APRENDAMOS PARA PODER VOLAR

"; google_ad_width = 468; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text_image"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

Aprendamos que….

Hay que quererse y tener fe en si mismo.

Que no importa si algo nos sale mal eso significa que lo intentamos y lo tenemos que seguir intentando, aprendiendo cada vez a hacerlo mejor.
Que si la gente opina de mí, es sólo una opinión que me tiene que ayudar a ver si es verdad o es sólo una opinión. Tengo que tener la inteligencia para darme cuenta cuando me dicen algo para ayudarme o sólo por hablar.
Que a veces pasamos por situaciones dolorosas, dificultades y que en ellas podemos crecer fortalecernos o aprender a valorar.
Hay que descubrir y aceptar la verdad, no podemos transitar por un camino de mentiras.
El odio, no es otra cosa más que ignorancia o amor oculto.
No tenemos que tenerle miedo al ridículo, sino aprender a reírnos de nosotros mismos.
Con los años, al hacerme viejo como llaman otros, ganamos sabiduría día a día.
El pasado, es sólo mi proyección mental y ya no puede herirme más.
La oscuridad, puede ser bella viendo la luz de las estrellas.
No hay que temer al cambio, las mariposas más hermosas necesitan pasar por una metamorfosis antes de volar.
El águila, llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40 años de vida tiene que tomar una seria decisión.

A los 40 años: Sus uñas curvas y flexibles,  no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta.
Su pico alargado y puntiagudo, también se curva. Apuntando contra el pecho

 Están las alas, envejecidas y pesadas por las gruesas plumas.
¡Volar es ahora muy difícil!
Entonces el águila, tiene sólo dos alternativas: Morir o  enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.
Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y refugiarse en un nido, próximo a una pared, donde no necesite volar.
Entonces, apenas encuentra ese lugar, el águila comienza a golpear con su pico la pared, hasta conseguir arrancárselo.
Apenas lo arranca, debe esperar a que nazca un nuevo pico con el cual después, va a arrancar sus viejas uñas.
Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, prosigue arrancando sus viejas plumas.
Y después de cinco meses, sale victorioso para su famoso vuelo de renovación y de revivir, y entonces dispone de 30 años más.
A veces nos preguntamos:

¿Por qué renovarnos o porque cambiar?
En nuestra vida, muchas veces, tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación de cambio.
Para que reanudemos un vuelo victorioso, nos debemos desprender de ataduras, costumbres y otras tradiciones del pasado.

Muchos dirán que ya la habían escuchado o leído, dicha historia es muy motivadora. Si no te desprendes del peso del pasado nunca serás libre. Hoy quise compartirla para que tomes la decisión de un cambio de una transformación continua.

Por un lado quizás tengas que apartarte como el águila o como la mariposa que se encierra en su capullo. Pero a veces basta con empezar a corregir nuestra boca mirando que sale por ella. Una vez que ya corregimos nuestra boca y siempre sale lo positivo lo alentador. Iremos a los pies y miraremos que siempre nos lleven por el buen camino hacia donde queremos ir y por ultimo nos liberaremos de todo lo que nos pesa para volar y llegar bien alto sin importar la edad ni el sexo sabiendo que nosotros podemos lograrlo gracias a todo lo que fuimos e iremos cambiando.
Para que nuestras vidas cada día tengan más vida y si nos sentimos desfallecer no olvidemos que al final siempre hay algo más.
Hay que vivir ligero sin cargas, disfrutando cada día como si fuera el último dando lo mejor de cada uno.

¿Estas dispuesto a cambiar? ¿Por qué etapa vas?

