a utilizar sus pensamientos para lograrlo.

Miles y miles de pensamientos llegan continuamente a nuestra mente en cuestiones de segundos, tenemos que detenernos a considerar cómo es que funciona cada pensamiento.

Nadie nos ha enseñado a pensar, porque ya es algo que traemos desde que nacemos, pero si no tenemos control de nuestros pensamientos, reaccionamos ante cualquier evento, sin razonar, porque pensamos que la vida es así.

Pero si pasamos la vida “reaccionando” ante cualquier circunstancia, aparece la depresión, la angustia, la desesperación, la desesperanza, la tristeza, la frustración, el enojo, la culpa, el rencor… entre muchas otras emociones negativas.

Todas esas emociones no nos van a llevar a lograr nuestros objetivos en la vida, ni a tener buenas relaciones, ni a tener la calidad de vida que siempre hemos deseado, ni un estado óptimo de salud… ¡nos llevan a una prisión mental!  Perdemos el poder de los pensamientos.

Podemos creernos los pensamientos que queremos, agradables o desagradables. Todos podemos acabar víctimas de alguno de ellos. Algunas personas tienen comprometida su vida social por estar bajo la esclavitud de algún pensamiento pertinaz. Otros son esclavos de su pensamiento incontrolado. Van de un pensamiento a otro y llegan a dificultarse mucho la vida. Hay casos extremos de personas que al minuto siguiente ya casi ni recuerdan lo que han dicho en el anterior.

En general nos acabamos llenando de caprichos mentales, obsesiones que controlan nuestra vida. ¿Por qué no podemos evitar pensar lo peor, en muchas ocasiones, sabiendo que generalmente no acertamos?, ¿por qué mi vida depende de que “algo” piense dentro de mí que no voy a ser capaz?, ¿por qué dejo que cientos, miles de fantasías, hagan de mi vida un fracaso personal?…

Hay que utilizar el poder de los pensamientos para tomar mejores decisiones, y aunque no siempre exista calma en nuestra mente, hay que buscarla y hacerle a la mente preguntas. Las respuestas llegan por sí solas en el momento menos esperado: así funciona la mente.

Con estas reflexiones iniciamos una vía que nos conduce a la verdadera paz interior, a la conquista de la SERENIDAD, al desarrollo de una vida plena y profunda.

Por eso que te parece si por la mañana, al levantarnos, dedicamos 5 o 10 minutos a practicar la Respiración Consciente u Observación de la Respiración. Prestaremos toda la atención al proceso automático de la respiración. Realizaremos dos o tres respiraciones hondas, profundas y luego dejaremos que el cuerpo siga respirando sólo. Toda la atención puesta en esa observación, “viendo” cómo entra y sale el aire tranquilamente. Cuando esos interminables pensamientos traten de captar la atención podremos darnos cuenta con mayor facilidad que NO  SOMOS ESOS PENSAMIENTOS.

Y de noche, dedicaremos otros 5 o 10 minutos a relajarnos y observar los pensamientos (Observación de la Mente) según vayan haciendo su aparición en la pantalla de la mente. O sea que éste es un ejercicio en el que no se hace nada. Sólo se observa lo que pasa. Eso que somos (el OBSERVADOR) permanece atento a lo que ocurre en su mente (lo OBSERVADO), sin identificarse con nada. Si un pensamiento consigue llevarse la atención, llevarnos por ahí de paseo a otro sitio, cuando nos damos cuenta regresaremos a la tranquila actividad, la de observar tu propia mente.

Hay muchas cosas en la vida que definitivamente no tenemos control sobre ellas, como la muerte de un ser querido, un terremoto, un acto terrorista, el clima, las creencias de mis padres, la paz mundial, etc., pero si tenemos control sobre la forma en la que vamos a responder ante esas situaciones.

Controlar o tener el poder de los pensamientos no te convierte en un Todopoderoso, sólo Dios lo es, pero si te hace ser responsable de tu acciones y lograr el enfoque sobre lo que deseas.

Recuerda, siempre que te encuentres en una situación fuera de control, detente y usa tu mente: ¿qué estás pensando?, si no estás pensando lo que quieres pensar para lograr tu objetivo NO aceptes esos pensamientos, cámbialos por aquellos que SI quieres tener

Se persistente… y no desistas hasta que tengas el Control de tus Pensamientos, ¡¡¡sólo así tendrás el control de tu Vida!!!

NUESTRA FUENTE DE SABIDURÍA

En este mundo moderno muchas veces nos olvidamos de introducirnos en nosotros mismos, olvidamos ir al lugar en donde está nuestra mayor fortaleza y nuestra fuente de sabiduría.

La vida moderna parece estar hecha para evitar, en todo momento, la mirada interna.

Se han alcanzado grandes logros en el campo de la tecnología pero no sabemos introducirnos en nosotros mismos, no sabemos buscar la fuente que nos calma la sed y nos da el equilibrio necesario para vivir mejor.

Debemos experimentar esa gran aventura interna que comienza con la meditación. La puerta de entrada a los parajes secretos de tu mundo interno.

Conocer ese método que te lleva al contacto con tu propia fuente de vida.

 Encaminándonos al reino de la luz y del amor porque solo, en lo profundo de nuestro corazón, encontraremos el equilibrio y la felicidad que hemos estado buscando.

Haremos que nuestras emociones y nuestra mente guarden silencio para que podamos escuchar la voz del alma, de ese ser Maravilloso y Divino que somos en verdad.

El objetivo de la meditación es hacer contacto con el alma. Allí está la fuente de sabiduría y de verdad, allí está el amor que se da sin pedir nada a cambio, allí están la fortaleza, el poder y la voluntad. Son tus tesoros, los de verdad, no como aquellos de hierro y de plástico, de cemento y de vidrio, de piedras y metales; y están compuestos de una sustancia muy sutil que tiene la particularidad de no desgastarse o acabarse; nadie te los puede robar y no se devalúan.

Cuando, a través de la meditación, te pones en contacto con tu alma, tu vida comienza a cambiar.

Es como si tuviéramos una llave del sitio donde fluye una energía muy especial que tiene el poder de hacer nuevas todas las cosas.

Algo parecido a cuando te enamoras. El sol parece que alumbra mucho más y las estrellas toman un nuevo brillo. Nos inspiramos y sorpresivamente nos hacemos poetas.  Si observas bien te darás cuenta que el amor contiene el poder de hacer nuevas todas las cosas porque, cuando nos enamoramos, vemos las cosas distintas, encontramos belleza en todo. Y hasta nosotros mismos expresamos la belleza a través de la mirada, los gestos y el rostro.

Esta misma transformación ocurre cuando,  por medio de la meditación, hacemos contacto con el alma.

Lo van a notar también tus familiares y amigos porque, como el amor, el contacto con el alma no se puede esconder, se nota.

El alma es la fuente de todo tu amor y hacer contacto con tu alma es como hacer contacto con tu otra mitad, con eso que te falta para sentirte completo.

Dios es amor y el alma es un pedacito de Dios. Es tu parte divina. Y es también la parte divina de todos. Lo divino en ti es lo mismo que lo divino en todos los demás seres humanos.

Es como una corriente de energía divina, de luz líquida que fluye en todos. Somos partes de un todo mayor que llamamos Humanidad y este hecho es la base real de la fraternidad humana. No es una razón sentimental, es un hecho.

Por eso es necesario que hagamos contacto con nuestra alma, que el amor aflore naturalmente y amemos a todos los seres para hacer contacto con esa corriente de vida y de amor que nos hace sentir uno con todos los demás.

¿Qué piensas?¡Cuéntame!