"; google_ad_width = 234; google_ad_height = 60; google_ad_type = "text"; google_color_border = "FFFFFF"; google_color_link = "0000FF"; google_color_text = "000000"; google_color_bg = "FFFFFF"; google_color_url = "008000"; //-->

TODOS LOS PROBLEMAS DEL HOMBRE SON MENTALES

Alguien Me compartió  lo que escribió Raymond Holliwell, autor del libro “Working with the Law” escribió algo que hoy quiero compartir contigo. Él dijo:

“Todos los problemas del hombre son mentales en  su
naturaleza. No tienen existencia fuera de sí mismo (del
hombre). Y ha sido descubierto que todos cederán a una
solución al ser sujetos a un claro análisis. Puedes adquirir
esta habilidad al estudiar la Ley de la vida y sus modos
de expresión. Luego por un esfuerzo constante utiliza tu
facultad de pensar en formas constructivas mientras
trabajas con estas Leyes. Ten buenas razones para todos
los puntos de vista que sostienes. Y mientras tratas de
hacer esto, muchos de tus antiguos puntos de vista se
desplomaran.”

Piensa en esto por un momento…
“Todos nuestros problemas son mentales en naturaleza”.

Hace tiempo que he aprendido el poder de los pensamientos, que si tenemos un problema y no podemos dejar de pensar en él negativamente, debemos escribirlo en un papel. Mirar el papel y pensar…
¿Dónde está el problema ahora, en el papel o en mí?

O escribirlo en forma negativa y luego pasarlo en forma positiva y la forma negativa quemarla hacerla desaparecer.

Luego Holliwell dice:
“Ten buenas razones para todos los puntos de vista que sostienes.”

Muchas de las creencias que tienes sobre tu mismo son falsas. Esas creencias limitantes. Nadie es capaz de saber lo que eres capaz de lograr.

Ni los más sabios pueden ni siquiera adivinar lo que eres capaz de hacer.

Nadie tiene un concepto de lo poderosa que la mente es.
Si miras para atrás y piensas en cuando eras pequeño y comparas esos tiempos con los de hoy… mira como las cosas han cambiado. Todo lo que vemos, todos
los avances han llegado a través de nuestra mente.

Tomemos unos minutos para analizar algunos de tus puntos de vista sobre lo que quieres lograr hoy, y porque piensas que no puedes.

Ahora piensa que puedes hacer para lograrlo, todos los días hace algo para lograr lo que quieres, escribí en un papel y que sea lo primero que haces.

Piensa en el poder que hay en tu interior.
Tu mano tiene energía en potencia como para alumbrar tu casa por una semana, si la utilizáramos adecuadamente.

Tomate un tiempo y realmente piensa en tu potencial.

Piensa en lo que quieres lograr hoy.

Te deseo lo mejor y mucho más

ALUMBRANDO EL CAMINO

Esta semana quiero compartirles una corta reflexión que me compartió un amigo.

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.

La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquélla. En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce. Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice:
– ¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú… no ves.

Entonces, el ciego le responde:
– Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí…

Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil… Muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás… ¿Cómo? A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento…

¡Qué hermoso sería sí todos ilumináramos los caminos de los demás! sin fijarnos si lo necesitan o no… llevar luz y no-oscuridad…

Todos pasamos por situaciones difíciles a veces… Pero no debemos proyectar nuestro dolor cuando alguien desesperado busca ayuda en nosotros.

Nuestro dolor es y fue importante pero se minimiza si ayudamos a otros a soportarlo, si ayudamos a otro a sobrellevarlo.

Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y puedan creer,ser felices,tener esperanza que cada dia podemos estar mejor.

ADIÓS AL TEMOR

Si queremos cambiar después de haberle dicho adiós al NO PUEDO, ahora debemos despedirnos de esos TEMORES que no nos dejan avanzar.

Por eso les quiero compartir este hermoso texto de Ernest Hemingway sobre los temores en la vida y cómo enfrentarlos.

TEMORES

Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme a mí mismo.
Temía fracasar, hasta que me di cuenta que únicamente fracaso cuando no lo intento.
Temía lo que la gente opinara de mí, hasta que me di cuenta que de todos modos opinan.
Temía me rechazaran, hasta que entendí que debía tener fe en mi mismo.
Temía al dolor, hasta que aprendí que éste es necesario para crecer.
Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad de las mentiras.
Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final, sino más bien el comienzo.
Temía al odio, hasta que me di cuenta que no es otra cosa más que ignorancia.
Temía al ridículo, hasta que aprendí a reírme de mí mismo.
Temía hacerme viejo, hasta que comprendí que ganaba sabiduría día a día.
Temía al pasado, hasta que comprendí que es sólo mi proyección mental y ya no puede herirme más.
Temía a la oscuridad, hasta que vi la belleza de la luz de una estrella.
Temía al cambio, hasta que vi que aún la mariposa más hermosa necesitaba pasar por una metamorfosis antes de volar.
Hagamos que nuestras vidas cada día tengan mas vida y si nos sentimos desfallecer no olvidemos que al final siempre hay algo más.

Hay que vivir ligero porque el tiempo de morir está fijado.

Ernest Hemingway

Adiós a “No Puedo”

Dijimos que vamos a salir de la zona de confort, tendremos primero que decirle adiós a la rutina. Tenemos que vivir con entusiasmo, buscar un papel y escribir una lista de lo que no podemos hacer y que nos tome nuestro tiempo para sacarlo todo aquello y como en una escuela de una pequeña ciudad del estado de Michigan enterrar los «No puedo»! o quemarlos si preferimos A ellos les llevó unos diez minutos porque la mayoría de los niños querían participar. Cuando el hoyo alcanzó casi un metro, la excavación se detuvo. La caja de los «No puedo» fue debidamente colocada en el fondo del hoyo y rápidamente cubierta de tierra.

Lo importante es despedirlos. Ya que mientras estuvieron con nosotros en la tierra, afectó a las vidas de todos, de unos más que de otros. Su nombre, desdichadamente, ha sido pronunciado en todos los edificios públicos… en escuelas, ayuntamientos, en el trabajo e incluso en el parlamento.

Busquemos para “No puedo” un último lugar de reposo y una lápida que lleva su epitafio. Le sobreviven sus hermanos y su hermana, “Quiero”,”Puedo” y “Lo haré inmediatamente”. No son tan bien conocidos como el célebre difunto y aún no tienen la fuerza y el poder que éste tenía. Tal vez algún día, con vuestra ayuda, dejen en el mundo una huella mucho más importante.

Ojala que “No puedo” descanse en paz y que en su ausencia todos los presentes rehagan su vida y sigan adelante.

Al escuchar la oración fúnebre, me di cuenta de que esos niños no olvidarían jamás aquel día. La actividad era simbólica, una metáfora de la vida.

Era una vivencia que quedaría fijada para siempre en el inconsciente y también en el consciente.

Escribir los «No puedo», enterrarlos o quemarlos y oír la oración fúnebre era un importante esfuerzo por parte de aquella maestra, y ese esfuerzo todavía no había concluido. Terminada la ceremonia, los estudiantes se dieron la vuelta y volvieron a la escuela, donde tuvo lugar una reunión.

 Celebraron el funeral del «No puedo» con bizcochos, palomitas de maíz y zumos de fruta. Como parte de la celebración, la maestra recortó una gran lápida de cartón. En la parte superior escribió «No puedo» y las letras RIP en el medio, abajo añadió la fecha.

La lápida de cartón siguió colgada de la pared del aula durante el resto del año. En las raras ocasiones en que alguno de los alumnos olvidaba el acto y decía «No puedo», la maestra se limitaba a señalarle el signo del RIP. Entonces, el niño o la niña recordaban que «No puedo» había muerto y buscaba otra forma para expresarse.

Sin embargo, es importante aprender una lección inolvidable.

Cada vez que oigamos decir «No puedo» volvamos a recordar aquel funeral en la clase de cuarto grado y, como aquellos estudiantes, recordemos que «No puedo» ha muerto.

Si es necesario hacéle tu lápida, colgála dónde la veas para que no exista más no puedo si   QUIERO, PUEDO Y LO HARE INMEDIATAMENTE recordá que quizás no te salga bien desde el principio pero lo iras mejorando con la práctica.